AST Capítulo 61 – “Salivando”

AST Capítulo 61 – “Salivando”

Sacudiendo la
cabeza, Qing Shui lanzó la precaución a los vientos, ya que liberó a todos los
pequeños peces restantes y las tortugas de río en el estanque de cristal.
Esperaba que las propiedades místicas del agua cristalina, que estaba
infundidas con una energía espiritual ilimitada, pudieran evolucionarlos de
alguna manera.

Con una enorme sonrisa en la cara, Qing Shui se rió mientras se frotaba las
manos con alegría. Él sabía que en un futuro próximo, estos pequeños peces y
tortugas de río serían su fuente de ingresos.

Qing Shui cultivaba dentro del reino espacial, observando el crecimiento de los
pequeños peces y tortugas de río, después de unos tres días, se dio cuenta de
que sus experimentos, ya que no sólo el tamaño de los peces y tortugas se
volvió mucho más grande, parecían estar rebosantes con vitalidad, incluso
emitiendo un imperceptible brillo negro en sus ojos, como si hubiesen ganado
alguna inteligencia. Este descubrimiento hizo que Qing Shui estuviera aturdido.
Si este fuera verdaderamente el caso, después de 10 años en el reino espacial,
¿no se convertirían en bestias demoníacas?

Sin embargo, de repente hizo una pausa cuando sintió que algo estaba fuera de
lugar. “Hmm no está bien, después de todo, ¿cómo podría la vida de los
peces y gambas[1] superar
la de 100 años? Sólo las tortugas podrían tener una vida tan larga”.

Al salir del reino espacial, las neuronas de su cerebro se disparaban
rápidamente. Qing Shui necesitaba pensar en una forma de maximizar sus
ganancias, y de mantener esto en secreto. La mejor manera de hacerlo era,
efectivamente, trasportar peces, gambas, cangrejos y tortugas en el estanque
dentro del Jardín de las Cien Medicinas.

Ahora, había un fuego ardiente en el corazón de Qing Shui. Sólo cuando había un
objetivo, habría motivación. El resplandor en los ojos de Qing Shui se ponía
más y más brillante cuando él imaginaba varios escenarios mientras intentaba
encontrar una solución a sus problemas. Sin saberlo, ya era de noche cuando
regresó a la tienda de medicinas del Clan de Qing.

“Qing Shui, estás de vuelta, todos estábamos esperando para que pudieramos
cenar juntos. Hoy, la tía Qing Yi cocinó sus mejores platos: pescado a la
parrilla, así como tu favorito, sopa de tortuga.” Qing Shi exclamó
entusiasmado, sin notar que la cara de Qing Shui se volvió más pálida al
mencionar su sopa favorita.

Sin embargo, en este momento exacto, era como si un interruptor se encediera en
su mente. “¡Esto es! Una abertura que puedo usar, maldita sea, soy un
genio!”

 “Madre, ¿son caros los ingredientes?” Preguntó Qing Shui
mientras señalaba el pescado a la parrilla y la sopa de tortuga.

“Sí, son aún más caros en comparación con algunos de los precios de la
carne de bestia. No es ideal criar especies de peces en la Ciudad Hundred Miles,
y como tal, la mayor parte de la oferta provienen de fuentes externas. En
cuanto a las tortugas, crecen demasiado lentamente para ser vendidas como
mercancía, incluso si desearas cazarlas en lo salvaje, las tortugas son
relativamente raras.”

“Tal vez el medio ambiente en la Ciudad Hundred Miles es incapaz de
sostener la cría de especies de criaturas marinas?”

“No, no es capaz, pero el tiempo que toma para criarlos es demasiado
largo, por lo tanto, el suministro de la Ciudad Hundred Miles viene de fuentes
externas”.

“Madre, quiero probar con algunos peces en el estanque de nuestro Jardín
Médico.”

Qing Yi estaba desconcertada, ¿acaso no explicó las dificultades de criar
peces? ¿Por qué Qing Shui todavía estaría interesado en esa perspectiva? Su
hijo estaba cada vez más misterioso.

“Hehe, madre, no te preocupes, puedo garantizar que los peces que yo
traiga, sin duda serán mejores que los que compraste fuera.” Qing Shui
sonrió, mirando directamente a Qing Yi, con una expresión muy honesta en sus
ojos.

Al día siguiente, Qing Yi pasó billetes por valor de 300 taels de plata a Qing
Shui, dándole la autoridad para hacer lo que considerara necesario. Qing Yi
sonrió alegremente, parecía que ella seguía siendo la que lo conocía mejor.

Mientras vagaba por las calles, buscando más peces vivos para comprar, de
repente pensó en las palabras que Ni’er le dijo. Los ojos de Qing Shui
brillaban de emoción mientras se apresuraba hacia el arroyo que Ni’er había
mencionado.

Eldorado anochecer, era el arroyo cerca del valle de una montaña cercana.
Aunque era muy ancho, el nivel del agua era superficial. Estaba relativamente
cerca de las afueras de la Ciudad Hundred Miles. Viajando a pie, la distancia
era todavía accesible después de 15 minutos de caminata rápida.

El nivel del agua era sólo a la profundidad de la rodilla, y el agua era
extremadamente clara. Se podían ver numerosas especies asi como pequeños peces,
camarones, cangrejos e incluso tortugas. Sin embargo, no eran domesticos, y el
tamaño más grande de las criaturas, era incluso más pequeño que el tamaño de
una palma.

“¡Ai! ¿No es esa Ni`er?” Qing Shui vio a Ni`er junto con otros dos
niños que eran de un tamaño similar a ella, aferrándose a sus pequeñas redes de
pesca.

“¡Ni`er!” Gritó Qing Shui.

La niña volvió la cabeza hacia atrás, cuando una sonrisa adorable estalló
mientras corría.

“Hermano mayor, ¿por qué estás aquí*?” Ni`er miró fijamente a Qing
Shui mientras parpadeaba con sus pestañas con curiosidad.

“Hermano mayor, ¿necesitas más peces y tortugas? ¿Es por eso que estás
aquí hoy?” Ni’er emocionadamente tiró de la mano de Qing Shui mientras lo
conducía hacia los otros dos niños.

“Permíteme pedirle a más de mis amigos para ayudar a satisfacer la
solicitud del hermano mayor! De esta manera, la velocidad sería más rápida.

Qing Shui se conmovió después de oír lo entusiasta que estaba Ni’er al
ayudarlo.

“Bien hermanita, sólo pide a todos sus amigos que ayuden, voy a pagar 10
monedas de cobre por cada cubo de agua, ¿eso está bien?” Qing Shui ofreció
un precio que era alrededor de 5 veces más alto que el costo normal.

“Hermano
mayor, el precio es demasiado alto, sólo una moneda de cobre o dos
bastaría.” Ni’er frenéticamente rechazó la oferta de Qing Shui.

“Sé obediente, escucha a tu hermano mayor, aunque el hermano mayor no sea
rico, no los engañare.”

Después de escuchar la garantía de Qing Shui, Ni’er sonrió alegremente mientras
corría, reuniendo a sus amigos.

Después de un corto tiempo, Ni’er trajo a otros 10, y pasó casi medio día
cogiendo innumerables peces pequeños, gambas y tortugas.

Qing Shui sintió que su corazón se suavizaba mirando lo duro que esos pobres
niños estaban trabajando. Al final, les dio un tael de plata para cada cubo de
agua que estuviera lleno de criaturas marinas

Ahora que Qing Shui estaba más acostumbrado al concepto de dinero en este
mundo, él sabía que un tael de plata era aproximadamente equivalente a $100 en
su mundo anterior!

Después de medio día más, más de 20 baldes de agua estaban llenos de criaturas
marinas que los niños atraparon. Entrando en su reino espacial, Qing Shui
vertió en el contenido de más de la mitad de los 20 cubos en el estanque de
cristal.

Los niños debían ser realmente recompensados ​​por sus esfuerzos. Qing Shui
estaba muy satisfecho con los resultados de la captura. Por las especies de
peces, había muchas variedades. El pez negro, la carpa de hierba y el bagre
eran la mayoría mientras que otras especies de peces constituían una minoría.
Para las especies de tortugas, sólo había una sola variedad: tortugas negras.

Qing Shui tomó un largo tronco de madera, y equilibró los restantes ocho cubos
de agua en él, antes de salir rápidamente de su reino espacial, corriendo de
regreso a la tienda médica del Clan de Qing. Equilibrando cuatro cubos en cada
lado, Qing Shui se apresuró al estanque situado dentro del Jardín de las Cien
Medicinas. Contenido dentro de cada cubo, estaba el agua del estanque de
cristal. Para aumentar su tasa de crecimiento, Qing Shui había reemplazado el
agua de mar con agua del estanque de cristal antes de deslizar las criaturas
marinas de nuevo en ella.

En el camino, Qing Shui se encontró a Qing Shi, quien
se rió incontrolablemente después de presenciar cuan ansioso se veía Qing Shui.
Su risa llamó la atención de Yuan Ying y Qing Yi, que miró sonriendo
amablemente a Qing Shui.

Qing Shui, ignorando a Qing Shi, se dirigió apresuradamente al estanque antes
de liberar torpemente todas las criaturas marinas de los ocho cubos en ella.
Esperaba que su conjetura fuera correcta, el agua espiritual imbuida en Qi
sería capaz de estimular de alguna manera el crecimiento.

Sólo después de completar eso, se sintió seguro en su corazón. El siguiente
paso, fue buscar un socio de negocios para vender los ingredientes vivos.
Involuntariamente, los recuerdos de la Posada Yu He flotaron en su mente. Esa
sopa de tortuga y esa jovencita descarada. Especialmente esa mujer joven y
descarada, Qing Shui se encontró deseando interactuar con ella.

Al perderse en sus fantasías, casi podía ver a Yu He. Esa mirada en su elegante
rostro, ese cuerpo esbelto y elegante, adornado con los bikinis de su mundo
anterior, y esa sonrisa, llena de tentadoras promesas, acercándose cada vez más
a él. El latido de su corazón aumentó mientras tragaba, cuando de repente…

“¿¡Qué piensas, apestoso mocoso, por qué estás salivando?!”


[1]Un crustáceo marino que se asemeja a un
camarón grande.
AST Capítulo 60 “El Dao de hacer dinero”
AST Capítulo 62 - “Colisión Accidental”