COS Libro 2, Capítulo 144

La vida y muerte como uno (3)

Los ojos de Flor de Agua ligeramente se crisparon, y permitió que Flowsand se la llevara. El golpe de la espada de Sinclair tenía una gran cantidad de energía
negativa, y aunque se resistía con terquedad a quedarse allí parada, una
simple ráfaga de viento la tiraría al suelo …


Con el temor de que la muerte haya pasado, la histeria de Sinclair se desvaneció gradualmente. Todavía
podía matar a los soldados normales con facilidad, haciéndola sentir
que sus heridas no eran tan malas como ella pensaba.
Por lo menos, todavía había una posibilidad de supervivencia.


Finalmente eligió retirarse, esquivando un ataque de Gangdor antes de precipitarse hacia las murallas del castillo. Algunos otros soldados cayeron muertos en el camino, sin saber quién lo había hecho.


Antes de que lograra escapar, Richard lanzó una profunda mirada en su dirección. Su mirada era clara e imperturbable, pero nadie podía comprender la intención detrás de ella. Por alguna razón, la chica Schumpeter sintió un extraño escalofrío impregnar su corazón, amortiguando su rabia y frustración. La experiencia de innumerables peleas le dijo que algunas personas no gritaban ni se enfurecían contra sus oponentes.







Cuando
finalmente llegó a las murallas, Sinclair se detuvo y se dio la vuelta,
sosteniendo sus dagas mientras lanzaba una amenazadora mirada de muerte a
todos los que estaban cerca.
Los
caballeros guardias de oso ya estaban abajo, y los guardias de la entrada
principal no eran lo suficientemente competentes para detenerlos.
Ella esperaría hasta que sus soldados escalaran las murallas, dándoles la oportunidad de matar a todos en el castillo.


Fontaine y Flor de Agua ya habían perdido toda su fuerza, ya no representaban una amenaza. La
demostración previa de habilidad de Richard fue una sorpresa, pero al
pensarlo racionalmente, pudo decir que no era más que una pelea
desesperada por su vida.
Ni siquiera necesitaría enfrentar al mago directamente; ella podía esperar en un rincón hasta que agotara toda su energía.


Sin embargo, la fría voz de Richard sonó desde la distancia, “¿Estás tratando de retrasar el tiempo? ¡No tan rápido!”


Richard sacó el Libro de la Tenencia una vez más, y otros dos guerreros de la oscuridad salieron para rodear a Sinclair. Con
el espacio limitado en las almenas, estos guerreros que tenían una
fuerza inmensa y una falta de temor por sus vidas se vieron impulsados
​​enormemente.
Agitaban pesadas hachas contra su oponente, cansándola mientras era forzada a bloquear una y otra vez.





Otro guerrero de la oscuridad apareció rápidamente también, esta vez convocado en el suelo frente a su posición. Esta
había sido la directiva de Richard, obligando a los dos caballeros
guardias de oso que querían escalar la muralla allí para luchar primero.
El guerrero no duraría mucho en una batalla 1 vs 2, pero todo lo que
tenía que hacer era detener el tiempo y poner a Sinclair aún más en
peligro.


Sinclair tenía otro corazón en sus manos. Aunque normalmente sentiría que este corazón era desagradable, lo devoró en unos pocos bocados sin dudarlo. Sin embargo, ella no logró absorber la energía interna, sino que tosió violentamente cuando salió sangre negra de su boca. La runa en su seno izquierdo comenzó a filtrar sangre también.


Algunos
de los caballeros guardias de oso habían terminado de escalar la muralla en este
punto, pero se enfrentaron con innumerables picas y hachas pesadas,
luchando contra guerreros hábiles tanto en ofensa como en defensa.
Cada oscilación de sus hachas cosecharon algunas vidas, pero también sufrieron varias lesiones cada vez. Las
élites del barón, los caballeros de Richard y los guerreros bárbaros
eran todos capaces de causar daños, y rodeados como estaban los
caballeros guardias de oso no podían ocultarse.
La defensa tampoco era el fuerte de la guardia de oso—– un caballero sin su caballo perdió la mitad de su maniobrabilidad.


Zendrall estaba escondido en la oscuridad, convocando guerreros de la oscuridad uno tras otro. Con
lo caótica que se había convertido la batalla, estas criaturas no
muertas de nivel 12 podrían hacer un uso completo de su poder.









Richard
estaba constantemente moviendo sus fuerzas para resistir a los
caballeros guardias de oso, al mismo tiempo vigilando a Sinclair
sobre las murallas.
A pesar de que constantemente estaba desenterrando corazones y consumiéndolos, sus heridas no mostraron signos de recuperación. De
hecho, parecía como si alguna fuerza estuviera interfiriendo con su
runa, empeorando las cosas cada vez que absorbía energía.
Ella trataba obstinadamente de defenderse de sus atacantes, esperando
que los caballeros abajo acabaran con el guerrero de la oscuridad y
escalaran las murallas.


Richard tuvo que apretar los dientes para luchar contra la debilidad de usar Erupción. Estaba
repartiendo hechizos como agua, tratando de debilitar a los caballeros
guardias de oso y mejorar a sus propios guerreros.
Toda la batalla parecía una compleja máquina alquímica, moviéndose constantemente de la forma en que él imaginaba algo.


Hubo una batalla desesperada al lado de cada caballero guardia de oso. Vio cómo los hermanos troll lo arrastraban uno por uno y saltaban de las murallas, estrellándose juntos. El
impacto de la caída dejó a ambas partes incapaces de levantarse, pero
los caballeros guardias de oso sufrieron mucho más daño bajo el peso
combinado.
Sin la notable regeneración de la que se jactaban los trolls, no se levantarían de nuevo. Los trolls eventualmente continuarían batallando, pero se convertirían en cadáveres blindados.







En
otro lado del campo de batalla, tres guerreros bárbaros armados con
lanzas habían atravesado el cuerpo de un caballero desde tres
direcciones.
Los
guerreros del desierto y las tropas de Fontaine se movieron desde
atrás, golpeando continuamente las aperturas en la armadura del caballero.
El
caballero logró mantenerse en pie a pesar de ser perforado en todas
partes, rugiendo mientras agitaba los puños y derribaba a los enemigos
cercanos.
Un
caballero de repente se levantó y agitó la gran espada de dos manos en
su mano, cortándole la mitad del cuello al caballero guardia de oso.
El tipo rugió de dolor, agarrando las piernas del caballero en sus momentos de muerte y desgarrándolo en dos en el aire. Solo después de eso colapso lentamente.


La sangre fluía por todos lados.


Ante ese pensamiento, la mirada de Richard regresó inadvertidamente a Sinclair. Su encantador rostro estaba manchado de sangre negra, la runa rota en su pecho también contenía un líquido negro rojizo. Sintió una fuerte sensación de disgusto, un odio natural que parecía provenir de su sangre élfica. Esto no era una ilusión, sino un verdadero antagonismo entre dos polos opuestos.


Irritada por la sangre negra, la propia sangre de luna plateada de Richard se hizo extremadamente poderosa. Empezó a hervir con energía, como si lo impulsara a la batalla. Richard murmuró para sí mismo mientras varios pensamientos cruzaban su mente, finalmente decidiendo algo inconcebible.







Estimó la distancia entre él y Sinclair, de repente dando un paso
adelante cuando una luna verde jade apareció sobre su cabeza.


La tercera luna, la luna verde. La espada secreta correspondiente era Oración Devota, una habilidad que era equivalente a la curación de un clérigo. El usuario de la espada podría lanzarla sobre sí mismo o lanzarla al objetivo de la espada. Este fue el primer intento exitoso de Richard de usar esta habilidad, la luz verde jade lentamente irradiaba de su cuerpo. Musgo comenzó a crecer en el piso debajo de él, formando una hoja de color verde.


Sinclair
no tenía idea de lo que estaba sucediendo al principio, pero sus agudos
sentidos le dijeron que algo muy peligroso estaba sucediendo.
Instintivamente trató de evadir, su figura comenzó a desvanecerse en la noche. Sin
embargo, la habilidad ya había formado un rayo de luz verde jade que
cayó sobre su posición, emitiendo un aura de vitalidad que parecía
envolver todo el cielo.
Su figura se hizo visible una vez más.


¡Esta habilidad que normalmente curaría a las personas heridas causó que la chica gritara!


La luz lunar comenzó a corroer la piel de Sinclair en el momento en que la tocó, creando una gran nube de niebla. Era
como si estuviera siendo quemada por el más fuerte de los ácidos cuando
el rayo brilló en su piel perfecta, la carne expuesta de sus heridas
comenzó a derretirse.
Ella
gritó y saltó de las murallas del castillo, pero la luz lunar verde
se negó a dejarla ir, solo se desvaneció una vez que toda su energía se
agotó.







La manticora saltó de la oscuridad, atrapando a su ama. Ya había devorado a veinte caballeros en medio de este caos, pero eso solo ayudó un poco a saciar su estómago vacío. La lectura del alma lo había dejado demasiado hambriento, y
lamentablemente había muy pocos guerreros poderosos en el campo de
batalla.


Sinclair apenas lograba sentarse sobre la bestia, su encantador rostro carbonizado era irreconocible a la luz de la luna. Ella tuvo que usar todo su esfuerzo para evitar caerse de la espalda de la criatura.


Miró a Richard con inmenso odio y un hinchado ojo derecho rojo, su izquierdo ya cegado por el ataque. Ella lo apuntó con un dedo y roncamente gritó: “¡Cariño! Cómelo, ¡no dejes ni un solo hueso! ¡Recuerda dejar el corazón para mí! ¡Toma a todas sus mujeres con tu cola, YO LAS TORTURARÉ POR DIEZ DÍAS ANTES DE MATARLAS! “


La mantícora dejó escapar un rugido bajo, levantándose rápidamente. Sin embargo, no corrió hacia la parte superior del castillo, sino que
giró su cuerpo mientras enviaba un amenazante rugido a la distante
oscuridad.


Sinclair estaba asombrada. Esta manticora era una criatura que había criado desde su juventud, y poseía un intelecto humano. Era extremadamente raro que desafiara sus órdenes.


De repente se dio la vuelta, viendo a Richard mirarla con una mirada decidida desde lo alto de las murallas. Señaló hacia ella, antes de hacer una acción de cortar su propia garganta.


La madre de la progenie finalmente había entrado en el campo de batalla.



(se viene la pelea del siglo, la manticora contra la madre de la progenie )

Guardar Capitulo (0)
COS Libro 2, Capítulo 143
COS Libro 2, Capítulo 145