AST Capítulo 283 – Ella es del Clan Yan, el Clan Yan que fue sentenciado a morir.

Capítulo
283 – Ella es del Clan Yan, el Clan Yan que fue sentenciado a morir.

El
cielo se oscureció, Qing Shui miró la esparcida multitud alrededor de él,
muchos de ellos gesticulaban, incluso hacían movimientos cómicos.

Qing
Shui se rió, la gente era probablemente demasiado tímida para dejarse ir a sí
mismos. Ahora que era tarde y algunos pocos todavía estaban alrededor, solo
habían una persona en frente de cada escultura de piedra. Entonces ellos se
volverían menos restringidos, todos se evitaban entre sí a propósito. Aunque
había algunos fanáticos que se preocupaban menos por los otros e imitaban en el
mismo lugar, como si estuvieran fuera de sus mentes.

Una
vez que empezaban a practicar, imitando y entrenando viendo a las ‘Formas de
bestias’ esculpidas en las estelas de piedra, habría algunos que
accidentalmente o no, captaban el secreto dentro. Entre ellos algunos con
persistencia y perseverancia, aprenderían la más básica de las formas de
imitación.

Si
alguien quisiera alcanzar el nivel de los golpes de bestias de Qing Shui
necesitarían una excelente percepción, para Qing Shui que había entrenado la
Técnica de Mimetismo de Nueve Animales, sería difícil para cualquiera obtener
tales resultados en tan poco tiempo.

Caminó
hacia su casa, sonriendo y sacudiendo su cabeza. Si él no hubiera estado
entrenado en la Técnica de Mimetismo de Nueve Animales, esperando alcanzar su
actual nivel necesitaría 20 años de dura práctica. Este era el resultado de
poseer el Mar de Conciencia con la imagen de Yin Yang y dos Epifanías.

Lentamente
caminó de regreso, si mente estaba completamente en los gravados en las
tabletas de piedra. Qing Shui no planeaba usarlos contra sus oponentes después
de aprenderlos. A través de las estelas de piedra, su Técnica de Mimetismo de
Nueve Animales podría ser mejorada y sus habilidades también mejoraban
simultáneamente, además. Sus técnicas asesinas eran las Armas Ocultas y las
Nueve Ondas de la Gran Palma Dorada de Buda. La Espada de la Tercer Onda y por
supuesto ciertos movimientos dentro de estas técnicas suplementarias eran
poderosas.

Patada
Látigo del Tigre, Garra Desgarradora del Tigre, Apoyo del Oso, Aturdimiento del
Oso, estas venenosas y poderosas técnicas eran a veces suficientes para matar a
su oponente en un instante.

Con
su mente volando, llegó a su habitación sin saber y se dio cuenta de que la
puerta de la habitación de abajo estaba un poco abierta. Ayer se quedó toda la noche sin notar nada malo, también lo estaba esta mañana.

Qing
Shui estaba a punto de ir ahí cuando la puerta se abrió, y salió una mujer que
parecía una chica. Qing Shui estaba impactado de que ella era la exquisita
chica que vino a practicar con él la Técnica de Espada del Palacio Celestial.

Yan
Ling’er.

“Hermano
Qing Shui” Los delicados labios de Yan Ling’er se separaron un poco mientras
sonreía y saludaba a Qing Shui.

“Mm,
¿Te quedas aquí?” Qing Shui preguntó en shock.

“Sí,
está el hermano Qing Shui quedándose aquí también?” fue el turno de Yan Ling’er
de estar sorprendida, había estado viviendo aquí todo el tiempo.

“Sí,
estoy justo sobre ti.” Qing Shui rió entre dientes.

“Hermano
Qing Shui debes haberte mudado ayer.” Yan Ling’er estaba justo frente a Qing
Shui en cuanto terminó su frase.

Su
amable y agraciada altura llegaba a la barbilla de Qing Shui, fue solo ahora
cuando notó que esa ‘chica de al lado’ estaba bien desarrollada. Su rostro era
delicado y joven, pero esos pechos eran redondos y llenos, sus ropas abultadas,
incluso aunque no se podían ver uno podía saber que definitivamente no eran
pequeños.

Su
suave línea de la cintura era esbelta, su redondo trasero era especialmente
levantado y sus largas y delgadas piernas la hacían ver especialmente joven y
hermosa.

“Mm,
¿Cómo lo sabes?” Preguntó Qing Shui, aunque él sabía la respuesta, la chica no
estaba en casa la noche anterior, Qing Shui supuso que ella había tonteado por
ahí con un hombre la noche anterior.

“Me
quedé con la hermana Xi Yue la noche anterior, resulta que el Hermano Qing Shui
empezó a vivir sobre mi.” Yan Ling’er rió alegremente.

Qing
Shui pudo sentir que las habilidades de Yan Ling’er estaban en el nivel
Xiantian principiante, pero alcanzarlo a esa edad era considerado brillante,
Mirándola de cerca, Qing Shui tuvo un indicio.

Ella
se veía similar a la hermana vendiendo hojas de té en la Ciudad Yan.
Especialmente su nariz y la forma de su rostro, y esas características de su
hermana mayor no se parecían a las de su madre. Qing Shui repentinamente notó
su apellido, Yan, no había parecido extraño conocer a una chica con el apellido
Yan en el Palacio Celestial. Pero ahora, Qing Shui miró sin parpadear a Yan
Ling’er. “Dónde está tu casa?”

Yan
Ling’er estaba un poco confundida al escuchar a Qing Shui, pero respondió con
una sonrisa. “Es en el País Jiang, en Ciudad Yang. ¿Tiene algún problema el hermano
Qing Shui? Mi familia en la Ciudad Yan todavía debería de tener algo de fuerza.
Si vas a la Ciudad Yan en el futuro, te entretendré bien.”

Ella
en realidad dijo que su familia estaba en el País Yan Jiang en la Ciudad Yan,
solo el Clan Yan tiene el apellido Yan en la Ciudad Yan. Ella dijo que su
familia tiene algo de poder. Qing Shui estaba dolido, su más aprensiva meta
ahora era aplanar hasta el suelo al Clan Yan.

Qing
Shui sonrió amargamente y se fue caminando dejando a Yan Ling’er que estaba un
poco confundida. Después de saber que ella era parte del Clan Yan, cualquier
sentimiento positivo hacia ella se había desvanecido en un parpadeo.

Qing
Shui entró a su habitación y cerró la puerta, sintiéndose perdido. Esta chica
le recordó al Clan Yan una vez más. El crecimiento de la aristocracia siempre
tenía una historia de sangre y lágrimas, para que familias se elevaran
aplastando a muchas otras. Un general construye su éxito sobre diez mil huesos
blanqueados, un clan aristócrata no era diferente.

Qing
Shui le había dado al Clan Yan una sentencia de muerte después de ver a la
testaruda mujer en la Ciudad Yan, cualquier persona relacionada no sería
perdonada.

Ahora
Qing Shui sabía que esta chica era parte del Clan Yan, incluso posiblemente su
hermana de otra madre. Él siempre había pensado que solo tenía una madre. Él
les devolvería cien mil veces a aquellos que hayan ayudado a su madre pero
aquellos que la intimidaron, no importa quién, no soñarían con vivir, incluso
si le toma diez, veinte años o su vida entera de esfuerzo.

Qing
Shui era uno que lo daría todo por su venganza, y ese día vendría muy pronto.

Qing
Shui trató duro de frenarse de pensar sobre ello, especialmente en la mujer que
sufría en Ciudad Yan. Qing Shui ni siquiera se atrevía a contarle a su madre
porque ella podría sacrificar su vida solo para ir a la Ciudad Yan.

Perseverando
por tantos años, ya sea su madre o su “hermana”. Él podría preocuparse menos
por estos dos años. Qing Shui luchó por detenerse de seguir pensando, y se
deshizo de esos pensamientos temporalmente.

Qing
Shui empezó a sumergirse en su entrenamiento después de entrar en el Reino
Violeta Jade Inmortal. La Antigua Técnica de Fortalecimiento ahora estaba en el
ciclo noventa y cuatro desde hace días y muy pronto avanzaría al noventa y
cinco, no sería fácilmente completado; todavía había obstáculos después de
entrar en la Quinta Capa.

Para
la Antigua Técnica de Fortalecimiento, una etapa incluía de la primera a la
tercer capa. Era la etapa de la fundación, como una base, pero moverse a la
cuarta Onda era la clave, no solo se necesitaban habilidades y facultad de
perspectiva, sino también algo de suerte.

Qing
Shui había estado bloqueado por el muro de la Cuarta Onda por 6 años, pero no
sabía cuánto tiempo le tomaría para lograr derribar el muro para avanzar a la
Quinta Capa.

Pensarlo
desmoralizaba a Qing Shui, pero había hecho preparaciones a largo plazo. Aunque
no había sido capaz de alcanzar la Quinta Capa dentro de este periodo de
tiempo. Podría mejorar sus habilidades a través de píldoras medicinales y
técnicas suplementarias, y probablemente avance mientras él no esté consciente.

¡Forma
del Tigre!

Las
pocas estelas de piedra que había estado estudiando en el día le dieron a Qing
Shui un más profundo entendimiento de la Forma del Tigre. El primer gravado del
tigre rugiendo en la montaña le dio un aire de agresividad.

Rugidos
estallaron uno tras otro. Esta vez, eran más fuertes y gruesos que los
anteriores, sacudiendo el pecho de uno. Agresión; hacía erupción desde el fondo
del pecho de uno, haciéndolo a uno aterrador de adentro hacia fuera, como si el
rugido del tigre hubiera impactado en el alma.

Qing
Shui dejó salir un indicio de sonrisa entre rugidos, imitando las formas de
bestia y sus expresiones, imitar sus formas requería que uno copiara los
movimientos de la “Forma de la Bestia”, solo a través eso, la fuerza y la
velocidad de uno se amplificaría a sus límites. Sin embargo, imitar las
expresiones no requeriría que uno hubiera percibido la clave y la esencia, así
que usarlo permitiría que uno alcanzara el resultado ideal.

Los
movimientos tanto de La Montaña del Tigre y el Descenso del Tigre mejoraban la
presencia de uno, uno la acumula y el otro la descarga. Lo mejor para uno sería
lograr el grado de “Empujando el muro que cae” *(aprovecharse de la mala
situación de otros).

Oprimiendo
a otros por la fuerza, ese era el aire de la Montaña del Tigre, elevar la
presencia a un grado aterrador. Uno no puede perder fácilmente sin perder su
presencia, porque perdería sin ella.

Un
Descenso del Tigre era como un río celestial fluyendo hacia abajo con una
fuerza imparable, usándola bien llevaría el poder de la técnica de uno a nuevas
alturas.

Qing
Shui lo pensó mientras lo intentaba, poco a poco trajo su presencia usando la
Laceración del Tigre, La Garra Desgarradora del Tigre, La Patada Látigo del
Tigre e incluso la Garra del Oso y los movimientos de espada.

En
el intermedio, Qing Shui no olvidó templar la Campana del Alma, usando las
cuarenta veces de templado disponibles cada día. Dentro del mes desde que
empezó el viaje al Palacio Celestial hasta que llegaron, finalmente había
alcanzado su tercer nivel.

La
distancia por alcanzar el tercer nivel de la Campana del Alma había aumentado a
cuatrocientos metros. Todavía estaba la línea que indicaba la probabilidad de
que las bestias atacaran locamente a los que la rodeaban, pero había una línea
adicional sobre la probabilidad de que impactara las bestias muriendo
abruptamente.

Qing
Shui había estado extasiado sobre ese atributo por un largo tiempo, y
especialmente corrió a un área desierta para experimentar con las bestias.
Descubrió que la posibilidad de impactar a las bestias debajo del nivel Bestias
Demoníacas era nueve de diez, y usarla contra Bestias Demoníacas tenía solo una
tasa de éxito de cuatro de cinco.

Esto
llevó a que Qing Shui recordara cuando la usó en el Halcón Monarca Campeón
Negro, de hecho tuvo éxito con solo un intento. Ahora que lo pensaba, la suerte
jugó un gran papel. Experimentando varias veces más, Qing Shui descubrió que la
tasa de éxito era solo del 20% sin un éxito en cada cinco intentos.

El
segundo día, Qing Shui una vez más fue a la plaza a escuchar la lección del
Anciano, cuando repentinamente vio que su usual lugar fue ocupado por Yan
Ling’er, quien estaba ahora sonriéndole.

“¡Hermano
Qing Shui!”

Qing
Shui lo encontró muy agudo al escuchar ese llamado, y no pudo evitar preguntar,
“Cuando pasé por la Ciudad Yan había una dama del Clan Yan vendiendo Hojas de
té, ¿Qué sabes acerca de ella? Estoy realmente curioso.”

Yan
Ling’er recordó que ayer cuando Qing Shui parecía evidentemente disgustado
cuando se enteró de su Clan Yan y parecía que había pensado en ella como una
persona sin corazón.

“Tú
no sabes, soy solo una junior, Hermana Qingqing ya es… Hermano Qing Shui,
pareces muy preocupado sobre la Hermana Qingqing.” Yan Ling’er preguntó
sorprendida.

“¿No
crees que ella es lamentable? Una pequeña señorita del Clan Yan vendiendo hojas
de té en la calle. No solo eso, ella parecía ser intimidada por un Maestro
Xiao, ¿Puede el Clan Yan matarlo?” Qing Shui respondió tranquilamente.

Yan
Ling’er suspiró. “Tú no lo sabes, solo viste la superficie, hay buenas personas
en el Clan Yan.” Ella se veía mal.

“Jaja,
¿Qué tiene eso que ver conmigo? Y no me busques más. No tengo ningún
pensamiento positivo por el Clan Yan.” Dijo Qing Shui y se giró para irse.

Yan
Ling’er vio como era Qing Shui, sus ojos se llenaron de lágrimas mientras
miraba su espalda alejándose.

“Ling’er,
¿qué pasó? ¿Él te intimidó?” Una amable voz se escuchó.
“¡Hermana
Xi Yue!” Yan Ling’er apresuradamente se limpió las lágrimas y llamó a la
belleza a su lado, su alegre voz no sonó para nada como a una persona que acababa de llorar.

La dama estaba vestida con un vestido fluido esmeralda pálido, la forma en que
ella caminaba tenía un comportamiento encantador, sus cejas parecían como lunas
crecientes y sus ojos eran de un distintivo blanco y negro y eran muy
atractivos.

Su
nariz era especialmente alta, haciendo que pareciera persistente y de carácter.
Sus rojos y húmedos labios hicieron un ligero puchero, con una amargura
escondida en lugar de una sonrisa. Con ese bien desarrollado físico, ella era
una en un millón.

“No
llores, no llores. ¿Ese bribón te intimidó?” La amable voz de la dama era
calmada, permitiendo que uno se calmara fácilmente.

“No,
no lo hizo.” Yan Ling’er sonrió, ella realmente quería llorar, pero se secó las
lágrimas para el tiempo en el que la dama llegó y pretendió estar bien.

Qing
Shui cambió su lugar, y en un rato, el anciano apareció en el escenario de
batalla. Hoy continuó con las siguientes diez movimientos, el anciano
tranquilamente revisó el suelo.

“Solo
puedo explicar para todos aquí, cualquiera que quiera usarla eficientemente
contra sus oponentes necesitará practicar duro. Solo los llevaré a todos a la
puerta, ya sea que puedan entrar al altar o no dependerá de ustedes mismos.”
Dijo el Anciano, rebelando una sutil sonrisa.

El
anciano demostró mientras explicaba. Los diez movimientos hoy eran obviamente
más poderosos y feroces. Qing Shui acababa de comprender el uso de la presencia
a través de la estela de piedra de la Montaña del Tigre y la estela de piedra
del Descenso del Tigre la noche anterior.

Por
lo tanto, parecía haber una resonancia con el entendimiento de la explicación
del anciano de las técnicas de espada del Palacio Celestial; Qing Shui incluso
ya conocía una gran parte de su explicación, resultando en un sentimiento de
iluminación y comprensión total cuando el anciano había terminado.
Bookmark(0)
AST Capítulo 282 – Una dama exquisita, Arte de la Espada del Palacio Celestial.
AST Capítulo 284 – Estela de Piedra del Tigre Agazapado en la cordillera, otro paso para la Forma del Tigre.