AST Capítulo 160 – Nueve Olas de la Gran Palma Dorada de Buda.

Capítulo
160 – Nueve Olas de la Gran Palma Dorada de Buda.

Ella
extendió sus manos de jade blanco para limpiar la sangre que goteaba de la
esquina de su boca. Qing Shui intentó esquivar, pero Wenren Wushuang sujetó su
otro brazo alrededor de su cuello.

En
este momento, Wenren Wushuang era amable, limpió cuidadosamente las manchas de
sangre del rostro de Qing Shui sin perturbarse por el desastre que estaba
hecho.

“Ven,
averigüemos si el hombre está muerto.” Después de recuperar un poco de energía,
Qing Shui jaló a Wenren Wushuang y caminó hacia el hombre que fue mandado a
volar con su patada.

¿El
hombre hacia mucho que estaba muerto? Su pecho fue atravesado por la patada de
Qing Shui y dejó un gran abismo sangriento en el lugar dónde estaba su corazón.

La
Patada Látigo del Tigre cumplió con su nombre de ser una técnica mortal. El
mismo Qing Shui estaba sorprendido por ser capaz de ejecutar la habilidad
naturalmente.

“¡Mm!”

Qing
Shui vio algo plateado y reluciente que sobresalía de la ropa desgarrada. Se
inclinó para tomarlo.

“Páginas
Plateadas”

Qing
Shui contó nueve páginas plateadas, cada página era de 7 pulgadas de largo y 5
de ancho. Ocho caracteres en el sello dorado estaban inscritos impresos en el
lado derecho de la primera hoja.

“¡Nueve
Olas de la Gran Palma Dorada de Buda!”

Qing
Shui no pudo evitar recordar el doble daño desplegado por el corpulento hombre
durante la pelea justo ahora. “¿Podría él estar cultivando estas Nueve Olas de
la Gran Palma Dorada de Buda?”

“Qing
Shui, ¿Qué es eso? De hecho está registrado en las páginas plateadas.” Wushuang
miró a las hojas plateadas con asombro. Solo artículos preciosos garantizarían
un registro en las páginas plateadas.

Las
páginas plateadas no estaban hechas de plata ordinaria, sino de esencia de
plata. Solamente nueve páginas plateadas eran tan valiosas como las nueve
agujas doradas que Qing Shui poseía.
“Debe
ser un conjunto de técnicas.” Dijo Qing Shui y se las pasó a Wushuang sin
dudarlo.

Fue
un pequeño gesto, pero dejó en Wushuang un sentimiento cálido y algo confuso.
Lo aceptó y se quedó al lado de Qing Shui. Aunque hojeaba distraídamente las
páginas, su concentración no estaba en las hojas brillantes.

Qing
Shui sacó un paquete del hombre, al abrirlo descubrió montones de dinero,
notas, un libro y papel hecho de piel.

“¡Un
libro!” Qing Shui estaba extasiado, ya que amaba los libros. Incluso Wushuang
llegó a echar un vistazo.

Qing
Shui cambió la primer página, y ambos se quedaron estupefactos.

“Retrato
del Palacio de Primavera”

Los
caracteres estaban como vivos y llenos de vitalidad. Los hombres eran calvos y
llenos de masculinidad ya que fueron dibujados con poderosos golpes. Las
mujeres eran incomparablemente agraciadas como si incluso las partes más
importantes fuera dibujadas meticulosamente.

El
primer dibujo representaba a una mujer arrodillada en una coma con su trasero
completamente levantado alegremente y un hombre arrodillado detrás de ella, a
medio penetrarla. La mujer en la pintura era tan hermosa como una flor de
melocotón con los ojos medio cerrados y la boca ligeramente separada, parecía
complacida y vigorizada como si lo estuviera disfrutando.

Qing
Shui de hecho tuvo una reacción por ver a la pintura erótica, la cuál parecía
más realista que las fotos tomadas en su vida anterior. La segunda imagen fue
más incómoda, el hombre yacía en la cama con una erección mientras una hermosa
belleza arrodillada con el alegre y redondo trasero levantado, la misteriosa
región estaba claramente representando ante Qing Shui, cómo la mujer en el
retrato sostenía el miembro erecto en sus manos, chupando una parte de él con
su erótica y pequeña boca…

En
ese instante, Wushuang escupió la palabra “despreciable” y huyó. Su rostro
estaba rojo escarlata y su corazón latía rápidamente. Qing Shui simplemente rió
y admiró el aspecto del rostro de Wushuang.

Ambos
miraron a la imagen por algún tiempo. Qing Shui estaba perplejo; Wushuang de
hecho miró por un buen rato, ella probablemente también pensó que sería
maravilloso…

“Wushuang,
¿no crees también que esto se ve bien?” Qing Shui estaba especialmente feliz.

Wushuang
todavía estaba impactada de que esa gran cosa pudiera entrar en una mujer…

Ella
estaba asqueada en el segundo dibujo; no pensaba que una mujer pudiera chupar
eso…

Incluso
a pesar de que Wushuang estaba en la Corte de la Noche Fragante, nunca
presenció semejantes actos. Ella sabía sobre relaciones intimas, pero no estaba
consciente del tamaño que eso podría tener o del hecho de que las mujeres
podrían usar sus bocas.

“Alto,
para de decir esas cosas asquerosas.” Dijo Wushuang, sintiéndose apenada y
nerviosa, el recuerdo de ella siendo expuesta ante él durante su baño vino a su
mente. Ella estaba en una posición similar a la mujer en el dibujo, con su culo
levantado, eso la hizo ponerse de un rojo más brillante.

Wushuang
pensó en cómo Qing Shui miraba fijamente a sus caderas esta mañana. ¿Podría
estar pensando en imitar la pareja en el dibujo? “Qing Shui esto es embarazoso,
deja de pensar en estupideces.”

“De
acuerdo, yo conservaré el libro. Déjame saber cuando quieras leerlo, te lo
pasaré. O podemos leerlo juntos.” Qing Shui se rió y cerró el libro.

“Vete
al infierno,” Wushuang lanzó las páginas plateadas a Qing Shui quien se las
arregló para atraparlas en medio del aire y se las quedó.

Qing
Shui decidió empacar todos estos artículos. Podría haber continuado jugando con
Wushuang de no ser por los dos cocheros que esperaban.

Los
hombres muertos no cuentan cuentos; Qing Shui cavó apresuradamente un pozo y
enterró al hombre corpulento.

“Wushuang,
continuemos nuestro camino, solo hemos viajado una pequeña distancia a la Secta
Skysword. Es realmente inconveniente sin una montura aérea.” Dijo Qing Shui con
un suspiro.

“Tienes
razón, pero una bestia voladora es muy rara, ni siquiera estoy segura si alguna
vez veré una en esta vida.” Wushuang miró con nostalgia al lejano cielo
nocturno.

De
vuelta en el camino y en el carruaje, Qing Shui estaba leyendo las Nueve Olas
de la Gran Palma Dorada de Buda en las páginas plateadas.

“Estaba
en lo correcto. ¿La segunda ola puede crear tanto daño?” Qing Shui leyó
burdamente las páginas plateadas y descubrió que los pasos era similares a la
Palma de Buda.

Él
sabía que había algunos creyentes del Budismo en el mundo de los nueve
continentes, pero no estaba seguro si era el mismo Buda de su vida anterior. Se
dice que hay una secta budista todopoderosa en el continente central, con la
cual no se puede comparar la Secta Skysword.

Qing
Shui puso a un lado todos los pensamientos extraños y continuó escanenado las
Nueve Olas de la Gran Palma Dorada de Buda. Como el nombre sugiere, hay nueve
olas en la técnica; cada cual tiene su propia forma de reunir Qi, y usar las
previas ondas como su base.

Uno
puede aumentar 10% de su fuerza después de perfeccionar la primer Ola, mientras
que la segunda añade una ola de poder adicional que se basa en los cimientos
establecidos por la primera. Sin embargo la segunda ola no aumenta el poder de
ataque. Se descarga casi simultáneamente con la primer ola, después de solo una
fracción de segundo después.

Después
de perfeccionar la tercera ola, aumentará otra ola sobre la base inicial de su
fundación. Todavía utiliza la fuerza propia, pero la potencia de la primer ola
se incrementará en un 20% y la segunda en un 10% la primer ola siempre se
ejecutará en último lugar, lo que significa que la fuerza más fatal siempre
será la última. Fue un ataque que viene en múltiples oleadas que llegan una
después de otra.

Y
la cuarta continua; la Novena Ola no aumenta el ataque, pero tiene un 10% más
de poder que la Octava o un 80% más que la primera.

“¡Qué
dem… qué técnica tan diabólica!” Qing Shui no pudo suprimir su emoción.
Bookmark(0)
AST Capítulo 159 – El siniestro movimiento, Patada Látigo del Tigre.
AST Capítulo 161 – Retrato del Buda Doble Alegría.