ATG Capítulo 961 – Lisiando a Otro

ATG Capítulo 961 – Lisiando a Otro

Siguenos en facebook : https://www.facebook.com/ATG-Against-the-gods-espa%C3%B1ol-1766848850293014/

PD: voten en la encuesta en la barra derecha de la pagina la encuesta termina en 9 dias

“¿E-esto es?”, Grito Mu Sushan con sorpresa. Si todo lo que sucedió previamente fuera descrito como algo impactante y sorprendente, entonces lo que sintió ahora fue una conmoción que le hizo no creer en sus propios ojos.

Puede decirse que Yun Che es capaz de intercambiar golpes directos con Ji Hanfeng más de veinte veces con el poder de un Monarca, podría decirse que es un milagro sin precedentes en todo el Reino Canción de Nieve. Justo cuando creía que había visto los límites de Yun Che, la energía profunda de Yun Che, que debería haberse debilitado, aumentó violentamente una vez más. Además, él había roto instantáneamente sus límites anteriores…

¡Tanto que suprimió directamente a Ji Hanfeng!

Suprimir a alguien con una erupción de energía profunda era obviamente algo que Ji Hanfeng había visto antes. Sin embargo, esta era la primera vez que veía una energía profunda tan diabólica. Todo su estado de ánimo cambió instantáneamente al de miedo, ya que ya no podía pensar en avanzar ni un solo paso adelante. Bajo el terror que corría por todo su cuerpo, involuntariamente retrocedió…

Nunca se había encogido de miedo incluso cuando enfrentaba expertos sectarias del Reino del Alma Divina  todos los días.

Yun Che agarró una vez más la Espada del Castigo Celestial. En este momento, sus cinco millones de kilogramos de peso realmente se sentían ligeros en sus manos. Tanto su mirada como su espada podrían centrarse en Ji Hanfeng. El poder que surgió de las Venas Profundas del Dios Maligno estalló en todo su cuerpo, una vez más se precipitó a sus brazos, y se vertió en su espada cuando cayó.

Los pelos en todo el cuerpo de Ji Hanfeng se pusieron de punta bajo este ataque. Él, que se sintió humillado porque no se atrevió a recibir el primer golpe de Yun Che la primera vez, ya no tenía ganas de recibirlo. En cambio, usó todas sus fuerzas para huir. Sin embargo, había sido bloqueado en su lugar por la fuerza de su espada; sentía como si su cuerpo pesara una tonelada. Una vez que se dio cuenta de que no podía escapar, en su espanto, de repente se dio la vuelta y lanzó un fuerte rugido mientras vertía locamente todo su poder en la Lanza Ráfaga del Dragón que bloqueaba su frente.

¡¡¡Bang!!!

Como si un asteroide hubiera explotado, una tormenta apocalíptica e indescriptible irradió al espacio circundante. Los discípulos del Salón de Nieve Congelada obviamente pudieron soportarlo, pero los examinados que acababan de pasar sintieron que los golpeaban con un pesado martillo. Se retiraron en pánico y aquellos que estaban cerca de él fueron enviados directamente volando.

En el corazón de la tormenta apocalíptica, una gran parte del cuerpo de Ji Hanfeng había sido clavado en el piso. La Lanza Ráfaga del Dragón en sus manos ya había sido aplastada en una espantosa forma de luna creciente. La sangre caía en torrentes desde los brazos que usaba para levantar la Lanza Ráfaga del Dragón e incluso sus ojos habían sido sacudidos para revelar ráfagas de volutas de sangre.

“Ji Hanfeng, abre tus ojos de perrito y mira con cuidado. ¡Este es el practicante profundo del reino inferior que has estado despreciando y humillando una y otra vez!”

En medio de su profundo rugido, lo último del poder de Yun Che estalló, el enorme sonido retumbante hizo temblar cada centímetro del Salón Principal de la Nieve Congelada.

Y las palabras que Yun Che había gritado causaron que muchos de los practicantes profundos de los alrededores que venían de los reinos inferiores repentinamente levantaran sus cabezas, con sus ojos emitiendo luces de excitación.

El grito de respuesta de la Lanza Ráfaga del Dragón se interrumpió cuando Ji Hanfeng dejo escapar un miserable grito que sonó casi desesperado. Su cuerpo se estrelló contra el suelo locamente y solo después de trazar una grieta se varias decenas de metros en el suelo fue finalmente enviado a volar, salpicando el aire con sangrientas estelas antes de caer al suelo. Ya no hizo más movimientos cuando un charco de sangre se acumuló rápidamente debajo de su cuerpo.

¡Crash!

¡Crash!

La destrozada Lanza Ráfaga del Dragón cayó al suelo un lado a la vez. Su luz profunda y su aura de dragón se desvanecieron rápidamente, transformándose por completo en una lanza muerta. Incluso si fuerza capaz de ser restaurado, era absolutamente imposible que recuperara su poder divino pasado.

“¡¡Hermano Mayor Hanfeng!!”

Después de estar aturdidos durante mucho tiempo, muchos discípulos del Salón de Nieve Congelada finalmente recuperaron la cordura y se apresuraron a cargar contra Ji Hanfeng. No se sabía si estaba vivo o muerto.

¡Bang!

La Espada del Castigo Celestial Asesina Diablos aterrizó pesadamente mientras la energía profunda escarlata y frenética en el cuerpo de Yun Che instantáneamente se disipaba sin dejar rastro. Debido a que se quedó sin nada mientras se arrodillaba pesadamente. Si no fuera por el apoyo de la Espada del Castigo Celestial, parecía como si ya hubiera estado tendido en el suelo.

“Haah… pequeña, por qué… no has venido… a ayudarme” Yun Che jadeó con respiraciones ásperas. Él realmente no fue capaz de levantarse más esta vez.

Mu Xiaolan se quedó allí, aturdida, como si se hubiera vuelto estúpida. Al escuchar la voz de Yun Che, ella aturdida hizo un sonido de respuesta antes de apresurarse rápidamente. Sus movimientos eran rígidos mientras lo apoyaba.

En este momento, la mirada que solía usar para mirar a Yun Che ya no tenía varios tipos de desdén que anteriormente tenia. En cambio, una especie de expresión extraña, como si estuviera mirando a algún tipo de monstruo, estaba presente.

“¿Estás… estás bien?” Preguntó Mu Xiaolan confundida.

“No estoy bien… del todo… Si tu Maestra no viene ahora, realmente… podría morir…” Yun Che jadeó pesadamente. Hace un mes, había estado consumiendo una gran cantidad de energía mental para purificar el veneno de las llamas de Mu Bingyun mientras restauraba su vitalidad. Pasó el resto de su tiempo acompañando a sus mujeres y a su familia, por lo que no tuvo tiempo para cultivarse en absoluto. Si hubiese sido capaz de cultivar en ese mes, estaba seguro de poder vencer a Ji Hanfeng usando la Espada del Castigo Celestial Asesina Diablos sin abrir “Estruendo Celestial”.

En el presente, no tuvo opción de abrir por la fuerza Estruendo Celestial y el resultado era naturalmente una pesada carga insoportable.

“Pero la Maestra, ella…” Mu Xiaolan estaba tan ansiosa que estaba a punto de comenzar a llorar. Ya había enviado a Mu Bingyun una tonelada de transmisiones de sonido consecutivas, pero aún no había recibido una respuesta.

A un lado, un discípulo del Salón de Nieve Congelada que había corrido a examinar las heridas de Ji Hanfeng dio media vuelta con una mueca pálida y tartamudeó: “Hermano Mayor Hanfeng, todos… todos sus meridianos se han roto y su dantian parece haberse destruido…”

“¿Qué?” La mirada de Mu Fengshu se desvió y los otros se sorprendieron aún más.

Aquellos que recibieron un golpe de la espada pesada de Yun Che nunca salieron con heridas leves. Si no fueran capaces de soportarlo, estaban muertos o lisiados.

Con meridianos rotos y un dantian destrozado, incluso si usaran una gran cantidad de poder y recursos para salvarlo a la fuerza, solo podría ser un invalido de ahora en adelante.

El que Yun Che derrotara a Li Mingcheng ya era un shock que todos difícilmente podían creer. Pero ahora, en realidad había vencido a Ji Hanfeng… ¡¡y no solo ese golpe lo hizo perder, sino que lo había lisiado directamente!!

Incluso la Lanza Ráfaga del Dragón había sido rota.

En este momento, no solo fueron los examinados, sino que incluso los discípulos oficiales del Salón de Nieve Congelada dieron nacimiento a una profunda conmoción y terror por Yun Che.

“¡Yun Che, realmente eres… increíble!” Mu Fengshu, quien antes ni siquiera podía molestarse en darle otra mirada ahora estaba mirando a Yun Che muchas veces. Su voz era suave, sin la más mínima pisca de sentimiento, pero tenía una intención asesina penetrante. “El primer día que llegaste a mi Reino del Fénix de Hielo, heriste gravemente a mi sobrino y ahora también has lisiado a un discípulo de mi Salón de Nieve Congelada… ¿¡Quién te dio tanto valor para hacerlo!?”

En su furia, Mu Fengshu de repente voló y en realidad actuó personalmente para arrestar a Yun Che.

“¡No puedes!”

Mu Sushan ya no pudo contenerse ya que rápidamente se movió para bloquear a la fuerza a Mu Fengshu. “Maestra del Salón Principal , ¡no debes! Ya lo has visto con tus propios ojos, Yun Che es definitivamente un talento visto una vez cada diez mil años. Si él entra en nuestra Secta Divino Fénix de Hielo, es igual a cien millones de Ji Hanfeng, ¡no debes matarlo!”

Sintió que Mu Fengshu ¿tomando principalmente medidas no era algo tan simple como simplemente capturarlo. ¡Ella obviamente llevaba una intención asesina!

“¡Hmph, no me importa qué tipo de talento sea! Todo lo que ha hecho hoy simplemente me dice que no ha puesto mi Salón de Nieve Congelada en sus ojos. ¡¿Por qué debería perdonarlo?!” Mu Fengshu contestó enojada.

Yun Che era un talento que se encontraba solo una vez cada diez mil años… Mu Fengshu era muy consciente de si esta declaración era una exageración. Si Yun Che simplemente hubiera venido de los reinos inferiores, Mu Fengshu podría… no solo podría hacerlo, solo basado en el asombroso desempeño que mostró hoy, incluso si hubiera herido gravemente a su sobrino, ella aún lo perdonaría, e incluso lo nutriría enormemente.

¡¡¡Pero solo tuvo que ser traído por Mu Bingyun!!

Mu Sushan rápidamente lo notó, “A pesar de que las acciones de Yun Che son serias, él todavía se vio obligado a hacerlo. Ya sea su sobrino Li Mingchen o Ji Hanfeng, ellos… ”

“¡Silencio, fuera de mi camino!”

El brazo de Mu Fengshu hizo un movimiento de ola, mandando a volar a Mu Sushan lejos. En este momento, una persona repentinamente se escapó de la multitud, se paró frente a Yun Che, y declaró, “M-Maestro del Salón Principal , no puedes matar a Yun Che. Li Mingcheng fue quien lo provocó primero e incluso después de perder, montó un ataque furtivo. En cuanto a Ji Hanfeng, no solo había ridiculizado maliciosamente a los practicantes profundos del reino inferior, sino que también fue él quien decidió asestar el primer golpe mortal… ¡Todos vimos esto claramente, así que la Maestra del Salón Principal también debe haberlo visto claramente también! A-Ambos tienen la culpa. Yun Che solo hizo esto en defensa propia, no hizo nada malo respecto a esto… no puedes matarlo.”

Yun Che levantó la cabeza en estado de shock. Miró a la persona frente a él que se atrevió a salir en tal situación antes de que la enojada Mu Fengshu se llenara de una intención asesina para suplicar por  él.

Fue increíblemente Feng Mo, la persona a la que ayudó durante el examen del Reino de la Tormenta de Nieve.

Antes del examen, él fue el único que se atrevió a cuestionar la imparcialidad del examen. El resultado, sin embargo, fue que Ji Hanfeng lo humilló, pero aún superó de forma excepcional las pruebas del Reino de la Tormenta de Nieve y el Reino Profundo de Hielo.

Ahora, él fue una vez más el primero en saltar para defender a Yun Che y la persona a la que se enfrentaba era la Maestra Principal del Salón de la Nieve Congelada.

Todos quedaron estupefactos mientras miraban a la persona que obstruía el frente de Yun Che… ¿Podría ser esta persona el amigo jurado hasta la muerte de Yun Che? ¿O quizás solo un idiota puro?

“Hah”, Mu Fengshu se rio con frialdad. “¡Hoy es realmente extraño, incluso una rata al azar se atrevería a desafiar a este maestro del salón!”

“No, no”. La cara de Feng Mo estaba pálida. “Este discípulo… este discípulo definitivamente no se atreve a faltarle el respeto a la Maestra del Salón Principal . Este discípulo solo dice la verdad que todos aquí han visto. A pesar de que Yun Che se ha equivocado, todavía es perdonable. Por lo menos… al menos, no debería morir por sus crímenes.”

Feng Mo se dio vuelta y dijo con voz temblorosa: “Hermanos y hermanas de los reinos inferiores, Ji Hanfeng ha humillado a los que vivimos de los reinos inferiores muchas veces antes. Podría decirse que Yun Che lo hirió antes y está a medias defendiéndonos. Creo que todos ustedes se sienten libres y agradecidos en sus corazones. Pónganse todos de pie, si todos abogamos por Yun Che juntos, ¡la Maestra del Salón Principal  definitivamente cederá!”

Una vez que Feng Mo terminó de hablar, el entorno todavía estaba absolutamente silencioso. Ninguna persona respondió, y aquellos practicantes profundos de los reinos inferiores que estaban en el mismo grupo incluso retrocedieron unos pasos en silencio, cubriendo sus figuras detrás del suelo.

La cara de Feng Mo se puso rígida y luego cayó en desesperación. Después de eso, sin embargo, se enojó y rugió, “¿Todos me oyen? ¿Se han quedado sordos? Aquellos de ustedes que han ascendido desde los reinos inferiores deberían ser individuos valientes… ¿¡no me digan que todos ustedes se han vuelto blandos después de venir aquí!?”

La multitud estaba en silencio, ni una sola persona respondió una vez más… El eco de algunos bufidos y burlas de los discípulos del Salón de Nieve Congelada se escuchaban de vez en cuando.

“Heh”, se burló Mu Fengshu. “¡Ya que estás tan desesperado por ser enterrado junto con Yun Che, esta maestra de salón cumplirá tu deseo!”

Mu Fengshu voló. Sus manos hicieron un movimiento de agarre cuando una corriente de poder celestial frió cayó.

¡Ding!

El ligero sonido de los cristales chocando resonó cuando el centro del Salón Principal se llenó de repente con una luz azure fantástica y de ensueño. Bajo el resplandor, la figura de Mu Fengshu se detuvo, y luego fue fuertemente apartada por un viento suave. Ella voló en reversa y cuando aterrizó, su cuerpo fue ligeramente sacudido cuando su expresión también cambió repentinamente.

Una figura blanca como la nieve descendió lentamente desde lo alto, su cintura ondeando en el aire. Apareció una hermosa y nevada cara que podría derrumbar mundos e incluso hacer que la luz circundante perdiera su esplendor. Un aura pura, limpia y helada envolvió ligeramente el alma de todos, haciendo que se quedaran estupefactos. Era como si un hada hubiera aterrizado en el reino mortal.

PD: para que salgan capitulos más rapidamente pueden hacer sus donaciones, cada capitulo nuevo adelantado vale 5 dólares y no hay que esperar que salgan los gratuitos que se demoran mucho más, el botón de donación esta en la barra derecha de la pagina , saludos

ATG Capítulo 960 - Lucha contra Ji Hanfeng
ATG Capítulo 962 - Maestra del Palacio del Fénix de Hielo