AST Capítulo 50 – “La próspera Ciudad Hundred Miles”

AST Capítulo 50 – “La próspera Ciudad Hundred Miles”

“Llegaremos a la Ciudad Hundred Miles en breve, y
después de eso, los llevaré a todos a la “Posada Yu He” para
disfrutar de la gran comida de allí!”

Mirando lo feliz que era Qing Yi, Qing Shui concluyó que la “Posada Yu
He” debía ser una de las posadas de mejor calidad de la Ciudad Hundred
Miles.

Pronto, pudieron ver las inmensas murallas de la Ciudad Hundred Miles
asomándose ante sus ojos. Cuando el carruaje de caballos se detuvo en la
entrada de la ciudad, Qing Shui no pudo comparar la vista frente a sus ojos con
los de los dramas de época que había visto en su vida anterior.

Las murallas de la ciudad tenían 15 metros de altura y unos 30 metros de
espesor. Qing Shui exclamó sorprendido cuando determinó la dureza de las
paredes. Todas las paredes estaban talladas en enormes bloques de piedras de
Lazurita[1], y cada
losa pesaba al menos unos pocos miles de jin. Sin embargo, lo que realmente
sorprendió a Qing Shui fue que no pudo encontrar ninguna grieta cuando examinó
las murallas de la ciudad!

“En verdad, esta es la habilidad de un maestro arquitecto y un maestro
constructor!” Oculto en las profundidades de su mente, también había
información sobre las artes y las habilidades de los arquitectos y la
construcción. Era sólo que todavía tenía que desbloquearlas.

No sólo las paredes de la ciudad eran sólidas y altas, sino que las enormes
puertas negras de metal parecían incomparablemente gruesas y pesadas, emitiendo
un ligero aire de opresión.

“Esa puerta de acero requeriría la fuerza de al menos 20 humanos para
abrirla.” Qing Yi añadió en explicación cuando vio a Qing Shui mirando la
puerta.

De pie a ambos lados de la entrada había 30 guardias en pie. Llevaban uniformes
de guardias marciales amarillos, con espadas afiladas en sus manos.

Había dos guardias que eran responsables de verificar las pertenencias de
aquellos que entraban y salían de la ciudad, y cada visitante que quería entrar
tendría que pagar un peaje de una moneda de cobre. Para los que montaban en un
carruaje llevado por caballos, tenían que pagar el doble, mientras que los
comerciantes con caravanas tenían que pagar hasta cuatro veces el precio!

Muy rápidamente, fue el turno para que el carro del Clan Qing pagara la tarifa
de peaje. Para gran sorpresa de Qing Shui, los dos guardias simplemente los
saludaron mientras se alejaban, permitiendo que el carro llegara a la ciudad de
forma gratuita. “Madre, ¿por qué no tenemos que pagar el peaje?”

Qing Yi sonrió levemente, “Aunque no somos un clan extremadamente
poderoso, todavía tenemos una cierta fama y prestigio por aquí en la Ciudad
Hundred Miles. Después de todo, tienen que darnos cara debido a que tu abuelo
está en la cima del reino de Houtian. También tu segundo tío, que recientemente
ha roto hasta el décimo grado de Comandante Marcial.”

Después de entrar en la ciudad, los ojos de Qing Shui comenzaron a brillar con
entusiasmo. Las amplias calles tenían unos 50 metros de ancho y estaban
pavimentadas con mármol. Era tan grande que Qing Shui no podía ver el final de
la calle con una sola mirada.

Pensar que la Ciudad Hundred Miles podría ser próspera a este grado. Sólo en la
construcción de las murallas de la ciudad, así como las calles de mármol
tendrías que gastar una cantidad incalculable de riqueza y mano de obra. Las
tiendas y posadas de las calles no eran ni sencillas ni sofisticadas, parecían
muy ricas.

Las tiendas de mercaderes llenaban los dos lados de las calles mientras la
multitud daba lugar a una atmósfera bulliciosa. Las calles eran extremadamente
espaciosas; Aparte de los carruajes llevados por caballos, había también otras
bestias feroces que se veían exóticas tirando de carros mercantes.

Maravillosas vistas en todas las direcciones restantes, Qing Shui fue
cautivado. Concentraba su atención en todas partes, como si detestara perder
algo de interés. Al azar, concentró su atención en una extraña bestia que
estaba tirando de un carruaje.

“Woah woah, este gran chico, ¿qué es? ¿Cómo es tan enorme?” Qing Shui
señaló a una bestia de color rojo que era aproximadamente comparable a la masa
total de cinco toros.

“Este es un toro de fuego. No te dejes engañar por su tamaño gigantesco, ya que
en realidad tiene una personalidad gentil. Aunque su velocidad sólo puede ser
considerada promedio, su fuerza y ​​nivel de resistencia son extraordinarios,
por lo que los toros de fuego suelen ser la elección de la mayoría de las
personas cuando se trata de seleccionar bestias de carga.” Qing Yi sonrió
al ver la curiosidad de Qing Shui mientras le explicaba los detalles.

El carruaje de caballos en el que estaban aquellos del
Clan Qing, continuó hasta llegar a una calle aún más lujosa. Qing Shui sintió
que este lugar era el punto focal de la Ciudad Hundred Miles. Había muchas más
personas, residencias y tiendas en comparación con la calle que estaba antes.
Por supuesto, seguían el mismo diseño. Los peatones tenían que caminar cerca a
ambos lados de la calle mientras que el carril central era para los carros, o
los que montaban corceles o bestias.

El carruaje se detuvo frente a un inmenso edificio. Curiosamente, Qing Shui
miró a su alrededor y vio cuatro grandes palabras escritas en una placa colgada
cerca de la puerta: “Negocios Medicinales del Clan Qing”. Así que
este lugar era la ubicación de su propio negocio familiar!

El edificio tenía cinco pisos de altura, y no poseía ni gracia ni belleza. Al
mirarlo, sólo se podía sentir una sensación triste y aburrida que emitía de él.

“Vamos a echar un vistazo, ya que esta será nuestra residencia durante el
tiempo que estamos aquí.”

Qing Shui, Qing Shan y Qing Shi siguieron a Qing Yi a un edificio cercano, en
el momento en que entraron, los ojos de Qing Shui comenzaron a brillar. “Que
espacioso campo, la longitud y la amplitud debe ser por lo menos 100m o más.
Pensar que nuestro Clan Qing era lo suficientemente rico como para poseer una
gran parcela de tierra en la Ciudad Hundred Miles, parece que tenemos algo de
estatus aquí después de todo.

Frente a la parcela, había un jardín de unos 200 metros de largo y ancho,
rodeado por un muro bajo de piedra.

Qing Shui vagó por el jardín y descubrió que este era el lugar utilizado para
plantar las hierbas medicinales. Al descubrir que había una plétora[2] de
hierbas plantada aquí, una enorme sonrisa apareció en su rostro.

Lo que lo ponía tan emocionado no era el número de hierbas que cultivaban,
¡sino eran las muchas variedades diferentes que tenían aquí! 8-Hierba Inmortal,
8-Flor Inmortal, Fragancia de la Noche, Gran Raíz de la Tierra, Ginseng de
Cabra Cornuda, Hibiscos Violeta…

Este jardín, que pertenecía al Clan Qing, se llamaba el Jardín de las Cien de
Medicinas, cosa que Qing Shui notó al ver el nombre del jardín escrito cerca de
la entrada.

Inicialmente, Qing Shui planeaba comprar algunas plantulas[3], y
parecía que ahora no había necesidad de que estuviera tan preocupado por ello,
teniendo en cuenta las muchas variedades diferentes de hierbas medicinales en
el jardín de las Cien Medicinas. La sonrisa en su rostro se hizo más y más
ancha. Parece que la parcela de tierra en su reino del Inmortal Jade Violeta ya
no estaría tan desnudo y vacío.

Había dos jóvenes que estaban actualmente ocupados trabajando dentro del Jardín
Medicinal. Estaban cavando agujeros, sembrando cultivos y eliminando varias
plantas malas. Qing Shui estaba aquí para buscar a la gente del Clan Qing, y no
estos trabajadores ordinarios. Sólo ahora se dio cuenta de que había un número
pequeño de miembros del Clan Qing trabajando con Qing Yi con respecto a este
negocio medicinal. Había una sala de almacenaje para todas las hierbas
cosechadas, pero parece que el negocio medicinal del clan de Qing apuntaba al
mercado común de las hierbas.

“Qing Shui!”

Al oír a alguien decir su nombre, Qing Shui volvió la cabeza y se dio cuenta de
que era su 3er tío, Qing Hu!

“tercer tío, ¡este lugar es tan bueno! Es mucho más próspero en
comparación con nuestra aldea Qing.” Qing Shui se rió mientras caminaba
hacia su tercer tío.


[1]
Un mineral azul brillante que es el
principal constituyente del lapislázuli y consiste principalmente de un
silicato, sulfato de sodio y aluminio.
[2]
Una cantidad
grande o excesiva de (algo).
[3]
Se denomina plántula a la planta en sus primeras etapas de desarrollo, desde que germina
hasta que se desarrollan las primeras hojas verdaderas.
AST Capítulo 49 - “La Misteriosa Feng Wuxi”
AST Capítulo 51 - “La mujer llamada Yu He”