Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

Maestro de Bestias de las Eras Capitulo 298

Capítulo 298 – Onice, Cielo Sur, Niebla de Nubes, Gran-Oriente

La Grulla Divina Nube de Aire voló tan alto que quedó por encima del vasto mar de nubes. Tianming cabalgaba firmemente sobre la grulla, a pesar de las turbulencias que les rodeaban. Sin duda, esta bestia podría volar mucho más rápido si no fuera por la gente que iba montada en ella.

“Abuelo Huangfu, ¿puedes hacer que la grulla reduzca la velocidad? Sólo tenemos que llegar a Elíseo del Cielo el último día”, dijo Ye Shaoqing. Después de todo, la edad de Huangfu Fengyun lo convertía en alguien que podía ser su abuelo.

“Shaoqing, pretendes que el Joven maestro de secta comprenda Sólo de la Mirada mirando desde lo alto de las nubes, ¿verdad?”. preguntó Huangfu Fengyun.

“Eso es una parte. Tampoco le he explicado aún en detalle las reglas de las Guerras del Reino”.

“De acuerdo. Entonces viajaremos a paso tranquilo”.

Tianming miró las nubes lejanas y sintió la inmensidad del mundo. Se preguntó cuántos lugares más allá del Reino del Gran Oriente estaban más allá de su imaginación y quiso saber cuán insignificante era el mundo que veía un Fénix Infernaleterno.

“¿Has visto la información que te di entonces?” preguntó Ye Shaoqing.

“Sí que la he visto. Aparte de los siete niños elisios, otras tres sectas enviarán a sus propios discípulos a participar, ¿verdad?”. Con su memoria casi fotográfica, había memorizado todos los resultados, habilidades y posibles bazas de sus posibles oponentes.

Había innumerables sectas en el Reino del Gran Oriente, pero la mayoría habían sido engullidas y convertidas en Santuarios del Cielo o Institutos Vástago Amarillollama por Elíseo del Cielo. Entre las sectas más grandes que quedaban en el reino había cuatro grandes sectas que se consideraban de segundo nivel. No se referían a ellas como un colectivo de cinco grandes sectas, pues el poderío de Elíseo del Cielo había superado con creces al de las otras cuatro.

El Elíseo del Cielo era la única supersecta del reino, habiendo sustituido a la Secta del Gran Oriente hace un milenio. Incluso ahora, seguían haciéndose más fuertes. Las otras cuatro grandes sectas eran las más antiguas del reino, y sus días de gloria ya habían pasado. Aunque, al menos, conseguían mantener cierto nivel.

Basándose en las clasificaciones de las anteriores batallas de sectas del reino, Elíseo del Cielo ocupó el primer puesto sin oposición, mientras que la Secta del Gran Oriente se situó en quinto lugar. La secta que ocupaba el segundo lugar estaba situada al oeste del reino, cerca del Agujero de Ónice, y se llamaba Secta Ónice.

Hace diez mil años, cuando Elíseo del Cielo aún no había salido de la oscuridad, era la principal rival de la Secta del Gran Oriente. Se habían librado muchas batallas entre ambas potencias, y la mayoría de ellas habían acabado con la victoria de la Secta del Gran Oriente.

Sin embargo, nadie podía esperar que la Secta Ónice estabilizara su patrimonio y legado a lo largo de los años, mientras que la Secta del Gran Oriente caía en desgracia hasta el quinto lugar. En su estado actual, no podrían enfrentarse a la Secta Ónice, y mucho menos a Elíseo del Cielo.

“Hace diez años, la Secta Ónice llegó a entablar una guerra contra Elíseo del Cielo, pero fueron derrotados. Ahora, en cambio, se han convertido en secuaces”, dijo Ye Shaoqing.

“Maestro, la información que me diste dice que la Secta del Cielo Sur, de tercer rango, tiene una buena relación con nuestra secta, ¿verdad?”. preguntó Tianming.

La Secta del Cielo Sur estaba situada cerca de la zona suroeste del reino de la Isla Cielo Sur. Estaba mucho más cerca del Pájaro Bermellón que la Secta del Gran Oriente.

“Así es. Nuestra relación siempre ha sido decente. Además, nos han apoyado bastante en los últimos años. Si no fuera por nuestra alianza con ellos, nos habríamos enfrentado a una opresión aún mayor por parte de Elíseo del Cielo.”

“¿Empezó todo en la época de los ancestros?”.

“Así es. La que fundó la Secta del Cielo Sur fue la esposa del ancestro fundador, Li Shenxiao: Weisheng Yuyin. Se dice que se separaron debido a diferencias de personalidad y forjaron sus propios caminos. A pesar de separarse, siguieron siendo amigas todo el tiempo. Aunque los descendientes de su secta no tienen Perdición de la Vida, su herencia es en realidad bastante parecida a la tuya. Al fin y al cabo, procedéis de la misma fuente. Por aquel entonces, el ancestro fundador tenía un hijo y una hija. La que Weisheng Yuyin se llevó consigo fue su hija, que no tenía Perdición de la Vida”.

Tianming no esperaba que las dos sectas tuvieran este tipo de relación. No era de extrañar que fueran capaces de mantener unos lazos tan estrechos.

“Weisheng es un apellido bastante raro. ¿Es originario del Reino del Gran Oriente?”. preguntó Tianming.

“No. Se dice que Weisheng Yuyin es alguien a quien el ancestro fundador llegó a conocer cuando estaba en la Teocracia de los Antiguos. Vino al Reino del Gran Oriente con él”.

Sólo las personas más poderosas se convertían en leyendas, pensó Tianming. La gente sabía incluso de dónde procedía su mujer.

“¿Qué clase de lugar es la teocracia?”.

“Puesto que vienes del Pájaro Bermellón, conoces las comandancias, ¿verdad?”.

“Sí que sé. La ciudad de Flamehaven, donde nací, forma parte de la Comandancia de Fuego Sur, una de las comandancias de Pájaro Bermellón”.

“En el mismo sentido, el Reino del Gran Oriente es una encomienda de la Teocracia de los Antiguos. El Emperador Elisio de Elíseo del Cielo es conocido como el Comandante del Reino del Gran Oriente”.

Tianming se quedó alucinado. Había pensado que la teocracia era una especie de reino secreto. No pensaba que el Reino del Gran Oriente formara parte de la teocracia. Dado el número de discípulos de talento que la Secta del Gran Oriente había producido a lo largo de los tiempos, no parecía una simple comandancia.

“Bueno, en principio no es tan parecido. La Teocracia de los Antiguos no es una nación como el pequeño país del que procedes. En cambio, ha estado gobernada por una gran dinastía desde la antigüedad. Se dice que esta nación ha producido dioses literales con anterioridad, por lo que no es extraño que pueda reinar sobre un lugar como el Reino del Gran Oriente. La historia de esta antigua dinastía se remonta mucho más atrás que la de la Secta del Gran Oriente. Nuestra secta sólo ha durado unos diez mil años, durante los cuales fue designada por la teocracia para gobernar el reino”, explicó Ye Shaoqing.

“Ya veo”.

“No te preocupes demasiado por la teocracia. Si consigues convertirte en Santo, tendrás la oportunidad de vagar por la teocracia. El Reino del Gran Oriente es un lugar muy distante de la teocracia, así que básicamente no se preocupan por las luchas internas entre las sectas. Como mucho, vienen de visita una vez cada década para supervisar la lucha por la Espada del Gran Oriente. Incluso entonces, suelen hacerlo desde las sombras, en lugar de aparecer directamente”.

“¿Así que alguien de la teocracia vendrá a vigilar las Guerras del Reino?”

“Tal vez. Se dice que envían a alguien, pero nadie los ha visto ni recibido nunca. Aun así, su supervisión es un edicto de la propia teocracia. Aunque no enviaran a nadie, la posibilidad de que lo hicieran es suficiente para asustar a las distintas sectas y que no se anden con chiquitas durante las Guerras del Reino.”

“Ahora lo entiendo. Maestro, ¿puedes contarme más cosas sobre la Torre Principal y la Espada del Gran Oriente?”.

“Se dice que estos dos artefactos divinos fueron creados por los dioses. Fueron concedidos al ancestro fundador por el Autarca Primigenio, cuando fue nombrado comandante del Reino del Gran Oriente. La Espada del Gran Oriente también se llama Espada Imperial, y otro nombre de la Torre Principal es Torre Imperecedera. Nadie, aparte del ancestro fundador, ha sido capaz de desatar su verdadero poder divino.

“Desde el fallecimiento del ancestro fundador, la Torre Principal aseguró la montaña sagrada con el poder de sus patrones celestiales, haciendo que se convirtiera en un campo de entrenamiento sagrado para la secta. A menos que la secta sea conquistada y las propias Montañas del Gran Oriente sean ocupadas, nadie podrá arrebatarle la torre.

“En cuanto a la Espada del Gran Oriente, se ha transmitido a través de las generaciones de maestros de la secta Li. Pero cuando el Clan Santo Li cayó en desgracia, la espada fue arrebatada por la Secta Ónice. Luego, cuando Elíseo del Cielo ascendió al poder, les arrebataron la espada. Como la espada del Gran Oriente es un artefacto divino que el ancestro fundador recibió de la teocracia, no es algo que se pueda coger a capricho. Se dijo que la teocracia envió a alguien a Elíseo del Cielo cuando se la llevaron. Cuando se dieron cuenta de que el Clan Santo Li había caído en desgracia y ya no podía conservar el reino, idearon las Guerras del Reino.

“Se llevaría a cabo una vez cada diez años, durante los cuales las cinco grandes sectas enviarían a luchar a los discípulos de su generación más reciente. Cualquier secta que pueda hacerse con la espada podrá conservarla durante la siguiente década. Nadie de las generaciones Mayores podrá interferir en ese proceso.

“El poder de la teocracia es la razón por la que las Guerras del Reino se siguen llevando a cabo hasta el día de hoy. Si no fuera por eso, Elíseo del Cielo nunca ofrecería la Espada del Gran Oriente para que lucharan por ella niñatos como vosotros”.

En otras palabras, Elíseo del Cielo no tuvo más remedio que ofrecer la espada como premio debido al edicto de la teocracia. Aunque nadie supervisara realmente las Guerras del Reino, Elíseo del Cielo no se atrevería a arriesgarse a romper el protocolo por miedo a las represalias.

“El vencedor podría conservar la espada durante una década. Después de eso, se celebra otra guerra para determinar el próximo gobernante del reino. No menosprecies la espada. Su poder es una cosa, pero su verdadero valor reside en su relación con el edicto de la teocracia que establece que la secta que consiga conservar la espada durante cinco décadas consecutivas se convertirá en el nuevo gobernante del reino. Eso significa que cinco generaciones sucesivas de discípulos tendrán que tomar la Espada del Gran Oriente en las Guerras del Reino.

“En los últimos mil años, aunque las otras tres grandes sectas han podido tomar la Espada del Gran Oriente, sólo consiguieron retenerla durante diez años antes de que Elíseo del Cielo se la arrebatara en la siguiente ronda. En cuanto a nuestra secta, no la hemos recuperado ni una sola vez desde que la perdimos”.

Era realmente vergonzoso y desmotivador. No sólo eran incapaces de recuperar la espada, sino que habían gastado muchos recursos y mucho esfuerzo en criar a cada generación de Discípulos principales. Aun así, perdieron horriblemente y quedaron traumatizados de por vida, haciendo que su cultivo futuro se ralentizara y se estancara.

Ye Shaoqing suspiró y palmeó el hombro de Tianming. “Así es la vida. Cuando estábamos en la cima, éramos los ídolos de muchos. Cuando caímos, incluso los ancestros del Clan Santo Li se sintieron decepcionados por los descendientes de nuestra secta. ¡Por eso las Guerras del Reino son tanto una lucha por la Espada del Gran Oriente como una batalla por nuestra dignidad! Y nuestra secta ha sido el hazmerreír de las demás durante cerca de mil años….”.

Durante los últimos mil años, había habido cien generaciones de Discípulos principales, y cada generación duraba diez años. Entraron en el campo de batalla y lucharon en las Guerras del Reino con el objetivo de recuperar la dignidad de su secta, sólo para marcharse avergonzados. A estas alturas, ganar las Guerras del Reino no era más que el sueño fugaz de los Discípulos principales. Tianming por fin comprendía por qué Zhao Lingzhou era tan pesimista, y también por fin sabía por qué Yuwen Taiji deseaba tanto que Yuwen Shendu recuperara la Espada del Gran Oriente.

Sin embargo, ahora, la esperanza y la dignidad del Clan Santo Li y de la Secta del Gran Oriente eran su carga, además de las esperanzas de las incontables generaciones anteriores. Aquellas miradas anhelantes, así como las llenas de espíritu de lucha, se centraban en él.

Aunque Huangfu Fengyun le había dicho claramente que no recuperar la espada no cambiaría gran cosa, Tianming no podía sentirse nada despreocupado al respecto después de oír la humillación que habían sufrido su secta y su clan.

“Morir no es más que una parte de la vida, pero vivir sin dignidad es inaceptable”. Respiró hondo y sus ojos se llenaron de determinación al mirar en dirección a Elíseo del Cielo. Esta vez, no sólo se dirigía allí para derrotar a Yueling Long.

También recuperaría la dignidad que habían perdido las últimas cien generaciones de Discípulos principales.

Las cinco sectas, a saber, Elíseo del Cielo, Secta Ónice, Secta del Cielo Sur, Escuela de la Espada Bruma de Nubes y Secta del Gran Oriente, enviarían a sus discípulos principales a luchar por la Espada del Gran Oriente. ¿Quién reiría el último? No sería la Secta del Gran Oriente, pensaron muchos.

Guardar Capitulo
Close
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
Considera desactivar adblock en el sitio, con eso nos ayudas a poder mantenerlo.
error: Content is protected !!
Scroll al inicio