AST Capítulo 138 – Sanando una condición incurable.

Capítulo
138 – Sanando una condición incurable.

‘¿Debería
hacerlo o no?’

El estado mental de Qing Shui justo ahora era extremadamente caótico,
especialmente cuando Mingyue dijo que nunca se casaría de nuevo. Ya que tan
adecuada y recatada mujer como ella podía decir algo así, si Qing Shui
continuaba rechazándola, ella definitivamente pensaría que Qing Shui estaba
despreciándola.

A
pesar de que Qing Shui no era un caballero, él no era un hipócrita tampoco, era
solo un hombre que era fiel a sus instintos básicos, mientras Qing Shui
apresuradamente abrazaba a Mingyue, en silencio decidió en ese instante que
nunca la abandonaría.

La
manta y la ropa se deslizaron hacia abajo, mientras caía, también lo hizo la
ropa interior restante así como las ropas de Qing Shui.

“¡Qing
Shui, no mires!” Mingyue avergonzada bajó la cabeza, ella podía sentir
claramente la mirada caliente de Qing Shui recorriendo su cuerpo.

Qing
Shui cargó a Mingyue y la colocó gentilmente en la cama.
Su
belleza bajo la hermosa luz de luna parecía ilimitada, mientras Qing Shui se
acostaba sobre Mingyue, presionándola sobre la cama.

Sonido
de gemidos y jadeos sin aliento resonaron en la quietud de la noche mientras el
semblante de aspecto sagrado de Mingyue estaba ahora enmascarado con una
lujuria frenética. Este tipo de encanto y belleza eran algo imposible de
describir.

……………

“Mingyue,
¿No te arrepientes?” Qing Shui la abrazó en la cama mientras preguntaba
suavemente.

“No
lo hago… mientras seas tu, entonces no me arrepiento de nada.” Mingyue
gentilmente respondió.

“En
el futuro, serás mi mujer. Ahora, también tengo una hermosa esposa así como
también una adorable hija.” Qing Shui miró hacia la cara de ‘después-de-la-acción’
llena de pasión de Mingyue, mientras seriamente comentaba.

“Qing
Shui, esto no parece ser justo para ti.” Mingyue Gelou habló, sonando
ligeramente amarga y abatida. Después de todo estaba claro en su corazón, ella
era una viuda y su hija tampoco tenía relación sanguínea con Qing Shui.

“No
debería haber ninguna charla de lo que es correcto y esas cosas. En tanto esté
dispuesto, Yuchang es mi hija, mi hija de sangre. De otro modo ¿quieres que
ella pregunte dónde está su padre cuando crezca en el futuro, solo para decirle
que no tiene padre? Yo la amo, así como te amo a ti. No puedo hacerlo sin
ustedes dos. Eso debería ser suficiente.” Qing Shui miró a los hermosos ojos de
Mingyue mientras lo decía con determinación.

Después
de escuchar lo que fue algo similar a un ‘confesión de amor’ de parte de Qing
Shui, calidez floreció en el corazón de Mingyue, mientras que lágrimas de
felicidad cayeron de sus ojos.

Qing
Shui, porque eres tan bueno conmigo, porque? ¿Por qué eres tan amable?” Mingyue
colocó su cabeza en el abrazo de Qing Shui mientras murmuraba.

“¡Papi!”

La
pequeña Yuchang había despertado. Qing Shui cargó a la pequeña muchacha,
colocándola entre él y Mingyue. La feliz familia de tres miró hacia la luz de
luna afuera. Viendo esta escena, Mingyue sintió alegría, así como también
tristeza en su corazón.

Desde
la primera vez que obtuvo el Reino Violeta de Jade Inmortal, esta fue la
primera noche que Qing Shui no entró. Las mujeres hermosas siempre han sido la
caída de los grandes héroes. Qing Shui silenciosamente miró lejos en el
horizonte, perdido en sus pensamientos.

Ya
había una luz distante brillando gradualmente en el cielo sobre el horizonte. Quizás debido a que estaba exhausta, Minyue se quedó dormida, Qing Shui
gentilmente besó su frente así como también arropó en la cama a la pequeña
antes de levantarse.

Durante
su práctica matutina diaria, Qing Shui no fue capaz de calmar su corazón. En su
mente las imágenes del semblante santo de Mingyue flotaba alrededor, antes de
transformarse en el frígido rostro de Shi Qingzhuang.

Durante
el desayuno todos ojeaban curiosamente a Mingyue Gelou, rápidamente una
expresión avergonzada apareció en su rostro.

“¡Hermana
Mingyue se ve hermosa el día de hoy!” Qing Bei exclamó felizmente.

Las
palabras de Qing Bei causaron que varios miembros del Clan Qing
involuntariamente miraran a Qing Shui. Sin embargo la expresión de Qing Shui
permaneció sin cambios mientras jugaba feliz mente con la pequeña Yuchang.

La
pareja recién casada, Qing Zi y Feng Yanfei también miró curiosamente a Qing
Shui. Especialmente Yanfei, una luz brilló en sus ojos mientras ella lo
observaba.

Qing
Shui no se molestó en reaccionar mientras comía su desayuno tranquilamente.
Después del desayuno, bajo las miradas de curiosidad en los rostros del Clan,
Qing Shui decidió llevar a la pequeña Yuchang a pasear en las calles de la
ciudad.

“Hermano
Shui, quiero ir contigo.”

“Hermano
Shui, espérame.”

Qing
Shui “…”

Inicialmente él quería llevar a la pequeña Yuchang a solas, ¿Pero quién iba a pensar que eso
se convertiría en algo como un paseo familiar?

Qing
Shui miraba mientras Qing You se precipitaba hacia delante, apretando y
empujando a las ricos en su camino, pero una vez que se cruzó con la gente
pobre, se volvería extremadamente educado y amable, e incluso ayudó a una
viejita a cruzar la calle.
Qing
Shui estaba sin palabras. Él no sabía que Qing You odiara tanto a la gente
rica.

Qing
Sui decidió acompañar a la pequeña Yuchang hoy y regresar a la clínica marcial
mañana. Decidió que durante el verano del año siguiente, iría a la secta Skysword
junto con Wenren Wu-shuang.

“Doctor,
espere.”

Qing
Shui giró la cabeza de regreso después de escuchar una voz familiar. ¿No era
ese el rico joven maestro que carecía de elemento Yang en su cuerpo? ¿Aquel que
había interrumpido su charla con Wu-shuang?

‘¿Ha
cumplido todas mis condiciones? ¿El Ginseng de mil años y el Loto de Nieve de
mil años?’ El corazón de Qing Shui tembló, pero su rostro permaneció calmado
mientras miraba al joven maestro.

“Doctor,
de acuerdo a sus instrucciones, he esperado medio mes y he traído todas las
cosas que pediste, mire…”

Qing
Shui miró la expresión de absoluta confianza en los ojos del joven maestro
mientras asentía con la cabeza. ¿Su confianza en el era debido al precio
astronómico que él había demandado?

“Espérame
en la Clínica Marcial.”

Qing
Shui dejó a la pequeña Yuechang con Qing Bei y el resto mientras se
instalaba en la Clínica Marcial. Cuando llegó, el joven maestro ya estaba
esperando ahí. Una vez que vio la llegada de Qing Shui, una sonrisa apareció en
su rostro.

“Estas
son todas las hierbas que me pediste, y cada tallo es de al menos 1500 años de
edad, por favor echa un vistazo.” El joven puso dos cajas intrínsecamente
diseñadas sobre la mesa.

Qing
Shui sonrió y mientras abría las cajas, una rica energía espiritual impregnó el
aire. El Ginseng de mil años era de color púrpura y era tan grueso como un
brazo, mientras que el Loto de nieve de mil años parecía que tenía un brillo
que lo envolvía.
 Complacido con la calidad de las hierbas, Qing Shui sonrió
mientras guardaba las cajas.

“Ve
al segundo piso.”

“¿Crees
que puedo curar esta enfermedad tuya cuando muchos otros te han dicho que es
incurable?” Dada la velocidad con la que reunió las hierbas requeridas, Qing
Shui sabía que el respaldo de este joven maestro probablemente no perdería por
mucho en comparación a la Secta Skysword.

“No
tengo idea, pero ya he gastado incontables tesoros y dinero visitando incontables
doctores, por alguna razón siento que pudiste ver a través de mi en el primer
momento en el que nos conocimos. Incluso si fracaso otra vez, no tengo nada que
perder.” El joven maestro de alguna manera respondió amargamente.

Qing
Shui sintió un rastro de admiración por la franqueza del joven.
“Acuéstate
y desvístete.” Qing Shui recuperó sus 9 agujas doradas las cuales brillaban con
una brillante luz cegadora.

“¿De
verdad sabes de qué enfermedad padezco?” Ese joven maestro preguntó
sorprendido.

“Tu
cuerpo innatamente carece del elemento Yang, así que eres incapaz de hacerlo
con las mujeres.” Qing shui respondió mientras se podía ver que el joven
maestro se ponía gradualmente avergonzado.

“No
hay necesidad de estar avergonzado, en cuanto estés curado, ¿no se habrá
terminado todo? Créeme.” Qing Shui, después de estudiar la personalidad de este
joven maestro, se dio cuenta de que le caía bien. Decidido, maduro y ni un poco
arrogante. Qing Shui tenía la esperanza de hacer amigos que poseyeran esas
admirables cualidades.

Una
luz intensa parpadeó en los ojos del joven maestro una vez que escuchó las
palabras de Qing Shui. Esa era una mirada llena de esperanza. Qing Shui sabía
que el joven maestro creía realmente que él tenía un método para tratarlo.

Qing
Shui ya había visto el cuerpo desnudo de tres mujeres de nivel superior. Tenía
totalmente cero interés en hombres. Viendo al ahora cuerpo desnudo del joven
maestro, como doctor, él todavía tenía que tomárselo seriamente, mirando la
flácida herramienta del joven maestro, Qing Shui insertó una aguja tras otra
rápidamente en los puntos de acupuntura Xinyu, Shenyu, Mingmen, Zhishi, Qihai y
Weigong, de la parte baja del cuerpo del joven maestro.

Todos
estos puntos de acupuntura conectaban los 5 órganos y las 6 vísceras y tienen
el potencial de dañar seriamente el cuerpo humano a la menor inserción. Sin
embargo, con la combinación de las agujas primordiales y la técnica de flama
primordial, era capaz de fortalecer la constitución física y el espíritu, así
como también regular la cantidad de ‘humedad’ y ‘calor’ en el cuerpo humano.

La
falta del elemento Yang provoca que se marchiten los riñones, afortunadamente
solo uno de sus riñones estaba dañado, el gran beneficio del Qi de la Técnica
de Fortalecimiento Antiguo  era que
aumenta la vitalidad, recuperando los órganos internos, aclarando los canales
de energía, fortaleciendo los huesos y carne, así como nutriendo el Dantian.

El
joven maestro empezó a sentir un dolor tan intenso que era casi insoportable.
Poco a poco su cuerpo se volvió caliente, mientras transpiraba rápidamente, su
cuerpo yacía en un charco de sudor.
Abruptamente,
su 
herramienta previamente flácida permanentemente, empezó a sentirse
caliente. El joven maestro estaba tan agitado que se podían ver rastros de
sangre en sus ojos llenos de emoción.

El
joven maestro podía sentir que su herramienta poco a poco empezaba a pararse,
mientras lágrimas de felicidad surcaban su rostro. Estas lágrimas, eran
lágrimas de felicidad.

El
joven maestro, cada vez que veía la mirada de decepción en sus padres, siempre
se culparía a sí mismo. Subconscientemente siempre sentiría que no era igual a
otros hombres, y una y otra vez siempre decepcionaría a las chicas que lo
amaban.

Decepcionándolas,
causándoles tristeza y así era él el más lastimado de todos.
AST Capítulo 137 – El sentimiento de una familia que calienta el corazón.
AST Capítulo 139 – El tercer nivel del Reino Violeta de Jade Inmortal.

Deja una respuesta