BTTH Capítulo 90: Arreglando todo

BTTH Capítulo 90: Arreglando todo

Después
de mirar fijamente a la joven que había aparecido junto a la ventana
como un fantasma, Xiao Yan susurró sorprendido: “¿Qué está haciendo ella
aquí?”

“He he. Por lo visto, parece que tiene las mismas intenciones que tú. “Yao Lao suavemente dijo con una sonrisa.

Frunciendo el ceño levemente, Xiao Yan escondió todo su cuerpo entre las sombras. De inmediato, pero con cierta vacilación preguntó de nuevo en su corazón: “La fuerza de Xun Er … ¿Por qué es tan abrumadora? Mirando la velocidad a la que había aparecido, parece comparable a la de un Da Dou Shi “.

“Su verdadera fortaleza es, en efecto, lo que generalmente ves. Por
ahora, ella está claramente usando una técnica secreta que le permite
aumentar temporalmente su fuerza por un período de tiempo.
Teniendo
en cuenta sus antecedentes, estar en posesión de una técnica secreta
mística no es algo sorprendente “, dijo indiferente Yao Lao.









Al escuchar esto, Xiao Yan se sorprendió un poco y se rió amargamente de asombro. Una vez más, su curiosidad interior sobre el misterioso trasfondo de Xun Er lo llevó a suspirar impotente. Sacudiendo la cabeza, dejó de pensar. Su mirada pasó por la cortina del lado opuesto y vio la extrañeza revelarse.
Dentro de la sala, el aspecto de Xun Er como un fantasma  aún no había captado la atención de Liu Xi. Por el momento, estaba completamente vencido por la lujuria y tenía sus ojos mirando a la mujer hermosa en la cama. Sus manos tiraban de su ropa en una loca carrera.
En algún momento, la mano de Liu Xi, que estaba tirando de su ropa, se congeló. Como un Dou Zhe de seis estrellas, finalmente había sentido que había algo mal. Después de una breve vacilación, giró lentamente su cuello y su mirada se disparó a la ventana ampliamente abierta.
En la parte superior de la ventana había una señorita con un vestido dorado apoyado perezosamente en el marco de la ventana. Un
par de ojos que estaban llenos de una llama de color dorado observaban
con indiferencia al hombre parcialmente vestido de la habitación.
Flotando sobre su blanca mano había una llama dorada que orbitaba de manera activa y hechizante, como un espíritu.









Liu Xi miró tontamente a la joven que estaba bañada por la luz de la luna. Despacio cambió su mirada hasta que aterrizó en su pequeño rostro indiferente y exquisito. Dentro de sus ojos, surgió un sentimiento achispado. A pesar de la atmósfera equivocada, Liu Xi no pudo evitar sentirse un
poco aturdido ante la cara perfecta y la disposición extraordinaria.
Sin embargo, después de estar aturdido, Liu Xi se volvió bruscamente. Golpeando sus pies en el suelo, su cuerpo disparó con locura hacia la entrada principal como una flecha liberada. En esta extraña atmósfera y con la fría sensación de estar cerca de la
muerte, sabía que la repentina aparición de la joven no era una buena
señal.
La
habitación podría haber sido espaciosa, pero con la velocidad de Liu
Xi, solo necesitaba unos pocos segundos para moverse de la cama a la
puerta principal.
Al ver que la puerta de madera estaba al alcance, la felicidad cruzó los ojos de Liu Xi. Una vez que saliera de la habitación, podría gritar en voz alta para pedir ayuda. Una vez que Jia Lie Bi escuchara sus llamadas de auxilio, inmediatamente vendría a rescatarlo.
Desafortunadamente, justo cuando estaba a punto de tocar la puerta de madera, sintió un dolor repentino en sus piernas. Su
cuerpo, que corría a gran velocidad, se inclinó y se estrelló contra el
suelo y Liu Xi tosió algunos de sus dientes rotos junto con la sangre
que lo acompañaba.









Bajando la
cabeza aterrorizado, vio que dos agujeros ensangrentados del tamaño de
un puño aparentemente habían aparecido en sus dos piernas. El borde del agujero ensangrentado era completamente negro mientras emitía un leve olor a carbonizado.

“¡Alguien! ¡Hay alguien que quiere matarme! “

El intenso dolor de sus piernas casi hizo que Liu Xi se desmayara. Sin embargo, apretó los dientes y resistió. Luego abrió la boca y gritó lo más fuerte posible.

“Puedes dejar de gritar. La habitación está rodeada por mi aura. Nadie puede escucharte “. La joven, apoyada en el borde de la ventana, dijo con indiferencia. Una hoja de fuego dorada se formó en la punta de su dedo cuando la levantó. Parecía que la lesión en las piernas de Liu Xi fue causada por esta hoja de llama.






“Tú … ¿Qué quieres hacer? ¿Qué deseas? ¿Dinero? ¿Medicina? Puedo darte cualquier cosa mientras me dejes ir.” Observando a la joven con terror, el rostro de Liu Xi era completamente blanco. Ante la muerte, su lujuria finalmente fue suprimida.

Echando una mirada impasible al lisiado Liu Xi, que se retorcía en el suelo, la joven saltó a la ligera de la ventana. Con pasos lentos y continuos, caminó hacia Liu Xi.

Al
ver a Xun Er que había saltado ligeramente de la ventana, Xiao Yan se
dio cuenta de que su pelo, que generalmente terminaba en su cintura, se
había alargado y se extendía hasta su trasero. Al parecer, este fue otro efecto del método secreto.

En
la espaciosa habitación, la joven vestida con el elegante vestido
dorado siguió dirigiéndose hacia Liu Xi, quien gemía en el suelo. Cuando ella estaba frente a él, ella detuvo sus pasos, bajó la cabeza y sonrió súbitamente. La sonrisa instantánea hizo que el corazón de Liu Xi saltara violentamente.








“¿No querías capturarme?” La ligera voz de Xun Er se llenó de frialdad cuando ella se agachó.

Liu Xi tragó la saliva. Su cara estaba llena de sudor frío que se originó en su miedo.

“En realidad no me gusta matar …” Al ver la cara de terror de Liu Xi, Xun Er suspiró de repente.

Al escuchar esto, una tenue esperanza apareció en los ojos de Liu Xi. Sin
embargo, antes de que pudiera suplicarle piedad, la repentina frialdad
que apareció en la cara de la joven lo envió a una desesperación aún
mayor.









“No me importa una pequeña mirada inútil. ¿Pero por qué lo insultaste? ¿Qué derecho tienes para insultarlo? Tal vez no tome en serio lo qué la basura, como usted, dijo, pero no puedo permitirlo. ¡Realmente
no puedo! “Cuando la voz de la joven bruscamente se volvió fría, la
llama dorada sobre su dedo se liberó de repente y violentamente. Se transformó en un relámpago dorado y penetró en el pecho de Liu Xi. Al instante, apareció un agujero ensangrentado.

Tras recibir un golpe mortal, el cuerpo de Liu Xi se contrajo de repente. Su cara blanca se oscureció lentamente, mientras que sus ojos saltones parecían aterrados.

Después de mirar indiferente al cadáver sin vida, Xun Er se levantó y suspiró levemente. La
fría y pequeña cara exhibió una impotencia mientras ella susurraba en
voz baja: “Si no estuviera preocupada por que Xiao Yan Ge-ge me culpe
por ser una persona entrometida, el Clan Jia Lie habría desaparecido por
mucho tiempo de la ciudad de Wu Tang.
Todos estos asuntos problemáticos no habrían aparecido si eso sucediera … “






Sacudiendo su cabeza, la mirada de Xun Er barrió al azar la habitación antes de girar su cuerpo. Cuando apareció de nuevo, ya estaba junto a la ventana. Con un ligero salto, desapareció en la noche.

“Ze Ze, pensar que esta chica que parecía ser tan suave y frágil es realmente decisiva cuando se trata de matar personas. Hehe,
parece que has encontrado algo precioso “. La voz de broma de Yao Lao
sonó desde el corazón de Xiao Yan poco después de que Xun Er se fuera.

Amargamente sonriendo mientras sacudía la cabeza, Xiao Yan suspiró una vez más. “Parece que hice un viaje inútil esta noche”.

“Je je. Eso es difícil de decir. Aunque esa chica fue despiadada en su ataque, es demasiado joven y carece de experiencia “. Yao Lao habló con una sonrisa.








Al escuchar esto, el aturdido Xiao Yan preguntó de inmediato: “¿Qué quieres decir?”

“Solo mira …” Yao Lao sonrió misteriosamente antes de quedarse callado.

Al ver la manera de Yao Lao, Xiao Yan solo pudo negar con la cabeza y continuar escondiéndose en la oscuridad. Su mirada observó todo en la habitación.

La habitación oscura, con la excepción de la respiración de la criada, estaba completamente tranquila.

Xiao Yan esperó en silencio durante más de diez minutos. Justo cuando estaba empezando a fruncir el ceño, los ojos del cuerpo caído al azar de Liu Xi se movieron.








Al lado de la puerta, las manos del originalmente sin vida Liu Xi habían comenzado a moverse un poco. Un momento después, los ojos cerrados se abrieron lentamente mientras que la grisura en su rostro también había desaparecido.
“Si …” Mirando el agujero ensangrentado en su pecho, Liu Xi respiró levemente y con frialdad. Sus ojos estaban llenos de odio. “Maldita mujer. Si no hubiera robado una ‘Píldora de la respiración de la tortuga’ cuando me hubiera ido, realmente habría perecido aquí “.
Extendiendo su mano con gran dificultad, Liu Xi extrajo una botella de jade del bolsillo de su pecho. Él vertió cuidadosamente algo del polvo blanco en su herida antes de tomar una píldora verde pálido y se lo tragó sin dudarlo. Después de completar esta simple acción, la cara de Liu Xi palideció una vez más.
“Probablemente tarde al menos medio año en recuperarme de esta grave lesión. Mañana, le pediré al 
Clan Jia Lie que me envíe de vuelta e invitar a mi maestro. Con la ayuda del maestro, el Clan Xiao no tendrá buenos días. En ese momento, voy a torturar a esa mujer hasta que muera “. Liu Xi siniestramente apretó los dientes. Su rostro estaba lleno de maldad.








“Perdón por
interrumpir, pero es posible que no tengas la oportunidad de regresar
…” Mientras Liu Xi estaba imaginando cómo iba a proceder, una voz
suave con un toque de risa irrumpió de repente en el interior de la
habitación.

La repentina voz hizo que Liu Xi se congelara. Su rostro cambió cuando se dio la vuelta con gran dificultad.

Una figura que estaba completamente cubierta con una capa negra surgió lentamente de las sombras.

“Qué chica descuidada. Al final, todavía estoy obligado a poner fin a todo “. La voz de un joven escapó de debajo de la capa negra. Su palma estaba ligeramente estirada y una llama blanca celestial emergió lentamente.








“¿Una llama
celestial?” Al ver esta extraña llama blanca, los ojos de Liu Xi se
estrecharon y él gritó involuntariamente con horror.

“Felicidades, tienes razón. Esta es tu recompensa “.

Con una sonrisa, el hombre con la capa negra agitó su mano. La llama blanca y sombría le dejó la mano al instante. Con la velocidad del rayo, cubrió a Liu Xi, quemándolo en un montón de cenizas en un abrir y cerrar de ojos; Liu Xi ni siquiera tuvo tiempo de gritar.

A partir de ese momento, el alquimista conocido como Liu Xi desapareció del continente.

Con frialdad aplaudiendo sus manos, el hombre con capa negra agitó sus manos una vez más. Un viento barrió las cenizas en el suelo, dejando un piso limpio. Luego, él, sin prisa, salió de la ventana, se elevó en el aire y se alejó a toda velocidad.








Sin alertar a nadie, el hombre con capa negra abandonó rápidamente la casa del Clan Jia Lie . Sus pies tocaron ligeramente el techo de una casa y justo cuando él saltó por un par de decenas de metros, de repente se detuvo. Suspirando impotente, poco a poco levantó la cabeza.

En
el borde de una torre, a un lado, había una joven con un vestido dorado
que balanceaba al azar sus pies blancos como la nieve. Con ojos límpidos que contenían una llama dorada, miraba perezosamente al hombre vestido con una capa negra en el techo.

“¿Quién eres tú?”

El dedo de la joven tocó suavemente el cabello negro que levantó la brisa de la noche mientras ella levantaba su delicada barbilla. Su ágil voz reverberó a través del pequeño espacio a su alrededor.

BTTH Capítulo 89: Noche oscura y ventosa
BTTH Capítulo 91: Una reunión en la noche