AST Capítulo 545 – Ciudad Hundred Miles por un Día, Planeación y Preparativos, Cabello Volando Alrededor.

Capítulo
545 – Ciudad Hundred Miles por un Día, Planeación y Preparativos, Cabello
Volando Alrededor.

Todos en el Clan Qing estaban reunidos
en la sala de estar de la Tienda de Medicamentos del Clan Qing. Por supuesto,
Qing Luo y Lin Zhanhan se quedaron en la Aldea Qing, pero Qing Shui había
planeado visitar la Aldea Qing mañana.
“¡Qing Shui, los asuntos ya se han
resuelto!” Qing He sonrió a Qing Shui, hubo algunos genios que surgieron
del Clan Qing, beneficiando a todo el Clan Qing.
¡Tal vez este fue el así llamado
cabalgar sobre el éxito de otra persona!
“Eso es bueno, volví esta vez para
discutir algo con todos.” Qing Shui decidió revelar cosas, ya que Qing Shui estaba a punto de preguntar.
“¡Oh! También quiero felicitar al
genio extraordinario que vino de la tercera generación de nuestro Clan Qing.
Xiao Bei, Qing You, necesitan trabajar más duro.” Qing Shui le sonrió a la
tercera generación del Clan Qing.
“Papi, que hay de mi? ¿Yo cuento?”
Luan Luan parpadeó sus grandes ojos, había una mirada de expectativa en ellos.
“¡Luan Luan es el genio de la
cuarta generación!”, Dijo Qing Shui en voz baja. Los niños tiene que ser
alentados, incluso un niño talentoso era todavía un niño.
Todos miraron felices a Qing Shui,
elogiando pacientemente a las dos niñas, y Qing Shui les dio a cada una de
ellas un prendedor de pelo de moño.* (no me siento muy orgulloso de poner
simplemente moño pero no estoy seguro de cuál sería la traducción correcta para
bowknot”)
¡Pronto, quince minutos pasaron!
“¡Hermano Shui, qué es lo que pasa,
todos están esperando que nos lo digas!” Qing Bei era una persona impetuosa, no
pudo evitar instar a Qing Shui a revelar el asunto rápidamente.
“Solo quería ver si están
interesados en ir a lugares más grandes para expandirse, como tal vez la Ciudad
del Continente Greencloud.” Qing Shui sonrió mientras frotaba la cabeza
de Qing Bei.
“Hermano, me estás frotando la
cabeza otra vez, ya dije que soy una chica grande, ya no soy una niña…”
Qing Bei sonrió mientras murmuraba.

“¿A la Ciudad del Continente? ¿Qué
podemos hacer allí?” Qing Yi miró a Qing Shui. Sentía, además de saber, que ya
no era fácil para Qing Shui estar allí fuera solo. Si el Clan Qing lo siguiera,
entonces la carga de Qing Shui solo crecerá.
Qing Shui era el hijo de Qing Yi, con
una mirada, él podía decir lo que ella estaba pensando. “Madre, no tienes
que preocuparte por estos asuntos, tu hijo ahora es la persona a cargo del
Palacio Celestial, en tanto estén en el Continente Greencloud, todos te darán cara.”
“¿El responsable del Palacio
Celestial?”
“¡Hermano, quiero unirme al Palacio Celestial!”
“¡Hermano Qing Shui, llévame también al
Palacio Celestial!”
“Qing Shui, ya que desean ir, si
tienes la capacidad de cuidarlos, tómalos. Yo, tu abuelo, el tercer tío, el cuarto
tío y otros tíos y tías ya estamos satisfechos con la fuerza que hemos
alcanzado. Tampoco podemos seguir avanzando hacia otros reinos, por lo que no
vamos a ir.” Dijo Qing Yi después de pensar un poco.
“¿A Madre le preocupa que no pueda
manejarlo?” Qing Shui miró a Qing Yi. Una madre y su hijo se entenderían de lo que
pensaban entre ellos.
“Qing Shui, es de hecho bueno
quedarse en Ciudad Hundred Miles. Aunque solo tenemos la fuerza de los reino Xiantian,
somos considerados expertos en la Ciudad Hundred Miles. Además, este es mi
hogar, hemos estado viviendo aquí durante muchos años, no puedo soportar salir
de este lugar,” dijo Yuan Ying mientras sonreía a Qing Shui.
Tal vez fue porque fueron las palabras
de Qing Yi y Yuan Ying, pero sus palabras obviamente revelaron que no fue
porque no quisieron ir, sino porque estaban preocupados de que Qing Shui no
pudiera manejarlo. Ya no era fácil para Qing Shui manejarse solo, ahora con
tanta gente, necesitaba hacer arreglos para todos.
Incluso aquellos que originalmente
querían ir, como Qing Bei, Qing You y los demás se quedaron callados y dejaron
de pedir ir.
“Ahora, tengo la capacidad de llevarlos
a todos a recorrer el Continente Greencloud. El propósito de llevarlos a todos es para que puedan aumentar su fuerza más rápido, ¿a menos que tengan la
intención de permanecer aquí para siempre, para limitar el crecimiento del Clan
Qing? Cuando salgan los descendientes del Clan Qing, ¿los respetaría alguien?”
Dijo pacientemente Qing Shui.

¿Qué joven no quiere ser excelente?
¿Qué guerrero no quiere estar en la cima del Mundo de los Nueve Continentes?
Dada la sangre caliente de los hombres jóvenes, no importaba incluso si eran
personas comunes y corrientes.
“Si Madre y los tíos sienten que no
tienen mucho futuro en la cultivación, pueden elegir no dedicarse a la
cultivación; en cambio, si están interesados en hacer negocios, yo he ayudado a
que la empresa crezca, si la madre quiere simplemente tener Un descanso, puedo
acompañar a la Madre a recorrer el Continente Greencloud. Si tengo la
oportunidad de hacerlo en el futuro, los llevaré a ver el Mundo de los Nueve
Continentes.”
Qing Shui dudó un poco antes de decirlo.
“Qing Shui, ¿qué hay de esto?
Esperemos hasta que nos encontremos con tu abuelo y el abuelo Lin primero y
recabemos su opinión. Si te apoyan, todos iremos, ¿qué dices?” Qing Yi pensó un
poco y sonrió.
Qing Shui felizmente asintió con la
cabeza!
Luego de eso, Qing Shui habló sobre los
asuntos importantes en el Continente Greencloud. Luego, de repente, recordó al
Oso de Roca Celestial Armadura de Fuego en el Medallón del Rey de la Bestia Inter-espacial.
“Luan Luan, tengo este oso, ¿puedes
comunicarte con él?” Le preguntó Qing Shui a la joven en sus brazos.
“¡Puedo!” Luan Luan respondió
con confianza, luego miró a Qing Shui con alegría.
“Padre, ¿dónde está el oso? ¿Dónde
está?” Preguntó felizmente Luan Luan.
“¡Ven, vamos afuera!”
Todos fueron al patio de la Tienda de
Medicamentos del Clan Qing. Qing Shui sacó el Medallón de Bestia Inter-espacial
y lanzó el Oso de Roca Celestial de Armadura de Fuego. Se veía igual que antes,
a pesar de que parecía abatido, aún se veía saludable.
El Oso de Roca Celestial de Armadura de
Fuego miró a su alrededor. ¡No estaba en pánico ni interesado en nada, en
cambio, quiso cerrar los ojos!
¡Roar,
roar!
” ¡Un rugido suave e inmaduro salió de la boca de Luan Luan!

El Oso Roca Celestial de Armadura de
Fuego abrió repentinamente ambos ojos y miró a Luan Luan con interés, pero Luan
Luan solo siguió haciendo ese rugido suave e inmaduro, uno tras otro.
Bajo la mirada atónita de Qing Shui, el
Oso de Roca Celestial Armadura de Fuego se puso de pie se acercó y se arrastró
hacia el frente de la pequeña figura de Luan Luan mientras ella seguía
rugiendo.
En ese momento, Qing Shui sintió que Luan
Luan era especialmente grande, incluso más grande que los adultos, ¡incluso el
Oso de roca Celestial  Armadura de
Fuego parecía pequeño y manso!
Fue la fuerza del Corazón de los Siete
Orificios…
Qing Shui parecía poder ver que después
de decenas de años después de que Luan Luan creciera, ella controlaría miles de
bestias demoníacas fuertes, nada podría detenerla…
Pero ahora, ella todavía era joven,
Qing Shui sacudió la cabeza. Cuando vio a Luan Luan feliz frotando la cabeza
del Oso de Roca Celestial Armadura de Fuego, Qing Shui rápidamente sacó un poco
de carne asada del Reino del Jade Inmortal Violeta.
“¡Luan Luan, aliméntalo!”
Qing Shui recordó que lo rechazó la última vez, y lo más importante, fue que
debía estar famélico.
Luan Luan lo recibió felizmente, luego
fue a alimentar al Oso de Roca Celestial Armadura de Fuego. Qing Shui observó
sin expresión cómo el Oso comía vorazmente.
Solo tomó un momento para que la carne fuera
devorada. Qing Shui sacó otra pieza grande y la agitó hacia el  Oso de Roca Celestial Armadura de Fuego.
Qing Shui estaba deprimido cuando volvió a ignorarlo.
Luan Luan lo tomó con alegría, luego lo
lanzó al Oso. Una vez más, lo comió vorazmente, haciendo que Qing Shui se
sintiera como un fracaso.
Originalmente, Qing Shui tenía el Qi
del Emperador, aunque no era tan bueno como el Corazón de Siete Orificios, pero
era suficiente para que se convirtiera en un domador de bestias…
“Luan Luan, aliméntalo con esto, puede
hacerse más fuerte. Cuando quieras pelear con alguien, luchará por ti.”
Qing Shui le dio diez Píldoras de la Bestia a Luan Luan.
“¡Bien! ¡Bien!” Luan Luan
felizmente tomó las Píldoras de la Bestia.
Después de haber comido una Píldora de
Bestia, cuando Luan Luan estaba a punto de darle la segunda, soltó un fuerte
rugido hacia el cielo. Todo su cuerpo estaba liberando humo como una llama
ardiente.

Su figura aumentó enormemente, su
altura era ahora de tres metros. Se veía majestuoso, irradiando una fuerza
tiránica, su armadura de fuego parecía aún más brillante.
Qing Shui estaba aturdido, la primera Píldora
de la Bestia podía hacer que evolucionara, su suerte era sorprendentemente alta.
Luan Luan felizmente tomó el resto de
ellas y se las dio de comer al Oso de Roca Celestial Armadura de Fuego, en este
momento, parecía que las habilidades del Oso tenían un aumento explosivo.
Era una pena que el Oso fuera similar
al Elefante Gigantesco de Diamante, su defensa era fuerte pero su ataque era
deficiente. Aun así, el Oso de Roca Celestial Armadura de Fuego todavía tenía
la fuerza de alrededor de dos países.
¡Pero tenía la defensa de más de veinte
países!
Qing Shui le dio el Medallón de Bestia
Inter-espacial a Luan Luan, de esa manera podía almacenar las bestias demoníacas
cuando no era conveniente que estuvieran fuera.
¡Qing Shui le enseñó el método para
usarlo, haciendo que Luan Luan saltara de alegría!
La tercera generación del Clan Qing miró
a Luan Luan con envidia. Después de un período tan largo de tiempo, sabían que
ella era una genio domadora de bestias. A una edad muy temprana, ya tenía tres
bestias demoníacas de nivel Xiantian y ahora, con esta bestia nivel Rey Marcial,
incluso podría luchar con algunos de los cultivadores de Reyes Marcial Pico de
bajo nivel.
Era normal envidiar, incluso Qing Shui estaba
un poco envidioso. El estatus de un domador de bestias en el Mundo de los Nueve
Continentes era bastante alto.
¡En este talento adquirido, el esfuerzo
no jugó ningún papel!

Sabían que no era porque Qing Shui no
se los quisiera dar, sino porque no tenían el talento. Afortunadamente, esta
joven desafiante del cielo era la hija de Qing Shui…
Aunque ella era un poco mayor…
Qing Shui podía adivinar lo que estaban
pensando, incluso podía suponer que su madre pensaba que Luan Luan era la carne
y la sangre de Qing Shui. El apego de Luan Luan a Qing Shui, además de su
parecido con Yiye Jiange, era normal pensar que ella nació de Qing Shui y Yiye
Jiange, de hecho, era natural. Pensando en aquel entonces cuando Yiye Jiange
vino por primera vez a Ciudad Hundred Miles para rescatar a Qing Shui y miró a
Luan Luan, el momento parecía coincidir.
Incluso Luan Luan se dirigió a Qing
Shui como padre, y llamó a esa extraordinaria y refinada chica madre…
¡El cielo se oscureció!
“¡Papi, salgamos a jugar!”
“¡Claro!”
“¡Madre, ven también!” ¡Luan Luan tiró
de Qing Shui y de Yiye Jiange!
Al principio, los otros querían venir,
especialmente Mingyue Gelou y Yuchang, pero cuando vieron a esa familia de
tres, solo saludaron a Qing Shui y sonrieron.
En ese momento, Qing Shui tenía un
sentimiento amargo en su corazón, sentía que no era lo suficientemente bueno
para sus mujeres…
Qing Shui y Yiye Jiange llevaron a Luan
Luan a dar un paseo bajo las Piedras de la Luz, en el lado oeste colgaba una
luna brillante. Yiye Jiange, quien estaba a su lado, se veía hermosa más allá
de toda  comparación.
Luan Luan ya tenía diez años, observaba
a las dos personas que eran las más cercanas a ella y la trataban mejor. En el
tiempo en Ciudad Hundred Miles, sintió que sus padres eran diferentes a los
demás, simplemente no podía señalar qué era.
Luan Luan saltó por el costado, esto le
dio a Qing Shui y Yiye Jiange algo de espacio, después de todo, había algunas
cosas que no podían dejarle saber a la chica.
“¿Vas a seguir ocultándoselo?”
Preguntó Yiye Jiange mientras miraba a Luan Luan.
“Prefiero ayudar a pisotear la Cresta
del Rey León, que dejarle saber algo de esto. Porque de esa manera, su vida se
desmoronaría. ¿No es mejor para ella pasar el resto de su vida felizmente?”
Preguntó Qing Shui en voz baja.
El delicado cuerpo de Yiye Jiange no
pudo evitar temblar. Miró al hombre a su lado, él parecía estar cambiando más y
más. Ya no era ese joven, en el pasado cuando la llamó maestra, ella no sentía
nada, ahora le resultaba difícil aceptarlo.

Lo que llevó a Yiye Jiange a estar
agradecida fue la actitud de Qing Shui hacia Luan Luan. Luan Luan era la hija
de su hermano, ella era su único pariente de sangre que queda en este mundo.
Sin embargo, Qing Shui la trató muy bien. Hasta el punto en que era mejor que
un verdadero padre.
Hubo un dicho donde, si amas a alguien,
amas todo lo relacionado con esa persona. Quizás debido a Luan Luan, Yiye
Jiange tenía algún tipo de sentimiento por Qing Shui.
También estaba el hecho de que él
recordaba sobre sus asuntos, e incluso trabajó para resolver sus problemas.
Debido a que el problema con el Clan Qing se resolvió, ya no tenía necesidad de
hacerse más fuerte.
“¿Podría ser que esté trabajando
tan duro para que pueda abrirse camino hacia la Cresta del Rey León?” Yiye
Jiange miró a Qing Shui.
“Aunque esto puede permitir que Luan
Luan sea más feliz, causó que te veas perjudicada. Este problema es un dolor de
cabeza” Dijo Qing Shui después de pensar un rato.
“¿Yo? ¿perjudicada? ¿Cómo?” Yiye
Jiange no pudo entender entonces y miró con suspicacia a Qing Shui.
“Eso sería, si Maestra se casara, Luan
Luan estaría molesta, porque desde que era joven ella pensó que éramos…”
Qing Shui se frotó la nariz y se rió con incomodidad.
“¡Quien dijo que me voy a casar, no me
casaré!” Dijo Yiye Jiange en un tono aparentemente enojado.
“Está bien, está bien, ¡no te vas
a casar!” La cara de Qing Shui estaba un poco caliente.
Yiye Jiange: “…”
“¡Maestra!”
“¿Puedes no llamarme Maestra…?”
Yiye Jiange sintió que la palabra “Maestra” era particularmente
incómoda. A los ojos del Clan Qing, parecían ser marido y mujer, pero por la
forma en que se dirigían, parecía que…
“Padre, madre, ¡están caminando
tan lentamente!” En este momento, Luan Luan corrió hacia atrás y se apretó
entre Qing Shui y Yiye Jiange, sosteniendo sus manos.
El lugar más animado de la noche eran
los puestos de bocadillos en la carretera, había todo tipo de cosas, tenían
todo, los que podían volar, los que corrían por el suelo, los que nadaban,
vivos, muertos… *(¿¿qué clase de bocadillos son esos??)

Qing Shui confiaba en que podía hacer
mejores que ellos, pero los bocadillos eran sobre el estado de ánimo y la
atmósfera. Además, Luan Luan estaba emocionado. Ella era, después de todo, una
niña.
¡Al final, consiguieron unos palitos de
carne 
frita de cangrejo!
Sabían fresco, tal como una niña joven
e inexperta. La primera vez puede no ser agradable, pero ese estado de ánimo
fue definitivamente hermoso.
En las distancias, había muchas parejas
sosteniendo las manos de sus hijos formando un círculo, dando vueltas alrededor
de la plaza, parecía ser un tipo de juego.
De la mano, en un círculo, mirando a la
luna. ¡Esto puede hacer que una familia se sienta afortunada y feliz juntos!
“Padre, madre, vamos a jugar como
ellos, ¡vamos!” Luan Luan miró alrededor de unos cientos de personas
jugando así cerca cuando pidieron un deseo, la risa clara de los niños se
escuchaba desde lejos.
La pareja más cercana a ellos estaba a
unos cinco o seis pasos de distancia.
Después de que Luan Luan dijo eso,
¡miró a Qing Shui y Yiye Jiange!
“¡Claro!”
Qing Shui sabía que debía tomar la
iniciativa, frotó la cabeza de Luan Luan y naturalmente tomó las manos de Yiye
Jiange. Qing Shui y Yiye Jiange no pudieron evitar temblar.

Los tres dieron vueltas alrededor, la
risa de Luan Luan era fuerte y clara, pero el cabello de Qing Shui terminó
volando alrededor junto al de Yiye Jiange, se veía elegante y sorprendentemente
hermosa.
Bookmark(0)
AST Capítulo 544 – Tomando la Píldora Primordial Agua de Viento, ¿Buscando el Punto de Inflexión?
AST Capítulo 547 – Su hijo ha crecido, Yu He, Clan Shi.