AST Capítulo 51 – “La mujer llamada Yu He”

AST Capítulo 51 – “La mujer llamada Yu He”

“¿Realmente
derrotaste a Situ Bu Fan?”
“Tercer tío,
¿de quién lo escuchaste?” Según la estimación de Qing Shui, su tercer tío
no debería haber sabido sobre este asunto.
“Este
asunto ya fue dado a conocer a los clanes más grandes que residen en la ciudad
de Hundred Miles. Así, muchos de esos genios autoproclamados de las
generaciones más jóvenes quieren luchar contra ti.”
Qing Shui se
rió ligeramente, ¿sólo las generaciones más jóvenes? Ellos no tenian las
calificaciones necesarias para hacer que él los considerara seriamente. Por
supuesto, podría haber aquellos ocultos dentro de la generación más joven de
“genios” que también tuvieron la suerte de encontrarse con eventos
fortuitos y obtener perversa fuerza de esos encuentros. Sin embargo, estos
casos eran muy pocos.
“¿Lo crees,
tercer tío?” Qing Shui preguntó riendo, Qing Shui sabía que su tercer tío
era aún más cabeza dura que Qing Zi. El Tercer tío Qing Hu era directo debido a
una falla. Su caracter podría describirse adecuadamente con una sola palabra:
Honestidad.
“Hablando en
serio, no sé si debo creerlo o no. Sin embargo, después de oír a ese grupo de ricos maestros jóvenes que
habían furiosamente regañado a Situ Bu Fan, llamándolo cabeza de cerdo que
habia perdido todo el rostro y el orgullo de su ciudad Hundred Miles, no tuve
más remedio que creer que es real.” Al Hablar, Qing Hu había estado observando
a Qing Shui. Algo era diferente con su sobrino, pero no podía poner su mano en
lo que era, parecía que… Este tranquilo y modesto sobrino suyo fuera de
repente como una persona totalmente diferente, rebosante de confianza.
“Hehe,
simplemente porque tengo más fuerza bruta, así que accidentalmente aplasté a
ese cabeza de cerdo hasta el punto de la inconsciencia.” Qing Shui, a los
ojos de los ancianos del Clan Qing, siempre había sido un niño honesto y
sensible, pero las palabras que acababan de salir de su boca eran mucho más
fácil decirlas que hacerlo…
La boca de Qing
Hu se estremeció ligeramente, pero no dijo nada mientras una sonrisa radiante
aparecía en su rostro. “Vamos, tu 3er tío sabía que todos estarían aquí
hoy, y ya he hecho las reservas en la posada Yu He. Vamos a ir allí y disfrutar
de una deliciosa comida para el almuerzo de hoy.”
Había solamente
tres a cinco miembros del clan de Qing que trabajaban en la



tienda medicinal
del clan de Qing. El resto era toda la mano de obra contratada que habían ido
casi todos a un descanso debido a las celebraciones de Año Nuevo. Por lo
general, del clan Qing sólo estaba Qing Hu y su esposa, así como Qing Yi…
Ahora, había un total de seis personas. Además de los otros tres de la
generación mayor, también estaba Qing Shui, Qing Shan y Qing Shi.
Qing Shi era el
hijo de Qing Hu, y ahora que Qing Hu y su esposa vieron que su hijo había
llegado a la Ciudad Hundred Miles, no sabían si debían estar felices o tristes.
Viniendo aquí, a la ciudad para ayudar en el negocio, significaba que su
talento en el cultivo era limitado, pero por otro lado ser capaz de ver a su
hijo todos los días era bastante bueno también.
La posada Yu He
estaba ubicada en la misma lujosa calle la Ciudad Hundred Miles, y como tal,
sólo había una corta distancia que se necesitaba viajar cuando se embarcaban
desde la tienda de medicinas del clan Qing hasta la posada. Por lo tanto, en
lugar de tomar los carruajes, los seis decidieron viajar a pie. Esto se
adaptaba a las intenciones de Qing Shui a la perfección, porque aparte de él
queriendo ver todas las cosas interesantes mostradas en las calles, también
quería aprovechar la oportunidad de observar a las bonitas damas de la ciudad
también.
En su camino a la
posada Yu He, Qing Shui se dio cuenta de que, contrariamente a la creencia
popular, a pesar de estar en la próspero Ciudad Hundred Miles, las hermosas
damas no estaban a diez centavos por docena. Era sólo que las damas de la
ciudad prestaban atención a su estado de vestir, y utilizaban su sentido de la
moda para mostrar plenamente los contornos de sus cuerpos con gracia.
“Hahaha,
Qing Shui es realmente un adulto ahora, mírenlo en secreto observando a las
bonitas señoritas.” La esposa de Qing Hu, Yuan Ying involuntariamente
estalló en una sonrisa mientras que ella tomaba a Qing Shui que giraba su
cabeza en la dirección de una dama bien dotada.
“Tía, las
cosas bellas están ahí para ser admiradas. Soy sólo un joven que busca
relajación en la belleza.” Qing Shui respondió, de una manera
aparentemente egoísta.
“Oh, tú…
Este pequeño mocoso es realmente interesante. Pensar que podrías encontrar una razón
para ver chicas hermosas.”
Volviendo la
cabeza en dirección a la voz, Qing Shui descubrió a una joven que lo miraba. Su
panza estaba llena, pero no abrumadoramente grande. Sus piernas eran similares
al punto de la perfección, largas con los huesos en una línea recta de muslo a
su delgado tobillo. El contorno de sus piernas se curvaba hacia adentro y hacia
afuera en puntos clave, mientras que su cintura delgada podía ser similar a la
de una serpiente de agua, ágil y graciosa. Su blanco y delgado cuello era
extremadamente sexy, y su sentido de la moda era pulcro y elegante. Tenía una
mirada encantadora y brumosa en sus ojos negros, una nariz semejante a un



jade y una boca
pequeña adornada con labios rojos llenos que estaban ligeramente rizados hacia
arriba.
“Pequeño, me
pregunto si tengo las cualidades para hacerte festejar tus ojos en mí.” La
jovencita coqueteó con Qing Shui.
“Oh, mi
encantadora dama, por supuesto que mereces mi atención. Por favor, déjeme
deleitar mis ojos sobre usted por toda la eternidad, incluso después de que los
océanos se hayan secado y las rocas se hayan desmoronado, aún desearía
contemplar su encantador rostro. Su belleza es similar a una obra de arte, un
hermoso paisaje!” Qing Shui seriamente respondió.
Las palabras de
Qing Shui hicieron que la dama no pudiera contener una risa, ya que el sonido
de esta hizo que el corazón de Qing Shui quedara un poco entumecido. Fue muy
agradable de escuchar.
“Joven
señorita Yu, este es mi hijo Qing Shui, por favor no escuche sus tonterías.
Este hijo mío está lleno de lógica torcida.” Qing Yi presento felizmente a
los dos, parecía estar muy familiarizada con la joven mujer que capturó el
interés de Qing Shui.
“Ah, así que
es el legendario Qing Shui, oí que el bueno para nada del Clan Situ fue
derrotado por ti. ¡Buen trabajo!” La joven y hermosa mujer de apellido Yu
entre risas parpadeaba sus ojos. Sólo mirarla hizo que Qing Shui se sintiera un
poco intoxicado.
Qing Shui no esperaba que su derrota de Situ Bu Fan se propagara tan rápido, incluso esta joven mujer lo
sabía. Hmm, Posada Yu He, esta mujer también se apellidaba Yu, ¿podría ser que
esta posada perteneciera a ella?
“Vamos, la habitación reservada ya está preparada y aguarda su
llegada. Deje que la comida sea
conmigo en su lugar.” La joven sonrió mientras conducía a Qing Yi y Yuan
Ying hacia adelante.
Después de un
breve momento, Qing Shui inclinó la cabeza y se dio cuenta de que habían
llegado a la posada Yu He. Este edificio era aún más alto que la tienda de medicinas de su Clan Qing, y
en cambio, mostraba cierta extravagancia, acorde con el hecho de que era una de
las mejores posadas de la ciudad.
En la parte
superior del edificio había una bandera ondeando como un dragón y un ave fénix
bailando al viento, con las palabras “Posada Yu He” escrito en ella.
Aparte de ser
grandioso e imponente, el edificio también fue diseñado meticulosamente para
uso práctico. A pesar del clima invernal exterior, el interior de la posada fue
diseñado con puentes sobre agua fluyente, lleno de belleza y lleno de la
fragancia de las aves y las flores. La temperatura era controlada para que los
huéspedes se sintieran muy cómodos. Se sentía como si uno estuviera en



primavera.
Se tomó nota de
hasta el menor detalle. Todo lo que se refería a la comodidad y la comodidad
del cliente estaban totalmente planificados. Por ejemplo, incluso las camareras
de la posada eran bellezas de calidad superior, pero por supuesto porque este
lugar no estaba en un barrio de luz roja como burdeles, era todo remilgado
1 y apropiado.
A partir de esto,
se podía ver que sólo comer en la posada Yu He, no era algo que podría ser
ofrecido a los plebeyos que habitaban la ciudad Hundred Miles. Sólo aquellos
con un cierto status o familias ricas podían pagarlo. A pesar de los precios
exorbitantes, parecía que no había disuasión demostrada en que la posada estaba
normalmente llena hasta el borde con visitantes.
Los mejores
asientos estaban obviamente en la parte superior del edificio. Muy rápidamente,
subieron al último piso de la posada Yu He, y entraron en la habitación con
ventanas que daban a las calles. Mirar hacia fuera desde este lugar permitía a
uno de admirar la vista completa de la lujosa calle, y se podía incluso ver las
impresionantes murallas de la ciudad lejos en el horizonte.

Sólo después de esto se fue la joven dama de
apellido Yu. De los otros, Qing Shui logró descubrir que su nombre completo era
Yu He, y ella era la jefa de este lugar. Ella era uno de los miembros del clan
pertenecientes al Clan Yu de la Ciudad Hundred Miles.

AST Capítulo 50 - “La próspera Ciudad Hundred Miles”
AST Capítulo 52 - “Visita al Jardín de las Cien Medicinas”