AST Capítulo 109 – Asesinando a un Xiantian

AST Capítulo 109 – Asesinando a un Xiantian

“¿Cómo
deberíamos dirigirnos a ti? Tú puedes llamarme Gongyang Yu, vengo de la Ciudad
Río Celestial. Estamos aquí hoy para probar el legendario pez negro de la
Posada Yu He. Por favor, perdona a mi hermano Yan Qi por su arrebato
anterior.” Gongyang Yu sonrió mientras se ponía de pie y explicaba.

Yu He estaba desconcertada por el cambio repentino. La ira asesina y el
instinto asesino originales habían desaparecido de repente, reemplazados por
este sonriente Gongyang Yu.

“Mi nombre es Yu He, me iré de aquí para no molestarlos, estimados
invitados.”

“¿Por qué tienes tanta prisa? ¿Por qué no te unes a nosotros y podemos
disfrutar de la comida juntos?” Yang Yan Qi, por la mirada en los ojos de
Gongyang Yu, sabía que su hermano estaba interesado en esta mujer, y no solo
estaba en el nivel de interés normal. Gongyang Yu tenía que tener a Yu He.

Yu He frunció ligeramente el ceño, mientras miraba con disgusto a Yang Yan Qi.

“¿Qué estás mirando? ¿Acaso no estás feliz? ¿Entiendes el estatus que mi
hermano tiene en la Ciudad Río Celestial? El que él te quiera es un signo de
gloria para ti, perra.” Yang Yan Qi sonrió desdeñosamente. El Clan Yang era un
gran clan que provenía de Ciudad Río Celestial. ¿Cómo podrían poner un pequeño
clan en sus ojos como el Clan Yu?

Él sabía que el Clan Yu poseía un cultivador Xiantian, pero ese experto ya
había sido lisiado. No solo eso, pero ¿qué era un experto Xiantian? Solo en su
Clan Yang, contaban con el apoyo de varios cultivadores Xiantian.

“Este es la Posada Yu He, yo respeto a mis clientes, pero les pido que
también me respeten. Por favor, cuide sus palabras, o le expulsaré de mi posada.”
Yu He dijo fríamente.

“¡Jajaja! ¿Qué cuide mis palabras? ¿Y qué si no? Déjame ponértelo en
claro. Hoy, no solo debes acompañarnos en nuestra comida, esta noche, también
tienes que dormir con mi hermano.”

Justo cuando la ira de Yu He se elevó al límite, una voz perezosa se desvió.
“¿Qué perro del Clan Yang está ladrando? Suena muy molesto, ¿por qué no
llevan a ese perro a casa en lugar de traerlo a que le ladre a la gente? Aunque
es ruidoso, no creo que se atreva a morder a alguien. Pero, de nuevo, sería
bueno si lo hiciera. De esta forma, tendríamos una razón para matarlo.”
Aunque el tono detrás de la voz era flojo, estaba lleno de fuerza. Qing Shui
entró en la Posada Yu He, mientras hablaba con una sonrisa que no era del todo
una sonrisa.

Hoy Qing Shui había venido a la Posada Yu He con la intención de entregar los
peces y las tortugas. Pensar que en el momento en que entró, oyó las arrogantes
palabras de Yang Yan Qi, y al ver que Yu He se quedaba sin palabras,
naturalmente se transformó en el héroe que salvó a la belleza…

“¡Qing Shui!” Al ver a Qing Shui, Yu He se sintió mucho mejor. Era
como si fuera un apoyo inflexible que estaría allí para ella sin importar lo
que sucediera.

“Mierda, pequeño, ¿estás buscando morir?” Yang Yan Qi nunca antes había
sentido tanta humillación. Él era el joven maestro de un gran clan, nunca antes
lo habían regañado de esa manera.

“Lo siento, no hablo perro. Por favor, ládrale a tus compañeros perros en
su lugar. Si no puedes entender, tendré que golpearte.” Qing Shui sonrió.

“Chico, vete al infierno”. Yang Yan Qi estaba indignado. Qing Shui lo
llamaba perro a diestra y siniestra y lo ignoraba por completo. Si no aplastaba
a Qing Shui en mil pedazos, no podría resolver el odio en su corazón.

“Yan Qi, ten cuidado. No la vayas a cagar.” Gongyang Yu estaba
observando a Qing Shui, y podía sentir que él era algo diferente, y debería
estar escondiendo algo en sus mangas.

“Perro malo, tendré que enseñarte cómo ser obediente.” Qing Shui se rio a
carcajadas. Permaneciendo inmóvil en su lugar original, observó con calma
cuando Yan Qi se precipitaba, antes de lanzar un solo golpe.

El golpe que lanzó Qing Shui fue enviado después del ataque de Yan Qi, pero
extrañamente, conectó primero.

¡Ka Cha!

“¡Arghhhhhhh!”

Con un golpe casual, el impacto causó que el hombro de Yan Qi saliera de su
órbita, mientras los huesos de sus brazos se derrumbaban.

“Huh, ¿es tan débil? Está actuando con tanta arrogancia en la Ciudad
Hundred Miles, si no estaba en el nivel Xiantian, definitivamente debería estar
al nivel de Comandante Marcial, ¿verdad?” El desconcierto pintó la cara de
Qing Shui.

El dolor de su brazo roto causó que Yang Yan Qi se hundiera en la
inconsciencia.

Solo entonces Gongyang Yu y el Tío Zhong consideraron seriamente a Qing Shui.
Yang Yan Qi era alguien en la cima del nivel General Marcial. No deberían haber
muchos que lo derrotaran entre la generación más joven en la Ciudad Hundred
Miles.

Pero quién lo sabría, ¡qué tal joven realmente aparecería! No solo eso, sino
que solo usó un solo golpe para vencer a Yang Yan Qi.

“¡Chico, qué técnica de puño más brillante!” Dijo el hombre al que
llamaban Tío Zhong, con una sonrisa en la cara.

“Gracias por tu elogio, pero ese perro de antes era demasiado inútil. Solo
sabe ladrar, pero no morder. Qué perro tan estúpido.” Qing Shui comentó
sarcásticamente. Como los tres habían venido a causarle problemas a Yu He, no
había necesidad de que él fuera cortés con ellos.

“Vaya, qué vigoroso joven, pero ¿los miembros de tu familia no te enseñaron
a no hablar tan groseramente con tus mayores?” El Tío Zhong
deliberadamente soltó algo de su aura mientras hablaba.

Mientras se escuchaba la última palabra “mayores”, su aura se
condensó en una especie de grueso Qi blanco que rodeó al Tío Zhong. La presión
que emitía era intensa.

“¡Un cultivador Xiantian!” Yu He exclamó en estado de shock. Hace
diez años, una vez había visto a su abuelo haciendo algo así. ¡Esta pared de
medio pie de Qi blanco, era precisamente el Qi de los cultivadores Xiantian!

“Muchachita, estás bastante bien informada, sin embargo, es demasiado
tarde para el chico.” La cara solemne del tío Zhong se volvió bestial mientras
se preparaba para acabar con la vida de Qing Shui.

“No lo mate, por favor, el asunto de hoy no tiene nada que ver con él. Yo
misma soportaré las consecuencias.” Yu He empujó a Qing Shui detrás de
ella mientras daba dos pasos hacia adelante para bloquear el camino del
cultivador Xiantian.

“Yu He….” Solo sabiendo eso, Qing Shui entendió cuánto Yu He cuidaba de
él. Ella estaba dispuesta a ser su escudo y sacrificio, solo para que él no
saliese lastimado. La amargura floreció en su corazón, mientras se maldecía a
sí mismo por ser un tonto y tan estúpido. Una mujer tan buena parada frente a
él, protegiéndolo cuando debería estar protegiéndola él a ella. Pero, ¿cómo la
había tratado recientemente?

“Jeje, ¿nada que ver con él? Entonces, ¿qué le pasó a mi hermano? ¿Se cayó
y se rompió los brazos?” Gongyang Yu se levantó cuando una mirada
maliciosa brilló en sus ojos.

“Tu amigo atacó primero…”

“Maldita perra. Hoy no solo voy a demoler tu Posada, sino que voy a
acariciarte y jugar contigo justo en frente de él.” El hermoso semblante
de Gongyang Yu, se transformó en el de un chico bonito angelical, a un demonio
en un instante.

“Acabas de firmar tu sentencia de muerte.” Qing Shui apartó a Yu He a un
lado cuando la ira extrema contorsionó sus facciones. Nunca antes había tenido
ganas de matar a alguien. Ni siquiera Situ Bufan lo había hecho sentir así.

“¿Solo tú?” Gongyang Yu rio a carcajadas al escuchar eso. Era como si
esta fuera la broma más graciosa que había escuchado en su vida.

La mirada gélida de Qing Shui nunca abandonó la cara de Gongyang Yu mientras su
sed de sangre aumentaba implacablemente.

“¡Tío Zhong, mátalo!” Gongyang Yu rio a carcajadas.

“No lo maten, no pueden matarlo. Si no, mi abuelo no los perdonará a
ninguno de ustedes.” Yu He frenéticamente suplicó, mirando al Tío Zhong.

“¿Tu abuelo? Ja, ja, sé que Yu Donghao fue un cultivador Xiantian hace 10
años. Sin embargo, ahora es solo un viejo lisiado.” El Tío Zhong se rió
maniáticamente.

“¡No tienes permitido insultar a mi abuelo!”

“¿Insultar? Si él estuviera aquí ahora, entonces lo mataría yo
mismo.” El Tío Zhong resopló con frialdad.

“¿De verdad crees que con solo un nivel de cultivación en el Reino
Xiantian puedes ser tan arrogante?” Qing Shui habló calmadamente mientras
miraba al Tío Zhong.

“Niño, el Xiantian puede no ser tanto en otros lugares, pero en esta
ciudad, yo soy Dios. ¿Quién puede detenerme? Venga, dejaré tu cuerpo entero
para que los cuervos se den un festín.” Después de hablar, se lanzó hacia
Qing Shui, mientras una capa de luz plateada cubría sus manos. Él se lanzó
directamente hacia el corazón de Qing Shui, con una velocidad tan rápida como
la de un fantasma.

“Los cultivadores Xiantian realmente no son simples.” murmuró Qing
Shui. Sin embargo, después de haber consumido las dos frutas de aumento de
agilidad, su velocidad ya había crecido en una medida inconcebible. Agarrando a
Yu He cuando se hizo a un lado, esquivó por poco el ataque de su oponente.

“Bien, bien. Incluso yo no podría decir que tu velocidad era tan buena.”

El movimiento de Qing Shui fue tan suave como una lombriz en el barro, ¡ejecutó
los Pasos Libres hasta su límite! Finalmente, después de evitar más de diez
ataques del Tío Zhong, Qing Shui no tuvo más espacio donde retirarse.
Indefenso, solo podía mirar las palmadas del Tío Zhong, que se acercaban cada
vez más, así como también la sonrisa desdichada en el rostro de su oponente.
¡Invocando todo su Qi de la Técnica de Fortalecimiento Antiguo, infundió sus
brazos, y envió ambas palmas para enfrentar los ataques de su oponente!

¡Peng!

El cuerpo de Qing Shui fue lanzado al aire, cuando se estrelló contra la gruesa
pared de piedra de la Posada Yu He, antes de caer al suelo, escupiendo una
bocanada de sangre fresca.

Qing Shui sonrió amargamente, las formas de vida Xiantian eran una existencia
contra las que aún no tenía el poder de vencer. Usando toda la fuerza de su
cuerpo, ¿solo logró forzar a su oponente a retroceder medio paso?

El Tío Zhong, por otro lado, sintió una gran conmoción en su corazón.
Anteriormente en ese ataque, había utilizado más del 80% de su fuerza, ¿pero
pensar que ni siquiera pudo matar al mocoso? Sus ojos se agrandaron aún más
cuando vio a Qing Shui levantándose y limpiándose la sangre de la boca. No
parecía que Qing Shui estuviera herido seriamente. La intención asesina en sus
ojos se hizo cada vez más fuerte. Si no aprovechara la oportunidad de acabar
con Qing Shui antes de que madurara, ¡tal vez en el futuro, cuando Qing Shui
tuviera su edad, se convertiría en una existencia que superaría al Xiantian!

Al ver la mirada en los ojos del Tío Zhong, Qing Shui supo que hoy, sin
importar qué, ¡tenía que matarlo!

Recuperando otra fruta de mejora de agilidad de su reino espacial, Qing Shui
rápidamente se la comió. Sus movimientos fueron tan rápidos que nadie más podía
ver qué era exactamente lo que estaba comiendo. Yu He, con los ojos llenos de
lágrimas, corrió hacia el lado de Qing Shui.

Qing Shui miró suavemente a Yu He, mientras la besaba en la frente. Esos labios
ensangrentados, dejaron una marca de color rojo cereza en el lugar donde la
besó.

Sintiendo que los efectos de las frutas que aumentaban la agilidad se
activaban, supo que al menos durante un cuarto de hora, su velocidad se
duplicaría. Creía que con su velocidad actual, incluso si no podía matar a su
oponente, aún podría lastimarlo gravemente.

*Suspiro* “En la etapa Xiantian básicamente podría considerarse fanático. Son
demasiado fuertes.” Silenciosamente, en sus manos, una aguja dorada estaba
apretada en su interior.

“Mocoso, prepárate para morir ahora.”

Qing Shui sintió que el aura que rodeaba al hombre de mediana edad se había
fortalecido mucho esta vez. Su puño estaba cubierto con una capa de un
centímetro de espesor de Qi Xiantian. El Tío Zhong quería matar a Qing Shui con
este ataque.

El corazón de Qing Shui tembló involuntariamente de miedo mientras observaba
cómo el puño se acercaba cada vez más. A pesar de esto, activó por completo el
Qi de su Técnica de Fortalecimiento Antiguo en su cuerpo mientras se preparaba
para realizar su movimiento.

Curiosamente, Qing Shui sintió como si el espacio a su alrededor estuviera
siendo bloqueado por una extraña presión. No había forma de eludir el ataque
entrante. Apretando los dientes, Qing Shui miró desafiante a los ojos del tío
Zhong.

En el momento del contacto, Qing Shui sacudió violentamente su cuerpo hacia un
lado, evitando un impacto en sus áreas vitales. Su mano derecha, rápidamente
salió disparada, agarrando la aguja dorada dentro, y atravesó el corazón del
Tío Zhong. Cuando la aguja lo atravesó, Qing Shui activó todo el peso de su
poder e impregnó la aguja con sus llamas primordiales, ¡que funcionaron con la
totalidad del Qi en su cuerpo gracias a su Técnica de Fortalecimiento Antiguo!

AST Capítulo 108 - El fetiche de Gongyang Yu
AST Capítulo 110 – Crisis