Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Esclavo de las Sombras Capitulo 1174

‘Ahora esto… es interesante’.

Sunny se dirigía sigilosamente hacia el patio interior aislado de la fortaleza del puerto. Sus sombras también estaban en movimiento…

La que había estado observando la batalla contra la horda de Criaturas de Pesadilla volaba por la maltrecha superficie de la muralla, sin prestar atención a los destellos de los disparos de armamento. El que había estado escondido entre los refugiados los había dejado atrás, acercándose al patio desde la otra dirección.

La que había estado espiando a Morgan se ocultó en la sombra de Cassie, y la que había estado siguiendo a Nephis permaneció en la suya.

En ese momento, todos convergían en un único punto.

En medio del patio, rodeado por un amplio anillo de espacio vacío, se erguía una figura alargada mientras numerosos soldados y Despertado apuntaban sus armas hacia ella.

Una intrincada armadura de acero negro, un bello rostro enmarcado por rizos de pelo negro como el cuervo… y unos ojos bermellón vivos y vibrantes.

Era… Morgan.

‘No me digas…’

Cuando la auténtica Morgan salió por las puertas de la fortaleza en compañía de Madoc y Cassie, los soldados que apuntaban a la invasora la miraron con los ojos muy abiertos.

Debían de haberse dado cuenta de que la criatura que tenían delante no era la auténtica Princesa de la Guerra… y sin embargo, ver a las dos jóvenes idénticas mirarse fijamente fue una experiencia espeluznante.

La verdadera Morgan apretó los dientes con desprecio.

El reflejo reflejaba perfectamente su expresión.

Y eso era lo que era la figura solitaria: una criatura creada por Mordret a partir de un trozo de su alma, de forma similar a como había creado a la Bestia Espejo.

La mano de la Morgan real descansaba sobre la empuñadura de su espada, pero el reflejo sostenía en su lugar una caja lacada en negro.

A pesar de los cientos de rifles y armas encantadas que apuntaban a la criatura espejo, ésta parecía perfectamente tranquila.

Nephis entró en el patio y se detuvo, contemplando la extraña escena con expresión reservada. Sunny también había aparecido de entre las sombras, manteniéndose fuera de la vista mientras observaba la situación.

‘¿Qué está haciendo ese loco bastardo?’

Su mirada se deslizó por los rostros de todos los reunidos en el patio: los soldados mundanos y los criados Despertado de Valor, algunos Caballeros, Nephis, Cassie, Madoc…

¿Estaba Mordret entre ellos ahora mismo, en algún lugar, disfrutando de sus reacciones?

Cuando el reflejo ladeó un poco la cabeza, la verdadera Morgan gruñó:

“¿Cómo te atreves a llevar esa cara, cosa vil?”.

Su rostro era una máscara de repulsión y furia.

Esta vez, la criatura del espejo no reflejó su expresión. En su lugar, sonrió agradablemente, luego se inclinó y depositó con suavidad la caja lacada en el suelo.

Entonces, el reflejo abrió la boca y habló, su voz indistinguible de la de Morgan.

“Un… regalo… para mi querida hermana”.

Luego, su sonrisa se ensanchó un poco.

“Ven… pronto. Te he echado… mucho de menos”.

Antes de que Madoc pudiera detener a Morgan, ella desapareció repentinamente de donde se había parado. Su velocidad era demasiado grande para que los soldados mundanos y los guerreros Despertado pudieran rastrearla a simple vista, pero Sunny la vio: un borrón negro y rojo que atravesó el patio, acercándose al reflejo con la velocidad de una bala.

Sabía mejor que la mayoría lo terriblemente peligrosas que eran estas criaturas, así que Sunny esperaba ver una lucha tremendamente destructiva. Incluso se preparó para retirarse… pero, para su sorpresa, la funesta batalla no llegó a producirse.

No fue porque Morgan revelara una de sus bazas ocultas, ni tampoco porque Madoc interviniera. Más bien, fue simplemente porque el reflejo ni siquiera intentó defenderse.

Se limitó a permanecer allí, sonriendo placenteramente, mientras la espada de Morgan atravesaba la coraza de la armadura negra y salía por la espalda de la criatura.

Lentamente, una red de finas grietas apareció en la piel del reflejo. Los ojos de Morgan se abrieron ligeramente al ver cómo la copia perfecta de su rostro se desmoronaba lentamente en una lluvia de fragmentos de cristal, que luego desaparecieron sin dejar rastro en un destello de luz plateada.

Así de simple, uno de los Reflejos de Mordret había quedado destruido.

Sin embargo, el ceño de Sunny no hizo más que fruncirse.

“Así que quería entregar un mensaje. ¿Qué mensaje podría ser?”

Sin duda, la capacidad del Reflejo de aparecer en el corazón mismo de una de las fortalezas de Valor sin que nadie se diera cuenta era un mensaje en sí mismo. Era como si Mordret se estuviera burlando de su familia, señalando que ninguna cantidad de guardias y protecciones podría salvarles de su ira.

Obligar a Morgan a ver cómo se destruía a sí misma también era un mensaje. Mordret estaba insinuando que ése era su futuro inevitable.

…Y, por supuesto, el mensaje real era la caja lacada en negro y las palabras que había pronunciado el reflejo.

‘Un regalo para mi querida hermana. Ven pronto, te he echado mucho de menos’.

Todo ello era una provocación inmaculada.

Sin embargo…

¿Qué había dentro de la caja?

Mientras Sunny observaba, Morgan envainó su espada con expresión sombría y bajó la mirada. Madoc se acercó lentamente, mirando la caja con recelo. Cassie y Nephis también se acercaron.

“¿Podría haber algo peligroso dentro?”

La voz de Cassie sonaba tensa.

Morgan la miró en silencio y luego se inclinó hacia delante para coger la caja. Era como si intentara demostrar que no había nada que Mordret pudiera hacer que a ella le diera miedo.

Sin vacilar, abrió la caja y miró en su interior.

La impresión de Morgan cambió sutilmente.

El interior de la caja estaba tapizado de seda roja, y sobre esa seda descansaba un cráneo humano.

El cráneo estaba cubierto de hollín para parecer negro, y tenía un tosco agujero hecho en la frente, como si quisiera asemejarse a un tercer ojo.

Hubo un largo momento de silencio y, entonces, Cuchilla Susurrante introdujo de pronto las manos en la caja y recogió el morboso regalo que Mordret había dejado. Su rostro era extrañamente sombrío.

Mientras Madoc estudiaba el cráneo, Morgan le miró con una pregunta silenciosa.

“¿Qué es?”

El Santo apretó los dientes.

Luego, volvió a colocar suavemente la calavera sobre la seda roja y dijo:

“…Es Shtad. Es la cabeza de Shtad”.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio