AST Capítulo 96 – Enviando una carta a Wenren Wu-Shuang

AST Capítulo 96 – Enviando una carta a Wenren Wu-Shuang

Viendo la mirada
abatida en la cara de Yu He, Qing Shui asintió ligeramente, para mostrar su
consentimiento.

Después de que Qing Shui aceptara su pedido, Yu He se alegró bastante. Las
preocupaciones anteriores que le hacían fruncir fuertemente sus cejas
finalmente se relajaron. Una radiante sonrisa similar a una radiante flor
florecida se mostró en su rostro.

Esa sonrisa radiante reveló sus dientes blancos nacarados. El negro de sus
ojos, encerrado en ese rostro como el jade blanco como la nieve, estaban llenos
de inteligencia y felicidad.

Qing Shui silenciosamente suspiró en su corazón. La carga que Yu He llevaba era
realmente pesada. Al carecer del amor de los padres desde la niñez y llevar el título
de viuda, ni siquiera tenía derecho a intervenir en los asuntos del matrimonio.

Después de quedarse un rato más, Qing Shui se levantó mientras se despedía de
Yu He. Desde el momento de su llegada hasta su partida, Qing Shui no hizo
ningún movimiento, ni verbal ni físico, para coquetear con Yu He. Ella sintió
que algo andaba mal… Sintió como si Qing Shui quisiera trazar un límite claro
entre los dos.

Las cuerdas de su corazón estaban retorcidas, era como si de repente hubiera
perdido algo… Algo precioso que había tenido antes, pero ahora se había
perdido porque no había podido apreciarlo.

Los ojos de Yu He se oscurecieron, mientras se obligaba a permanecer sonriendo,
mirando la partida de Qing Shui. Ella ya lo había pensado bien. Qing Shui y
ella, ¿cómo podrían tener un futuro juntos?

Pensando en su propia libertad restringida, recordando los tiempos en que había
bromeado con Qing Shui, diciendo que si fuera a tener un chico afuera,
definitivamente sería Qing Shui. Yu He no pudo evitar sentir las lágrimas corriendo
por su cara a pesar de que las reprimía con fuerza.

———

Después de que Qing Shui se fue, se abrió paso entre las atestadas calles antes
de llegar a una intersección que fue bloqueada por una pandilla liderada por un
hombre corpulento y sonriente.

Qing Shui miró con cara de pocos amigos a los que bloqueaban su camino.

“Amigo, ¿puedo hablar con usted un momento?” El chico sonrió
ampliamente, revelando sus dientes.

“No.”

“Oye chico, nuestra pandilla Lobo Verde solo quiere hablar contigo, ¿por
qué eres tan arrogante?” Un robusto joven con músculos gruesos que parecía
un imbécil llamó con enojo.

“¿Pandilla Lobo Verde? ¿Qué diablos es eso?” Qing Shui negó con la
cabeza.

“Las relaciones amistosas aún deberían existir entre el comprador y el
vendedor, a pesar de que no logren cerrar un trato ¿verdad?” El tipo a la
cabeza sonrió.

Qing Shui contempló al hombre frente a él. Tenía entre 24 y 25 años y estaba
lleno de confianza. La calma se notaba en sus ojos, ya que su comportamiento
parecía relajado, incluso algo amistoso.

Qing Shui miró de nuevo a los miembros rebeldes detrás de la espalda del líder,
todos parecían aburridos y algo fuera de tono, totalmente carentes de cualquier
semblante de disciplina. “La Banda Lobo Verde, ¿no me digas que recién se
estableció hoy con algunos de ustedes?”

“Como lo supiste…”

“¡Espera imbecil, cierra tu jodida boca!” Otro joven flaco se
interpuso cuando el sujeto musculoso de antes habló sin querer.

“No quiero mentirte, mi amigo, lo que dijiste es cierto. Creo que puedes
decir que todos somos de familias pobres. En realidad, los más de diez miembros
de la Banda Lobo Verde, todos somos huérfanos y crecimos en la ciudad desde
nuestra infancia.” El líder suspiró.

Qing Shui se rio, mientras fijaba su mirada en los ojos del joven. “No me
importa si lo que estás diciendo es la verdad, o incluso si es todo mentiras.
¿Por qué me cuentas todo esto? ¿Quieres que te dé dinero? Lo siento, pero
también soy un hombre pobre.”

El líder miró a Qing Shui, estupefacto. Momentáneamente quedandose sin
palabras.

“¡No soy un mendigo, solo quiero trabajar contigo!”, Dijo el líder
rápidamente. Esta vez, el control se le escapó de las manos.

“¿Una cooperación? ¿Por qué quiero eso?” Qing Shui frunció el ceño,
¿por qué demonios este grupo de delincuentes quería trabajar con él?

“Queremos que te unas a nuestra pandilla. No, queremos que nos guíes.”

Las palabras del líder hicieron que Qing Shui se sobresaltara, ¿qué demonios
estaba pasando?

“Te daré cinco minutos, veamos si serás capaz de conmoverme con tus
palabras.”

“Sabemos que eres Qing Shui del Clan Qing, y esperamos que si en el futuro,
si necesitas ayuda, puedas buscarnos. Tenemos redes en toda la ciudad y
conocemos las últimas noticias de lo que está sucediendo. Estamos dispuestos a
ser tus brazos y piernas. De alguna manera, siento que eres alguien capaz de
lograr grandes cosas que nos llevaran a la grandeza. Míranos, un montón de
canallas con nada más que la fuerza bruta. Si alguna vez quisiéramos
levantarnos y tener poder, solo podríamos elegir seguir a alguien que sea
poderoso.”

“¿Dices que sabes de todos los sucesos en la Ciudad Hundred Miles? Dime
algo que pueda demostrar que me eres valioso.”

“Los peces negros de la Posada Yu He, son provistos por ti.”

“……”

Qing Shui estaba extremadamente asombrado en su corazón, pero no permitió que
su sorpresa apareciera en su rostro. Solo tomó un bolígrafo y un papel mientras
escribía: “Wu-Shuang, regresa rápidamente a la Ciudad Hundred Miles al ver
esto. Tengo una solución para tu problema.”

“Lleva esto a la Ciudad Río Celestial, no me importa qué método uses.
Siempre que pases esta carta a una persona llamada Wenren-Wushuang antes de que
transcurran 10 días. Ella es extremadamente hermosa, y está en camino hacia el
Clan Xue. Mientras completes esto, estoy dispuesto a cooperar contigo.”

Después de ello, Qing Shui le entregó la carta al líder.

“Esto son 500 taeles de plata para sus gastos. No tengas miedo de gastar
el dinero, solo pido eficiencia. Si ni siquiera puedes lograr esto, no hay más necesidad
de buscarme.”

Qing Shui se fue justo después de decir esas palabras.

“Jefe, ¿merece la pena que lo sigamos?”, Preguntó el tipo flaco con
duda en su tono.

“Investigué su historia y relacioné varios sucesos con él después de que
llegó a la Ciudad. Definitivamente no es alguien ordinario. Seguramente
prosperaremos si echamos nuestra suerte con él.”

Todos los demás guardaron silencio, porque sabían que su líder tenía un juicio
excepcional. Muy rápido, ¡todos sus ojos estaban llenos de convicción!

AST Capítulo 95 - La Tragedia de no Tener Poder
AST Capítulo 97: Cumpleaños del Abuelo Yu