Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Esclavo de las Sombras Capitulo 1335

El Gran Río era como siempre había sido: vasto, onírico e incesante. Su corriente llevaba suavemente el ketch hacia adelante, como si la angustiosa tormenta nunca hubiera ocurrido. Los siete soles recorrían lentamente el cielo azul, que se pintaba de lila en el este y de vibrante carmesí en el oeste.

Durante un rato, Nephis y Sunny permanecieron inactivos. Sus cuerpos aún se tambaleaban por la terrible batalla contra los elementos furiosos, y también sus mentes. La violencia invasora del tiempo roto les había dejado agotados y frágiles.

Sus corazones también se sentían huecos.

Sunny yacía en silencio en la cubierta de madera, mirando al cielo. Su cabeza estaba vacía, llena de nada más que la sensación de un dolor sordo que irradiaba por todo su maltrecho cuerpo.

Era bueno que doliera. El dolor le recordaba que estaba vivo.

Estaba el olor a madera mojada, el apacible sonido de las olas chapoteando contra los costados del queche y la cálida luz del sol. Y lo más importante de todo, estaba el tiempo.

Nunca había sido consciente de lo importante que era el sentido del tiempo antes de experimentar su ausencia. ¿Y por qué iba a serlo? La gente no solía prestar atención a las cosas inmutables, simplemente las daba por sentadas. Pero resultó que esas cosas no eran tan absolutas cuando había seres superiores implicados.

Ahora que habían escapado de la tormenta, el flujo natural del tiempo regresó en todo su esplendor. Su presencia fiable se sentía… tranquilizadora. El tiempo volvía a estar en paz.

El tiempo fluía.

Finalmente, el dolor sordo que impregnaba su cuerpo remitió. El dolor de su corazón también se embotó. Nuevas sensaciones ocuparon su lugar.

Sed, hambre… cautela, determinación.

Sunny aún se sentía entumecida, pero su mente se recuperaba lentamente.

Se quedó un rato más y luego se incorporó con un suspiro tranquilo.

La vista del Gran Río a su alrededor era exactamente igual que antes de la tormenta… lo que planteaba un pequeño problema.

Algún tiempo después, Sunny y Nephis estaban sentados en la proa del queche, mirando con sobriedad varias herramientas extrañas que yacían en la cubierta frente a ellos. Uno parecía un astrolabio de bronce, otro se asemejaba a un sextante y el tercero parecía una extraña brújula. Todos ellos les habían sido regalados por Ananke, y estaban destinados a navegar por el Gran Río.

Por supuesto, el primero no era realmente un astrolabio, ya que no había estrellas en la Tumba de Ariel. El segundo podía considerarse un sextante, pero el conjunto de principios con los que se suponía que funcionaba era totalmente diferente del mundo de la vigilia. El tercero sí podía mostrar la dirección, pero era entre el pasado, el futuro, el amanecer y el atardecer en lugar del norte, el sur, el este y el oeste.

Sunny y Nephis habían aprendido bastante sobre cómo utilizar estas herramientas, pero no sobre por qué funcionaban. El Gran Río no era una esfera, como la Tierra, y no giraba alrededor de una estrella. En su lugar, siete soles artificiales giraban alrededor del río. Sin embargo, parecía tener algún tipo de curvatura, que ninguno de los dos podía explicar.

Todo era un misterio.

Antes, Ananke había sido su navegante, pero ahora que ella se había ido, Sunny y Nephis tenían que trazar el rumbo ellos mismos.

De ahí las expresiones sombrías.

Nephis suspiró.

“No tiene sentido. Según esto, estamos mucho más río abajo de lo que se suponía… a semanas de navegación de la Casa Baja”.

Sunny se rascó la nuca.

“Todavía había corriente cuando estábamos dentro de la tormenta. Claro, era salvaje y caótica… pero el agua seguía fluyendo en una sola dirección. Mucho más rápido de lo habitual, por cierto. Así que tal vez la tormenta nos arrastró hasta aquí”.

Frunció el ceño.

“Pero no pasamos semanas dentro de ella. ¿Verdad?”

Vaciló, sin saber qué decir. El tiempo se había roto dentro de la tormenta, así que era imposible saber cuánto tiempo habían estado luchando contra ella. Podían haber sido días, u horas… o meses. Sobre todo teniendo en cuenta la naturaleza insidiosa del tiempo congelado en el ojo de la tormenta.

La distancia era igualmente difícil de medir. Tenían que haber estado no demasiado lejos de Weave hasta el momento en que fallaron las protecciones de Ananke. Después de eso, tanto Sunny como Nephis habían estado completamente fuera de sí durante Hechizo sabía cuánto tiempo, perdiendo toda conciencia del mundo.

Hizo una mueca.

“No tengo ni idea, pero el hecho es. Estamos mucho más río abajo de lo previsto. ¿Y qué? En realidad es una buena noticia. Significa que ya estamos a medio camino de Gracia Caída”.

Y su sibila, Dusk.

Gracia Caída estaba situada en un pasado lejano, no tan lejos del tramo del Gran Río que correspondía a cuando las sibilas habían entrado en la Tumba de Ariel en plena Guerra del Destino. A Sunny y Nephis aún les esperaba un largo viaje si querían llegar a la última ciudad humana, pero la mitad del mismo parecía haber quedado ya atrás.

Lo cual era una gran noticia, ya que el maltrecho ketch no parecía que fuera a poder sobrevivir mucho más tiempo a los peligros del Gran Río.

Nephis se entretuvo un rato y luego asintió.

“Tiene razón. Si todo va bien, podríamos llegar a nuestro destino en un par de semanas”.

Su rostro se ensombreció.

“Sin embargo, ¿qué posibilidades hay de que así sea? Aunque esta región del Gran Río debería ser más segura que de la que venimos, no lo es en absoluto”.

Sin Ananke, no iban a poder ocultar la presencia del ketch a los habitantes de las profundidades con la misma eficacia. Les esperaban batallas, sin duda… y aunque se suponía que las abominaciones eran menos poderosas río abajo, las posibilidades de tropezar con los Profanados aumentaban.

Sunny miró la cubierta de madera bajo él con expresión complicada. El ketch había soportado mucho en la tormenta. Demasiado, en realidad. El hecho de que siguiera de una pieza decía mucho de la artesanía de la persona que lo había construido.

Pero, ¿sobreviviría a un choque con una frenética Criatura de Pesadilla? ¿Y a una después de ésa, y a otra después de ésa?

Su rostro se volvió sombrío.

‘…No creo que lo haga’.

Nephis parecía pensar lo mismo. Ambos estaban preocupados.

Sin embargo, no podían hacer nada.

Su única opción era zarpar y rezar a los dioses muertos.

Llenos de sombría aprensión, Sunny y Nephis se pusieron manos a la obra sin demora.

Volvieron a izar los dos mástiles y les fijaron las velas. El remo de gobierno había desaparecido, así que fabricaron uno nuevo con los materiales de reparación almacenados en el interior del Cofre Codicioso y lo fijaron a la popa del queche con la ayuda de una de las Memorias de Nephis, la Formadora Oscura.

Luego, pronunció los Nombres que le había enseñado Ananke e invocó a los vientos.

El ketch voló río abajo una vez más, cortando las claras aguas con su proa.

…Sólo que ahora, había dos personas en su interior en lugar de tres.

A Sunny le dolió el corazón.

El Gran Río resplandecía mientras los siete soles brillaban en su vasta extensión. El tiempo pasaba lentamente, el interior del barco lleno de tenso silencio. Mientras Nephis se esforzaba por mantener el impulso hacia delante del queche, Sunny permanecía de pie en la proa y miraba hacia el agua, con la esperanza de percibir un posible ataque antes de que fuera demasiado tarde.

Sin embargo, aquel día no habían visto ninguna Criatura de Pesadilla.

En su lugar… vieron algo que hizo que tanto Sunny como Nephis se quedaran heladas, paralizadas por el shock.

Mirando la silueta oscura que aparecía en la distancia, flotando sin rumbo sobre las olas, sintieron una espeluznante sensación de rechazo. Como si el mundo que les rodeaba no fuera más que un sueño…

Finalmente, Sunny se estremeció y preguntó, con la voz llena de incredulidad:

“¿Qué… qué demonios hace aquí?”.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio