AST Capítulo 42 – “Un movimiento”

AST Capítulo 42 – “Un movimiento”

Después de que Qing Bei derrotara a Lan Yan’er, la
audiencia quedó impactada, sumiéndose en el silencio. Incluso Qing Luo estaba
algo avergonzado, mirando a la cabeza del Clan Lan, Lan Yu. Su propia nieta que
actualmente poseía una fuerza igual al viento otoñal que barré las hojas,
derrotó al genio – Lan Yan’er, quien era dos años mayor que ella.
Lan Yu estaba de pie, inmóvil, perplejo. Pero
después de un momento, rápidamente organizó a un puñado de personas
pertenecientes al Clan Lan para llevar al inconsciente Lan Yan’er fuera de la
arena. Qing Bei tampoco permaneció en la arena, diciendo solamente una sola
oración, saltó fuera del escenario. “Sólo estoy aquí arriba porque no pude
seguir soportando su arrogancia”.
Pero las palabras soltadas por ella sólo
reverberaron en los tímpanos de Lan Yu, mientras el, secretamente, dijo en su
corazón: “Pequeña mocosa, tus acciones pueden considerarse incluso más
presuntuosas y arrogantes que las de mi Yan’er”.
Aunque la competición era entre varios de los
grandes clanes, todo ellos seguían dependiendo uno del otro, trabajando juntos
para salvaguardad y mantener la villa Qing. Por suerte, Qing Bei era lo
suficientemente joven para a pesar de sus palabras golpeando a la arrogancia,
el tono detrás de ellas pareciera tener insinuaciones de malicia. Además, la astuta
señorita de la figura curvilínea y el par de ojos fénix del clan Feng cubría su
boca escondiendo su ligera risa, mientras que instantáneamente la incomodidad
en la atmósfera se disipaba. Congelado en ese par de cautivadores ojos, Qing
Shui no pudo hacer nada más que sentir una vil y ardiente sensación bajo su
lomo, estremeciendo su corazón y sus ojos emitiendo un brillo con deseo.
—Qué chica tan seductora[1],
no sé qué suertudo podrá abrasarla al dormir por la noche. Mira ese gigantesco
par de cúspides[2]. ¡Dios
mío! Ese rostro tan maduro y seductor combinado con esos destellantes y coqueta
mirada a través de ese par de ojos tan encantadores, ¿cómo podría cualquier
hombre resistírsele? — Susurró Qing Shui, encantado.
Después de ello, la arena fue compartida por Qing
Zi con una mujer alta y delgada con una figura exuberante perteneciente al clan
Feng. Equipada en ambas de sus manos con dos chacras que ardían en un color
rojo.
El arma escogida por Qing Zi asombró a Qing Shui.
¡Esto porque la arma que él usó era una gran hacha plateada con una altura
similar a la de Qing Zi! La anchura de la cabeza del hacha daba a una
aproximación de un tercio respecto al cuerpo humano, cubriendo totalmente el
torso de uno.
Qing Shui estimó que el peso del arma estaría en la
circunferencia de 150 jin. Tal impresionante apariencia de la gran hacha emitía
cierta presión sicológica, causando que los oponentes entraran lentamente en
pánico al darle una mirada al arma tan grande. Inmediatamente después, ambos
comenzaron con el duelo.
Después de su primer intercambio, Qing Shui podía
decir que, exceptuando cualquier situación inesperada, la victoria sería para
Qing Zi. Como lo esperaba, Qing Zi no era simple en absoluto, mirando la manera
en la que empuñaba la enorme hacha, como si se tratara de una golondrina que
surca los cielos, no tuvo movimientos torpes ni innecesarios que usualmente se
asocian a la esgrima de un arma pesada. ¡Sus ideas en el camino del hacha ya
habían roto a través de un reino que la gente común no podría llegar!
En comparación, Lan Yan’feri estaba en una
situación un poco más difícil. Como una mujer, su fuerza no podría comparársele
a la de Qing Zi, si no fuera por su espléndida agilidad, ella habría sido
derrotada desde el principio por Qing Zi.
Calmadamente Qing Zi ejecutó sus técnicas sin pizca
de apresuramiento en sus acciones. De estar apresurando un intento de victoria,
Feng Yan’fei tendría la oportunidad de explotar su falta de cuidado,
probablemente. Qing Zi persistía calmadamente, siendo cada cantidad de ataques
de fuerza o velocidad, todo golpe proveniente de él era ejecutado a la
perfección.
—Hermano Qing Zi, admito mi derrota. ¡Gracias por
mostrarme misericordia! — Feng Yan’fei se retiró diciendo esto de una manera
digna y serena, mirando hacia Qing Zi con ojos de admiración.
—¡Gracias a ti, por permitirme ganar! —Sonrió de
vuelta, en buen humor.
—Deseo, hermano Qing Zi, suerte en tu próxima
batalla. Si estás libre, esta pequeña hermana gustaría de intercambiar más
concejos contigo. — Feng Yan’gei dijo tímidamente a la vez que giraba su cuerpo
para descender de la arena.
—Ohhhhhhhh~. — Las aclamaciones sonaron desde la
audiencia.
—Esta maldita mocosa realmente sintió la emoción de
un romance en medio de una competencia. — La hermosa líder del clan Feng sonrió
gentilmente. Después de ello, ella miró a Qing Luo quien estaba felizmente
riendo, asintiendo él levemente a su dirección.
Al momento en que la competencia continuó, Qing Zi
había sido emparejado contra otro chico. En ese momento él pudo notar que realmente
Qing Zi había mostrado misericordia cuando estuvo en duelo contra Feng Yan’Fei.
La gran hacha balanceada con el poder afín a un
tornado barrió a través de la arena. Muy pocos del 8° Grado de Guerreros
Marciales podían mantenerse durante poco más que 10 rondas cuando se
enfrentaban contra él. ¡Los humanos siempre tienden a gravitar hacia la gente
con fuerza! Especialmente cuando tal fuerza explosiva se desataba en un intento
de asesinato, siendo una magnifica vista para observar. La fuerza actual de Qing
Zi estaba lejos de ser tiránica, pero si lo suficiente para hacer que la
audiencia lo mirara bajo una nueva luz.
La sonrisa en el rostro de Qing Luo nunca cesó.
Qing Hu, Qing Bei y ahora, Qing Zi, todos ellos habían hecho que sus ojos
brillaran cándidamente, poniendo un ejemplo a todos en la tercera generación.
En comparación, Lan Yu, del clan Lan y el sujeto de mediana edad del clan Tong
estaban sacudiendo sus manos en desesperación. Especialmente Lan Yu, la hermosa
y pequeña genio del clan Lan, quien había sido derrotada por una niña dos años
menor que ella. Sin mencionar eso ahora, los miembros del clan Lan quienes se
opusieron a Qing Zi fueron despiadadamente derrotados.
Siendo todo como si Qing Zi estuviera en posesión
temporal de un poder divino. Su robusta silueta estalló con feroz fuerza;
viéndose tal como un valiente general lanzándose en sacrificio para matar a sus
enemigos en aras de defender su tierra natal. Aquí había más que unas pocas
miradas extasiadas perdidas en su musculoso cuerpo.
¿Qué chica adolescente no le gustaría tener tal
marido? Mirando la brillante sonrisa de Qing Zi, ruidosas voces lo enaltecían
con gritos extasiados pertenecientes a las chicas adolescentes incesablemente
sonaban desde fuera de la arena.
—¡Este mundo está seriamente loco! — Qing Shui
agitó su fuerza al observar a la audiencia.
Un repentino silencio fue audible al momento en el
que el Guerrero Marcial de Noveno Grado, Tong Gang, pisó la plataforma de la
arena portando una espada de acero verde en sus manos. Examinando al público,
Qing Shui sabía que la espada era una elección popular entre la gente del Mundo
de los Nueve Continentes. Realmente, más de la mitad de la muchedumbre eran
usuarios de la espada. Enfrentarse a alguien quien tenía un grado aún mayor en
términos de cultivación, la velocidad y ferocidad que Qing Zi demostró antes,
empezaron a decaer. La brecha entre la diferencia de la cultivación no era
ninguna broma, y la diferencia en el nivel de fuerza era bastante obvio. La
diferencia de un grado era comparable a la brecha de un gran canal, causando
dolorosamente que los cultivadores no pudiesen cruzar al otro lado. Por
supuesto, aun había cultivadores que eran capaces de derrotar a alguien de
mayor grado, pero la ocurrencia de ello podía ser comparada con las plumas de
un fénix o los cuernos de una jirafa. Era extremadamente raro que eso pasara.
Tong Gang desencadenó un torrente de espadazos
igual a las pesadas olas del océano. Cada segundo la espada y el hacha
colisionaban, la primera oleada de energía de los golpes de la espada
bloquearon a la enorme hacha de Qing Zi, mientras que la segunda ola, con
fuerza igual a la primera, se precipitó instantáneamente hacia Qing Zi.
Finalmente, después de defender por un periodo de
tiempo, la energía que Qing Zi reservaba se vio gradualmente disminuida al
punto en el que eventualmente fue derrotado. De cualquier manera, él había
ganado el respeto de todos en la audiencia quienes tanto en voces de aliento y
cálidos aplausos sonaron al despedir a Qing Zi, que salía de la arena.
La competencia continuaba, Feng Xishui venció a
Tong Gang, pero terminó concediendo a Lan Ye la victoria. Todos ellos eran
usuarios de la espada, pero después de observar sus batallas, Qing Shui se
burló despectivamente. No importaba como lo observara, el sentía que los cortes
dados por la espada delos Guerreros Marciales de Noveno Grado de los otros
clanes eran abisalmente simples a sus ojos. Sus espadas eran demasiado lentas y
rígidas.
El último contrincante que desafió Lan Ye era el
genio del clan Qing, Qing You. Al mirarlo, Qing Shui no pudo evitar contener la
respiración. La robustez del cuerpo de Qing You, especialmente su espalda y
cintura, eran comparables a la de un tigre y un oso, respectivamente. En
particular, sus bíceps eran, al menos, 30% más grandes que los de Qing Zi. El
arma de la que hizo uso fue un conjunto de dos martillos gigantes, cada uno de
tamaño similar a la plateada hacha de Qing Zi. Estos martillos eran en extremo
misteriosos. Encontrándose uno incapaz de decir qué materiales fueron usados
para crearlos, brillando ambos con una tenue luz negra.
Incluso los miembros de la audiencia estaban
atónitos, ¿qué… el nivel de fuerza de la tercera generación del Clan Qing es
una locura? ¿Es necesario que todos y cada uno de ellos empuñen armas tan
gigantescas?
Qing Zi y Qing You, ambos son hijos de Qing Jiang,
¡por lo que son hermanos de sangre!
Qing You, quien era un Guerrero Marcial de Noveno
Grado, sólo ejecutó un solo movimiento desde sus dos gigantescos martillos
antes de forzar a Lan Ye a salir de la arena. Empuñando las dos mazas, él se
dirigió hacia Lan Ye con un espiral. La danza de los dos martillos era tan
rápida que no dejaba huecos y estaba tan bien coordinada que era incluso
impenetrable por el viento.
En ese momento, las sonrisas se posaron sobre los
rostros de los miembros del clan Qing. Un golpe… con un solo movimiento Qing Yu
forzó a Lan Ye a salir de la competencia. Qing You tuvo incluso que retenerse
al atacar. De no haber sido por que se contuvo, aunque fuera un Guerrero
Marcial de noveno Grado, Lan Ye habría sido pulverizado entre esos dos
martillos.
Después de un corto periodo de silencio, gritos y
aplausos resonaron entre la audiencia. Qing You permanecía en lo alto de la
arena, con un rostro lleno de picardía similar a la de un goblin. Junto con ese
marco masivo de un cuerpo, él exudó un encanto demoníaco al momento en que las
adolescentes gritaron emocionadas su aprobación.
De cualquier manera, después de todo, un rostro que
fue similar a Qing Shui apareció sobre la arena fríamente exclamando “¡Quiero
pelear también!”
—Bu Fan, detente con tus tonterías. — Situ Nan Tian
dijo levemente.
—Olvídalo, ya que Bu Fan ya ha puesto un pie sobre
la arena, ¡Sólo deja que los niños jueguen juntos! — Mientras sonreía, Lan Yu
contestó.
—Uhm, ya que el hermano Lan lo dice… ¿qué pasa con
el resto? — Situ Nan Tian miró a los jueces preguntando por sus opiniones.
El resto de los jueces asintieron rápidamente,
después de todo, la situación era bastante común.
—Un movimiento, ¡si no puedo derrotarte en un
movimiento se contará como mi derrota! — Situ Bu Fan mofó. A los ojos de Qing
Shui, Situ Bu Fan se miraba como un bufón haciendo exclamaciones sin sentido
idiotamente como si estuviera tratando de asombrar a la audiencia.


[1]
En realidad la traducción sería algo como
“nena caliente”… pero no soportaría escribir algo así.
[2]
Pechos, pues.
AST Capítulo 41 - “Qing Bei vs Lan Yan`er”
AST Capítulo 43 - “El Magnífico Golpe de Qing Shui”