AST Capítulo 392 – Comprando todas sus hojas de Té… ¡¡Qingqing!!.

Capítulo
392 – Comprando todas sus hojas de Té… ¡¡Qingqing!!.

Era
desconocido lo que Qing Shui estaba sintiendo mientras cuidadosamente abrazaba
el tercer Retrato de Belleza. Los tres retratos reflejaban la exquisitez del
otro, y por un segundo, Qing Shui quedó totalmente asombrado.

Al
mismo tiempo, tuvo un profundo sentimiento: no estaba seguro si podría en
realidad coleccionar todos los doce Retratos de Belleza. Pero ¿Cuál era el
propósito de coleccionar todos ellos? Además, solo debe ser una coincidencia
que ella se viera como la dama en el retrato. Debe de ser…

Qing
Shui tampoco pudo evitar pensar en la Señora del Salón Nublado.
Recordó el sueño del fantástico mar de Flores y el misterioso destino que los
juntó. Incluso lo había salvado una vez.

Viendo
a las piezas de piel de zorro que había comprado antes, Qing Shui decidió
empezar a trabajar en ellas. Incluso con su mínimo esfuerzo, Qing Shui podía
crear algo mucho mejor que lo que estaba en venta en las tiendas. Además, en su
Antiguo Arte de Forjado, había una habilidad específica para crear abrigos de
piel de zorro.

Crear
un abrigo de piel de zorro no requiere ningún hilo o aguja, ya que solo
necesitaba todo de la piel en sí.

Qing
Shui encontró un estilo llamado Arte de la Realeza en su Antiguo Arte de
Forjado. Empezó a usar el Qi de la Antigua Técnica de Fortalecimiento para
lavar y tratar la piel de zorro.

El
proceso de elaboración de armaduras ocultas de piel de zorro o de piel de
bestia era en realidad bastante similar al de las armaduras de batalla. Solo
había algunas diferencias en técnica. Así como la cantidad de calor usado. El
calor necesario era diferente debido a la naturaleza de los materiales.

Justo
ahora, mientras Qing Shui estaba usando pieles de zorro, su propósito era muy
simple. Los abrigos solo tenían que verse lujosos y proteger a quien los
vistiera contra el frío. Por lo tanto, los elaboró con esto en mente, sin
añadir muchos atributos adicionales a ellos. En todo caso, no podía imbuir
ningún atributo fantástico con el uso de pieles de zorro como material.

Las
pieles de zorro no eran un tipo de piel dura. Eran enormemente diferentes de la 
dura piel como el acero del Rey Serpiente de Anillos Dorados.

La
elaboración fue un proceso muy seco pero agotador…

Después
de que Qing Shui estuvo satisfecho con la forma creada, detalles, botones y
collares, usó sus manos como martillo para continuar templando los abrigos de
zorro.

Había
usado sus palmas, la parte posterior de sus manos, e incluso sus dedos.

El
tiempo pasó rápidamente, estaba completamente inmerso en la elaboración del
particular abrigo de zorro.

En
este mundo, Qing Shui podía ser considerado un sastre maestro, pero esto no era
debido a que fuera particularmente dotado en esa área.

Era
solo debido a que conocía el Antiguo Arte de Forjado.

El
abrigo brilló con un destello blanco que se mezcló con un ligero toque de
color. Solo bajo el escrutinio de Qing Shui se dio cuenta de que había otros
dos colores mezclados en el blanco.

Normalmente,
era difícil para el color blanco dominar otros colores. Sin embargo, este
brillo blanco era tan intenso que podía esconder los otros dos tipos de color.
El blanco puro era tan distintivo que podía dominar incluso la belleza de los
otros colores.

Qing
Shui pudo sentir el
 Qi ligeramente imbuido fluyendo en el abrigo de piel.
Revisó con su técnica de Visión Celestial.

El
abrigo de piel proveía un amable calor, como el del verano. El atributo de
defensa era de +10% limitado a las áreas que cubría.

El
atributo de velocidad era de +10%.

Atributo
de Fuerza era de +100, Estamina +50, agilidad +100, y Resistencia +100.

Qing
Shui no sabía si debería sentirse feliz o arrepentido. Sintió que el proceso de
forjado fue extremadamente suave esta vez.

Desafortunadamente
solo estaba elaborando este abrigo de zorro y su capacidad para protegerse
contra el frío ya había cumplido con sus expectativas.

El
+10% tanto en defensa como en velocidad lo hizo comparable a su armadura de
batalla. Su armadura de batalla tenía un +30% de defensa, pero la velocidad era
más importante.

Qing
Shui no sabía qué sentir. Solo pudo suponer que el éxito de elaboración fue
debido a que la piel de zorro era el material adecuado exacto para la
habilidad. Miró a la restante piel de zorro.

Se
estaba haciendo tarde, así que Qing Shui se bañó y dejó el reino.

Tuvo
una noche de dormir sin sueños.

Al
segundo día, la Residencia Lai proveyó de una suntuosa variedad de platillos para desayuno.
Incluso aunque no podía compararse a lo que tenían en la Residencia Qing, ahora
estaban en la Residencia Lai. Uno se sentiría cansado si fuera a comer delicias
exóticas todos los días, así que esta era una buena oportunidad para comer algo
diferente.

Qing
Yi se veía distraída mientras comía un poco, Qing Shui pudo ver los ligeros
bordes rojos alrededor de sus ojos, y se veía cansada. Qing Shui hizo una
pequeña mueca ya que sabía que su madre no durmió la noche anterior.

Finalmente,
Qing Shui y Shi Qingzhuang acompañaron afuera a Qing Yi. Mientras los tres se
iban, Qing Luo detuvo a Qing You, quien estaba muy decidido a seguirlos.

Dejaron
la Residencia Lai en un carruaje y aceleraron hacia la ubicación una vez
conocida.

Qing
Shui no estaba seguro si podría encontrar a Qingqing en esa ubicación, ya que
las noticias que tuvo eran de algún tiempo atrás…

Qing
Yi sostuvo fuertemente sus manos juntas. Había una pizca de preocupación en su
rostro tenso. Y no se había dado cuenta de que sus uñas ya estaban enterradas
en su piel.

“Madre,
no estés tan ansiosa. Pronto, todo funcionará bien.”

Qing
Yi asintió con la cabeza vehementemente.

Repentinamente
empezó a nevar; el clima se volvió cada vez más frío.

Qing
Shui vio a su madre estremecerse un poco.

Qing
Shui sacó el abrigo de piel de zorro de algún lado en el carruaje. Esto no los
sorprendió, ya que todos estaban insensibilizados ante la cantidad de sorpresas
inesperadas que Qing Shui les dio.

“Madre,
usa esto.”

Qing
Shui no dijo mucho mientras colocaba el abrigo sobre su madre.

Instantáneamente,
un sentimiento cálido envolvió a Qing Yi. Era extraño. El abrigo de piel de zorro
era extrañamente caliente y ella pudo sentir que su velocidad y fuerza habían
aumentado.

Esto
era lo que su hijo le había dado. No pudo resistir examinarlo. Descubrió que el
abrigo de piel de zorro era de una pieza, sin costuras. Nunca había visto un abrigo
tan meticulosamente elaborado. Tal artesanía parecía casi imposible para
simples mortales.

La nevada se estaba volviendo más pesada.

Dentro
de un corto momento, estaba nevando pesadamente. El suelo estuvo teñido de
blanco por la nieve rápidamente. Nubes grises colgaban en el cielo mientras un
penetrante viento del norte empezaba a a soplar.

“El
clima de hoy es tan frío, e incluso está nevado. Qingqing no estará hoy en las
calles.” Qing Yi señaló ansiosamente. Ella estaba preocupada, pero
decepcionada. Se sentía en conflicto, aunque quería ver a Qingqing, pero no
quería que Qingqing estuviera afuera en las calles.

El
clima era simplemente demasiado frío.

“Llegaremos
pronto. Si no la vemos hoy, regresaremos de nuevo. De cualquier modo, nos
llevaremos a Qingqing de regreso con nosotros pronto.” Qing Shui la consoló
con una sonrisa.

“¿Me
aceptará como su madre? Nunca la crié. Ella ya es una adulta. ¿Me odiará? Qing
Shui, estoy tan preocupada…” Dijo preocupada Qing Yi.

“Madre,
Qingqing pudo sobrevivir hasta hoy porque está esperando a que su madre la
salve. Si solo tuviera a esos bastardos del Clan Yan, ella habría elegido irse
de este mundo.” Qing Shui amablemente consoló a su madre, sin olvidarse de
maldecir al Clan Yan.

El
carruaje de bestias se detuvo después de algún tiempo. Qing Shui, Qing Yi y Shi
qingzhuang bajaron del carruaje.

“Por
favor espere aquí por un tiempo. Si no regresamos pronto, puedes irte. Aquí
está el pago.” Qing Shui le dijo al chofer mientras pagaba por el viaje.

“Okay”

Había
algunas personas en las calles, pero la mayoría de ellos vestían ropas muy
gruesas mientras admiraban la caída de los copos de nieve. De vez en cuando
algunos niños como balones corrían pasándolos. Vestían unas ropas tan gruesas
que probablemente no sentirían nada si caían.

Los
tres rápidamente fueron cubiertos de nieve de la cabeza a los pies.

Qing
Shui y Shi Qingzhuang ya eran expertos artistas marciales, así que tal frío no
los molestaba mucho. Qing Yi, que vestía el abrigo de piel de zorro, se sentía
incluso más cálida que ellos dos.

Sin
embargo, el rostro de Qing Yi sentía como si fuera penetrado por un viento como
cuchillo cuando soplaba contra ella.

Pero
todo esto era algo sin importancia.

Esto
debido a que pudo ver a lo lejos a una muy delgada mujer. Había un carruaje de
tamaño pequeño al lado de una cabina de hojas de té. Uno que la figura estaba
arreglando. No estaba claro si estaba guardando las hojas de té o
arreglándolas. Había un gran refugio en forma de sombrilla sobre la cabina,
pero el cuerpo de la mujer aún estaba cubierto por una delgada capa de nieve
mientras el viento soplaba hacia ella.

Incluso
aunque esta era la primera vez que la veía, Qing Yi tuvo un extraño
sentimiento. Encarando a Qing Shui, ella preguntó. “¿Ella es Qingqing…?”

Qing
Shui también estaba molesto por la escena mientras asentía en silencio.

Quizás
era debido a que la nieve era tan pesada que la cabeza de todos estaba
cubierta, quizás era debido a que ella estaba de pie un poco lejos… de otro
modo, Qing Yi habría podido decir con una mirada que la mujer delgada parada en
medio del frío congelante, la persona que aparentemente estaba mezclada con el
mundo, era su propia hija…

Qing
Shui caminó hacia ella sin prisa. Aproximándose al carruaje de hojas de té,
pudo ver que la mujer estaba tan fría, su rostro y manos ya se habían vuelto
rojos mientras arrastraba los pies en el acto.

Qing
Shui sintió un bulto en su garganta. No pudo detener sus ojos de humedecerse.

Los
hombres de verdad sangran y no lloran. ¡Eso era un montón de mierda! Qing Shui
creía que era mentalmente fuerte, pero mirando a la escena frente a él, no pudo
controlarse…

Los
hombres que no lloraban solo eran personas que no sentían dolor emocional a ese
nivel de intensidad…

El
corazón de Qing Shui estaba lleno de ansiedad mientras se paraba frente al
carruaje de hojas de té. Miró a la mujer, su hermana de sangre,
silenciosamente. En ese momento, sintió in vínculo indescriptible entre ambos.

Era
un sentimiento vago e indescriptiblemente misterioso, y estaba aparejado con un
calor en su corazón. Se preguntó si sentía esta telepatía porque eran
parientes.

La
mujer miró al rostro cubierto de nieve del hombre. Era muy apuesto, y su
característica más cautivadora eran su par de ojos claros. Pero ahora parecían
un poco rojos.

“¿Cuánto
cuestan el Té de Arce Rojo?” Preguntó suavemente Qing Shui.

“Diez
monedas de cobre.” Respondió la mujer con una voz rápida y amable que llevaba
un sentimiento de soledad. Era un tipo de profunda soledad que llegaba al
interior de su alma, y no algo que podía ser mostrado a través de la
pretensión.

“¿Té
de Flor de la Montaña?”

“Diez
monedas de cobre.”

“¿Qué
hay de las hojas de Pera de la Montaña?”

“Diez
monedas de cobre.”

····························

Después
de preguntar, Qing Shui descubrió que todas las hojas de té costaban cada una
diez monedas de cobre. ¿Qué puedes obtener con diez monedas de cobre? Ni
siquiera puedes obtener una comida abundante con diez monedas de cobre.

Qing
Shui sintió como si su corazón fuera rebanado y lentamente atribuyó la causa de
estas emociones al Clan Yan…

“Quiero
estas, estas y estas…” Qing Shui ordenó todas las hojas de té restantes. Solo para que ella pudiera regresar a “casa” al refugio que definitivamente sería más
caliente que estando de pie aquí.

En
total, era apenas dos o tres taeles de plata. Qing Shui recibió el té. No se
atrevía a pagarle más o a mirar a su rostro una vez más. Temía que ella viera
las lágrimas que caían de sus ojos.

“Qing
Shui, por favor, déjame ir hacia allá. No necesito nada más, solo quiero que
ella se ponga esto…” Qing Yi sollozó con lágrimas corriendo una vez que ella
vio a Qing Shui. Si Shi Qingzhuang no la hubiera literalmente retenido ella lo
habría hecho en un instante.

Qing
Shui les dijo que no se acercaran. No fue el momento adecuado. Solo tenían que
contenerse un poco más. Solo tomará un tiempo.

“Qing
Shui, me dijiste que ella estaba esperándome. Que yo era su esperanza.
Entonces, ¿Porqué tenemos que dejarla sufrir así? Qing Shui… me siento
horrible…” Qing Yi hace tiempo que ya se había quitado su abrigo de piel,
usarlo le hacía que el dolor en su corazón empeorara. No podía importarle,
incluso si el viento helado la hacía temblar.
Bookmark(0)
AST Capítulo 391 – El tercer Retrato de Belleza, ella es la mujer en la pintura.
AST Capítulo 394 – Reconocimiento, ¿Quién no sabe cómo escribir la palabra ‘Muerte’?