AST Capítulo 183 – ¿Ser Divino? Espada Osa Mayor.

Capítulo
183 – ¿Ser Divino? Espada Osa Mayor.

Al
siguiente día, Qing Shui una vez más llevó a Luan Luan a la Cueva de los Mil
Budas a mirar a las mil estatuas del Buda Dorado, solo que esta vez simplemente
admiraron el escenario.

Anoche,
en el Reino Violeta Jade Inmortal, Qing Shui dedicó todo su tiempo a entrenar
la Tercera Onda e incluso alcanzó un satisfactorio nivel de poder bajo la
inspiración de las Mil Posturas de Buda.

Cuando
probó por primera vez las Nueve Ondas de la gran Palma Dorada de Buda,
simplemente usaba solo su fuerza bruta. Ahora, incorporó más técnica a sus
movimientos. Solo combinando perfectamente fuerza y técnica podían sus
movimientos desplegar un formidable poder.

Técnica
sin fuerza era una simple forma de espectáculo, practicar artes marciales sin
poder era efímero ya que alguien con gran fuerza podría derrotar a 10 con solo
habilidades marciales.

Quien
solo poseía fuerza física estaría en desventaja cuando se enfrentara a un
oponente más fuerte o con cualquier persona que fuera capaz e usar la fuerza de
manera ventajosa. La ejecución anterior de las Nueve Ondas de la Gran Palma
Dorada de Buda era similar a una demostración de alguien vulgar usando fuerza
bruta. Combinando las Nueve Ondas de la gran Palma Dorada de Buda con las Mil
Posturas de Buda se sintió como aprender una forma eficiente de usar la fuerza.

Qing
Shui fue despertado por esta excepcionalmente bonita niña pellizcándole la
nariz. Viendo a la chica que tenía una carita tan hermosa a tan joven edad,
Qing Shui se frotó la nariz, pensando que habría otra belleza incomparable en
los nueve continentes 15 años más tarde.

“Luan
Luan ¿Tienes hambre?” Qing Shui sonrió a la pequeña niña que yacía en sus
brazos.

Después
de comer algo, Qing Shui la llevó a las mil estatuas del Buda Dorado para
echarle un último vistazo antes de irse.

“Luan
Luan, ¿siempre has estado jugando con Hu Hu* y el resto en las Montañas de Cang
Lang?” Después de salir de la Cueva de los Mil Budas, Qing Shui siguió la
periferia de las Montañas Cang Lang.
*(Se
refiere a Pequeño Tigre, este capítulo Pequeño Tigre y Pequeño Blanco (el
cóndor) vienen sin traducir así que se llaman HU Hu y Bai Bai, como no suenan
tan mal los dejaré así, después de todo son nombres)

Las
Montañas Cang Lang eran conocidas como la espina dorsal del País Cang Lang – No
solo las ventosas montañas dividían el País Cang Lang en dos, prácticamente
corrían a través del país entero, también estaba conectada a las infames y
peligrosas Bestias Gigantes de Montaña de los nueve continentes.

“Sí,
siempre monto a Hu Hu. A veces Bai Bai y Pequeño gris no son divertidos.” Luan
Luan parpadeó con su par de grandes y adorables ojos y respondió mientras
jalaba a Qing Shui y saltaba alrededor.

“¿Es
divertido jugar en las montañas? ¿Dónde juegas normalmente?” Qing Shui no tenía
nada planeado y decidió tener una pequeña charla con la pequeña para conocerla
mejor.

“Es
muy divertido, especialmente en esa cueva, ah, hay un hombre fornido que es,
como, calvo, pero con cabello, solo hay uno, y otro gran compañero que está
echado… la cueva está en el costado de la montaña, y no es fácil de encontrar,
de no ser por Bai Bai, no la habríamos encontrado… hay huevos adentro…” Luan
Luan divagó con un tono serio.

Qing
Shui se dio cuenta que los pensamientos de los niños eran muy particulares,
saltando de un detalle a otro, siendo comparable a esas mujeres. Pero la
curiosidad de Qing Shui fue picada, estatua alta se volvió mistificada después
de la descripción de Luan Luan.

“Luan
Luan, vamos a echar un vistazo?” Qing Shui sintió como si estuviera engañando a
un niño.

“De
acuerdo, le pediré a Bai Bai que nos lleve ahí.”

Qing
Shui sostuvo a Luan Luan y se paró en la espalda del Cóndor de Plumas Blancas*
(En este capítulo no se deciden,
 en la versión en inglés decía buitre, más adelante dice Halcón Pescador, pero después regresa a ser cóndor así que lo dejaré como cóndor)

Se
sintió un poco avergonzado de que ahora tenía que depender de una niña para
volar, en la Secta Skysword, tenía que confiar en su Diosa Maestra.

Incluso
ellas se parecen mucho.

Experimentando
la loca velocidad de una Bestia voladora una vez más, un viaje que le habría
tomado algunos días recorrerlo por tierra, fue completado dentro de dos horas
de vuelo rápido. Qing Shui descubrió que una hendidura aparecería en la espalda
del 
Cóndor de Plumas Blancas para interceptar las ráfagas y mejorar
su vuelo.

“Papi,
mira, es ahí.”

Qing
Shui miró en la dirección en la que ella señalaba, era una insignificante parte
de un magnífico acantilado. Uno no sabría de una escena tan impresionante ni de
imágenes tan cautivadoras de no ser por la imponente cordillera.

En
su vida anterior, las montañas parecían grandiosas y elevadas. Pero comparado
con lo que estaba viendo ahora, serían como la versión para niños. Montañas de
más de ocho mil metros de altura eran comunes aquí; no se hablaba de cosas como
que el aire se adelgazara en los nueve continentes llenos de energía.

La
entrada era una puerta medio cerrada. Para un gigante cuerpo, el Halcón
Pescador Blanco aterrizó ligera y establemente en la entrada. Qing Shui sostuvo
a la pequeña mientras bajaba de un brinco.

Luan
Luan acarició ligeramente la cabeza baja del Halcón Pescador de plumas blancas
y sonrió.

El Cóndor de Plumas Blancas dejó salir un llamado bajo y se alejó volando.

Qing
Shui sostenía la mano de Luan Luan y caminó acercándose a la alta entrada. Solo
bestias voladoras pasando y sus atentos pasajeros los notarían, nadie
reconocería un punto sobresaliente entre los interminables acantilados y
montañas.

La
cueva estaba pobremente iluminada, pero había un Piedra de Luz de calidad superior
en el techo, brillando como una legendaria perla luminosa. Al girar en una
curva, el interior parecía ser como un gran salón.

Para
ser precisos, la cueva vivienda no era muy grande comparada con la Cueva de los
Mil Budas, esta cueva no era ni siquiera la mitad. Estaba soportada por cuatro
pilares de 10 metros que eran como pilares del cielo.

A
veces habría pájaros volando por el espacioso salón. Qing Shui incluso había
visto un pequeño pangolín pasando. Excremento de pájaros salpicaba el suelo, parecía
que las aves y las bestias como el pangolín habitaban esta cueva.

“Papí,
es divertido jugar aquí. Podemos encontrar un montón de huevos de pájaro.” Luan
Luan remarcó, mientras sus grandes y brillantes ojos miraban a las cavidades en
la piedra y posibles lugares con nidos de pájaro.

Qing
Shui estaba divertido, la diversión a la que se refería Luan Luan era recoger
huevos de pájaros.

“¿Qué
fue eso? ¿Cómo podría haber un gigantesco salón aquí, en un discreto
acantilado? ¿Podría esto ser una tumba? Qing Shui revisó los alrededores.

No
notó nada especial. Ni descubrió las estatuas que Luan Luan había mencionado,
incluso después de explorar la cueva una segunda vez.

“Luan
Luan, dónde está el hombre fornido del que hablabas? No lo veo.” Qing Shui miró
a la muchachita ocupada por su cuenta. Estaba lanzando piedras a un posible
lugar de nido de pájaros, y parecía que se estaba aburriendo.

“Oh
eso, está ahí.” La chica señaló a un muro de piedra.

Al
ver cuán perplejo parecía Qing Shui, Luan Luan felizmente saltó y presionó un
pequeño y suave pilar de piedra que sobresalía. Con un chirrido, una puerta
apareció entreabierta ante Qing Shui.

EL
espacio interior era mucho más pequeño que el salón. Tenía solo el tamaño de
tres habitaciones, a pesar de que la altura era la misma que el del salón. La
enorme estatua que Luan Luan mencionó apareció a la vista.

Su
tamaño era comparable a alguna de las estatuas de Buda en la Cueva de los Mil
Budas. Tenía un rostro benevolente, vistiendo una túnica Taoísta con la que
Qing Shui estaba familiarizado. Un enorme, majestuoso tigre yacía en sus pies.
Este debería ser el gran chico durmiendo del que hablaba Luan Luan. Lo que dejó
a Qing Shui tan impresionado fue la presencia dominante que exudaba la
gigantesca estatua taoísta.

Qing
Shui estaba desconcertado, ¿Qué era eso? ¿Un Ser Divino?

Qing
Shui vio que Luan Luan no estaba incómoda, y supuso que esa presencia solo se
sentiría cuando las habilidades de una persona aumentaran. Una pequeña niña
como Luan Luan no sería capaz de sentirla.

Qing
Shui caminó tres pasos hacia delante y la dominante presencia lo envolvió.
Incluso sus huesos se sintieron como si fueran constreñidos fuertemente,
haciendo que Qing Shui sospechara incluso más de la estatua.

Solo
los Seres Divinos podían emanar una presencia tan dominante. No había deidades
en los nueve continentes, una supuesta deidad sería un guerrero que haya
cultivado hasta cierto nivel de modestia y divinidad.

De
solo unos 100 metros, Qing Shui había caminado apenas 10 pasos y ya se sentía
inusualmente exhausto. Incluso el crujir de sus huesos se podía escuchar. Esto
fue incluso después de haber alcanzado la cuarta capa de la Antigua Técnica de
Fortalecimiento, si no, ya hubiera sido aplastado en pedazos.

La
Antigua Técnica de Fortalecimiento que había estado automáticamente fluyendo
estaba circulando más rápido ahora, la gota dorada del tamaño de un cacahuate
en su diafragma empezó a revolverse rápidamente.

Qing
Shui estaba ahora confiando en la Antigua Técnica de Fortalecimiento y en su
incomparable físico brutal transformado por la imagen de Yin – Yang en su
consciencia para soportar contra la montaña de presión de la estatua.

Ya
estaba transpirando como un río, la velocidad de la a la que fluía la Antigua
Técnica de Fortalecimiento había alcanzado su pico después de día tras día de
circulación.

¡Bam!

Después
de fluir hasta el ciclo número 69, la Antigua Técnica de Fortalecimiento de
hecho entró al número 70 tan fácilmente.

Qing
Shui se quedó firme, descubriendo con sorpresa que su gota dorada del tamaño de
un cacahuate en su diafragma ahora era del tamaño de una uva. Mientras se
revolvía, el inmenso Qi de la Antigua Técnica de Fortalecimiento lentamente
circuló.

“No
creo que haya alcanzado el ciclo número 70, ¿puede ser este el resultado de la
presión de la deidad? Qing Shui sonrió y miró hacia la gigantesca estatua. Es
una pena, ahora era difícil acercarse incluso otro paso. Qing Shui no pudo
evitar suspirar, hubiera querido acercarse a mirar la estatua, pero parecía que
sería imposible resistir la presión, incluso con un nivel Rey Marcial.

“Papi,
jala esto, yo no puedo hacerlo.”

Qing
Shui miró mientras Luan Luan ponía una delgada cadena plateada en sus manos. El
otro lado de la cadena de hecho terminaba detrás de la estatua de la deidad.

Qing
Shui estaba sin palabras mientras miraba a esta encantadora niña que lo estaba
llamando Papí. ¿Porqué no lo llevó a la estatua en lugar de preferir sacar la
cadena? ¿Sabía ella que él no podía acercarse más? ¿O le parecía divertido
tirar de la cadena?

Qing
Shui agarró la delgada cadena y la jaló usando un poco de fuerza. La cadena se
tensó, pero el otro objeto estaba todavía atorado. Qing Shui temía que la
cadena se rompiera.

“Papi,
más fuerza.” Luan Luan lo apresuró a su lado.

Qing
Shui constantemente aumentó su fuerza y poco a poco se dio cuenta de que la
cadena era muy dura y que el objeto que era muy pesado. Cuando había utilizado
aproximadamente unos 2000 jin de fuerza. Un sonido de un pesado objeto
raspándose contra el suelo salió de el otro lado.

Qing
Shui vio que era una caja rectangular que fue arrastrada enfrente de la
estatua. Estaba desconcertado, la caja no era grande, tenía aproximadamente
cuatro pies de largo, medio pie de ancho y solo tres pulgadas de alto.

“¿Qué
podrá ser esto que es tan pesado?” Qing Shui estaba perplejo mientras
lentamente la jaló hacia él. No se atrevió a tirar vigorosamente debido a que
sería un problema si la cadena reventara, la pequeña no podría moverla y él no
podía acercarse.

Un
artículo tan pequeño era muy pesado. Había un leve rastro en la piedra del sueño
que la caja arrastrada dejó. Qing Shui ahora estaba lleno de curiosidad acerca
del contenido de la caja.

De
cerca, había una capa de polvo de tres dedos de grueso en ella. Juzgando por la
capa de polvo, la caja debe haber sido antigua. Dejando caer la enroscada
cadena, Qing Shui se dio cuenta de que la cadena todavía brillaba de plata. Una
cadena tan delgada como el dedo de un niño podía de hecho arrastrar algo de
unos mil kilogramos. A pesar de que era larga, podía soportar una fuerza tan
grande. Esta cadena debe ser algo valiosa también.

Qing
Shui limpió el polvo y reveló la plata luminosa de la caja. Un lado de la caja
estaba pintado con impresiones de pintorescas flores, dándole un toque viejo y
digno.

Qing
Shui encontró la cubierta y la abrió con fuerza.

¡Clack!

La
caja se abrió, ante los ojos de Qing Shui yacía una antigua espada blanca
plateada, de unos tres de pies de largo y tres pulgadas de ancho, Qing Shui
empuñó la impecable espada, era muy pesada.

Estaba
hecha de metal refinado blanco, con una osa mayor gravada en la hola.

La
Espada Osa Mayor.
Bookmark(0)
AST Capítulo 182 – La tercer Onda de las Nueve Ondas de la Gran Palma Dorada de Buda.
AST Capítulo 184 – Refinando Músculos y Huesos Bajo la Abrumadora Presión, Levantando Algo Pesado Como si Fuera Ligero.