AST Capítulo 39 – “Competencia Anual entre la Tercera Generación (2)”

AST Capítulo 39 – “Competencia Anual entre la Tercera Generación (2)”

En un abrir y
cerrar de ojos, la víspera de año nuevo había pasado. El más viejo era, el
tiempo que más rápido pasaba, pero para Qing Shui era igual, no importa cuánto
tiempo. Aunque Qing Shui tenía actualmente la ventaja del Reino del Inmortal
Jade Violeta, incluso antes de eso ya era conocido por su perseverancia y
determinación. Cada día, a la hora programada, ya hubiera sol o lluvia, siempre
perseguía obstinadamente su camino en el cultivo.

Cuanto más esfuerzo Qing Shui ponía en el cultivo, más hacia destacar que él
era basura. La cantidad de esfuerzo que puso en cultivar podría decirse que no
se podía compararse con nadie, sin embargo, no fue capaz de atravesar la sexta
del arte del loto azul antes de los 16 años. Qué pena… Como resultado, el
destino de Qing Shui, el camino que recorrería, al menos a los ojos de muchos,
no tendría mucho que ver con el cultivo.

Este era el cuarto día de año nuevo y mañana seria el día de la competencia
anual para la tercera generación. Qing Shui nunca había mostrado interés en
esto, ni siquiera cuando era más joven. Sin embargo, este año, decidió echar un
vistazo a cómo lucharían los otros en su generación.

Qing Shui salió de su patio después de pasar dos horas, lo que equivalía a
medio mes, cultivándose dentro del reino espacial, ¡pero todavía era incapaz de
romper el gran cuello de botella! Qing Shui se sentía extremadamente incapaz e
impotente. Podría decirse que ese gran cuello de botella que tenía desde la
tercera capa celestial hasta la cuarta era una piedra en el camino tan enorme
como una altanera montaña, obstinadamente bloqueando su camino en el cultivo.

Al mirar el enorme patio de prácticas del Clan Qing, se podía sentir que la
atmósfera bulliciosa era aún mayor en comparación con antes. La razón de esto
era porque mañana sería el comienzo de la competición anual entre la tercera
generación de cada clan. Había mucha gente, incluso los aldeanos de las
regiones cercanas, quienes corrían por el patio y al mismo tiempo, investigaban
secretamente el nivel de la fuerza de sus competidores. Esto ya era costumbre
desde hacía muchos años.

El mediodía se acercaba. Sin embargo, en lo más recio del
invierno
, a pesar de que el sol se acercaba a su cenit, el calor
liberado por sus rayos dorados no era insoportable sino que en su lugar era
casi agradable. Los rayos de sol daban lugar a sentimientos de pereza, ya que
uno preferiría acostarse y disfrutar de ellos en lugar de estar ocupado en otro
lugar.

Qing Shui se quedó boquiabierto por un momento después de llegar al patio de
prácticas del Clan Qing. Una capa de una vibrante alfombra roja se extendía por
todo el patio, provocando sentimientos de alegría y pasión por la celebración,
ya que el vibrante color parecía reflejar toda la emoción de la multitud.

“Qing Shui ge, estoy aquí!” Qing Shui volvió la cabeza y vio a Qing
Hu llamándole por encima!

Qing Shui no había tenido ninguna interacción con Qing Hu durante el último
medio año, rápidamente descubrió que su primo ya había alcanzado el sexto grado
del reino Guerrero Marcial! Aunque Qing Hu todavía no había alcanzado el pico
del sexto grado, Qing Shui todavía se sentía profundamente conmovido con todo
su corazón. El talento de Qing Hu no podía ser considerado malo, quien en
realidad logró mejorar tanto en el corto lapso de medio año!

Mirando el nivel de cultivo actual de Qing Hu, Qing Shui obviamente se sentía
feliz por él! Inicialmente, incluso si Qing Hu no hubiera alcanzado el sexto
grado a la edad de 16 años, aun así Qing Shui agotaría todos los medios
posibles para ayudar a Qing Hu desde las sombras con el fin de aumentar su
cultivo.

“Qing Hu, bastante impresionante, pero deberías trabajar más duro en el
futuro si es que deseas ganar un punto de apoyo en algún otro lugar que no sea
la aldea Qing!”

“Jaja”, Qing Hu se rió, de acuerdo con Qing Shui. Qing Hu tenía la
misma altura que Qing Shui, sólo que su cuerpo era más musculoso y mejor trabajado
que el de Qing Shui.

Qing Shui sabía que la motivación detrás de las rápidas mejoras de Qing Hu fue
a causa de Lan Yan`Er. Si no, ¿cómo podría el perezoso Qing Hu haber hecho una
gran mejora en tan corto período de tiempo?

Como dice el dicho: “¡El rostro enrojecido provoca las aguas de la
desgracia!”. O más simplemente, “femme fatale”, con simples
palabras, una mujer podría motivar a un hombre para mejorarse a sí mismo, pero
por otro lado, también podría causar la instantánea caída de uno solamente con
un mero chasquido de sus dedos.

Por un instante, pensamientos complicados se pudieron ver girando en los ojos
de Qing Shui, pero cuando Qing Hu miró en su dirección, Qing Shui rápidamente
volvió a la normalidad.

Mientras se abrían paso entre la multitud, Qing Shui sintió que realmente había
muchos aldeanos en el patio hoy. Escudriñando las caras de la multitud, sólo
reconoció vagamente algunas caras conocidas, pero la mayoría de ellas le eran
desconocidas.

“¡Qing Shui ge, ese tipo es el famoso Lan Ye del Clan Lan!” Mientras
Qing Shui estaba escudriñando los rostros de la multitud, tratando de echar un
vistazo a los pocos cultivadores de los otros clanes que habían roto hasta el
9no Grado, Qing Hu lo interrumpió mientras señalaba una dirección determinada.

En esa lejana dirección había un joven larguirucho de unos 20 años de edad.
Tenía rostro de ser extremadamente perezoso, pero su mirada poseía un encanto
que hacía que la gente lo mirara dos veces. Sus ojos no estaban llenos del
resplandor de la gloria, ni eran fríos y rebosantes de intención asesina. Era
más una mirada llena de determinación inquebrantable.

“Él es alguien con un corazón de acero y sus logros ciertamente no son
cosas ordinarias, como simplemente romper a través del Noveno Grado del Reino
Guerrero Marcial.” Esto era lo que la intuición de Qing Shui le estaba
diciendo. Podía distinguir la fuerza de Lan Ye con una sola mirada.

Aunque Qing Shui no sabía lo fuerte que era en realmente, sabía con seguridad
que era más fuerte que todos esos genios, pero por cuánto, no podía decirlo.
Todo lo que sabía era que su fuerza actual aún estaba bastante lejos de
alcanzar la puerta del reino de Xiantian.

De pie al lado de Lan Ye, estaba una hermosa adolescente. Los ojos de aquella
muchacha parecían emanar destellos de brillantez que eran capaces de encantar a
todos excepto a los hombres de voluntad más fuerte. Su piel rubia parecía aún
más clara cuando contrastaba con su sedoso cabello negro, y aquellos
gigantescos picos gemelos, parecían montañas, delante de su pecho se
balanceaban mientras caminaba. Además de eso, tenía una cintura tonificada y
largas y delgadas piernas, cuando esto encajaba con sus zapatos blancos como la
nieve, toda la imagen emanada de ella era semejante al de una santa.

“No es de extrañar que el joven maestro del Clan del Río Celestial quiera
que ella sea suya, así que esa es la razón!” Qing Shui miró a la hermosa
chica junto a Lan Ye, después de volver la cabeza hacia atrás encontró que Qing
Hu había visto desde hacía mucho tiempo a Lan Yan`Er y la miraba atentamente
con una expresión amorosa.

Tal vez las intensas miradas se centraron en ella, pero Lan Yan`Er volvió su
mirada hacia los dos, mientras sus bellos ojos estaban llenos de ligeros rasgos
de aversión, así como algún desdén. Después de detectar a Qing Hu, levantó el
puño en respuesta a la dirección de Qing Hu.

La amargura en el corazón de Qing Hu era indescriptible. No sabía por qué, pero
el amor que sentía ya había sido tallado en sus huesos y grabado en su corazón.
“¡La razón por la que había trabajado tan duro en cultivar fue todo por
culpa de ella! Los Cielos son justos y no dejan abajo a quien se esfuerza.”
Debido a su arduo trabajo, Qing Hu logró avanzar hasta el sexto grado cuando a
la edad de 15 años, pero a pesar de esto, la disparidad de los niveles de
cultivo entre él y Lan Yan`Er era demasiado grande, así como un sentido de
auto-derrota sin saberlo Brotó en su corazón.

Aunque Qing Shui era también un novato en términos de amor y relaciones,
todavía podía entender el dolor por el que Qing Hu estaba atravesando. Después
de todo, durante los años en que no podía cultivar, las burlas, la humillación
y el dolor que sentía, aunque no podía ser directamente comparables, todavía
era algo similar a lo que Qing Hu estaba sintiendo en este momento.

Después de la primera mirada, Qing Shui no dejó de mirarla. A pesar de su
belleza, en comparación con Shi Qing Zhuang, a Lan Yan`Er todavía faltaba un
poco. ¿Quién le preguntaría a Qing Shui, a quien sólo le gustan las mujeres que
eran mayores que él? No sólo debían desarrollarse plenamente sus cuerpos, sino
que tenían que madurar también. A Qing Shui simplemente le importa una mierda
las chicas inmaduras que actuaban con coquetería y hacían berrinches todo el
tiempo.

Hablando de actuar con coquetería, a Qing Shui realmente le gustaba cuando una
chica madura hacia eso. Cuando una mujer mayor hace eso, emiten una sensación
de éxtasis que lo atrae, completamente diferente de las jóvenes inmaduras.

Después de esto, Qing Shui finalmente se fue con Qing Hu. Durante el pasado
medio año, no habían tenido interacción entre sí. Naturalmente, tendrían muchas
cosas sobre las que querían platicar. Después de todo, eran primos que habían
jugado juntos desde su juventud.

“Qing Hu, el cultivo no tiene límites, ya que todavía eres joven deberías
tomar la oportunidad y meterte de lleno en ello. Con las mujeres, después de
que te vuelves fuerte, muchas de ellas, naturalmente, se lanzaran hacia a ti.
Cuando eso ocurra, verás que las hermosas mujeres de antes no valen ni un
centavo.

Qing Shui sentía que las mujeres de la ciudad Hundred Miles, ya sea en el
cultivo, el comportamiento, el vestirse o incluso en términos de oratoria,
estaban muy por encima de la de las mujeres de las aldeas.

Aunque todo esto sólo era posible debido a la diferencia en la procedencia y el
dinero. Los hombres siempre eran atraídos hacia las mujeres de cierta manera.
¿Dar a luz a una hermosa hija, casarse con una mujer bonita? El dinero tanto
directa como indirectamente jugaba un papel en esto.

Por supuesto, había excepciones a esto también. Algunas chicas de las aldeas a
veces tenían un aura que incluso eclipsaba a las de las ciudades. Sin embargo,
era muy raro que esto sucediera, e incluso si eso pasara, entonces esa joya
preciosa sería rápidamente arrebatada por otros. Después de todo, ¿cómo podría
la gente esperar a que vinieras a tomarla?

En cuanto a los pensamientos de Qing Shui, que eran notablemente diferentes de
lo que se pensaría, Qing Hu sintió que eran un poco extraño, pero de alguna
manera parecía tener sentido. Cada vez que hablaba con Qing Shui, era como si
un peso en su corazón se redujera, y Qing Hu se sentía un poco más relajado por
eso.

“Mañana es la competencia, Qing Shui ge, ¿va a formar parte de ella?”

AST Capítulo 38 - “Competición Anual Entre la Tercera Generación (1)”
AST Capítulo 40 - “Competición Anual entre la Tercera Generación (3)”