ED Capítulo 1119: Olla de la Miriada de Pensamientos

ED Capítulo 1119: Olla de la Miriada de Pensamientos

Eventualmente, él entró al área más interna del templo. Este lugar contenía un hoyo que aparentemente llegó a la entrada del infierno. No había nada más en este lugar aparte de la oscuridad.

El viejo monje se fue lentamente mientras Li Qiye sonreía.

“Viniste otra vez.” En el pozo oscuro, surgió un hilo de intención divina. No era un sonido, solo una intención pura sin emociones, como una ley universal.

Li Qiye se sentó libremente al lado del pozo. Contempló su abismo y sonrió: “¿Estás hablando por ti o por Di Shi?”

“¿Me
estás buscando a mí o a Di Shi?” Esta intención divina similar a la ley
desde el fondo del pozo se podía escuchar con claridad.

“Eres solo una olla rota sin vida y sin emociones. ¿Por qué te gusta actuar así tanto? “Bromeó Li Qiye.






“Soy la Olla de la Miriada de Pensamientos; un pensamiento para convertirse en Buda, otro para convertirse en Diablo. Mi voluntad puede convertirse en cualquier cosa, entonces ¿quién dice
que no tengo emociones? “Esta intención divina latía como una ley
universal.


Mucha gente no sabía qué era la olla, pero si comprendieran su verdadera esencia y origen, estarían saltando del horror.


La Olla de la Miriada de Pensamientos fue uno de los Nueve Grandes Tesoros Celestiales. Después
de millones de años, muchas personas presumieron que estos tesoros no
existían a pesar de que sus leyendas habían sido transmitidas todo este
tiempo.
Nadie los había visto antes, de ahí la suposición de que eran meras falsedades.


Li Qiye dijo sonriendo: “Buda o Diablo, no importa. Incluso si tienes un hilo de intención budista, es sin emoción. Por lo tanto, siempre serás una olla rota “.


La cosa en el pozo profundo no se enojó. Parecía hablar con su intención divina: “Un pensamiento se convertirá en una miríada de pensamientos. Si dejas tus deseos aquí, yo podré ganar otro pensamiento”.







Li Qiye estalló en carcajadas y dijo: “Parece que tengo que recuperar mis palabras. A pesar de ser solo una olla rota sin emociones, sabes de otras cosas, como envenenar la mente e instigar a los débiles “.

“No lo olvides, me he convertido en un diablo, un emperador y un Buda antes. Estos son los deseos que la gente deja en este mundo para mí, no son mis deseos “. La intención respondió.


Li Qiye reflexionó por un momento y finalmente tuvo que admitir con un movimiento de cabeza: “Este eres de hecho tu. Todavía eres tú, una olla rota. Mi acusación de que me estabas hechizando solo se basa en las emociones y deseos que otros dejaron atrás “.


No sería correcto decir que nadie había visto la verdadera forma de la olla antes. Por ejemplo, Di Shi, el Señor Imperial y el Señor Diablo lo habían visto antes. Sin embargo, independientemente de quiénes sean, nunca podrán escapar después de ver la olla en sí.


Un pensamiento para convertirse en Buda y otro para convertirse en Diablo- estas no eran palabras vacías.


Aquellos que habían oído hablar de la Olla de la Miriada de Pensamientos conocían muy bien cierta leyenda. Declaró que después de obtener la olla, esta podría realizar sus sueños y deseos sin importar cuáles sean.







En cuanto a si esto era real o no, nadie había encontrado evidencia o escuchado que sucediera. Pocos pudieron ver la olla, y mucho menos obtenerla para realizar sus sueños.

Como uno de los nueve grandes tesoros, era solo una olla rota sin vida y sin emociones. Sin embargo, después de que las personas dejaran sus deseos aquí, también dejaron una marca en la olla. Todo cambió de esto.

Las huellas de estas personas y sus emociones y deseos parecían volver a la vida. Debido a esto, la Meseta Funeraria Budista y el Mundo del Diablo Imperial Menor nacieron.

La intención habló: “Realmente eres una existencia que ha vivido durante
millones de años, tu perspectiva es diferente de las demás”.

Li Qiye sonrió y continuó: “Tus emociones y pensamientos no tienen nada que ver conmigo. Vine aquí esperando que movieras tu trasero ya que quiero el objeto en la parte inferior “.






“¿Quieres la Escritura del Espacio, verdad?” La intención divina surgió en la forma de una ley.

Li Qiye no se molestó en esconder nada. De hecho, no tenía sentido hacerlo ante la olla. Esta consistió en miríadas de pensamientos. En el momento en que la persona tenía una idea en mente, ya estaba claro ante la olla.

Li Qiye tranquilamente respondió: “Sí, quiero la Escrituras del Espacio. Solo necesitas moverte para poder tomarla “.

“Tu no puedes abrirla”. La intención respondió de manera precisa y clara.

Li Qiye sonrió y sacó una caja vieja que contenía tres llaves. Las tres llaves eran del acuerdo con el Templo Dios de la Guerra en aquel entonces. Mu Shen le dio a Li Qiye estas llaves que habían sido guardadas en el Templo del Dios de la Guerra durante mucho tiempo.






Li Qiye casualmente arrojó las tres llaves al pozo y dijo: “¿Qué piensas ahora? Sé todo sobre este lugar. Cuando el tiempo y el espacio cambiaron, viniste a este lugar. Esto no fue por casualidad o porque alguien en la oscuridad lo deseó. ¡Fue debido a la destrucción de una gran era! Alguien escondió la Escritura del Espacio aquí también, así que traje las llaves para abrirla “.

“Esto no tiene nada que ver conmigo”. La intención respondió con claridad: “Como dijiste, solo soy una olla rota. El templo de la Nihilidad está a cargo de este lugar ahora mismo, así que si lo deseas, necesitas su permiso “.


“Lo sé”. Li Qiye sonrió: “Mientras te muevas, deja el Templo de la Nihilidad para mí”.


“¿Estás pensando solo en las Escrituras del Espacio?” La intención reveló su pensamiento.


Miró la ubicación más profunda en el pozo y confirmó: “Solo estoy aquí por la Escritura del Espacio”.


“¿No quieres la Olla de la Miriada de Pensamientos?” La intención divina emitió una ley brillante llena de tentación para Li Qiye.







Si Li Qiye fuera un avaro, no sería capaz de evitar palpitar con
codicia debido a la tentación irresistible de esta brillante luz dorada.


Li Qiye respiró profundamente. Su corazón era tan tranquilo como el agua en el fondo de un pozo. Él se rió en respuesta: “¿Es este tu propio pensamiento, o es el remanente el deseo de hablar? ¿O es la voluntad de Di Shi? “


“¿Importa quién lo diga?” La intención divina era como un encantador hechizo mágico. Fue
tentador para Li Qiye escuchar los susurros de una suprema belleza en
sus oídos: “Soy la Olla de la Miriada de Pensamientos, puedo cumplir todos tus sueños.
Si quieres convertirte en un Rey Imperial sobre los nueve cielos o en
un inmortal sempiterno o incluso una existencia omnipotente,
puedo realizar todos tus deseos … “


Li Qiye se rió y negó tranquilamente: “Tales tentaciones no son efectivas para mí. Olla de la Miriada de Pensamientos, quieres seducirme con esta pequeña trampa … realmente me estás menospreciando “.


Echó un vistazo a las profundidades y continuó: “Incluso la olla rota en sí no puede tentarme. Cumpliré mis propios sueños, no hay necesidad de que el pozo lo haga. Si tengo que confiar en eso, ¿qué seré al final? Solo una marioneta “.







“¿Crees que la olla te manipulará? Es
solo una olla rota, no manipulará todo. “La intención divina respondió
como el sonido claro de una campana:” Has visto a Di Shi y al Señor Diablo.
Nunca han sido manipulados, o mejor dicho, la cosa que se manipulaba era la olla, no ellos “. [1. Esta parte entera es un poco confusa para mí. No sé si la intención divina es la que habla o no. En un momento, afirmó ser la olla, pero en este pasaje, se está refiriendo a la olla como una entidad separada. Pero, una vez más, Li Qiye estaba cuestionando quién estaba hablando antes, así que tal vez sean diferentes pero lo mismo.]


“Lo sé muy bien.” Li Qiye se rió en respuesta: “La olla en sí no puede manipular todo. Sin embargo, puede controlar los deseos. En el momento en que los deseos de una persona alcanzan cierto grado, ya no podrán distinguirse de sus deseos. ¡Es por eso que existen estos reinos!”


“La olla no convirtió un mundo en la meseta y el mundo menor”. Li Qiye
continuó lentamente: “Lo que creó este lugar fue la ambición de muchas
personas”.


“Entonces, ¿de qué tienes miedo?” La intención divina se elevó de nuevo.


“¡Porque
tengo una ambición que nada puede contener!” Li Qiye señaló a su
corazón: “Mantendré mi ambición y esperanzas en mi corazón.
¡Si los dejo salir, el resultado no será algo tan simple como la Meseta Funeraria Budista! “

ED Capítulo 1118: Templo de la Nihilidad
ED Capítulo 1120: Un Combate de Apuestas

1 thought on “ED Capítulo 1119: Olla de la Miriada de Pensamientos”

Deja una respuesta