AST Capítulo 95 – La Tragedia de no Tener Poder

AST Capítulo 95 – La Tragedia de no Tener Poder

“Padre, ese
pequeño bastardo Qing Shui paralizó a mi hijo Shang`er.”

“¿Qué? ¿Qué dijiste? Explícalo claramente, ¿Por qué Shang`er se
enfrentaría a ese pequeño bastardo?”

“Debes conocer la personalidad de este niño Shang`er, de alguna manera se
encontró con Qing Shui antes, y lo reprendió. El resultado final, Qing Shui
directamente lo arrojó a un lado.” Situ Ba dijo con odio, sus dos manos
estaban cerradas en puños, temblando a los costados.

“El Clan Qing obviamente aboga la provocación. Incluso se atreven a hacer
esto, sin preocuparse por nuestro estado en la Ciudad Hundred Miles. Padre,
definitivamente debo paralizar a Qing Shui. Si no, ¿cómo puedo mantener la
cabeza alta en el futuro?”

Al oír lo que dijo Situ Ba, Situ Nantian no respondió de inmediato. En su
corazón, sentía lo mismo que su hijo. ¿Cómo podría sentirse bien si su propio
nieto estuviera en un estado tan lamentable? Si solamente hubiera sido
golpeado, no habría sido tanto, pero ahora, definitivamente no tendría ninguna
posibilidad de convertirse en padre. Esta humillación era demasiado difícil de
soportar.

“El Clan Qing realmente no sabe lo que es la muerte. ¿De verdad creen que
con solamente Qing Luo en el pico del Houtian pueden hacer lo que quieran en la
Ciudad Hundred Miles? Ba`er, lleva a Shang`er al Clan Qing. No importa qué,
quiero hablar de eso. Necesitamos ganar la batalla con lógica antes de hacer un
movimiento. Dado que el Clan Qing hizo caso omiso de la cuestión de honor, ya
no tenemos que preocuparnos demasiado por las consecuencias.” Situ Nantian
parecía sumido en sus pensamientos, mientras respondía.

Al escuchar la respuesta de su padre, Situ Ba asintió con la cabeza mientras se
preparaba para partir.

“Trae a más personas, llama a tu tercer tío. Recuerda, iremos solo después
de que las lesiones de Shang`er se hayan estabilizado.” Añadió Situ
Nantian, mientras bebía un trago de té. Su expresión ya no era tan tranquila hhen
comparación con la anterior.

———

Qing Shui continuó practicando su cultivación y también aumentó su experiencia
en la preparación de píldoras. El negocio de la posada Yu He se hizo cada vez
más popular a medida que el sabor del pescado negro se exageraba enormemente. Era
comida del reino de los dioses, o eso decían algunos de los rumores.

El resultado de eso fue que atrajo aún más clientes. Entre ellos, había algunos
clientes como el tío Lei del Clan Situ. Podían decir que el sabor milagroso no
se derivaba de la habilidad culinaria de una persona, sino que era del gusto
original del pez en sí mismo.

Aunque los negocios de la posada Yu He estaban floreciendo, Yu He se sentía
cada vez más frustrada. Esto era porque sus hermanos mayores y tíos ahora
querían una parte de la posada.

Ella sabía que estaban aquí puramente por los peces negros. Estaban celosos de
los beneficios y la riqueza que Yu He estaba ganando, por eso querían una
participación en el negocio. Después de eso, podrían rastrear lentamente quién
era el proveedor del pescado negro, y luego utilizarían su considerable riqueza
para comprar directamente del proveedor, sin dejar ninguno para la posada y así
aumentar sus propios ingresos.

Todo esto era muy claro para Yu He. Después de todo, ella conocía la historia
de estos tipos. Por lo tanto, no tuvo más remedio que encontrar razones para
rechazarlos, lo que causó mucha infelicidad. Afortunadamente, el abuelo de Yu He
la adoraba mucho. Aunque ya no estaba en el nivel Xiantian, todavía conservaba
parte de su poder anterior. Además, todavía era su superior.

Yu He se perdió de un vistazo cuando Qing Shui entró en su habitación. La
puerta estaba abierta, por lo que Qing Shui podía ver las cejas de Yu He entrelazadas
firmemente, revelando rastros de preocupación. Sin embargo, incluso con una
cara llena de inquietud, esto no disminuía su belleza.

“¡Boom boom boom!” Qing Shui golpeó la puerta, causando que Yu He se
despertara de su anterior estado de aturdimiento. Después de darse cuenta de
que se trataba de Qing Shui, lo fulminó con la mirada mientras fruncía el ceño.

“¿Qué pasó? Estás actuando como una niña pequeña. ¿Estabas soñando con tu
príncipe azul montado en una nube de 7 colores, equipado con una armadura
dorada, que venía a casarse contigo? Bueno, estoy aquí ahora.” Qing Shui
sonrió mientras se acercaba.

“Pfft, tus peces negros me están causando problemas interminables.”
Yu He hizo un leve puchero, lo que hizo que Qing Shui tragara saliva. De alguna
manera, esta acción se le hizo muy atractiva.

“¿Problemas? ¿Qué pasó?” Qing Shui no se sintió demasiado
sorprendido. Después de todo, las cosas buenas seguramente invocarían los celos
y la envidia de los demás.

“Los miembros de mi clan son unos busca problemas. Por lo general, ni
siquiera se preocupan por mí. Aparte de mi abuelo, el resto de ellos no me
tratan como parte del Clan Yu en absoluto. Ahora que mi posada Yu He está
ganando dinero, todos quieren participar. Si no fuera por mi abuelo, la posada
me habría sido arrebatada hace mucho tiempo.” Yu He exclamó enojada.

“Oh, ¿Cómo sigue tu abuelo?” Qing Shui no quiso hacer ningún
comentario sobre las acciones de los miembros del Clan Yu, por lo que encontró
una excusa para desviar el tema.

“Todavía está en el mismo estado anterior, está paralizado de la cintura
para abajo. Pensar que una vez llegó a Xiantian, pero ahora ha terminado en una
situación tan desesperada.” Yu He tenía los ojos enrojecidos por las
lágrimas.

Qing Shui sabía que ella era muy cercana a su abuelo, ya que desde niña había
sido criada por él. Cuando Yu He tuvo su compromiso matrimonial, su abuelo
todavía era una existencia en el nivel Xiantian, quién sabía que el novio
estaba tan enfermo, y que realmente murió antes de que tuviera la oportunidad
de consumar su matrimonio con Yu He. En ese momento, cuando su abuelo todavía
era un Xiantian, anular el matrimonio habría sido tan fácil como mover las
palmas de sus manos. Sin embargo, era de mal gusto para ellos anunciar la
anulación del matrimonio inmediatamente después del desafortunado incidente, y
por lo tanto, su abuelo había decidido contenerse. Sin embargo, por vueltas del
destino, poco después, el incidente de la bestia demoníaca ocurrió, y su abuelo
quedó lisiado. Yu He, de 18 años, había permanecido viuda desde entonces, hasta
ahora, cuando ya había cumplido los 28.

El criterio de la familia del novio para anular el matrimonio era simple. Si
alguien a nivel Xiantian se lo pidiera, estarían dispuestos a hacerlo. Todo lo
que querían era un escenario para ello. Sin embargo, era precisamente por este
criterio que habían causado que una belleza tan deslumbrante desperdiciara 10
años de su juventud, condenada a una vida de soledad.

Xiantian, en toda la Ciudad Hundred Miles, que contaba con una población de 5
millones de personas, ¡el número de cultivadores Xiantian podía contarse con
las manos!

“En 3 días es el cumpleaños 80 de mi abuelo. ¿Puedes venir conmigo?”
Yu He susurró suavemente.

Qing Shui estaba algo perplejo, ¿por qué Yu He lo invitaba de repente? Después
de lo que hizo con Shi Qingzhuang, Qing Shui había decidido centrarse
únicamente en ella. En cuanto al asunto con Wenren Wu-Shuang, su preocupación
surgía de la amistad pura, nada más y nada menos.

¡El momento en que el amor brilla entre un hombre y una mujer puede ser
instantáneo y en situaciones inesperadas!

No es que nunca pensó en poseer a Shi Qingzhuang, Yu He y Wenren Wu-Shuang. Sin
embargo, las personas cambian a medida que pasa el tiempo. Wenren Wu-Shuang era
alguien que podía hacerlo caer de cabeza, y si no ocurrían situaciones
inesperadas, a la persona que probablemente cortejaría no sería otra que
Wu-Shuang. Sin embargo, tal es la vida. Quién sabría que el asunto con Shi
Qingzhuang saldría de repente en medio de la nada. Ahora, Qing Shui solo quería
ser amable con Shi Qingzhuang. Lamentablemente, las cosas nunca eran tan
simples como parecían.

¡Porque incluso ahora, Qing Shui no podía entender el corazón de Shi Qingzhuang!

AST Capítulo 94 - El Furioso Situ Ba
AST Capítulo 96 - Enviando una carta a Wenren Wu-Shuang