Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Esclavo de las Sombras Capitulo 1199

Sunny lo había conseguido. Había desmantelado el asombroso estilo de combate de Colmillo Terrible y había escudriñado en su esencia misma. El núcleo de la técnica de combate del Santo estaba al descubierto, con todos sus componentes -el cuerpo, la mente y el alma- revelados a Sunny con total claridad.

Con ese conocimiento, podía predecir lo que haría Colmillo Terrible.

Incluso podía realizar algunas de las mismas cosas a pesar de la diferencia en sus Aspectos y físicos.

Y armada con ese entendimiento, Sunny finalmente se dio cuenta…

De que no había forma de que ganaran. El temible Santo era demasiado poderoso, hábil e inteligente. Tenía el resultado de la batalla firmemente agarrado, esperando su momento hasta que se presentara inevitablemente la oportunidad perfecta.

Y su propia fuerza no era suficiente para cambiar ese resultado.

Aunque Sunny supiera que se acercaba un golpe, no sería necesariamente lo bastante rápido para esquivarlo. Aunque conociera la intención del enemigo, no sería lo bastante fuerte para sobrevivir a él.

Y tampoco lo sería Nephis.

Al menos si su nivel de fuerza, ya impensable para simples Maestros, seguía siendo el mismo.

…Pero no era necesario, ¿verdad?

[¿Confía en mí?]

Qué pregunta tan cargada’.

Sunny tenía sus razones, pero era cierto que había ido en contra de los deseos de Neph en casi todos los casos en los que importaba. La había abandonado en la Ciudad Oscura, se había negado a dejarla en la Aguja Carmesí, y luego había vuelto a huir de ella en el gran baile del Clan Valor.

Sólo para acabar de todos modos a su lado.

Era un poco divertido, y un poco triste, pero sobre todo… Sunny no estaba segura de si realmente confiaba en él. Ni siquiera estaba seguro de si él mismo habría confiado en él.

Lo mismo ocurría a la inversa.

Y sin embargo, por lo que él podía ver, ésa era su única oportunidad de salir con vida de esta lucha. Si tan sólo pudiera demostrarle de algún modo que…

[…]

…¿Qué?

La tranquila respuesta llegó casi al instante.

Le sobresaltó.

‘Huh…’

Sunny se alejó corriendo para evitar ser atrapado por las fauces del Santo, se zambulló bajo unas garras rápidas como el rayo y apenas consiguió apartarse del camino de un chorro de llamas blancas ondulantes que cubrió su retirada.

‘Bueno. Eso facilita las cosas’.

Invocó a cierta Memoria y envió a Nephis un breve pensamiento:

[Entonces, en unos cinco segundos… dámelo todo…]

Cinco segundos era el tiempo necesario para que la Memoria se manifestara. No era una cantidad de tiempo muy grande.

Pero en una batalla contra un Santo, era como una eternidad.

Sunny se había esforzado durante mucho tiempo hasta sus límites, y luego los había sobrepasado con creces. Incluso mientras estaba potenciado por la Caparazón de las Sombras y aumentado tanto por sus sombras como por la llama de Neph, podía sentir cómo la terrible tensión de la batalla descomponía lentamente su cuerpo.

Ya estaba en mal estado, y sólo seguiría desmoronándose con el paso del tiempo.

Sin embargo… aún no se había roto.

Apretando los dientes, Sunny se lanzó al furioso crisol de la batalla. El enorme cuerpo de Colmillo Terrible se movía con una velocidad espantosa, cada uno de sus miembros suponía una amenaza fatal. Sus ataques eran despiadados, devastadores y explosivos, pero también perfectamente cronometrados y escalofriantemente calculados.

Sunny sabía cuándo llegarían y desde dónde, pero a pesar de ello, no era fácil resistir el salvaje aluvión de golpes letales desatado por la monstruosa bestia. El suelo se partía y temblaba a su alrededor, y las nubes de vapor creadas por las llamas de Neph oscurecían todo a su alrededor.

Y sin embargo, resistió.

Exactamente cinco segundos después…

Sunny se levantó del suelo embarrado con las tres manos y voló hacia delante, con la punta del Pecado de Solaz apuntando al cuello de Colmillo Terrible. El Santo lo esquivó fácilmente y contraatacó con un poderoso golpe, que Sunny bloqueó torpemente.

Soltó un grito de dolor y salió despedido hacia atrás, en dirección a donde Nephis se levantaba de rodillas. Sunny aterrizó sobre sus pies y luchó por mantener el equilibrio mientras se deslizaba por el barro; podría haber caído, pero ella dio un paso adelante y le apoyó por detrás, poniéndole una mano en la espalda.

Ambos estaban de pie, pero…

Habían perdido la ventaja de rodear al enemigo por dos flancos. Peor que eso… ambos estaban ahora en la única línea de ataque, Nephis oculto tras la imponente figura del demonio de las sombras.

Los ojos bestiales de Colmillo Terrible se encendieron con malicia satisfecha.

…Y al mismo tiempo, la quinta sombra de Sunny, así como toda la llama de Neph, brotaron de su mano y se introdujeron en su caparazón. Dejándola completamente expuesta, pero dotándole a él del doble de aumento físico.

Instantáneamente, su poder explotó. Su fuerza, su velocidad, su resistencia, su agilidad… todo se disparó a cotas que Sunny nunca había experimentado antes. Los dos habían experimentado aumentándose mutuamente en su sótano, pero entonces aún no había inventado el Caparazón de las Sombras. Ahora, todas las piezas se unían para crear una combinación realmente aterradora.

Por supuesto, no era la más inteligente de las tácticas: al hacer a uno de ellos excesivamente fuerte mientras dejaba al otro débil, le estaban dando a Colmillo Terrible una oportunidad perfecta para deshacerse primero del enemigo más débil y luego ocuparse del otro sin verse lastrado por la desventaja numérica.

Pero eso sólo era cierto si el Santo sobrevivía lo suficiente para darse cuenta de lo sucedido.

Sunny no pensaba darle esa oportunidad.

Tenía que acabar este combate en un solo intercambio.

‘Así que… no sólo tengo que matar a un Santo, también tengo que matarlo de un solo golpe… bueno, ¿no es maravilloso…’

No había más tiempo para pensar.

Sólo para matar.

Sunny despejó su mente de todos los pensamientos innecesarios, excepto uno: un axioma que conocía demasiado bien.

‘La esencia… del combate… es el asesinato’.

Iba a asesinar a Santo Colmillo Terrible, el vasallo del gran Clan Song, aquí y ahora.

No había duda ni vacilación, no había lugar para el fracaso. Sólo certeza.

La aterradora e imponente bestia que tenía delante abrió sus fauces, dispuesta a soltar un rugido ensordecedor.

Sintiendo cómo el marfil pulido del Cantor de Huesos se manifestaba en su mano, Sunny inundó su cuerpo de esencia ardiente y se lanzó hacia delante.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio