AST Capítulo 54 – “Desafío de la ciudad Hundred Miles”

AST Capítulo 54 – “Desafío de la ciudad Hundred Miles”

“¿Podría ser
esto… Esencia de hierro? ¡Un material que es más resistente que el hierro por
al menos 100 veces!”
Si esta cosa
pedrosa era realmente la legendaria esencia de hierro, entonces podría ser
considerado como haber obtenido un tesoro. En cualquier caso, Qing Shui ya
había descartado cualquier pensamiento que tuviera de ahorrar su dinero. Estaba
preparado para ir con todo, y estaba decidido a comprar esto. El dinero,
después de haber sido gastado siempre se puede ganar de nuevo, pero si se perdía
la oportunidad de obtener un tesoro, quien sabe cuánto tiempo pasaría antes de
que pudiera encontrar otra oportunidad como esta de nuevo.
“Viejo,
¿cuánto quieres por estos dos?” Qing Shui decidió ir directamente al punto
ya que no quería perder tiempo regateando por el precio de los artículos.
“Hubp una
vez alguien que me ofreció 80 taels de plata para esta rama de árbol, pero no
acepté entonces. Sin embargo, ahora para sobrevivir no tengo más remedio que
venderla. Hermano pequeño, si estás dispuesto a sacar 80 taels de plata, además
de esta rama de árbol puedo venderte la piedra oscura también.”
Sin ninguna
vacilación, Qing Shui sacó inmediatamente el billete que Qing Yi le había dado,
y pagó al viejo por los dos artículos. Después de obtener los objetos, los
depositó inmediatamente en su reino espacial, frotándose las manos con alegría.
En los otros puestos cercanos, Qing Shan y Qing Shi seguían regateando los
precios de otras curiosidades con sus respectivos vendedores.
En un abrir y
cerrar de ojos, Qing Shui sólo quedó con 20 taels de plata. Pero en sus ojos,
los dos artículos que acababa de obtener valían definitivamente mucho más que
eso. Qing Shui sabía que incluso con 1.000 o 10.000 taels de oro, uno no
necesariamente sería capaz de comprar tales tesoros.
Caminando hacia
Qing Shan y Qing Shi, Qing Shui descubrió que ambos estaban mirando un pedazo
de jade en forma de colgante. Qing Shui no sabía nada sobre el jade, ya sea la
clasificación de la pureza, o el precio del jade. Sin embargo, a partir de la
avivada expresión en los ojos de Qing Shan, Qing Shui sabía que su primo estaba
enganchado. El astuto vendedor obviamente no paso por alto la expresión de Qing
Shan con sus agudos ojos.
“Yo, hermano
pequeño, este colgante de jade es, obviamente, de grado superior. Mira el color
verde claro, su corte y solidez!” El vendedor de mediana edad promovió con
entusiasmo sus mercancías.
Todos los
comerciantes eran astutos por naturaleza, Qing Shui podía sentir que,



este vendedor
delante de él era alguien que ya había perfeccionado las artes de la venta. En
su mundo anterior, tal persona sería llamada un vendedor maestro. Sea el tono
de la voz, la cantidad de vacilación utilizada, el intercambio entusiasta de
información, la sonrisa, la manera de hablar; Todo fue meticulosamente diseñado
para que el cliente se sienta a gusto. ¿Cuántos serían capaces de resistirlo?
“Qing Shan,
¿a cuánto te lo quiere vender?” Qing Shui sonrió ligeramente mientras
tomaba nota de la forma en que Qing Shan la estaba agarrando. Pensando en su
corazón: “¡Tonto! ¿No sabes lo que es una cara de póquer? Sólo mirandote, uno
ya sabría que estás decidido a comprar, después de ver esto, si el dueño no se
aprovecha, entonces sería un idiota!”
“50 taels
de plata.” Qing Shan arrugó su frente mientras le respondía.
Aunque Qing Shui no sabía de jade, sabía que cualquier grado de jade
de 50 taels de plata que se pudiera comprar, ciertamente no sería nada bueno.
Incluso puede ser el grado más bajo de jade.
“¿50 taels de
plata? ¿Tan caro? Olvídalo Qing Shan, antes cuando estaba paseando por las
calles, me di cuenta de otro puesto no muy lejos de aquí. Entre las mercancías,
tenía incluso un colgante de jade que parecía similar a este! El otro vendedor
lo vendía por solo 10 taels de plata, vamos a echar un vistazo.
Siempre podremos
volver aquí más tarde. Qing Shui se interpuso, frustrando las tramas del astuto
comerciante.
“¿Es cierto?
¿Qué tan lejos está? ¿El colgante de jade realmente se ve igual?” El
corazón de Qing Shan se movió. Silenciosamente observando la expresión del
comerciante, que iba desde la urgencia hasta el pánico, Qing Shui sabía que su
plan iba a tener éxito.
“Oh, el
puesto está muy cerca de aquí. Ten la seguridad, el colgante de jade se ve exactamente igual, y no sólo eso, he
oído que el otro puesto estaba dando algunos regalos si compraba su colgante de
jade también. ¡Vamos!” Qing Shui sonrió con una ampliamente.
“¡Espere!
¡Espere! No se asuste, el precio siempre es negociable. ¿Cuánto estarían
dispuestos a pagar por este jade?” El astuto comerciante casi lloró al ver
que Qing Shan se iba.
“Hmm, ¿qué
tal 10 taels de plata además de ese pequeño león de jade allí?” Qing Shui,
después de responder, apuntó su dedo en la dirección de una pequeña y esbelta
estatuilla tallada de un león de jade. Desde su experiencia con el colgante
Yin-Yang, Qing Shui había comenzado a interesarse por las cosas gastadas y me
arruinadas.
Inicialmente, el
astuto comerciante pensaba renegociar, pero después de ver el brillo acerado de
la determinación en los ojos de Qing Shui, sólo podía culpar a su



suerte y aceptó
la oferta.
“Qing Shui,
este león te pertenece, gracias. Por suerte estabas aquí, de no ser así,
hubiera sido absorbido por ese mercader de corazón negro. Después de todo, sólo
tengo unos 50 taels de plata conmigo” Qing Shan declaró antes de pasarle
feliz el león de jade a Qing Shui.
“Hehehe,
¿cómo podría haber otro colgante de jade similar? En el momento en que vi al
mercader, ya podía decir que era un tipo de corazón negro. Pensar que se caería
ante mi farol.”
Qing Shui estaba
jugando al mismo tiempo con el león de jade mientras paseaba por las calles,
charlando con Qing Shan y Qing Shi. Después de mediodía, todavía no había
descubierto nada fuera de lo común con el león de jade. “¿Cómo podría
haber tantos tesoros por ahí?” Qing Shui suspiró. Mientras que Qing Shan,
desde que compró el colgante del jade, había quedado encaprichado por él al
punto donde sacaba el colgante de jade para la admirarlo cada pocos minutos.
Sacudiendo la
cabeza, Qing Shui no podía entender por qué Qing Shan estaba tan enamorado de
esa ordinaria pieza de jade. Si fuera él, sólo estaría obsesionado hasta ese
punto si el jade tuviera las mismas propiedades místicas de su Colgante
Yin-Yang de Jade.
Después de eso,
vagaron hacia una calle aún más bulliciosa. Por no mencionar, las tiendas en
ambos lados de la calle eran más lujosas. Había tiendas de sastre y lo más
importante, tiendas de armas!
“¡Vamos a la
tienda de armas!” Qing Shui abrió el camino cuando entraron en la lujosa
tienda.
La diferencia entre las tiendas de armas y los herreros era que en
las tiendas de armas, todo el equipo ya estaba hecho y listo para la venta.
Mientras que para el herrero,
tendrías que colocar tu pedido personalizado, y decidir sobre la longitud del
arma, qué materiales utilizar para la forja, la forma, etc, etc.
Cuando
entró en la tienda, los ojos de Qing Shui brillaron. Había una miríada de armas
de todas las variedades yaciendo allí: Sables, Lanzas, Espadas, bastones,
Hachas, latigos, tridentes, alabardas, Espadas Gancho
4, Martillos,
Chakrams.
De la estimación
de Qing Shui, había por lo menos cerca de 30 diversas variedades de armas.
Mientras se rascaba la cabeza con perplejidad, reflexionó…
¿No había sólo
18 tipos de armas? De repente, en un instante, el pelo en la parte posterior de
su cuello se levantó, y Qing Shui pudo sentir un resplandor lleno de intención
asesina dirigida hacia su espalda.



4 En oriente es conocida como shuanggou y es un arma blanca usada en las
artes marciales de China.



Volviéndose
rápidamente, los caminos de los enemigos estaban obligados a cruzarse. Situ Bu
Fan, junto con otros cinco a seis adolescentes, acababan de entrar en la tienda
de armas también. Esa mirada maliciosa pertenecía a Situ Bu Fan. Parecía que
Qing Shui había dejado una enorme sombra en su corazón.
Pensar que Situ
Bu Fan podía reconocerlo solo por ver su espalda.
Qing Shui podía
sentir claramente la sensación de rabia que emanaba de Situ Bu Fan. Después de
todo, Qing Shui lo avergonzaba mucho. ¿Un joven maestro de uno de los cuatro
grandes clanes de la Ciudad Hundred Miles perdiendo ante un campesino que era
cinco años más joven que él? Si eso no era bastante embarazoso, ¿qué tal un 3er
Grado General Marcial, perdiendo ante un 3er Grado Guerrero Marcial? Perdió
ante alguien un reino entero por debajo de él.
Ignorando a Situ
Bu Fan, Qing Shui barrió su mirada a través de los otros jóvenes que estaban a
su lado. Todos ellos estaban adornados con trajes caros y tenían indicios de
arrogancia incrustada entre sus cejas. Parecia que estos jóvenes eran de los
varios grandes clanes y poderosas facciones que provenían de la Ciudad Hundred
Miles.
“Pensar que te atreves a entrar en mi Ciudad Hundred Miles.
Estaba a punto de ir a la aldea Qing a buscarte. Gracias por ahorrarme todos
los problemas.” El actual Situ Bu Fan ya no tenía la mirada pretenciosa
acerca de él que prevalecía cuando se paró en la arena del Clan Qing.
“¿Este es el
paleto que te derrotó?” preguntó uno de los jóvenes al lado de Situ Bu Fan, con
desdén llenando su voz.
De las miradas de
este joven, tenía unos 25-26 años de edad. Sin saber por qué, Qing Shui se
llenó de la misma repugnancia como cuando miraba a Situ Bu Fan.
Los pájaros de
una pluma se reúnen juntos, este manojo de hijos de hombres ricos crecieron en
el amoroso abrazo de una burbuja protectora. Estos seres humanos siempre
parecían estar mirando hacia abajo a la gente, mientras no se daban cuenta de
que no eran más que ranas en un pozo.
“Sí, este es
el tipo que me atacó furtivamente. Nunca esperé que su fuerza fuera tan grande,
y perdiera debido a un momento de descuido.” Situ Bu Fan exclamó
abiertamente, torciendo sus palabras para mantener un aura de justa furia. Qing
Shui se quedó boquiabierto. Esta era la primera vez que veía a alguien que era
mejor actor que él.
Después de que
las palabras fueron dichas, no sólo Qing Shui, Qing Shi y Qing Shan también lo
encontraron ridículo y comenzaron a reírse alucinadamente.
Después de reír,
Qing Shi con desdén respondió, “¿ataque furtivo? Pensar que tienes el
descaro de decir tales tonterías. Ese día, Qing Shui el magnánimo le dio tres
movimientos. Pensar que un venerado General Marcial ni siquiera podía



derrotar a un Guerrero Marcial con una ventaja de tres movimientos.
No sólo eso, como un general
marcial, ni siquiera pudo soportar uno de sus ataques. ¿Vomitar sangre e
incluso ser noqueado hasta la inconciencia?
Pei
5!
Qing Shui se rió.
Nunca esperó que el Qing Shi de aspecto honesto, también fuera capaz de
utilizar ataques psicológicos.
Sin embargo, esa
última oración fue el límite de Situ Bu Fan. “¡ARGHHHHHHHHHHHHH, TE
MATARÉ! LUCHA CONTRA MI.” Todo el cuerpo

de Situ Bu Fan se agitaba de apenas suprimir su
ira, mientras gritaba locamente mientras miraba a Qing Shui con ojos inyectados
en sangre, parecido a un toro furioso.

AST Capítulo 53 - “¿Tesoro descubierto?”
AST Capítulo 55 - “Abrumador”