Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Esclavo de las Sombras Capitulo 1107

Espiar a los santos de las Grandes Clanes sonaba como un método interesante para suicidarse, pero Sunny estaba dispuesta a intentarlo. Su Aspecto estaba hecho a medida para el sigilo y la infiltración, después de todo; sólo que no había utilizado esa faceta de sus poderes tan a menudo como hubiera deseado.

Sunny no podía decir que fuera realmente un Maestro del sigilo, pero tampoco era un aficionado. Había confiado mucho en permanecer oculto a lo largo de los años que llevaba siendo un Despertado, desde las calles en ruinas de la Ciudad Oscura hasta la extensión aérea de las Islas Encadenadas y el frío paisaje infernal de la Antártida Oriental. En estos dos últimos meses, especialmente, había intentado pasar desapercibido con la mayor frecuencia posible.

Los deberes de un explorador militar lo exigían, y gracias a esa necesidad, Sunny había podido desarrollar un poco más su dominio de todo lo clandestino.

Sin embargo, una persona sólo podía confiar en el sigilo hasta cierto punto. Los conflictos más graves en los que solía encontrarse eran casi todos enfrentamientos directos y violentos.

Aún así, era una habilidad excepcionalmente útil de tener, y ahora, Sunny necesitaba ejercitarla al máximo. Llevaba mucho tiempo pensando en cómo abordar exactamente esa tarea, y la conclusión era que necesitaba estar en varios lugares al mismo tiempo para lograr el mejor resultado.

Afortunadamente, era capaz de hacer precisamente eso… hasta cierto punto.

Sunny tenía ahora cinco sombras, y el alcance al que podía controlarlas era bastante grande, superando los veinte kilómetros. Lo que significaba que podía vigilar a los representantes tanto de Valor como de Song, al menos durante los próximos días – una vez que partieran hacia las diferentes capitales de asedio, se vería obligado a concentrarse sólo en los primeros.

Así pues, Sunny se quedó con una sombra -de lo contrario, parecería muy llamativo- y envió a los otros cuatro a espiar a los campeones de las Grandes Clanes.

La sombra traviesa, como la nueva, permaneció pegada a sus pies. La sombra altiva seguía a Morgan. La sombra alegre seguía a Madoc.

La sombra sombría había sido enviada a espiar al Maestro de Bestias y, por último, la sombra espeluznante estaba asignada al Ascendido Bast, el hombre del que Sunny sospechaba que estaba poseído por Mordret.

Hacer un seguimiento de lo que todos ellos veían y oían ponía un poco de tensión en su mente, pero en general, Sunny podía manejar la presión – aunque era difícil no parecer despistado y torpe en sus interacciones personales.

Teniendo en cuenta que Sunny se encargaba de gestionar muchas tareas logísticas como intermediaria entre las fuerzas de Valor y el gobierno, aquello estaba resultando todo un reto.

Pero lo más difícil, por supuesto, era no ser descubierto por la gente a la que intentaba espiar.

Sunny no era tan ingenua como para pensar que los gloriosos Grandes Clanes no tenían medios para detectar sus sombras. Aunque su Aspecto las hiciera casi imperceptibles cuando se ocultaban en la oscuridad -o incluso absolutamente imperceptibles, para los humanos mundanos-, había todo tipo de Memorias y Aspectos exóticos ahí fuera.

Por ejemplo, la primera vez que se había encontrado con Noctis, el hechicero fue consciente al instante de la presencia de una sombra oculta. Y eso sin saber siquiera quién era Sunny; los Grandes Clanes, por el contrario, conocían bien sus capacidades.

Puede que no conocieran los detalles exactos de su Aspecto, pero sin duda sabían de su afinidad con las sombras, así como la forma general de lo que era capaz. Los usuarios de las sombras eran raros, pero no tanto como para ser desconocidos para los Dominios – Cuchilla de las Sombras Kurt había pertenecido a uno de ellos, después de todo.

Por lo tanto, sólo tenía sentido que los Grandes Clanes tuvieran preparadas contramedidas, por si acaso. El objetivo de Sunny era superar esas contramedidas, o al menos atravesar tantas como pudiera e identificar al resto para mantenerse alejado de ellas.

Lo que le ayudó mucho en esa tarea, sorprendentemente, fue la experiencia de haber servido como explorador militar. Había aprendido lo básico de las habilidades necesarias de Effie y de la Ciudad Oscura, así como de sus propios viajes, y ahora las desarrollaba aún más en las tierras salvajes de la Antártida Oriental.

Las poderosas Criaturas de Pesadilla, al igual que los poderosos Despertado, tenían todo tipo de extrañas habilidades. Así que los exploradores tuvieron que aprender unas cuantas reglas extrañas -y un montón de trucos raros- para pasar desapercibidos ante ellas.

Por ejemplo, muchas criaturas podían sentir una mirada dirigida hacia ellas, por lo que Sunny había aprendido a no mirar nunca directamente a las abominaciones peligrosas, manteniéndolas en cambio en la periferia de su visión. Otras criaturas podían sentir si alguien pensaba en ellas, u oír si alguien pronunciaba sus nombres en voz alta. Así que Sunny tuvo que aprender a mantener la mente en blanco y elegir sus palabras… y pensamientos… con cuidado.

Había muchos trucos como ése, pero lo más importante era que uno simplemente tenía que ser inteligente y cuidadoso al respecto. Por eso, por mucho que quisiera ir a por todas y escuchar cada palabra de sus marcas, Sunny se tomaba las cosas con calma.

Mantuvo sus sombras a una distancia segura al principio, acercándose gradualmente cada vez más a los cuatro Legados. También había una diferencia entre cómo actuaban en circunstancias normales y cómo lo hacían cuando había que discutir algo importante: lo primero era más fácil, mientras que lo segundo podía ser casi imposible de escuchar.

Incluso Durmientes del Legado como Caster poseían Memorias que podían dificultar que alguien escuchara conversaciones importantes – allá en la Ciudad Oscura, había utilizado una para crear un cono de silencio alrededor de la habitación donde hablaban. Alguien como Morgan o Maestro de Bestias, sin duda, dispondrían de herramientas mucho más potentes para impedir que nadie se enterara de sus secretos.

Sunny estuvo a punto de ser atrapada varias veces gracias a estas medidas.

Por ejemplo, tanto Valor como Song utilizaron Memorias especiales para crear burbujas de luz brillante y uniformemente difusa mientras mantenían reuniones. Como la fuente de luz era omnidireccional, y su brillo era perfectamente el mismo, no podía existir ninguna sombra dentro de la burbuja – un hecho que había aprendido por las malas, sólo evitando un desastre gracias a su paranoia y precaución.

Y aún así, a pesar de todo, Sunny consiguió acercarse cada vez más a Cuchilla Susurrante, Maestro de Bestias, Morgan y Bast. Aunque no consiguió infiltrarse en las reuniones más importantes, pudo aprender mucho y reconstruir aún más a partir de pequeños fragmentos de información aparentemente inconexos que dejaban escapar.

Puede que aún no haya conseguido conocer sus secretos más guardados.

Pero sí aprendió algunas cosas interesantes.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio