Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Esclavo de las Sombras Capitulo 1125

Hoy, la suerte estaba del lado de Sunny. Normalmente, no habría podido escuchar las conversaciones realmente importantes entre los emisarios de los Grandes Clanes. Eran demasiado cautelosos… y él también lo era. Tal vez podría superar las medidas defensivas que sus objetivos tenían establecidas, pero el coste del fracaso era demasiado grande. Por eso, se había mostrado reacio a intentarlo.

Pero hoy, quizá debido al clamor y la presión del enfrentamiento en curso con las Criaturas de Pesadilla que se habían congregado en el campo de batalla, los representantes tanto de Song como de Valor se habían descuidado un poco. Y como Sunny llevaba ya un mes aprendiendo a acercarse a ellos, consiguió ser testigo de dos conversaciones muy interesantes.

La primera fue entre Morgan y Madoc. Los dos miembros de la familia Valor permanecían en el fuerte de piedra situado sobre el caparazón del Eco gigante, hablando de algo mientras observaban el flujo constante de abominaciones que se molían contra el perímetro exterior del campamento. Por supuesto, nadie podía oír lo que decían, ya que estaban rodeados por una barrera invisible que impedía la salida de cualquier sonido. Incluso el movimiento de sus labios quedaba oscurecido. También había Memorias activas que hacían casi imposible que alguien adivinara la conversación.

…Sin embargo, Sunny no era adivina. Mucho más importante, consiguió entrar en el círculo de silencio ocultando sus propias sombras en la sombra de uno de los Despertado de Valor. El hombre había sido invitado a hacer un informe, y así, la propia Morgan le guió a través de las capas de guardas que rodeaban el fuerte.

Cuando llegó el Despertado, ella lo estudió durante unos instantes y luego preguntó en tono neutro: “¿Hay noticias, escudero Warren?”

El Despertado se movió ligeramente. Intentó ocultar su excitación por el hecho de que ella supiera su nombre, pero fracasó estrepitosamente: Sunny puso mentalmente los ojos en blanco, mientras Morgan fingía no darse cuenta. Bueno, no se podía culpar al pobre hombre. ¿Con qué frecuencia los criados Despertado ordinarios al servicio del gran clan se relacionaban estrechamente con su princesa? Muy rara vez, lo más probable.

Además, Morgan era una persona llamativa: a pesar de su frialdad y brusquedad, era alguien a quien incluso a Sunny le costaba apartar la mirada. Simplemente había algo en la joven y en sus vibrantes ojos bermellón que exigía atención. Por no mencionar el hecho de que era, literalmente, un miembro de la exaltada realeza.

En cualquier caso, el escudero Warren tenía algo de lo que informar. Se inclinó ante Morgan y Madoc, y luego habló con voz profunda y respetuosa: “Hemos recibido noticias del caballero Shtad, mi Lady. Su cohorte ha sobrevivido a la segunda noche y ha asegurado una posición fortificada. Su informe indica que la adivinación parece haber sido correcta”.

Al mencionar esa última parte, Madoc y Morgan intercambiaron una mirada, sus expresiones cambiaron sutilmente. De vuelta en la tienda, Sunny frunció el ceño. ‘Caballero Shtad…’ Era uno de los Maestros que habían llegado con el Caballero del Verano. Su cohorte había estado entre los enviados en secreto para buscar Portales de Pesadilla adecuados. Parecía que ya estaban en el Reino de los Sueños, y además habían encontrado algo importante.

Morgan se entretuvo unos instantes y luego suspiró. “Por fin una buena noticia… ¿y el resto de los exploradores?”

El escudero Warren bajó la mirada y apretó los dientes. “Perdidos u obligados a entrar en las Semillas, mi Lady. Sin embargo, ahora que hemos asegurado varios puntos de entrada… las próximas cohortes que enviemos sobrevivirán, honrando su sacrificio”.

Ella asintió. “En efecto…”

En ese momento, Madoc finalmente habló. “Lo más importante ahora es reforzar a Shtad. Su misión podría muy bien decidir el resultado de esta fase del conflicto. Warren… diga a sus hombres que se preparen. Una vez que regresemos a la capital del asedio, le transportaré personalmente al desierto. Debe tener éxito a cualquier precio”. Se entretuvo un momento y luego añadió: “…Si mi sobrina no se opone, por supuesto”.

Morgan sonrió. “¿Por qué habría de hacerlo? El escudero Warren tiene una Cuchilla afilada, y sus camaradas son iguales. Traerán la gloria del clan Valor”.

El hombre Despertado bajó la cabeza, con los ojos encendidos de júbilo y celo. “¡Me honra, Lady Morgan! Sir Madoc… ¡no le defraudaremos!” Cuchilla Susurrante sonrió. “Por supuesto que no lo haréis. Sois guerreros del Valor, después de todo…”

Radiante de orgullo, el escudero Warren se marchó. La sombra de Sunny, sin embargo, permaneció. Por eso oyó que la voz de Morgan cambiaba ligeramente al dirigirse a Madoc: “¿No deberíamos enviar a alguien más poderoso?”. Cuchilla Susurrante sacudió la cabeza. “No seas impaciente. Es demasiado pronto para arriesgar a nuestros campeones. Una vez que el objetivo esté asegurado, tendremos una ventaja casi insuperable sobre las Hijas de Sangre… entonces, podremos empezar de verdad”.

Morgan apartó la mirada e hizo una mueca. “Lo sé. Es sólo que… usted sabe lo que está en juego”. Permaneció en silencio unos instantes y luego sonrió. “…¿Deberíamos enviar a Nephis, entonces?”

El rostro de Madoc cambió ligeramente. “Ni siquiera lo pienses. Ya sabes lo que siente tu padre por ella”.

Morgan suspiró y miró en dirección al campo de batalla. “Hombre voluble…”

Lejos, escondida a salvo en la tienda, Sunny fruncía el ceño. ¿Qué habían encontrado exactamente los exploradores en el desierto? ¿Cuál era la ventaja insuperable que Valor quería asegurarse a toda costa? A estas alturas de la carrera hacia la Pirámide Negra, ambos clanes intentaban establecer un punto de apoyo en el desierto. Estaban intensificando lentamente la búsqueda de Portales de Pesadilla que condujeran a zonas relativamente seguras, para utilizarlos como puntos de entrada para las fuerzas de la expedición.

Al parecer, ya se habían encontrado algunas de estas zonas. ¿Qué otra cosa podría estar buscando el caballero Shtad? ¿Algún tipo de recurso precioso o revelación sobre esa región del Reino de los Sueños? ¿Un bastión natural que pudiera servir de fortaleza a las fuerzas del Valor? ¿Una Ciudadela, incluso? También estaba esa última parte de la conversación… Era, sinceramente, bastante inquietante. Parecía estar ocurriendo algo complicado dentro del clan Valor. Pero Sunny no tenía ni idea de qué.

Por extraño que parezca… fueron los emisarios de Song los que le ayudaron a arrojar algo de luz sobre esa situación. Porque en ese momento también estaban hablando de Nephis.

En una parte distante del campamento, dentro del círculo de vehículos blindados, se había levantado una lujosa tienda. Maestro de Bestias y Seishan estaban dentro. En ese momento, Maestro de Bestias disfrutaba de un cuenco de fruta fresca mientras miraba a su hermana con una agradable sonrisa. Sus palabras, sin embargo, eran cualquier cosa menos agradables.

Maestro de Bestias estaba diciendo: “…¿deberíamos matar a esa chica, Estrella Cambiante?”.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio