AST Capítulo 338 – Estado de Minuciosa Sutileza de Qing Shui.

Capítulo
338 – Estado de Minuciosa Sutileza de Qing Shui.

Ella
nunca podría olvidar cuando Qing Shui habló. “¿Diosa? ¿Demonio?”

En
cualquier caso, él era la primer persona que le dio “sentimientos”. Ella se dio
cuenta que tenía dificultad para poner los sentimientos que ella tenía hacia él
en palabras. Especialmente la mirada en sus ojos que la hizo incapaz de
manifestar su intento asesino.

Lo
más importante de todo, ella descubrió que Qing Shui era un inesperadamente
humilde hombre joven. Pero poco sabía ella que la persona “más llamativa” en el
Palacio Celestial últimamente era este mismo Qing Shui.

Y
en realidad la hizo sentir curiosa sobre su futuro. ¡Este sentimiento
inimaginable era simplemente indignante, incluso para ella misma!
Incluso
el odio profundo no puede soportar el paso del tiempo. Era justo decir que Qing
Shui había abierto la ventana de su corazón.

Todos
los esfuerzos descansaban en la mano de Qing Shui, la mismísima mano que
acariciaba sus pechos.

“Aún
mantengo lo dicho. No pienses en eso, jamás, todavía no eres mi oponente por
ahora.” La Señora de Palacio del Salón Nublado pensó sobre cómo ella se
sonrojaba por ser acariciada por esas manos invisibles cada vez y también en el
hermoso mar de flores que aparecía en su mente. Sin embargo ella no había
podido pararlo propinando la misma palmada de nuevo como lo hizo la primera
vez. Ella solo podía verse indefensa y sentirlo todo…

Qing
Shui sonrió irónicamente, finalmente entendió porqué los hombres no estaban
dispuestos a tener una mujer fuerte como su pareja. En el mundo de los nueve
continentes, para tener una mujer más fuerte que tú mismo básicamente significa
que puedes olvidarte de tener concubinas. Pero desde luego, clanes poderosos
son la excepción. Incluso así, todavía cualquiera se sentiría inquieto ya que
ningún hombre querría sentirse débil en frente de sus parejas.

“No
me matarás.” Dijo ligeramente Qing Shui.

“Okay,
me voy. Oh, y recuerda lo que dije.” Era raro para la mujer usar un tono
ligeramente relajado para hablar con él. Ella se levantó y estaba a punto de
irse.

“¡Espera!”

Qing
Shui se levantó.

La
dama solo miró a Qing Shui sin emociones y no dijo nada.

“En
realidad has sido extremadamente de gran ayuda para mi. Me gustaría darte algo.
Lo he estado pensando pero no esperaba conocerte ni esperaba que en realidad
hubiera tan gran belleza como tú en el mundo de los nueve continentes. Puede
que me vaya pronto, así que me pregunto si puedo pasártelos ahora.” Qing Shui
organizó sus palabras y habló nerviosamente.

La
dama silenciosamente miró a Qing Shui por un tiempo antes de darle un ligero
gesto asintiendo.

Esto
hizo a Qing Shui extremadamente feliz, al punto en que quería llorar lágrimas
de felicidad. Se sentía así mismo tan humilde. Ser tan feliz solo porque
alguien aceptó su regalo…

Al
menos por ahora Qing Shui no tenía ninguna otra intención hacia ella, porque él
sabía que no era lo suficientemente digno.

Era
una sincera gratitud. Qing Shui era una de esas personas típicas que devolvía
la amabilidad en 10 pliegos. Su accidental ayuda para Qing Shui esta vez había
estado molestando a Qing Shui. Ahora que la había conocido en persona, se
sentiría inquiero si no expresara su gratitud.

Qing
Shui rápidamente regresó al Reino Violeta Jade Inmortal. Empacó dos de cada
variedades de frutas, entonces también las pocas Píldoras de Revitalización
Menor restantes, Píldoras Cinco Dragones, Píldoras de Resistencia y algunas
otras Píldoras Medicinales que había confeccionado. Incluso incluyó una Píldora
de la Belleza que acababa de confeccionar.

Entonces
finalmente vio el Caldero de Vino de Flor de Ciruelo. Qing Shui especialmente
llenó alrededor de 2 jin en un caldero más chico. El pequeño caldero que fue
llenado era el tipo más pequeño de caldero que había forjado antes.

Entre
las muchas especias en el Reino Violeta Jade Inmortal, Qing Shui también empacó
algunas de ellas. Calculó que habría suficiente para que ella usara sola por un
largo tiempo. Ocho o diez años no deberían ser un problema.

Después
de que salió del reino, descubrió que ya había llenado más de la mitad del
bolso brocado. Esto no incluía aquellos varios tipos de píldoras medicinales y
el vino de Flor de Ciruelo. Qing Shui se regañó a sí mismo por ser tan humilde
de nuevo y estaba a punto de dejar la habitación.

Pero
se detuvo y sacó un bolígrafo para rápidamente escribir algunas notas sobre los
efectos y uso de especias y algunos tipos de píldoras medicinales.

Cuando
salió de regreso, la dama todavía esperaba ahí. Ella se volteó y miró a Qing
Shui tan pronto como escuchó sus pasos. Sus hermosos ojos estaban llenos de
sospecha debido a que la bolsa de brocado que llevaba que era del tamaño de una
pequeña bolsa de yute.

“¿Qué
me estás dando?”

Quizás
Qing Shui se dio cuenta de algo, y entregó la bolsa avergonzado. Dejar que una
dama con la belleza que puede derrocar imperios cargar semejante gran bolsa
era…

“¿Qué
es eso en el pequeño caldero? La dama no estaba mirando a nada más ni aceptó la
bolsa de Qing Shui. Ella solo miraba al exquisito caldero de bronce en la mano
de Qing Shui.

Qing
Shui supuso que quizás debido a que ella pensó que ese pequeño caldero era
hermoso o quizás porque solo este pequeño exquisito caldero era lo más precioso
entre todas las cosas en sus ojos. Qing Shui sonrió irónicamente y le pasó el
pequeño caldero a ella.

Dos
Jin de Vino de Flor de Ciruelo y los adicionales 2 jin del caldero de bronce
hacían un total de solo 4 jin. Era muy ligero. Por no mencionar el hecho de que
esta dama, cuya belleza era similar a la Diosa del Noveno Cielo, era mucho más
fuerte que Qing Shui. Ella no tendría problema con un caldero más grande, mucho
menos este pequeño.

Quizás
ella podía suponer qué eran los otros artículos, o quizás los artículos que se
consideraban preciosos a los ojos de la gente común no tenían ningún valor para
ella. O quizás era solo un simple gesto y ella solo aceptaría este pequeño
caldero. Pero quizás ella realmente no esperaba que él pudiera ofrecerle algo
que picara su interés.

“¿Porqué
no lo abres y echas un vistazo?”

La
dama levantó la cabeza y lanzó una mirada a Qing Shui antes de que aceptara el
pequeño caldero.

Ella
suavemente lo abrió. Qing Shui observó el ligero titubeo en esas manos.

Una
refrescante y delicada fragancia flotó instantáneamente y rápidamente llenó
toda la habitación. Solo el olor era vigorizante e incluso trajo un ligero
alivio a los cinco vasos y seis órganos del cuerpo.

La
dama lo miró por un muy largo tiempo antes de poner la tapa de regreso. Cuando
ella levantó la cabeza vio a Qing Shui observándola con anticipación, como si
esperara su evaluación.

“Esto
está muy bien…”

Qing
Shui: “……………”

La
dama se fue. Después de ver esos artículos ella de hecho le dio cara a Qing
Shui y aceptó todo. Había algo de titubeo inicialmente. Quizás después de que
recordara que este hombre se había aprovechado en grande de ella aceptó todo
eso y convocó su montura para llevárselo cargando.

Como
la Señora de Palacio del Salón Nublado, la montura de la dama era en realidad
un Luan Azul, una bestia mutada. Encima de eso, era también una bestia mítica
del grado “Corona de Fénix.”

¡Qué
coincidencia! Qing Shui tuvo el impulso de liberar su Ave de Fuego. Después de
todo, su montura era casi una copia exacta de la suya, excepto por su color.
Pero la “Corona de Fénix” de su Luan Rojo no era tan grande y el aura que
emanaba era ligeramente inferior que el Luan Azul.

Al
final, Qing Shui no liberó su Ave de Fuego. Por una vez la dama finalmente asintió
a Qing Shui, su rostro estaba velado excepto por sus ojos únicos.

“no
tienes permitido pensar en eso de nuevo…”

Qing
Shui recordó las palabras que dijo antes de irse, sin embargo no hubo más
amenazas al final de ellas…

Así
que ella de verdad hablo menos después de tomar algo de él…

Qing
Shui no pudo evitar considerar el incidente de nuevo. Llegó a la conclusión de
que la raíz de todo fue el Retrato de Belleza y planeó no dejar que su mente
volara de nuevo y deleitarse con los recuerdos de esa maravillosa sensación.

Al
siguiente día, Qing Shui se bañó después de despertar y fue a la plaza pública
para su práctica matutina.

Después
de su batalla con la gente de la Torre de la Espada, el rango de Qing Shui en
su generación estaba bastante seguro en la posición más alta sin ninguna duda.

Si
la brecha entre su fuerza fuera más o menos la misma, habría más disputas al
respecto, así como desafíos y comentarios insultantes. Sin embargo si excedía
la fuerza de la gente de la misma edad por demasiado, entonces nada mas que
solo suspiros de admiración y envidia permanecerían.

Porque
esto los había hecho perder su motivación para superarlo. Si cualquiera
mencionara algo negativo ahora, todos lo verían solo como un payaso solitario
realizando una actuación.

Justo
como Feng Wuji. Él odiaba a Qing Shui hasta los huesos ahora porque él había
sido reducido a ser el hazmerreír de todos, incluso si él era el Discípulo
Principal del Salón Estrella de la Mañana.
Estaba
practicando su Tai Chi lentamente y sintió la energía natural en su cuerpo.
Después de su avance, Qing Shui pudo sentir que la energía natural parecía
haberse vuelto más poderosa también.

Cuando
Qing Shui hizo su práctica matutina, alguien en la cercanía estaba imitando sus
movimientos. Aunque sus movimientos eran lo suficientemente parecidos, solo
pudo captar la forma pero no la esencia de ello. Inesperadamente más gente
empezó a unirse.

Qing
Shui sin embargo, no estaba afectado por distracciones externas. Lentamente
cerró sus ojos y expandió su sentido espiritual. Pudo sentir sus alrededores,
incluso los movimientos pequeños y las partes del cuerpo de las pequeñas
hormigas en el piso.

“¡Minuciosa
Sutileza!”

Qing
Shui abrió sus ojos con satisfacción. Minuciosa Sutileza era un concepto
indistinto, no un aumento de fuerza pero un tipo de estado mental, que era un
avance de reino.

Justo
como en batalla, cuando el reino de “Minuciosa Sutileza” era alto, uno era
capaz de crear una estimación precisa del poder de las técnicas de los
oponentes y el daño que podría soportar.

“¡Hola!”

Justo
cuando Qing Shui estaba a punto de irse, una débil voz viajó a sus oídos.

Se
volteó para descubrir que el dueño de esa voz resultó ser alguien inesperado.

¡Gongsun
Jianyun!

Qing
Shui tenía curiosidad. ¿Porqué él lo estaba buscando? Había roto su hombro
antes así que no estaría sorprendido si lo odiara.

“¿Hay
algo que pueda hacer por ti?”

Qing
Shui acababa de comprender la Minuciosa Sutileza, así que estaba de muy buen
humor.

“Te
veo practicando tus puños todos los días aquí, así que asumo que no te molesta
que otras personas lo aprendan. ¿Te molestaría guiarnos un poco cuando tengas
tiempo?” Gongsun Jianyun preguntó en el mismo tono débil.

Cualquiera
podía decir que se estaba tragando su orgullo. No debe haber sido fácil par aun
joven maestro como él rebajarse a su nivel, pero Qing Shui no podía preocuparse
menos sobre eso.

Solo
que la hermosa imagen de una dama cruzó la mente de Qing Shui, la astuta dama
que le había dado un talismán antes de su batalla.

‘Accederé
solo como pago por el favor de ella.’ Qing Shui lo pensó en silencio para sí
mismo.

“Claro,
practicaré media hora con todos al mismo tiempo diariamente. No estoy seguro
por cuánto tiempo, pero será medio año como mucho. En cuanto a qué reino puedan
alcanzar, todo dependerá de ustedes mismos. Les ensañaré todo lo que sé.”

Qing
Shui se fue después de eso porque todavía tenía que visitar a Cang Wyua para
aprender otra técnica del Palacio Celestial, la cual definitivamente no era
inferior a una Protección Divina de grado Legendario.

¡Protección
Divina!

Era
algo que Qing Shui siempre había estado anhelando. Después de todo, las
técnicas marciales de este tipo eran definitivamente perversas. Pero por
supuesto, todavía sería sin sentido si la diferencia entre las dos partes era
demasiado grande.

Estaba
fuera de la expectativa de Gongsun Jianyun que Qing Shui accediera a esto.
Después de que se recuperara de su asombro, gritó “Muchas gracias” a Qing Shui
en retirada.

Él
no sabía que la verdadera razón detrás de la acción de Qing Shui fue debido a
Gongsun Jianwu y al mismo tiempo, Qing Shui también podía ganar algo de buena
reputación por dejar todo en el pasado.

Aunque
Qing Shui realmente no le importaba esto, todavía creía que 
se cosecha lo que se siembra . Este montón de personas eran hijos e hijas altamente favorecidos
después de todo. Ellos podrían ser de ayuda algún día o incluso aparecer ante
él durante los tiempos más difíciles.

El
mundo de los nueve continentes era muy complejo. quién sabe si hubiera algún
experto escondido entre estas personas o si alguno tenía algún poder
inimaginable dentro. En el continente, las cosas que parecer ser poderosas en
la superficie no siempre son necesariamente ciertas, porque las existencias
verdaderamente significativas estaban normalmente escondidas.
Bookmark(0)
AST Capítulo 337 – Viendo fríamente por encima del mundo, Señora de Palacio del Salón Nublado.
AST Capítulo 341 – ¿Una pulga? Monumento de Piedra del Rey Saltarín de Armadura Negra.