AST Capítulo 18 – Belleza encantadora

AST Capítulo 18 – Belleza encantadora

“¿Podría realmente estar en la cumbre de Kyushu
un día?”, Murmuró Qing Zi, estaba completamente aturdido. Ese fue el
sentimiento que recibió de Qing Shui…

Qing Zi sacudió la cabeza, intentando despejar lentamente el sentimiento
inquietante que se deslizaba en su corazón. ¿Cómo podía imaginar que ocurriría
algo tan ilógico? Después de todo, se sabía que Qing Shui nació con una
constitución débil. Sería bastante asombroso si él podía cultivar, pero
¿caminar en el pico de este mundo? Muy improbable.

Mirando a Qing Shui que estaba emitiendo un aire de certeza, Qing Zi podía
sentir que Qing Shui era especial. Él era de una especie, diferente de la
mayoría de los discípulos de la tercera generación. Especialmente al mirar ese
par de hermosos ojos, Qing Zi podía ver rastros de frialdad, desprecio y
competitividad escondidos dentro de ellos.

Los dos estaban de pie en la cumbre de una pequeña montaña cerca de la aldea
Qing. Qing Shui estaba disfrutando de la belleza de la naturaleza, el aire
estaba impregnado de tanto Qi Espiritual que incluso los humanos normales que
no cultivaban podrían vivir hasta 150 años en este mundo.

De pie en la cumbre no sólo se le permitía a uno tener una vista pura; La
capacidad de ver lejos a través de la distancia sin obstáculos, también
permitía que el que estuviera en la parte superior emanara un sentido de
heroísmo; Como un elegido, mirando hacia abajo por sobre las masas.

“No es de extrañar que todos los seres humanos quieran ser admirados por
otros, de pie en la parte superior de la humanidad, con vistas al mundo
entero”.

Qing Shui y Qing Zi empezaron a charlar sobre asuntos sin importancia,
discutiendo la relación tensa entre los discípulos de la tercera generación.
Aunque el Clan Qing era el clan más grande y más poderoso de esta región llena
de montañas, sus influencias y autoridad sólo hasta el momento. Ni siquiera
eran comparables a los grandes clanes que residían dentro de la ciudad Hundred
Miles. Si no fuera por Qing Luo quien había cultivado hasta el pico del reino
Hou Tian, ​​esos grandes clanes probablemente ni siquiera se molestarían en
tener la menor interacción con el Clan Qing.

Después de todo, esos grandes clanes que residían en la ciudad Hundred Miles
tenían raíces profundas y una rica historia que abarcaba unos 1000 años; Sus
conexiones con varias potencias y reputación tampoco eran algo que pudiera
compararse con el insignificante Clan Qing. Por suerte, el Clan Qing poseía una
técnica de cultivo hereditaria única. Así, a pesar de no tener una gran
cantidad de gente, el Clan Qing todavía podía mantenerse firme.

Justo cuando la mente de Qing Shui estaba vagando, pensando en todas las cosas
que aprendió hoy, oyó pasos acercarse a él. Girando la cabeza, vio a Qing Bei
corriendo hacia él.

“Qing Zi gege, Shui gege, hay visitantes que llegan. El abuelo quiere que
vuelvas ahora.” Qing Bei dijo casi sin aliento, el cansancio estaba
claramente pintado en toda su cara.

“¿Visitantes? ¿De dónde son?” La ceja de Qing Zi se arrugo ligeramente
cuando preguntó.

Esta expresión de Qing Zi sólo duró un segundo antes de que volviera a su
normal aspecto amable. Esta acción de hizo a Qing Shui tensarse ligeramente,
¿el Qing Zi, normalmente honesto teniendo tal expresión en su rostro? Parece
que Qing Zi no era tan simple como parecía.

“No estoy muy segura, pero he oído que los visitantes eran de la ciudad Hundred
Miles. Qing Bei parpadeó inocentemente.

“¡Ciudad Hundred Miles!” Exclamó Qing Shui.

El nombre de esta ciudad era extremadamente familiar para él, Qing Shui incluso
sabía los nombres de algunos de los grandes clanes que residían dentro de la
Ciudad Hundred Miles. Después de todo, Qing Yi era la encargada del negocio de
hierbas medicinales del Clan Qing en la ciudad Hundred Miles.

“Qing Shui, Qing Bei, vamos.” Qing Zi comenzó a correr hacia atrás,
en dirección a la aldea Qing después de que gritó. La postura de cada uno de
sus pasos emanaba el aire de un dragón y un tigre [1].

“Parece que tenía razón, el nieto mayor de la tercera generación no era
tan simple como parecía!” Qing Shui estaba profundamente en sus
pensamientos mientras empezaba a correr lentamente hacia el pueblo, pero
después de pensarlo, tenía sentido. Si Qing Zi era tan honesto como parecía, no
había manera de que pudiera ser el próximo sucesor del Clan Qing.

En la actualidad, dentro de los discípulos de la tercera generación, Qing Zi
era sin duda el más fuerte. Qing Shui era una excepción, después de todo, él no
había exhibido realmente su fuerza completa todavía.

Justo cuando los tres llegaron a la entrada de la mansión Qing, vieron una
tropa de majestuosos caballos atados cerca de un poste. Uno de los caballos era
de color totalmente rojo, con una longitud 4m y una altura de 2m, excluyendo
una majestuosa presencia. Las cerdas de este caballo eran gruesas, pero
extremadamente suaves al tacto. Fuerte, majestuoso, vigoroso. Era como si
hubiera un espíritu divino en este caballo rojo ardiente, ya que era capaz de
emanar una presión muy superior a la de un caballo de guerra normal.

Una expresión de asombro apareció en el rostro de Qing Shui cuando observó al
caballo frente a él, este caballo definitivamente pertenecía a uno de los
grandes clanes de la ciudad Hundred Miles. Qing Shui tenía la sensación de que
el caballo rojo ardiente que tenía delante tenía una fuerza que fácilmente
podría permitir que pisoteara a leones y tigres.

Aunque Qing Shui no había visto muchos caballos o bestias salvajes durante los
15 años que pasó en la aldea Qing, él sabía que la abundancia de Qi espiritual
en el aire podría permitir que los animales crezcan más grandes en comparación
con los animales de su mundo anterior. No sólo las bestias salvajes, incluso
los animales domésticos como perros y cerdos podrían llegar a ser de un tamaño
más grande que en su mundo anterior!

Qing Shui no estaba impresionado por el tamaño del caballo, sino debido al aura
que emanaba! Con la cabeza en alto, semejante a un emperador mirando a sus
súbditos, sólo el aura que emanaba de él era suficiente para amedrentar a los
otros caballos que lo rodeaban.

“Todos los viajes emprendidos montado en este caballo, sin duda sólo
requeriría la mitad del tiempo en comparación con las otras monturas!”

“En, los huesos son sólidos y anchos, con musculosas patas delanteras y
patas traseras. Montarlo en un viaje sería como pisar sobre las nubes, la
velocidad a la que galopa sería tan rápido que ni siquiera la tierra sería
perturbada” Qing Zi tocó su barbilla y murmuró con indiferencia mientras
admiraba el caballo.

“¿El hermano Qing Zi es un experto en caballos?” Preguntó Qing Bei.

Qing Zi sacudió la cabeza. “No, sólo escuché a algunas personas hablar de
rasgos de buenos caballos antes, pero todos palidecen en comparación con este
caballo de color rojo ardiente que está frente a mí”.

Riendo al terminar la conversación, Qing Zi tomó la iniciativa al entrar en el
patio de la mansión Qing

Qing Shui recordó algunos de los libros de historia que leyó en su vida
anterior. “El emperador Wen ofreció una vez un caballo de la especie de
león de nieve, capaz de viajar mil li, para apaciguar la cólera de los
mongoles.”

“Este caballo rojo ardiente también debe tener la sangre de un león.”
Qing Shui dedujo.

Al ver que Qing Zi y Qing Bei ya habían entrado en el patio, el rastro de una
sonrisa apareció en su rostro. Parece que el tiempo de divertirse comenzaba,
hehehhee.

“Eh, caballo rojo, mirando su comportamiento altivo y arrogante realmente
me molesta, tu padre, yo, definitivamente te va a someter.” Qing Shui
extendió sus manos, queriendo tocar la melena del caballo rojo.

Justo cuando su mano se había extendido cerca de un centímetro de distancia de
la melena, el caballo rojo ardiente resopló, como si advirtiera a Qing Shui de
las consecuencias y también dando la apariencia de mirarlo hacia abajo.

“¡Oh, cómo te atreves a ser tan terco que pedazo de mierda!” Qing
Shui no podía controlar más y vulgaridades comenzaron a salir de su boca. Si
este espectáculo fuera presenciado por otros, sin duda sorprendería de que
profanidades realmente surgían de la boca de Qing Shui.

Qing Shui sólo se permitió perder el control cuando no había nadie más
alrededor.

Qing Shui todavía persistió en forzar al caballo rojo ardiente a someterse a
él. El bufido de advertencia del caballo rojo, Qing Shui, lo había ignorado
completamente y continuó extendiendo su otra mano para tocar el muslo trasero
del caballo.

Qing Shui adivinó que este caballo podría ser hembra, pero ahora, sus acciones
lo habían enfurecido.

El cuerpo de 4m de largo del caballo rojo ardiente se levantó. Un sonido
parecido a un rugido de dragón salió de su garganta, su cuerpo musculoso se
estrelló, preparándose para pisotear a Qing Shui en pedazos diminutos y
continuar pisoteando hasta el punto en que las diminutas piezas se convirtieron
en piezas aún más pequeñas, convirtiéndolo eventualmente en nada.

“Ai, parece que tu temperamento es muy ardiente ¿verdad?” Qing Shui
intencionalmente continuó extendiendo su palma al muslo trasero del caballo,
dándole una rápida bofetada en la parte trasera antes de saltar, ejecutando un
salto mortal en el aire y luego aterrizando detrás del caballo, montándolo. Su
silueta estaba ahora llena de un aura opresiva y dominante, teñida de gracia y
belleza. “¡Ahí lo tienes, te he montado, pedazo de mierda!” Qing Shui
rugió triunfalmente.

“Ai, jovencito, en realidad eres capaz de montar mi corcel ascuas de león
[2].” Una voz extremadamente suave similar al viento que revoloteaba el
cabello de una belleza adolescente sonó, interrumpiendo los pensamientos
victoriosos de Qing Shui.

Tratando de localizar la fuente de la voz, Qing Shui volvió la cabeza y vio a
una adolescente, de alrededor de 20 años de edad, que llevaba un corsé de
montura rojo ardiente. Ella era una belleza encantadora, y su pequeña boca
sexy, ahora conteniendo indicios de enojo, en realidad hizo que el corazón
normalmente tranquilo de Qing Shui temblara mientras contemplaba esta visión de
belleza.
————————————————————————————————————–

[1] la teoría del Yin y el Yang del TAO budista, el
tigre y el dragón representan la dualidad y son emblemas del horóscopo chino
[2] Si alguien conoce una mejor traducción de “emberlion steed”, le
agradecería.

AST Capítulo 17 - El nieto mayor del clan Qing
AST Capítulo 19 - Retrato de la Belleza