Menu Devilnovels
@devilnovels

Devilnovels

AST Capítulo 375 – Arrollo de la Montaña Dorada, El peligroso Pantano de las Diez Mil Tortugas, la Caña de Pescar de Oro Puro pescando un Tesoro.

Capítulo
375 – Arrollo de la Montaña Dorada, El peligroso Pantano de las Diez Mil
Tortugas, la Caña de Pescar de Oro Puro pescando un Tesoro.

Después
de higienizarse, Qing Shui echó un vistazo dentro de su reino espacial. Este
era también el tiempo donde Qing Shui estaba más relajado, por lo tanto podía
tranquilamente observar los tesoros que le pertenecían.

El
Melocotón de la Inmortalidad estaba a punto de madurar y era aproximadamente
del tamaño de la cabeza de un infante. Su color rosado era extremadamente
placentero a los ojos y emitía ráfagas de una fragancia que podía causar que la
gente salivara.

Podía
aumentar la esperanza de vida 50 años e incluso ser usado como un ingrediente
para la alquimia. Era un misterioso ingrediente de este mundo de los nueve
continentes.

Con
una sonrisa en su rostro, Qing Shui observó las otras hierbas que plantó dentro
de su reino espacial. Uno debe saber que con solo un Melocotón de la
Inmortalidad, Qing Shui ya había golpeado el oro. Los Melocotones de la
Inmortalidad por sí mismos ya eran objetos invaluables, por no mencionar sus
otras hierbas desafiantes de los cielos y frutos de varios árboles.

En
la mañana, Qing Shui se levantó sintiéndose extremadamente refrescado,
maravillado por la corriente de Qi fluyendo en ambas piernas. Aunque fue
bastante peligroso ayer, se las había arreglado para cultivar su Técnica Divina
de Limpieza de Brazo a la Etapa de Éxito Mayor y la Técnica Divina de Limpieza
del Pie a la Etapa del Éxito Menor la noche anterior cuando estaba en el reino
espacial.

Si
ambas técnicas estuvieran en la Gran perfección, o al menos en la Etapa del
Éxito Mayor, Qing Shui tenía la confianza de que no hubiera perdido ante ese
viejo de ayer.

Qing
Shui no pudo esperar a que llegara el día en el que nunca fuera derrotado de
nuevo. La fuerza lo era todo, y la sed de fuerza ya se había marcado en el
corazón de Qing Shui. No quería que las personas que se preocupaban por él
estuvieran constantemente preocupadas, y la única manera de dejar sus mentes
tranquilas era volverse incluso más fuerte, mucho, mucho más fuerte de lo que
era actualmente.

Repentinamente,
a medio camino en sus pensamientos…

“¡Papi!”
La Pequeña Yuchang corrió hacia él felizmente.

Qing
Shui se adelantó y la abrazó ¿Cómo podría la hija de Mingyue Gelou no ser
hermosa también? Qing Shui se sentía verdaderamente bendecido de tenerlas a
ambas a su lado.

Solo
odiaba el hecho de que las conoció demasiado tarde. Como dice el dicho – Ámame,
ama mi perro. – No le importaba que la pequeña Yuchang no fuera su propia carne
y sangre. Su amor por ella era real.

No
pudo evitar suspirar, sin saber si debería agradecerle a su ex marido o
maldecirlo. Si su ex la hubiera tratado un poco mejor y adorara a la pequeña
Yuchang más, ¿Cómo podría ella haberlo dejado?

“Papi,
enséñame a golpear a la gente mala, quiero golpear a la gente mala.”

La
pequeña que estaba en el abrazo de Qing Shui levantó su cabeza mientras le
decía seriamente a Qing Shui.

Ella
casi tenía cinco años, y considerando el hecho de que Mingyue Gelou era una
genio en cultivación, su hija seguramente no sería demasiado débil tampoco.
Qing Shui usó un fragmento de energía de su Antigua Técnica de Fortalecimiento
y probó su cuerpo.

Un
momento después, Qing Shui retrajo su energía. Aunque sus canales de energía
eran flexibles y fuertes, no estaba en el nivel en el que estuvieran conectados
de forma innata. Al parecer esta niña no heredó el físico de Mingyue Gelou.

“Vamos,
papá ten enseñará algunas técnicas marciales.”

Los
otros miembros el Clan Qing practicaron sus propias artes marciales. Había
también algunos en combate de práctica entre ellos por el bien de mejorar más
rápido. Qing Shui llevó a la pequeña Yuchang a un lugar que estaba más alejado,
vacío del ruido del entrenamiento en el patio.

“Chiquilla,
la cultivación es realmente dura, ¿Estás asustada?” Qing Shui sabía que tenía
que arraigar el concepto de “nunca temas sufrir” en Yuchang cuando era joven.
Sin embargo, entendió la mente de una pequeña niña también. Sabía que no podía
esperar que un niño de cinco años entendiera realmente el concepto.

“No
tengo miedo, quiero ayudar a papá a derrotar a los chicos malos… quiero
derrotar el papá malo de papá, quiero que el papá de papá se disculpe hasta que
papá esté feliz…”

Mientras
la pequeña murmuraba sin cesar, Qing Shui se sentía extremadamente agradecido
en su corazón. Esta inocencia de esta adorable niña había realmente conmovido
su corazón.

Qing
Shui le enseñó la Postura del Caballo a la pequeña Yuchang primero para
solidificar sus bases.

La
pequeña estructura de la pequeña Yuchng, no podía ni siquiera ejecutar
apropiadamente la Postura del Caballo, pero su determinación causó que Qing
Shui se sorprendiera. Esta pequeña era de hecho súper persistente, sin rendirse
a pesar de su fatiga.

Al
ver cómo apretaba los dientes una y otra vez, Qing Shui se sintió tanto cálido
como dolorido en el corazón. Sin embargo, no dijo nada. Sabía que si ella
realmente quería cultivar, este poco de fatiga no era nada. Estaba orgulloso de
la perseverancia de su hija.

Finalmente
las piernas de la pequeña Yuchang temblaron e involuntariamente cayó. Qing Shui
se movió en un parpadeo y la atrapó sonriéndole dulcemente.

“Toma
un descanso corazón, uno nunca debe apresurar las cosas cuando se trata de
cultivación. Solo haciendo esto todas las mañanas  hasta el punto en que ya no puedas soportar. Descubrirás que
el tiempo que puedes soportar se volverá más y más largo.”

Mingyue
Gelou, que estaba de pie desde lejos, tenía una amorosa sonrisa en su rostro.
Este era el calor familiar que siempre quiso.

Después
de lo cual, Qing Shui practicó su puño Tai Chi y le enseñó el concepto de él a
la pequeña Yuchang. Sonriendo ante sus intentos, la corrigió lentamente
mientras le recordaba que el Tai Chi estaba enfocado en la esencia y no en la
forma.

···················

Después
del almuerzo, Qing Shui decidió ir a caminar para aliviarse de la monotonía del
entrenamiento.

Las
calles de la Ciudad Hundred Miles bullían como antes. Muchas caras familiares
saludaron a Qing Shui. Ya se había vuelto en alguien como una leyenda para las
personas de la Ciudad Hundred Miles.

Inconscientemente,
sus pies lo llevaron a un lugar familiar mientras caminaba.

El
Arrollo de la Montaña Dorada.

Qing
Shui una vez había venido a este lugar antes para capturar los peces negros, y
todavía recordaba a Ni’er, la pequeña niña de aquel entonces. Se preguntó si
ella y su abuela estaban haciéndolo bien, ya que no las había visto ya desde
hace algunos años.

Siguiendo
al pequeño arrollo, continuó caminando hacia delante, vadeando el agua que se
hizo cada vez más profunda a medida que avanzaba…

Qing
Shui sabía que la entrada al Pantano de las Diez Mil Tortugas estaba al final
del arrollo. El arrollo eventualmente lo condujo a un túnel montañoso. En
este punto del tiempo, Qing Shui decidió entrar al túnel, siguiendo la
corriente a través del corredor.

Sabía
que el Pantano de las Diez Mil Tortugas era un terreno prohibido en la Ciudad
Hundred Miles. Sobre aquí, los cuerpos de muchos expertos Picos de Houtian
estaban yaciendo como arenas en un desierto. Ni siquiera cultivadores Xiantian
podían garantizar su supervivencia. Por lo tanto, no muchas personas se
atrevían a aventurarse aquí.

El
corredor que conducía hacia adentro era extremadamente estrecho a medida que el arrollo en el medio se ensanchaba al tamaño de un pequeño río. Qing Shui
vadeó en el agua avanzando.
Con
su sentido espiritual esparcido, Qing Shui podía escapar en el instante en que
sintiera peligro, o incluso inmediatamente entrar al Reino del Jade
Inmortal
 Violeta. Solo era debido a que tenía el reino espacial que se atrevía a
aventurarse aquí.

El
sol afuera era abrasadoramente brillante, pero el lugar en que estaba se volvía
más y más oscuro. Sin embargo, no afectaba mucho a Qing Shui, no con su
fortalecido sentido espiritual.

¡Plop!

Un
sonido de algo rompiendo la superficie del agua sonó.

Qing
Shui rápidamente retrocedió, sus manos agarraron lo que voló.

¡Pa!

¡Chichi…!
*(solo diré que me desesperan las onomatopeyas extrañas)

Qing
Shui estudió lo que agarró. Era un pez lanza, grande y de color negro. El pez fue
nombrado así porque su frente sobresaliente era como una lanza y el pez tenía
la boca llena de muchos dientes desagradables. Parecía extremadamente feroz.

“…”
lo arrojó al agua de nuevo.

Avanzando
alrededor de diez metros más. Sufrió más de diez ataques furtivos. Ante él, una
bestia cocodrilo de tres metros de largo apareció, gruñéndole furiosamente.

“…”
Qing Shui lo abofeteó y rápidamente agarró su cola, arrojándolo detrás de él
mientras el cocodrilo estaba en un estado asombrado.

Mientras
avanzaba hacia delante de nuevo, Qing Shui se dio cuenta después de varios
momentos que el interior de esta caverna se volvía poco a poco más brillante.
Estaba llegando al final del corredor. Y… finalmente vio un gran cuerpo de
agua fangosa al final del camino.

¡Pantano
de las Diez Mil Tortugas!

El
Pantano de las Diez Mil Tortugas estaba rodeado por precipicios a los cuatro
lados. El agua estaba extremadamente turbia y Qing Shui no podía ver nada,
incluso con su visión mejorada.

Había
incontables tortugas en el agua hasta donde el ojo podía ver, no es de
extrañarse que este lugar fuera llamado el Pantano de Las Diez Mil Tortugas.
Sin embargo, lo importante no eran las tortugas, sino más bien, lo que estaba
oculto en el interior de este pantano.

Nadie
sabía exactamente qué secretos estaban escondidos en este pantano. Solo sabían
que este lugar era excesivamente peligroso. No había muchas personas como Qing
Shui, siendo capaz de sobrevivir vadeando a través de las aguas del arrollo
dorado en el corredor anterior.

Qing
Shui caminó a las orillas del pantano, silenciosamente contemplándolo. Podía
sentir un extremadamente aterrador Qi mortal emanando del pantano. Se sintió
extremadamente incómodo.

Abruptamente,
Qing Shui fue capturado por un pensamiento repentino cuando entró en su reino
espacial.

¡Caña
de pescar de Oro Puro!

Ya
que no era seguro entrar a las aguas, podría bien probar su suerte y tratar de
pescar aquí.

Después
de salir de su reino espacial, Qing Shui encontró una pieza de roca plana y
empezó a pescar. Incluso aunque no había carnada ni nada pesado adherido a la
caña, el gancho aún empezó a hundirse en las aguas con su propia voluntad.

Esta
era una caña de pescar mágica.

Qing
Shui no se atrevió a aflojar mientras mantuvo su sentido espiritual extendido
todo el camino, supervisando el lugar por cualquier posible peligro.

Siendo
un herrero que había entrenado su paciencia. A Qing Shui no le molestaba esperar
siempre y cuando no fuera peligroso.

····················

····················

Después
de que varios momentos pasaran, finalmente sintió algo enganchado en la caña de
pescar de oro puro.

Quizás,
había pescado alguna bestia mágica. Podría incluso ser algún tesoro celestial o
algún raro ingrediente acuático.

Justo
cuando estaba perdido en su fantasía, la expresión en su rostro de repente
vaciló.

Su
sentido espiritual le dijo que la cosa que había pescado no era una cosa
viviente, sino una bolsa bordada en su lugar.

¿Una
bolsa bordada?

¿Porqué
demonios lo que pescó era una bolsa?

Qing
Shui solo podía usar su sentido espiritual para obtener una lectura. Por
derecho, este lugar prohibido no debería ser frecuentado por muchos. ¿Podría
ser que esta bolsa estuvo perdida desde hace mucho, mucho tiempo?

¿Un
experto fue atrapado aquí? Emboscado por sus enemigos? ¿O un ladrón estaba
siendo perseguido por muchos otros antes de no tener más remedio que arrojar el
botín dentro?

Demasiadas
posibilidades, Qing Shui decidió dejar de pensar en ello. En todo caso, estas
cosas que la Caña de Pescar de Oro Puro pescó, ¿No podrían ser malas cierto?

Instantáneamente
enrolló de vuelta la Caña de Pescar antes de exclamar sorprendido.

“¿Huh?
¿Porqué se ve tan nuevo? ¿Alguien acaba de perder esto hace algunos días?”

Qing
Shui suspiró de alivio cuando vio que la bolsa todavía estaba sellada.

Sus
ojos se iluminaron mientras sostenía la bolsa. Podía sentir un abrumador Qi
espiritual emanando desde dentro de la bolsa. La calidad y cantidad de este Qi
espiritual era incluso más algo que el de las Piedras Tigre Blanco.

También,
la bolsa se veía nueva, fue hecha de la piel de alguna bestia demoníaca. Aunque
Qing Shui no sabía cuán poderosa era la bestia, podía sentir con seguridad que
la piel no venía de una bestia demoníaca Xiantian o Rey Marcial.

“Si
ese es el caso, ¿Podría esto haber sido hecha de la piel de una bestia que
estaba al menos en el nivel Santo Marcial?”
Guardar Capitulo
Close
Capitulo Anterior
Capitulo Siguiente
Considera desactivar adblock en el sitio, con eso nos ayudas a poder mantenerlo.
error: Content is protected !!
Scroll al inicio