Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Llora, Incluso es Mejor si Ruegas Capitulo 144

Llora, Incluso es Mejor si Ruegas Capitulo 144

 

“¿Cómo estás, Claudine?”, preguntó la condesa Brandt con voz vacilante, con los ojos enrojecidos mirándola atentamente. La criada que las había estado sirviendo bajó inmediatamente la mirada al suelo, reconociendo que aquel momento era un asunto privado entre sus amantes.

Este momento entre ellas era un momento tenue.

“Es…” Claudine empezó a hablar en voz baja, antes de interrumpirse, con una mirada lejana en los ojos. “Es un momento difícil, pero tengo que soportarlo bien”. Contestó con diplomacia, asintiendo escuetamente con la cabeza, como si intentara convencerse de ello.

“Así es. Todos deberíamos hacerlo”. Intervino su madre, también preocupada por sus pensamientos y sentimientos para darse cuenta de lo destrozada que había resultado su hija en las últimas noticias que les habían llegado.

La guerra bien podría haber lanzado una bomba sobre su casa.

“Bueno, pues asegúrate de que comes”. Añadió su madre, dándole unas palmaditas distraídas en la mano. “Piensa en lo que él querría para ti”. le ordenó con indiferencia, antes de romper a sollozar de nuevo.

Reconociendo la orden por lo que era, la sirvienta se excusó apresuradamente para prepararles la comida, a pesar de saber que Lady Claudine no tocaría ni un solo alimento que le prepararan. Aun así, necesitaba asegurarse de que su Lady tendría algo que comer para mantener sus fuerzas en estos tiempos difíciles.

Tras preparar apresuradamente alimentos fáciles de comer, subió inmediatamente a la habitación de su Lady y llamó suavemente a la puerta cerrada.

“Mi Lady, te he traído algo de comer y beber”. Anunció, al no obtener respuesta, volvió a llamar. “¿Mi Lady?”

Se hizo un momento de silencio antes de que empezara a oírse un fuerte lamento en el interior de la habitación. Preocupada por el bienestar de su señora, ¡irrumpió por la puerta para acudir en su ayuda!

“¡Oh, mi Lady!”, se inquietó casi de inmediato, ¡la bandeja que llevaba en las manos se le cayó con las prisas y derramó su contenido por el suelo!

Agazapada patéticamente en posición fetal, aún en bata de dormir y con el pelo suelto y descalza, yacía su señora, Lady Claudine, sollozando desconsoladamente, con una carta apretada contra sus pechos como si intentara fundirse con ella.

“¡Déjame en paz!”, exigió al ver a su criada, sus ojos se tornaron en una mirada aguda casi de inmediato, pero perdieron parte de su intimidación ante las lágrimas que persistían en escapar de ellos. María se detuvo bruscamente en sus pasos, pareciendo dudar en obedecer los deseos de su ama.

No puede dejar que su ama se revuelque sola en su dolor.

“Pero…”

“¡Fuera! ¡Fuera, Mary!” Gritó, con las lágrimas aún brotando de ella.

Mary quiso protestar.

“Pero tú…”

“Por favor…”, suplicó ella, esta vez en voz baja mientras sollozaba, “Por favor, vete”. Suplicó antes de volver a acurrucarse en el suelo de su habitación, abrazando la carta contra su pecho.

La protesta abandonó el corazón de la criada en un segundo al ver a su ama destrozada. Pensó que Lady Claudine podía permanecer elegante en su dolor, pero ella también era sólo humana. Y cuando muere un ser querido, ninguna gracia puede ocultar el dolor que realmente se siente por su fallecimiento.

Decidida a darle por fin algo de espacio, María cerró suavemente la puerta tras de sí para dejar sola a su señora por el momento.

Incluso cuando cerró la puerta tras de sí, los gritos de Claudine resonaron siniestramente por todo el pasillo vacío mientras limpiaba la bandeja de comida que se le había caído antes de marcharse.

Claudine, por su parte, apenas recordaba por qué había acabado llorando en el suelo de forma tan patética. En cuanto su madre se hubo marchado, abrió la última carta y la leyó. Sólo estaba leyendo la carta. Sin embargo, tras la noche en vela que había pasado, y cuando el sol de la mañana se alzó en un nuevo día, se encontró débil e incapaz de animarse siquiera a levantarse de donde yacía catatónicamente.

Lo único que la convenció fue ver su carta sin abrir.

Necesitaba leer su última carta. Y así, con manos temblorosas y el corazón roto, abrió la última carta que recibiría de él.

[Te quiero, Claudine”.]

Una frase que él le había escrito varias veces, en cada carta desde que ocurrió la guerra.

[Sé lo asustada que estás, lo que temes. Y no puedo prometerte que no se haga realidad, porque, en realidad, no hago milagros como Matthias. Pero tengo que creer que, sean cuales sean las dificultades que se nos presenten, las soportaremos gracias a mi amor por ti. Cargaré con todo lo que tengas miedo de afrontar, amor mío, porque así es como quiero estar contigo. Pienso ahogar todos tus problemas sólo con mi amor, si me tienes a mí].

Le había prometido un millón de veces que volvería. Le prometió que su amor por ella le haría soportar la guerra.

Y ahora estaba muerto, y ella aún no le había dado sus millones de confesiones a cambio.

La esquela del periódico que trajo la condesa pertenecía al marqués Lindman, no al duque Herhardt. La noticia de Riette aparecía junto a muchas otras y llegó justo cuando lo hizo su última carta de amor. Se había producido otro ataque aéreo inesperado, según anunciaba el periódico, y esta vez tenían como objetivo las unidades de retaguardia, que estaban en gran medida infradotadas.

La unidad de retaguardia fue sorprendida tan desprevenida, albergando a la mayoría de los pacientes del ejército, que Riette había sido contada junto con las numerosas bajas para ser fusilada y muerta en combate.

“No está muerto… no está…”. Murmuró distraídamente en voz baja, con la carta fuertemente apretada entre las palmas de las manos.

Pasó otra noche, amaneció otro día, y Claudine seguía sin poder desprenderse de la carta, acurrucada patéticamente en el suelo, sollozando desconsoladamente de dolor y luto.

¿Cuánto tiempo ha pasado? ¿Un día? ¿Dos?

¿Acaso importaba ya?

Supuso que no.

De todos modos, ¿qué sentido tenía intentar vivir una vida tan miserable? Incluso él, que le escribía cartas de amor tan entusiastas, acabó muriendo solo y lejos de casa.

Ella deseaba leer la muerte de otro hombre, y deseaba que Riette volviera. Y, sin embargo, siempre había sido cruel con ella, porque su Riette ahora estaba muerta, y temía ver el regreso del duque a casa.

Justo cuando estaba dispuesta a decir que también le amaba.

Se lo arrancaron antes incluso de que pudiera llamarse suyo.

“Te quiero… Te quiero… Te quiero…”. Repitió como un mantra, sin luz en los ojos, pero sin dejar de llorar.

Tenía tanto que decirle, tanto por lo que disculparse…

Y ahora nunca podría decírselo.

¿Por qué a él?

De todas las personas, ¿por qué tenía que morir?

“Te quiero”.

Cuanto más releía la carta, más amenazaba con abrumarla el vacío de su corazón. La línea en la que él le declaraba su amor se repetía una y otra vez delante de ella, tenía que olvidarla.

Pero en el momento en que lo hizo, se encontró incapaz de respirar un instante más, el pecho se le oprimió tan dolorosamente, que estiró la mano con pánico, ¡que se cayó de la silla!

El amago de un sollozo empezó a escapársele, y en cuanto sus dedos rozaron el borde del papel, lo agarró con fuerza y se lo llevó al pecho, ¡y se rindió a la abrumadora desesperación que la engullía por completo!

El único calor que había en ella procedía del endeble papel que sujetaba. La tinta y el papel eran todo lo que le quedaba de él. Como si su tacto aún perdurara en la carta, quiso volverlo a la vida, que volviera a estar con ella…

Cerca de tocarlo…

A punto de confesarse…

Los recuerdos de su voz y su risa desvanecidas sólo la hacían revolverse para mantenerlo fuertemente anclado a ella.

Envuelta con tanta fuerza, sintió que algo en ella se rompía…

Ah, así que así era.

Así era tener el corazón roto de verdad.

Y cuando algo se rompe, nada vuelve a ser lo mismo.

“Te quiero”, repitió, su súplica desesperada se la llevó el silencio, incapaz de llegar a su destinatario.

Qué cruel era el destino para ella, que el mundo siguiera girando cuando el suyo acababa de terminar antes incluso de empezar.

*.-:-.✧.-:-.*

El recuerdo que permanecía enterrado en lo más profundo de su corazón servía a Matthias de motivación para sobrevivir, su única razón de ser. Como las hermosas alas doradas de una mariposa revoloteando en este solemne mundo gris, ilumina este doloroso y arduo camino suyo hacia el lugar al que necesita regresar, de vuelta a ese lugar al que realmente pertenece.

Abrió lentamente los ojos cerrados, tambaleándose un poco mientras intentaba incorporarse. El sol de la tarde parecía burlarse de sus ojos con su brillante e irritante rayo de luz. Un compañero, que había estado a su lado disparando al enemigo hacía un rato, estaba ahora cubierto de sangre; su cuerpo inmóvil se había desplomado sobre el frío y duro suelo. La sangre de color rojo oscuro que manaba de la cabeza y el pecho fragmentados del cadáver a causa del proyectil de artillería mojó las botas militares de Matthias. Si hubiera sido él quien estaba frente a la ventana hacía un momento, habría sido él quien ahora yacía allí como un cadáver destrozado y frío.

La vida y la muerte siempre están separadas por una fracción de segundo, ¿no es así?

¿Riette también sintió lo mismo antes de que su vida se esfumara como granos de arena en el viento?

¿Esperaba morir antes que Matthias?

Por un momento, el rostro del camarada muerto se transformó en el de Riette, antes de volver a su rostro real.

Tras exhalar profundamente, Matthias recogió su arma tirada en el suelo y se dio la vuelta. Otro proyectil voló con un sonido retumbante que hizo temblar los muros de piedra a su alrededor, insinuando su inminente derrumbe. Él, sin embargo, continuó persistentemente su camino, ignorando por completo el peligro que le rodeaba.

A diferencia de la información que había recibido de los informes de inteligencia, el enemigo inició sus ataques a plena luz del día en un intento de reconquistar la ciudad ocupada por Berg hacía unas semanas. La ciudad poseía un nudo en el que se cruzaban tres vías férreas, lo que la convertía en un punto clave de abastecimiento; lo que significaba que era un lugar en el que iban a tener lugar múltiples y encarnizadas batallas.

Schwip

Con un grito que no pudo escapar de su boca, un soldado enemigo cayó completamente abatido sin saber cómo había muerto.

Matthias salió detrás de un pilar situado enfrente del cuerpo ahora sin vida del enemigo que ni siquiera pudo emitir un solo grito antes de que su vida se extinguiera. Procedió a colocarse tras un muro cercano, los cálidos rayos del sol junto con una ráfaga de viento frío envolvían su cansado cuerpo. El muro del otro lado ya estaba medio derrumbado por el fuego de la artillería enemiga y el muro tras el que él se encontraba correría pronto la misma suerte.

Cuando tenían dificultades para atravesar la línea defensiva del enemigo, el ejército recurría a derribar todas las murallas pequeñas para entrar en el territorio del bando contrario. Hacerlo así reduce las estructuras defensivas del enemigo y disminuye cualquier amenaza potencial de emboscada. Conocía bien esa táctica, ya que era una de las estrategias más comunes que utilizaba el ejército de Berg cuando avanzaba sobre los territorios enemigos.

Sin embargo, la participación de Ettar cambió muchas partes del campo de batalla.

Al principio, las fuerzas confederadas se habían visto impotentes al no poseer un mortero capaz de derribar la gruesa muralla del castillo. Pero, gracias a las armas proporcionadas por Ettar, ahora atacaban vigorosamente con armas que incluso podían rivalizar con las de Berg y aplicaban las mismas tácticas que éste utilizaba sin vacilar.

“¡Retirada! Retirada!”

“¡Retirada! Retirada!” La desesperada orden de retirada a las tropas desplegadas para defender la muralla sonó acompañada del interminable sonido de los disparos.

Le pareció un poco ridículo que finalmente dieran esa orden cuando la mitad de sus tropas ya estaban muertas. Si lo hubieran ordenado al menos una hora antes, tal vez más gente habría hecho caso y habría sobrevivido a esta inesperada prueba.

Matthias, con una sonrisa burlona en los labios, se dirigió apresuradamente hacia su destino. Si hubiera podido, habría corrido con todas sus fuerzas, pero su cuerpo herido se lo impedía.

¿Me he hecho daño?

Intentó recordar, pero no podía recordar ningún caso en el que pudiera haber sufrido alguna herida. Además, su cabeza mareada seguía tambaleándose por la reciente explosión que acababan de sufrir sus tropas, lo que impedía que su mente pensara con demasiada profundidad.

Al final, su comandante no comprendió bien la potencia de fuego del enemigo. Hace un rato, su bando creía firmemente que su enemigo no era tan temerario como para seguir desplegando sus tropas para atacar el muro defensivo. Gracias a esta firme creencia, se convirtieron en los candidatos perfectos para la traición, para convertir a sus aliados en ratas atrapadas en veneno y dedicarlas a los enemigos. Sin embargo, era difícil culpar por completo al comandante, ya que nadie había esperado que la Confederación dispusiera de las mismas armas que Berg; no hasta que el ejército lovita disparó el primer mortero.

Cuando su visión empezó a nublarse una vez más, las hermosas alas aparecieron de nuevo ante él; revoloteando hipnotizadoramente en medio de la caótica escena.

Desde el día en que se había marchado, Matthias siempre había visto las alas doradas a su alrededor, como si se tratara de su ángel de la guarda. Gracias a ello, seguía creyendo firmemente que aún había una oportunidad de contraatacar con éxito y dar la vuelta a esta situación desesperada a pesar de la completa derrota desastrosa de su ejército. Estaba convencido de que seguía vivo gracias a su adorable pajarito que le esperaba en casa.

“Leyla”. Con labios sonrientes, Matthias pronunció dulcemente el nombre de su amada. Sólo pronunciar su nombre llenaba su ser de dulzura suficiente para ahogar todo su ser

El tiempo para pestañear se fue alargando y sus movimientos urgentes cambiaron lentamente a un ritmo similar al de una persona que disfruta de un paseo de ocio. En cuanto fue consciente de la pereza de su cuerpo, el cansado cuerpo de Matthias se desplomó de inmediato sobre el suelo de piedra calentado por el sol, como una muñeca a la que le hubieran cortado las cuerdas de repente.

Luchó por mantener abiertos sus ojos somnolientos y, finalmente, se fijó en el camino de donde procedía. Unas rayas de color rojo oscuro fluían por las paredes escombrosas y los caminos destruidos por los que había pasado. Tardó unos cuantos parpadeos más en darse cuenta de que en realidad era su sangre.

Era su sangre, era él quien había dejado aquellos rastros ensangrentados…..

La sangre que manaba de su hombro izquierdo, tal vez debido a un fragmento de proyectil incrustado, había empapado ya por completo la mitad de su uniforme militar. Derramar tanta sangre se consideraría una herida grave, pero su embrollado cerebro ni siquiera podía percibir dolor alguno, y mucho menos comprender que había perdido tanta sangre hasta el momento crítico. Al comprender plenamente su situación actual, su garganta dejó escapar una voz breve y repentina.

Era una risita mezclada con su respiración entrecortada, riéndose irónicamente de su situación actual. Era plenamente consciente de lo malo que era este giro de los acontecimientos y de su posible resultado final: su muerte.

Apoyó su maltrecho cuerpo contra la barandilla y se esforzó al máximo por mantener la consciencia que se le escapaba; el olor a hierro oxidado empezó a entremezclarse con su aliento. Su mano, que le agarraba el pelo como si intentara arrancarle la cabeza, adquirió más fuerza a medida que continuaba infligiéndose dolor.

“¡Despierta!

Ordenó implacablemente a su embrollado cerebro mientras le tiraba del pelo con más fuerza. Sin embargo, incluso después de hacerlo, sus párpados sólo se sentían más pesados a cada segundo que pasaba. El sonido del mortero, que debería haber estado cerca de donde se encontraba, le parecía un ruido débil que procedía de un lugar lejano.

¡Despierta! Despierta!

Quiso dormirse un segundo, descansar un poco. Dejaría que su cuerpo se recuperara un poco, y entonces podría levantarse por fin y continuar de nuevo.

“Leyla. A ti. Volveré, lo prometí. Así que… sólo por un poco…….”

¡¡¡DESPIERTA YA, JODER!!!

Cuando ya casi tenía los ojos cerrados, Matthias vislumbró una cinta ondeando delante de él. Era la misma cinta que Leyla le había puesto alrededor de la muñeca, su talismán que le protegía sin falta desde aquel día.

Cuando le vino a la mente la imagen de Leyla atando hilos de colores mientras buscaba diversos nidos de pájaros en los bosques y ríos de Arvis, sus labios, que estaban cerrados en una línea plana, dejaron escapar una risa genuina y desenfadada, llena de alegría. Siempre disfrutaba viendo a los pájaros regresar a sus nidos y siempre se ponía feliz y se llenaba de una alegría desbordante en cuanto veía a aquellos pájaros.

Era tan distinta a él…

Es….una niña solitaria….

Se quedó mirando la cinta que revoloteaba con los ojos en blanco. Pensó en su vida llena de seres queridos que una vez se marcharon, pero nunca jamás volvieron a su yo solitario que esperaba fervientemente.

Ahora, por fin, lo comprendía del todo.

La razón por la que Leyla amaba tanto a las aves migratorias de Arvis.

Leyla….

Sin voz, Matthias susurró el nombre de su amada con labios temblorosos.

Se lo prometió,

Dijo que volvería sin falta.

‘Leyla dijo que le creía y que le esperaría…’.

Y él lo daría todo para cumplir su promesa, costase lo que costase.

‘Tengo que volver, necesito volver. ¡Debo hacerlo!’

Levantó obstinadamente su cuerpo herido, mordiéndose los labios con fuerza hasta el punto de sangrar. Incluso con su conciencia nebulosa, el sonido del fuego de artillería penetraba continuamente en su mente.

Empezó a caminar de nuevo hacia el muro donde se levantaban nubes de polvo y rodaban ladrillos rotos. Tenía las piernas retorcidas y su cuerpo tropezaba repetidamente, pero nunca dio muestras de detenerse en su camino. Dando unos pasos temblorosos después de haberse levantado, al final volvió a desplomarse.

Matthias se apoyó en el suelo de piedra con las manos empapadas de sangre. Soltó una leve risita tras respirar con dificultad. Cuando abrió los ojos que no se había dado cuenta de que tenía cerrados, su visión borrosa por el cansancio se aclaró un poco.

‘Sólo una vez más….’

‘Levántate… una vez más…”.

Cada vez que parpadeaba e intentaba enfocar sus ojos aturdidos, las lágrimas brotaban continuamente de sus ojos, bajaban hacia su barbilla y goteaban en el dorso de su mano mojada. Cada gota se sentía más caliente que la anterior, estimulando poco a poco su embrollado cerebro. Matthias, que encontraba divertida su terrible situación, soltó repetidamente una carcajada seca; su aliento iba acompañado de un hedor más espeso a sangre.

‘Tienes que vivir’.

Se susurraba repetidamente en voz baja.

‘Leyla, por Leyla, tienes que vivir’.

Tenía que vivir porque ella seguía esperándole.

Tardó más que antes en poder sostener su cuerpo y, al final, consiguió levantarse de nuevo. Tras frotarse la cara mojada, enderezó la espalda y empezó a avanzar, dando un paso tras otro. Sus ojos ensangrentados estaban ahora medio cerrados por el cansancio, pero Matthias no dejó de caminar.

Tenía que irse.

Aunque también se convirtiera en alguien que no había conseguido volver a su solitaria vida de pájaro.

Tenía que mantener su promesa hasta el amargo final.

Quería ser perdonado.

Quería volver al lugar donde estaba Leyla, para estar a su lado. A ese lugar donde podrían empezar de nuevo con el amor que sentían el uno por el otro, donde comenzaría su historia de amor y se desenvolvería en las buenas y en las malas.

Matthias se movió rápidamente con renovado vigor cuando por fin vislumbró las escaleras bajo el muro. En el momento en que su pie acababa de pisar la escalera, las esquirlas del mortero, que golpeaban la sólida pared una tras otra, ¡finalmente atravesaron el muro acompañadas de una fuerte explosión!

En el mundo que se derrumbaba, vislumbró las brillantes alas doradas que revoloteaban al viento.

Leyla…

Sonrió mientras tarareaba aquel hermoso nombre.

Fue la última visión que se grabó a fuego en su memoria antes de que todo se volviera negro.

Las noticias de la batalla en la ciudad de Lovita no llegaron a Berg hasta unos días después.

El periódico, en cuya portada aparecía una foto del duque Herhardt vestido con uniforme de oficial, empezó a difundirse rápidamente por las calles un día antes del Año Nuevo.

Guardar Capitulo
Close
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
Considera desactivar adblock en el sitio, con eso nos ayudas a poder mantenerlo.
error: Content is protected !!
Scroll al inicio