Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Esclavo de las Sombras Capitulo 1090

[Tu sombra rebosa poder] [Tu sombra está tomando forma] [Tu sombra…]

Sunny no tuvo que invocar las runas para saber que por fin había logrado su objetivo… tras absorber miles de Fragmentos de las Sombras, su alma estaba lista para formar un nuevo Núcleo de las Sombras.Su quinto. Estaba a punto de convertirse en un Tirano.

Un revoltijo conflictivo de emociones surgió en su corazón. Por supuesto, Sunny sintió una sensación de alegría y triunfo: después de todo, su poder estaba a punto de dar un salto significativo. Los sombríos y espantosos meses que había pasado en la Antártida, soportando penurias y espeluznantes derrotas, habían hecho posible este momento. En cierto sentido, ésta era su recompensa, y por ello, las cicatrices invisibles que le habían dejado no eran en vano.

Por otro lado, esta bendición llegó en un momento muy desafortunado. En el pasado, Sunny había podido programar sus avances de forma que le permitieran pasar por el proceso en condiciones relativamente seguras. Sin embargo, un campo de batalla en el que cientos de Despertado luchaban contra un ejército de Criaturas de Pesadilla Caídas y un Tirano Corrupto no era en absoluto seguro.

Y encima… ya había pasado por esta prueba tres veces. Sabía cuánto le iba a doler.

‘¡Diablos, sí! Y también… ¡maldita sea!’

Sunny miró al Ciempiés Calavera, que se tambaleaba por el terrible golpe que le había asestado la flecha de Santo. Le faltaba un enorme trozo de carne en el cuello, con polvo de huesos y ríos de sangre fétida derramándose en el río. Effie estaba a unos instantes de alcanzar a la abominación herida, con su cuerpo de acero esculpido brillando a la luz del sol, y Kai se preparaba para tensar su arco.

Uno de los árboles muertos había sido destruido, lo que se suponía que despojaría al Tirano de sus poderes más terribles… sin embargo, el resultado de la lucha aún estaba lejos de ser inamovible. Un Tirano Corrupto seguía siendo un Tirano Corrupto. Sunny creía que Effie, Kai y Santo tenían muchas posibilidades de salir victoriosos de aquel combate, pero no podía estar seguro.

Jet y los soldados Despertado luchaban por contener la marea de demonios de hueso.

Lamentablemente, por ahora, no había mucho que Sunny pudiera hacer para ayudarles.

El resto de la batalla dependía de los demás.

Cuando un atisbo de terrible dolor apareció en su alma, Sunny saltó apresuradamente hacia atrás, escondiéndose entre dos montículos de tierra excavada. Dos figuras emergieron de su sombra: una era un temible semental negro, la otra un pequeño y escuálido diablillo.

Apretó los dientes y miró a sus Sombras.

“Protegedme”.

Entonces, Sunny se detuvo un momento y lanzó una mirada a Pesadilla. Una fría sonrisa apareció en sus labios.

“Ah, y si el pequeño bastardo hace alguna estupidez… tienes mi permiso para comértelo, Pesadilla”.

El destrier oscuro resopló tranquilamente, mientras el diablillo le miraba con indignación y miedo.

Sunny sonrió, luego se puso blanca como una sábana y se balanceó. Su mano se levantó, agarrándose el pecho.

‘Argh… esto es lo peor…’

Una agonía familiar, pero no menos espantosa, abrumó todo su ser. Sunny se quedó momentáneamente ciego y ensordecido, perdiendo todo sentido del mundo que le rodeaba.

Algo surgía de las profundidades de su alma, desgarrándola con bordes afilados. Su tormento era poco menos que exquisito. Había experimentado este dolor varias veces antes… pero se hacía más y más insoportable cada vez.

Se suponía que las almas humanas no poseían muchos núcleos. Tampoco eran capaces de mantenerlos. Sólo gracias al Aspecto Divino de Sunny su alma se había fortalecido, haciéndose lo suficientemente vasta y poderosa como para soportar el esfuerzo. Sin embargo, esto no estaba en su naturaleza. Por lo tanto… el nacimiento de un nuevo núcleo traía consigo un dolor inconmensurable, y cada uno de los sucesivos dolía más…

La primera vez que Sunny había pasado por el proceso, había quedado absolutamente indefenso, revolcándose en el suelo y gimiendo como una bestia moribunda. La segunda vez le había puesto de rodillas, haciendo que sus gritos resonaran en los desolados pasillos del Templo del Cáliz en ruinas. La tercera vez… Sunny había conseguido permanecer en silencio.

…Hasta el momento en que el cuerpo del Engendro de las Sombras que había estado ocupando empezó a cambiar también.

El dolor se había hecho más intenso con cada nuevo núcleo, pero Sunny también se había hecho más resistente. Había pasado por tanto, y había experimentado tanto… sólo el viaje a través de la interminable procesión de pesadillas habría bastado para volver loco a cualquiera…

Y así, esta vez, Sunny resistió.

No se cayó, permaneciendo en pie. No gritó.

Sin embargo, perdió toda noción del tiempo y de lo que ocurría a su alrededor.

Todo lo que le quedaba era un dolor agonizante y la sensación de que algo nacía dentro de su alma.

Duró una eternidad.

Pero entonces, finalmente…

La eternidad había terminado.

Sunny se dio cuenta de que podía oír de nuevo. Lo supo porque oyó la voz del Hechizo susurrarle suavemente al oído:

[Tu sombra está completa].

Y, misericordiosamente, el dolor terminó.

Inspiró profundamente, temblando.

Se sentía… más fuerte.

Su cuerpo se había hecho más fuerte. Sus reservas de esencia habían crecido más, con diferencia.

Y lo más importante, ahora estaba en posesión de la quinta sombra.

Y… era un Tirano.

Un Tirano’.

Sunny exhaló.

Una emoción complicada se apoderó de su corazón.

Por fin, tras años de lucha y persecución de algo que a menudo parecía inalcanzable, había alcanzado a Nephis. Claro, ella todavía estaba por delante de él por una cantidad considerable de fragmentos… pero ahora eran de la misma Clase. Ambos eran Tiranos Ascendidos.

Por extraño que parezca, a Sunny no le importaba demasiado.

Alguna vez había deseado desesperadamente ser tan fuerte como Estrella Cambiante. Había habido muchas razones para que albergara ese deseo, algunas mejores, otras peores. Y ahora que había alcanzado ese objetivo…

Sunny sabía que su anterior concepción de lo que era la verdadera fuerza había sido terriblemente errónea. Y por eso, en realidad, no le importaba.

Aún así… se sentía bien, ser igual a ella sobre el papel. Incluso si lo que estaba escrito en runas resplandecientes no era tan importante.

‘Ahora… a lo importante’.

Sunny se movió, girando la cabeza para observar el campo de batalla.

Había otro Tirano cerca, y ese Tirano suponía una amenaza para sus amigos y los soldados… así que había que ocuparse de la criatura.

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio