Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

ED Capitulo 5931

ED Capitulo 5931 Mercado Fantasma

El carruaje cruzó el páramo y, a medida que se alejaba, comenzaron a aparecer rastros de actividad, pero no de personas comunes, sino de cultivadores y guerreros.

Antes de llegar al mundo mortal, en el borde del páramo, se encontraron con numerosos cultivadores y guerreros. No estaban simplemente de paso, sino que permanecían allí, acampando.

“Pareciera que se va a abrir el Mercado Fantasma,” dijo Chu Zhu al ver la creciente cantidad de cultivadores.

“¿Mercado Fantasma?” Li Qiye observó a los cultivadores reunidos como si se prepararan para un mercado.

“El Mercado Fantasma es una creación de la Dinastía Yin,” explicó Chu Zhu. “Hay mercados pequeños y grandes. Los pequeños ocurren durante la luna llena, donde la gente se reúne para comerciar en cualquier lugar de la Dinastía Yin. Los grandes, en cambio, son organizados por la Dinastía Yin y son eventos más importantes.”

Chu Zhu miró al cielo y a los cultivadores que acampaban. “Esto parece un mercado pequeño en el borde del territorio. Muchos cultivadores solitarios vendrán a comerciar esta noche, ya que es luna llena.”

Li Qiye sonrió y comentó: “Qué nostalgia.”

Chu Zhu admitió: “La primera vez que viajé encontré un mercado pequeño y conseguí un tesoro. No esperaba encontrarme con otro ahora.”

“Esa es la fortuna,” dijo Li Qiye, observando a los cultivadores que se reunían en el páramo, normalmente desierto.

“¿Vemos el Mercado Fantasma esta noche?” preguntó Chu Zhu, interesada en revivir la experiencia.

Li Qiye asintió: “¿Por qué no?”

Chu Zhu detuvo el carruaje en un buen lugar y esperaron la llegada del mercado. Mientras tanto, más cultivadores llegaban y montaban campamentos, algunos con simples tiendas, otros solo ocupaban un espacio vacío, y algunos traían estructuras completas y montaban sus tiendas.

En poco tiempo, el páramo se llenó de actividad. Era evidente que este no era el primer Mercado Fantasma en este lugar; algunos cultivadores actuaban como vendedores experimentados, acostumbrados a montar sus puestos.

Muchos cultivadores venían al Mercado Fantasma para buscar objetos deseados o simplemente por curiosidad, con la esperanza de encontrar algo valioso.

Al caer la noche y salir la luna llena, el páramo se transformó en un bullicioso mercado con cultivadores llegando desde todas partes, algunos descendiendo del cielo, otros apareciendo de repente, y algunos montando criaturas míticas.

Lo que ayer era un páramo desolado, se había convertido en un mercado vibrante bajo la luz de la luna, creando una atmósfera peculiar, como si los fantasmas hubieran emergido para comerciar en la noche.

Los que no conocían el Mercado Fantasma podrían asustarse al encontrarse con tal escena.

El Mercado Fantasma era una característica distintiva de la Dinastía Yin, con mercados pequeños apareciendo regularmente durante la luna llena en todo su territorio. Los mercados grandes eran más ceremoniosos y organizados por la Dinastía Yin en lugares específicos.

(a todo esto el significado de esos cataceres de dinastia yin tiene varios significados, entre ellos tambien puede interpretarse como ciudad espectral, ciudad de los espiritus, etc… pero decidi por dinastía yin solo un dato a tener en cuenta)

Este páramo, al estar en el borde del territorio de la Dinastía Yin, no era un lugar sorprendente para un mercado pequeño en una noche de luna llena.

Bajo la luz de la luna, el mercado se llenó de tiendas y puestos, con vendedores anunciando sus productos y otros simplemente sentados, esperando a los compradores.

Li Qiye y Chu Zhu entraron al mercado, y para Chu Zhu, fue una experiencia nostálgica. Aunque este no era el mismo mercado que conoció en su juventud, el ambiente era similar, evocando recuerdos.

En el pasado, Chu Zhu había recorrido el mundo sola, encontrando su primer Mercado Fantasma en el páramo. En ese entonces, era una joven llena de aspiraciones, buscando los secretos del camino del cultivo.

Ahora, al visitar el mercado nuevamente, ya era una figura poderosa, contemplando el mercado con cierta melancolía. Las cosas que se vendían ya no le interesaban, pues ahora poseía tesoros mucho más poderosos.

La visita al mercado evocaba en Chu Zhu una mezcla de nostalgia y reflexión, recordando su propio camino y el contraste entre su pasado y su presente.

“¡Flores brillantes! ¡Flores brillantes! Iluminan tu camino en la Dinastía Yin.” En el pequeño mercado, diversos vendedores anunciaban sus productos. Los cultivadores y guerreros presentes eran de todas las razas.

En el mercado, además de humanos, se veían cultivadores de la raza Celestial, de los Ocho Brazos, de los Tres Ojos, de las Alas Celestiales, y hasta algunos raros de la raza del Bronce Inmortal.

Los vendedores también eran variados: algunos mostraban abiertamente su identidad y poder para evitar problemas; otros eran discretos, ocultando su verdadera identidad; y algunos simplemente colocaban sus productos en el suelo y esperaban en silencio.

“Muchos aquí tienen historias,” comentó Chu Zhu a Li Qiye. “Este lugar está en el borde de la Dinastía Yin, de la Dinastía de Supresión Inmortal y de la Dinastía Oculta, un territorio sin ley. Muchos fugitivos y ermitaños se ocultan aquí y se reúnen cuando abre el mercado, lo que lo hace más complejo y lleno de engaños.”

Chu Zhu, ahora poderosa, no temía los engaños, pero recordaba con nostalgia sus primeras visitas al mercado.

Li Qiye sonrió al observar el bullicio del mercado sin decir nada.

De repente, ambos miraron al frente y se quedaron fijos en lo que veían.

“¡Ese puesto sigue ahí!” exclamó Chu Zhu sorprendida al ver un puesto conocido.

Sin pensarlo, Chu Zhu tomó a Li Qiye y corrió hacia el puesto.

En el mercado había todo tipo de puestos: algunos grandes de sectas poderosas vendían numerosos artículos, mientras que otros eran pequeños, atendidos por un solo cultivador con pocos productos.

Chu Zhu, aunque ahora era una figura eminente, se alegró al ver este pequeño puesto.

El puesto era tan humilde que pasaba desapercibido. Lo atendía una anciana vestida de gris que casi se fundía con la oscuridad.

La anciana, con la cabeza cubierta por un pañuelo, parecía una campesina vendiendo sus costuras. Su rostro estaba lleno de arrugas que casi ocultaban sus ojos.

 

(estaremos dandole algunos caps adelantados a https://novelaschinas.org, por si quieren darles una visita ya que nos han ayudado con varias novelas anteriormente)

 

Capitulos adelantados  en patreon (ultimo lanzado 5958)

Guardar Capitulo
Please login
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
error: Content is protected !!
Scroll al inicio