AST Capítulo 260 – ¡Matar! ¡Matar! Lágrimas de Qing Shui, Manos Santas.

Capítulo
260 – ¡Matar! ¡Matar! Lágrimas de Qing Shui, Manos Santas.

Qing
Shui pudo sentir su corazón romperse mientras observaba la hermosa tragedia que
se desarrollaba en el aire, viendo indefenso como el cuerpo inmóvil de Huoyun
Liu-Li era lanzado a un lado, posiblemente muerta.

“Liu-Li…”

Qing
Shui dejó escapar un fuerte y angustiado gemido. Su grito era como el aullido
de un lobo dolorido. Impactando y ensordeciendo a todos a su alrededor. Del
sonido de su ronca voz, cualquiera podría decir que él había gritado desde su
corazón.

Después
de su grito, el Qi de la Antigua Técnica de Fortalecimiento que había estado
circulando muy rápidamente en su cuerpo repentinamente enloqueció, y la gruesa
energía rápidamente se arremolinó alrededor en su interior.

Como
un caballo de carreras, el Qi de la Antigua Técnica de Fortalecimiento circuló
rápidamente si ningún signo de desacelerar. Rastros de sangre parecidos a la
forma de telas de araña tiñeron ambos de sus ojos en una inusual sombra
demoníaca de rojo. La Espada Osa Mayor tembló ligeramente en sus manos debido
al flujo de poder.

“¡Pa!”

En
una respiración, un claro sonido resonó del cuerpo de Qing Shui. Él nunca
imaginó que el Qi de la Antigua Técnica de Fortalecimiento podría circular a
este alarmante ritmo. Esta agresividad era demasiado difícil para que el lo
manejara.

Cuando
el sonido de un agudo chasquido corrió a través del aire, Qing Shui una vez más
tuvo éxito en pasar del 89º ciclo de circulación de Qi y avanzó al 90º ciclo.
Sin embargo, incluso con el repentino flujo de tremendo poder elevándose del
interior de su cuerpo, no podía sentirse maravillado.

Al
ver como Qing Shui estaba desconcentrado. El Anciano Ying repentinamente agitó
la gran Hoja Destrozadora del Cielo para propinar un golpe a Qing Shui con una
demoníaca sonrisa en su rostro.

¿Este
fue su movimiento asesino?

Tan
pronto con el Anciano Ying movió su hoja, los ojos enrojecidos de Qing Shui lo
congelaron bruscamente en el acto. Hizo que su corazón palpitara de manera
irregular. Su espada también se detuvo en su ataque. ¿Qué tipo de expresión era
esa? La claridad de sus ojos había desaparecido, reemplazada por una presencia
demoníaca.

Después
de la pausa, la hoja entonces aplastó con gran agilidad.

Conducido
por odio puro, Qing Shui fue a luchar con todo bajo las oleadas de una cantidad
explosiva de poder. Se negó a pensar en nada más en ese momento. El único
pensamiento que estaba claro en su mente era la incertidumbre de si Huoyun
Liu-Li estaba viva o no. Recordando todas las veces que había estado con ella,
el poder de la furia lo impulsó a atacar incluso más violentamente que antes.

La
espada rebosante de odio fue de hecho infundida con la tercera onda.

Espada de Tercer Onda.

¡Peng!

Estupefacto,
el Anciano Ying Miró como su hoja larga era expulsada por el impacto. Al mismo
tiempo, su pecho sufrió una patada. Fue en ese momento que él supo que había
sido terminado.

Lleno
de odio, el pie de Qing Shui se abrió camino y directamente hizo un agujero en
el pecho del Anciano Ying, haciendo que su cuerpo golpeado y aplastado se
estrellara contra un muro de piedra ubicado a cierta distancia. En medio de la
lluvia de sangre en el cielo, el vívido sonido de la gran Hoja Destrozadora del
Cielo cayendo al suelo alarmó al Anciano Sun.

Qing
Shui miró en dirección de la herida Canghai Mingyue y vio que tenía mucha
dificultad para recomponerse. Si no tuviera la Falda de Batalla Anillada con
ella, la lesión que hubiera sufrido hubiera sido peor. El Ave de Fuego también
estaba cubierta de cicatrices y heridas como si sus plumas salvaje se hubieran
dispersado alrededor. Había sufrido la mayor cantidad de lesiones desde que usó
repetidamente su gran cuerpo para proteger a Canghai Mingyue de la cadena de
ataques peligrosos.

No
había estado exhalando bolas de fuego violetas por un largo periodo de tiempo.

Mientras
Qing Shui miraba con dolor a Huoyun Liu-Li que yacía en el suelo inmóvil sobre
una charco de sangre, arrojó la Espada Osa Mayor en el Reino Violeta Jade
Inmortal.

Pasos
Altos de la Grulla.

La
agitación y la furia que sintió en su corazón era suficiente para llevarlo al
borde de la destrucción. El Anciano Sun se acobardó ante la vista de los ojos
inyectados de sangre de Qing Shui. Nunca gritó por la muerte del Anciano Ying
en todo el tiempo. Aparte del sentimiento de absoluta incredulidad e
incomprensión, él solo quería sobrevivir.

“Mingyue,
cuida a Liu-li, estaré ahí en menos de tres respiraciones.”

EL
corazón de Canghai Mingyue se estremeció cuando escuchó la ronca voz y vio las
líneas de sangre en sus ojos. Entonces, rápidamente se volteó y apresuró en la
dirección de Huoyun Liu-Li.

Era
más bien una larga historia de contar. En resumen, era solo Qing Shui
descaradamente hablando con el Anciano Sun de una forma aburrida mientras se
precipitaba hacia él. Con curiosidad, Canghai Mingyue lanzó una mirada rápida
sobre su hombro y vio impactada la vista de Qing Shui corriendo hacia el
Anciano Sun.

En
el parpadeo de un rayo, Qing Shui usó los Pasos Altos de la Grulla para moverse
en dirección al Anciano Sun. Asustado, el Anciano Sun rápidamente hizo uso de
su abrasivo ingenio, intentando atravesar la espada en el pecho de Qing Shui.
El golpe tenía un feroz poder penetrante que era tan rápido como la luz,
causando chispas de fuego. Aún así, el movimiento parecía muy simple.

Canghai
Mingyue estaba en un estado de shock. Pasmada, mientras miraba la espada larga
perdida. Sin embargo, todavía se las arregló para perforar a través del abdomen
de Qing Shui. Cuando ella vio la diabólica risa en el rostro del Anciano Sun,
ella sintió como si un trozo de su corazón se perdiera.

El
Anciano Sun miró a Qing Shui de una forma implacable, solo para descubrir que
el joven le daba una pequeña risa despiadada a cambio. Por sobre todo eso, la
vista del par de ojos sangrientos de Qing Shui lo hicieron estremecerse
incontrolablemente.

Justo
en ese momento.

Qing
Shui usó la habilidad de la Forma del Tigre, la Garra Desgarradora del Tigre,
que nunca había usado antes. Era el ataque más brutal de todos de la Forma del
Tigre. El anciano Sun solo pudo ver indefenso como Qing Shui sin esfuerzo
empalaba su mano a través de su pecho.

La
fuerza explosiva de la Garra Desgarradora del Tigre podía efectivamente elevar
el poder de su palma un 10%.

Su
otra mano jaló un puñetazo que instantáneamente aplastó la cabeza del Anciano
Sun, quien no murió en paz, sino en pedazos. Entre más pensaba Qing Shui en la
condición de Huoyun Liu-Li más quería destrozar al hombre hasta que se volviera
nada más que polvo. Incluso si lo hizo, todavía no calmaría su odio.

Sacó
la espada de su abdomen, causando que inmediatamente escurriera sangre de su herida.
Solo esto lo hizo sentirse mejor. Pálido, Qing Shui rápidamente corrió hacia Huoyun
Liu-Li, dejando detrás de sí un rastro de sangre. Llegó para encontrar a
Canghai Mingyue mirándolo aturdida.

Pero
a Qing Shui ya no podía importarle menos. Sus heridas fueron poco a poco
sanadas por el anormal efecto de la Antigua Técnica de Fortalecimiento. Él ni
siquiera se molestó en mirar a Canghai mingyue mientras corría pasándola, solo
deteniéndose cuando llegó al lado de Huoyun Liu-Li.

Manchas
de sangre cubrían el rostro de Huoyun Liu-Li mientras todo su cuerpo yacía en
un charco de sangre.

Qing
Shui apresuradamente extendió sus manos hacia la nariz de Huoyun Liu-Li para
revisar si todavía respiraba. En un instante, sacó las nueve Agujas de Esencia
de Oro y extendió su mano derecha. Lentamente sus manos se volvieron
transparentes, parecido a ese jade traslúcido y centelleante.

Fueron
las Místicas Manos Santas desplegando todo su poder después de un avance
completo.

“Liu-Li,
escúchame, no puedes morir, no puedes, no te lo permito, ¿Puedes oírme?”
Lagrimas empezaron a caer de los ojos de Qing Shui, su ronca voz llevaba una
extraña y penetrante fuerza.

Sin
titubear, la primera Aguja de Esencia de Oro penetró en el punto principal de
acupuntura de su pecho, que era también conocido como el punto de acupuntura de
la muerte, Shan Zhong.

Sus
ojos rebosaban de lágrimas, Canghai Mingyue se arrodilló al lado de Liu-Li. No
podía llorar, no importaba lo mucho que le dolía ver a Huoyun Liu-Li en ese
estado. Ella estaba perdida en lo qué hacer. El cuerpo tendido en el suelo
justo ahora debería haber sido ella, pero quién hubiera sabido que Huoyun
Liu-Li se precipitaría en ese momento tomando su lugar…

“Qing
Shui ¿Cómo lo está haciendo Liu-Li?”

Canghai
Mingyue miró a ambos. Huoyun Liu-Li tan desfigurada que apenas parecía humano y
Qing Shui cubierto de sangre y marcado con una herida terrible. Incluso en este
momento, Qing Shui todavía estaba dándole tratamiento de acupuntura a Huoyun
Liu-Li mientras lloraba todo el tiempo.

Fue
su primera vez viendo a Qing Shui estallando en llanto a causa de una mujer. Su
asesinado de dos Ancianos seguía repitiéndose en su mente, persiguiéndola
constantemente, especialmente el momento cuando arriesgó su vida y extremidad
para terminar la pelea a una enorme velocidad.

Todo
para así intentar salvar más rápido a Huoyun Liu-Li.

EL
miedo invadió su corazón mientras ella miraba el aspecto de Qing Shui y lo que
decía. Si este hombre estaba ahora en tal estado, entonces la posibilidad de
revivir a Huoyun Liu-Li debería de ser muy pequeña.

Sus
lágrimas siguieron corriendo por sus mejillas con cada inserción que hacía con
las agujas. Manos Santas, un par de manos brillantes y traslúcidas, palmearon
contra el cuerpo que vestía solo ropas delgadas ensangrentadas con la falda de
batalla removida. El sonido de huesos rotos regresando a su posición original
pudo escucharse a través del proceso.
Bookmark(0)
AST Capítulo 259 – Escena de Tragedia, la Incierta Muerte de Huoyun Liu-Li.
AST Capítulo 261 – Doblando huesos y dispersando cenizas, ¿Puede el método de Cultivación Dual salvarla?