BTTH Capítulo 137: Rompiendo el Sello

BTTH Capítulo 137: Rompiendo el Sello

La escena dentro de la fría y refrescante cueva era extraña y peligrosa; una mujer sostenía una espada larga en la garganta de un joven.

La sensación helada en su garganta causó numerosas piel de gallina para aparecer en todo el cuerpo de Xiao Yan. Levantó las manos y sonrió amargamente de una manera que esperaba aclarar cualquier malentendido, “No te hice eso”.

Al escuchar esto, la bonita cara de Yun Zhi se sonrojó un poco. En su corazón, pensó: puede que no me hayas hecho eso, ¿pero hay alguna diferencia entre lo que has hecho y esa cosa?

Un destello apareció en sus hermosos ojos pero la espada larga en la mano de Yun Zhi no hizo el más mínimo movimiento. Ella cambió su mirada y vio la huella muy roja en la cara de Xiao Yan. Evidentemente, ese era el lugar donde se originó el sonido de la bofetada en la cueva.








Mirando la huella de mano algo cómica, la frialdad en los ojos de Yun Zhi se hizo un poco más cálida. Mucho
tiempo después, dejó escapar un suspiro abatido y retiró débilmente su
espada larga antes de caminar hacia el interior de la cueva.
Cuando pasó a Xiao Yan, dijo con suavidad, “Simplemente pretendamos que lo que sucedió hoy no sucedió. De lo contrario, si la historia se propaga, no será beneficioso para ti “.
De
pie en el mismo lugar, Xiao Yan miró las elegantes y atractivas curvas
de Yun Zhi desde su espalda antes de cerrar los ojos y soltar un amargo
suspiro.
De hecho, tales cosas deben ser olvidadas. Comparado con su estado, era como un sapo que estaba en el fondo de un pozo. A pesar de que el sapo había logrado intimidad con el cisne porque
había caído en problemas, el vasto cielo era en definitiva el lugar
donde el cisne pertenecía realmente, mientras que el sapo solo podría
permanecer en el pozo, mirando al cielo.
Dou Huang, una división que fue muy difícil de superar. Tal vez Xiao Yan tendría la oportunidad de sobrepasarlo pero, al menos, no sería ahora. Esta mujer orgullosa y noble tampoco creería que un joven con solo la fuerza de un Dou Zhe sería capaz de alcanzar ese nivel. Xiao Yan puede tener talento, pero eso no significa que pueda convertirse en Dou Huang.







“Un sueño no deja rastros …” Xiao Yan negó con la cabeza y susurró mientras seguía a Yun Zhi más adentro de la cueva. Al ver el rostro frío de Yun Zhi que había cerrado los ojos mientras intentaba romper el sello, se encogió de hombros. Se sentó en una esquina, cerró los ojos y comenzó a entrenar su Dou Qi

Siguiendo la tranquilidad de los dos, una atmósfera incómoda y vergonzosa descendió al interior de la cueva. Parecía que la pareja tenía dificultades para volver a la armonía de los últimos días.

La atmósfera silenciosa persistió hasta el mediodía. Durante
este tiempo, Xiao Yan salió a pescar unos pocos peces y estaba
distraído sentado al lado del fuego y girando la vara de madera. De
repente, su corazón se dio cuenta de algo y levantó la cabeza, solo
para que su mirada chocara con un par de hermosos ojos lívidos.

Las dos miradas se encontraron y al instante se alejaron, actuando como si nada hubiera sucedido.








Xiao Yan rotó el pescado a la parrilla una vez más antes de extraer uno de ellos y entregárselo a Yun Zhi.

“Puedes comerlo. No tengo hambre. “Yun Zhi bajó la cabeza mientras decía en voz baja. Justo cuando dijo esas palabras, sintió que su abdomen se contraía. Sin embargo, ella permaneció obstinada, cerró los ojos e ignoró la protesta de su estómago.

“Relájate. Esa
cosa ya ha sido eliminada por mí “. Al ver que Yun Zhi se rehúsa a
recibir el pez, Xiao Yan solo pudo sonreír y pronunciar una fría broma.

Yun
Zhi abrió los ojos, apretó los labios y levantó la cabeza solo para
encontrar a un hombre joven con una cálida sonrisa junto al fuego. Una suavidad brilló en sus ojos. Era
innegable que esta mirada delicada y hermosa de Xiao Yan junto con su
edad daba a otros la impresión de ser una persona inofensiva.









Solo cuando
miró el pescado a la parrilla, Yun Zhi recordó que todo este incidente
comenzó debido al pescado que ella había asado a la parrilla. El joven frente a ella simplemente se había enfrentado a una desgracia inesperada. Aunque esta inesperada desgracia fue algo que a cualquier hombre le encantaría experimentar …

Dejando escapar un suspiro, Yun Zhi extendió su mano y recibió el pescado asado frente a ella. Su boca pequeña se abrió y estaba a punto de tocarla cuando el Xiao Yan repentinamente llamó, “Tenga cuidado. Todavía está un poco caliente “.

Al escuchar las palabras de Xiao Yan, Yun Zhi no pudo evitar distraerse. Ella inmediatamente lo miró con arrogancia y dijo: “¿A qué Dou Huang has visto que le importe este pequeño calor?”

Xiao Yan dio una sonrisa avergonzada, agarró un pescado a la parrilla y lo atiborró.








Con pequeños bocados, Yun Zhi lentamente transfirió la carne de pescado a su pequeña boca y comenzó a relajarse. Quizás debido a las palabras de cariño que Xiao Yan había dicho de la nada. Tragó la comida y dijo en voz baja: “Debería ser capaz de romper el sello para mañana”.

El gran movimiento de masticar de Xiao Yan de repente se detuvo y tragó las cosas en su boca. Él suspiró. Por
alguna razón, tuvo la sensación de que cuando Yun Zhi una vez más
recuperara la fuerza de un Dou Huang, la relación agradable que tenían
se rompería. En el futuro, ella continuaría siendo la mejor
Dou Huang que era, mientras que él sería una hormiga que luchaba por
convertirse en un Dou Shi. Sería difícil para los dos interactuar de nuevo.

Pensando en este punto, Xiao Yan comenzó a sentir que el pescado fragante a la parrilla se había vuelto insípido. En unos pocos bocados, terminó de comer y vagamente dijo: “¿En serio? Felicitaciones.”






“Después de
recuperar mi fuerza, una vez más iré a buscar el león alado amatista”. Pareciendo no haber sentido el estado de ánimo de Xiao Yan,
Yun Zhi continuó su propia conversación.

“Espero que
sigas siendo sellada por eso …” La frase repentinamente vino de la
boca de Xiao Yan que estaba masticando afanosamente el pescado.

Al escuchar las palabras, las cejas de Yun Zhi se enderezaron. Ella arrojó airadamente el pescado a la parrilla a Xiao Yan y arremetió, “Tu pájaro de mal aguero (algo asi como una persona que trae mala suerte). ¿Qué estas diciendo?”

Xiao Yan volteó su mano y atrapó el pez volador a la parrilla. Vio las pequeñas marcas de dientes y sonrió. Comenzó a morderlo de una manera que sugería que manejaba un tesoro de algún tipo.






Al ver a
Xiao Yan sosteniendo el pescado a la parrilla del que había comido y
mordiéndole repetidamente, un color rojo brillante apareció débilmente
en la cara de Yun Zhi. Ella suavemente escupió, “Cómelo. Deja que te ahogue hasta la muerte! “

Después
de terminar el pescado, Xiao Yan eructó antes de inclinar la cabeza y
le preguntó: “Esto puede parecer una tontería, pero todavía quiero
preguntar. ¿Quieres mi ayuda?”

Después de escuchar las palabras de Xiao Yan, Yun Zhi guardó silencio y realmente asintió con la cabeza. Al
ver la expresión estupefacta en la cara de Xiao Yan, explicó en voz
baja, “El Cristal Espíritu Púrpura generalmente se coloca en la cueva
del León Alado 
Amatista . La vez anterior, tenía la
intención de colarme pero me descubrió … Cuando recupere mi fuerza
mañana, una vez más distraeré al León Alado Amatista.
En
cuanto a ti … espero que puedas entrar en la cueva del León Alado 
Amatista y ayudarme a buscar el Cristal Espíritu Púrpura “.








“No será un
problema proporcionar ayuda, pero … puede ser vergonzoso decir esto,
pero como un Dou Zhe, cualquier rango tres de Bestias Mágicas que
aparezcan en esta región interior de la Cordillera de la Bestia Mágica
podría terminarme fácilmente. “Xiao Yan se rió amargamente mientras agitaba su mano.

“No necesitas preocuparte por esto. Después de que rompa el sello mañana, usaré una técnica secreta que te permitirá ganar algo de fuerza por un corto tiempo. Con esta fuerza, deberías poder ingresar a las regiones interiores de la Cordillera de la Bestia Mágica . Después de todo, rara vez las Bestias Mágicas entran a la cueva del León Alado Amatista. “Dijo Yun Zhi.

Xiao Yan asintió levemente con la cabeza.

“Pon este cristal. Mientras estés cerca del Cristal del Espíritu Púrpura, se pondrá caliente. Solo
tendrás que confiar en su temperatura para encontrar el Cristal del Espíritu Púrpura “. Yun Zhi sacó un cristal en forma de rombo verde
oscuro de su anillo de almacenamiento y se lo entregó a Xiao Yan
mientras hablaba con una sonrisa.








Xiao Yan recibió el cristal y lo colgó alrededor de su cuello. Luego levantó la cabeza, sonrió, “Haré lo mejor que pueda”.

Viendo la sonrisa de Xiao Yan, Yun Zhi inclinó ligeramente la cabeza. Habiendo dicho todo lo que necesitaba decirse, los dos ya no tenían ningún tema para conversar. La atmósfera una vez más se volvió silenciosa.

“Ve y descansa. Todavía necesito entrenar por un tiempo. “Xiao Yan rompió el silencio y lanzó a Yun Zhi una sonrisa. Se sentó cruzado de piernas sobre una plataforma de piedra a un lado, cerró los ojos y entró en un modo de entrenamiento.

Sentada en la cama de piedra, Yun Zhi miró al joven de cara bonita durante un buen rato antes de suspirar levemente. Lentamente se acostó y murmuró para sí misma: “Ve a dormir. Una vez que te despiertes mañana, te olvidarás de todo “.








Mucho
tiempo después de que la pedregosa cueva guardara silencio, Xiao Yan,
que tenía los ojos cerrados y que estaba entrenando, de repente abrió
los ojos.
Volvió la cabeza y observó a la bella durmiente, Yun Zhi, tumbada en la cama de piedra. Bajando
lentamente de la plataforma de piedra, se acercó a la cabecera de la
cama y recorrió con su mirada las elegantes y atractivas curvas.
Finalmente, sus ojos aterrizaron en la hermosa cara con unas cejas ligeramente fruncidas.
La mirada de Xiao Yan miró fijamente esta cara bonita que nunca tendrá la oportunidad de mirar directamente nunca más. Después
de un momento, Xiao Yan sacó una enorme túnica negra de su anillo de
almacenamiento y la colocó suavemente sobre el cuerpo de Yun Zhi antes
de darse la vuelta y caminar hacia la entrada de la cueva con la regla
pesada Xuan sobre su espalda.
La noche era cuando las Bestias Mágicas estaban más activas, por lo que necesitaba mantener la guardia todo el tiempo.
Cuando Xiao Yan se giró, Yun Zhi, con los ojos cerrados y durmiendo abruptamente, abrió los ojos. Miró en silencio a la figura que desaparecía detrás de una extraña y gran regla de color negro. Su mano acarició la túnica negra que cubría su cuerpo y dentro de su
corazón sereno, las ondas desconocidas habían empezado a levantarse.
“Ah …” Un suave suspiro dentro de la cueva murió lentamente.




———-

Cuando el cálido amanecer brilló sobre el durmiente Xiao Yan, sus ojos dormidos comenzaron a abrirse. En el momento en que lo hizo, de repente y rápidamente giró la cabeza.

Yun Zhi estaba sentada cruzada de piernas sobre la cama de piedra en la cueva. La extraña espada larga fue colocada en sus piernas. Hoy,
ella se había puesto un vestido liso blanco como la nieve y su estilo
de cabello fénix, originalmente perezoso, se había reunido una vez más,
emitiendo una leve sensación de nobleza. Su hermoso rostro era tranquilo y elegante, sin dejar rastro de la debilidad que tenía en los últimos días.

Pareciendo como si hubiera sentido a Xiao Yan despertando, los ojos de Yun Zhi también se abrieron. Sus bellas pupilas se arrastraron hacia Xiao Yan mientras le preguntaba débilmente: “¿Despierto?”

La voz era tan clara como siempre, pero esta vez, tenía un poco de frialdad. El tono indiferente fue similar al de una conversación entre extraños.








Después de mirar a Yun Zhi, Xiao Yan suspiró lentamente. Él inclinó la cabeza y preguntó: “El sello, ¿está roto?”

“Sí”. Yun Zhi asintió sin emoción y movió su cuerpo ligeramente. Cuando apareció por segunda vez, estaba parada justo frente a Xiao Yan. Bajó sus bonitos ojos, miró la cara de Xiao Yan y dijo: “Vamos, vamos. Una vez que estemos afuera, ayudaré a aumentar tu fuerza temporalmente “.

Una vez que terminó su oración, se dio la vuelta y se dirigió hacia la salida con sus pasos atractivos y elegantes.

Levantando
la cabeza, Xiao Yan observó la espalda de la bella figura que
abandonaba la cueva y de repente dijo: “Me gusta la Yun Zhi de los
últimos días … Realmente no me gusta la tú de ahora”.

En la salida de la cueva, la hermosa figura se detuvo. Ella se quedó en el mismo lugar por un momento antes de hacer una vez más su zancada y salir de la cueva.

BTTH Capítulo 136: Cueva de Pasión Juvenil
BTTH Capítulo 138: Operación conjunta