ATG Capítulo 960 – Lucha contra Ji Hanfeng

ATG Capítulo 960 – Lucha contra Ji Hanfeng

Siguenos en facebook : https://www.facebook.com/ATG-Against-the-gods-espa%C3%B1ol-1766848850293014/

PD: voten en la encuesta en la barra derecha de la pagina la encuesta termina en 9 dias

Yun Che fue como una herejía creada por los cielos que fue enviada al reino de los mortales. Su aparición destrozó completamente el conocimiento común de todos los presentes. Lo hizo en el Continente Cielo Profundo, luego en el Reino Demonio Ilusorio.

Y ahora, él hizo lo mismo en el Reino de Dios.

Era como si la espada de Yun Che se hubiera estrellado en las mentes de todos los presentes, causando que se quedaran sin palabras durante un largo rato.

Ya era increíble que hubiera derrotado a Li Mingcheng, pero ahora, su fuerza profunda había aumentado explosivamente una vez más y utilizó un solo golpe… ¡para obligar a Ji Hanfeng a retroceder!

Ji Hanfeng era un discípulo oficial del Salón de Nieve Congelada, y él ya se había cultivado allí durante alrededor de veinte años. El poder supervisar el examen de los nuevos discípulos del Salón de Nieve Congelada demostró que era lo suficientemente poderoso y experimentado como para hacerlo.

¡Sin embargo, había sido forzado a retroceder por la espada de un examinado que solo estaba en el Reino Profundo Soberano!

El impacto de esta escena fue indescriptible. Casi todos se sintieron deslumbrados, como si tal vez estuvieran soñando.

Ji Hanfeng, que huyó de repente, continuó dando volteretas hasta que estuvo a trescientos metros de distancia. Cuando aterrizó, la sensación de latido del corazón que sentía antes todavía estaba allí. Esto lo sorprendió mucho, y al mismo tiempo, se sintió aún más humillado. En realidad, había sido forzado por la espada de alguien a quien previamente consideraba una broma… ¡¡ahora él era una gigantesca broma!!

Pero no importa lo poco dispuesto e incrédulo que fuera, ya no se atrevería a despreciar a Yun Che. Fue porque el terror de ese ataque había estado justo ante sus ojos.

Ji Hanfeng apretó los dientes ferozmente. Extendió la mano con un movimiento de agarre y sacó una lanza de plata de su anillo espacial. La larga lanza tenía nueve pies de largo, todo su cuerpo parpadeaba con una luz plateada helada. En el momento en que apareció la lanza, en realidad fue acompañada por un resonante rugido de dragón.

“¡Lanza Ráfaga del Dragón!” Varios discípulos del Salón de Nieve Congelada exclamaron en estado de shock.

Como un discípulo oficial del Salón de Nieve Congelada y el supervisor de este examen, en realidad había sacado la Lanza Ráfaga del Dragón. ¡Era evidente que Ji Hanfeng tenía miedo de Yun Che!

“Yun Che, estabas orgulloso de ese golpe anterior, ¿no?” La mirada de Ji Hanfeng se oscureció cuando su voz trajo el sonido de él rechinando los dientes con ira, “¡Inmediatamente… te lo devolveré diez veces!”

“¡No importa cuanta basura de los reinos inferiores luchen, seguirán siendo eternamente basura!”

Mientras expresaba sus pensamientos, Ji Hanfeng levantó la Lanza Ráfaga de Dragón. No fue hacia el aire, sino que caminó por el suelo, recto como una flecha. Con cada paso que daba, era como si la punta de la lanza se hubiera alargado. Luego, en medio de un fuerte rugido, sus pasos se volvieron más pesados ​​cuando la Lanza Ráfaga del Dragón perforó hacia Yun Che.

En ese instante, el suelo debajo de él se convirtió inmediatamente en polvo destrozado y la Lanza Ráfaga del Dragón dejó escapar un rugido de dragón increíblemente resonante. Era como si su cuerpo se hubiera transformado en un Dragón Verdadero de color plateado mientras se lanzaba contra Yun Che con una ilimitada fuerza de dragón.

Bajo este rugido de dragón, todos los practicantes profundos presentes sintieron que la sangre y la energía profunda de sus cuerpos se habían agitado. Sus corazones también habían sentido de repente como si se hubieran encogido.

¡Con Ji Hanfeng agregado a la Lanza Ráfaga del Dragón el poder de esta lanza se había vuelto realmente aterrador!

Un pensamiento brilló en las mentes de todos los presentes: ¿¡Cómo podría Yun Che posiblemente recibir este golpe!?

Las cejas de Yun Che se hundieron cuando las venas de sus brazos sobresalieron. Bajo el poder que conmocionó a toda la multitud de practicantes profundos, en realidad no se retiró en absoluto y de repente avanzó. La Espada del Castigo Celestial Asesina Diablos se estrelló directamente, recibiendo la Lanza Ráfaga del Dragón.

¡¡Crack!!

La espada y la lanza se encontraron, y los crujidos del metal resonaron a través de todo el Salón Principal de la Nieve Congelada. Con las dos personas en el centro, la piedra divina bajo sus pies había sido enviada volando después de ser rasgada.

Los pies de ambas partes se habían hundido profundamente en el suelo, pero ninguno se había retirado ni un solo paso. Ji Hanfeng agarró firmemente la Lanza Ráfaga del Dragón y una incredulidad que era más fuerte que la anterior había surgido en su mirada. “Tú… tú en realidad…”

Esta lanza contenía la ira y la humillación que sentía por haber sido obligado a retroceder por el ataque anterior de Yun Che. No solo había sacado la Lanza Ráfaga del Dragón, incluso había atacado con toda su fuerza y ​​no se había retenido en lo más mínimo porque quería destrozar a Yun Che.

Sin embargo, la lanza que tenía todo su poder había sido recibida por Yun Che… ¡y esto fue una confrontación directa, sin trampas superficiales!

“¡Haaah!”

Cuando dejó escapar un fuerte rugido, la lanza de Ji Hanfeng se retiró, y de repente salió disparada en reversa cuando la espada de Yun Che también se levantó ferozmente para alcanzarla.

¡¡Clang!!

La Lanza Ráfaga del Dragón y la Espada del Castigo Celestial Asesina Diablos colisionaron una vez más. Bajo un sonido estruendoso que sacudió el cielo, las dos partes habían sido sacudidas por una fuerza enorme. Yun Che perdió el equilibrio mientras que Ji Hanfeng realmente había torcido su cuerpo boca abajo en el cielo. Una frialdad incomparable acompañaba la punta de la lanza mientras descendía.

“¡¡Entierro de la Tormenta de Nieve!!”

La espada pesada, naturalmente, no era tan ágil como una lanza y Yun Che no había dominado por completo esta Espada del Castigo Celestial Asesina Diablos recién nacida. Antes de que Yun Che tuviera tiempo de bloquear usando su espada, la lanza ya había sido balanceada despiadadamente, enviándolo a volar. Reprimió a la fuerza la energía agitada y la sangre dentro de su cuerpo mientras golpeaba la punta de su espada contra el suelo. Se detuvo rápidamente en medio del sonido penetrante de la espada arando a través del suelo.

Casi en el mismo instante en que detuvo su cuerpo, Ji Hanfeng ya había volado desde arriba. Con la lanza parecida a un dragón, estrellándose directamente hacia abajo.

Yun Che no levantó la cabeza. Sus dos brazos se triplicaron instantáneamente cuando el estallido de sus articulaciones se hizo eco. La Espada del Castigo Celestial Asesina Diablos se movió a toda potencia y su rugido catastrófico reprimió por completo el grito de dragón de la Lanza Ráfaga del Dragón.

Incluso si Yun Che no resultara gravemente herido, la sangre y la energía en su cuerpo definitivamente estarían en estado de confusión luego de haber sido enviado volar por el anterior golpe de lanza de Ji Hanfeng. Dado que su siguiente ataque fue tan rápido como un rayo, nunca en sus sueños Ji Hanfeng pensaría que Yun Che fuera capaz de estabilizar su cuerpo, y mucho menos hacer de forma instantáneamente un contraataque. Esto no era todo, lo que lo encontró era una espada que no era ni un poco más débil que antes.

¡¡Boom!!

El suelo debajo de los pies de Yun Che una vez más se rompió cuando sus dos piernas casi se habían hundido en el piso. Ji Hanfeng, que tenía la influencia del aire, era como una hoja muerta arrastrada por un vendaval. Habia sido enviado a volar hacia atrás a la distancia.

Yun Che no persiguió y realizó un ataque de seguimiento. En cambio, la espada de repente se hundió y golpeó el suelo. Solo después de un largo tiempo lo levantó nuevamente. Sin embargo, su respiración finalmente se volvió pesada.

Ji Hanfeng aterrizó pesadamente y retrocedió una docena de pasos con su energía restante. Parecía bastante miserable cuando la energía y la sangre en su cuerpo se agitaban incesantemente. Sin embargo, después de ver el estado de Yun Che, se rió. “Eso es todo. Estás confiando completamente en esa espada. Heh, esa espada debe ser bastante pesada, ¿verdad? ¡Me pregunto cuántas veces más podrás levantarla!”

Yun Che, “…”

Las palabras de Ji Hanfeng se dirigieron directamente al punto débil de Yun Che.

La disparidad entre el cultivo profundo de Yun Che y Ji Hanfeng era demasiado grande. Definitivamente, no era solo un gran reino de diferencia, sino el abismo natural del camino divino. Incluso con la tasa de crecimiento exponencial de las Artes del Dios Maligno y la fuerza del cuerpo que superó a la gente común, todavía no estaba a la par con el cultivo de Ji Hanfeng en el sexto nivel del Reino del Origen Divino. Fue solo con la ayuda de la poderosa Espada del Castigo Celestial Asesina Diablos que apenas pudo entrar en un punto muerto temporal.

Después de que Hong’er se había comido la Espada del Diablo de la Noche Eterna, el poder de la Espada del Castigo Celestial Asesina Diablos aumentó explosivamente, pero eso también aumentó su peso explosivamente. Un peso que alcanzó casi cinco millones de kilogramos no era algo que el actual Yun Che pudiera manejar. En su estado normal, incluso levantarlo era especialmente difícil. Incluso bajo el estado del Purgatorio, balancearla treinta veces era casi su límite.

Por no hablar de empuñarla a toda potencia para el combate a muerte que tiene delante.

A pesar de que solo había atacado tres veces, esto ya había dejado ambos brazos entumecidos, su respiración irregular.

“¡Veamos cuánto tiempo… puedes luchar!”

Ji Hanfeng estabilizó rápidamente la energía y la sangre en su cuerpo y voló.

¡Clang! ¡Boom!

¡¡¡Boom!!!

El suelo se resquebrajó y la piedra hecha trizas voló por todo el lugar mientras todo el salón principal temblaba ligeramente. El sonido de la espada y el golpe de la lanza era como el sonido de un reloj en el cielo sonando incesantemente. Cada sonido retumbante parecía como si estuviera golpeando el corazón de la audiencia.

Las caras de todos los examinados que acababan de pasar ya estaban mortalmente pálidas. Se retiraron continuamente cada vez más atrás. Indistintamente sentían que, si no se mantenían a una distancia mayor, solo los sonidos de explosiones que parecían contener el poder divino les causarían heridas internas.

Podrían aceptar totalmente que Ji Hanfeng era tan fuerte, pero Yun Che… en realidad también era así de fuerte hasta tal grado

Creían que incluso si liberaban toda la energía profunda en sus cuerpos, no podrían crear un poder tan aterrador. Sin embargo, Yun Che, con un ataque tras otro… ¿qué tipo de técnica secreta estaba usando, o tal vez, qué tipo de monstruo era capaz de liberar un poder divino tan impactante con un cuerpo solo en el quinto nivel del Reino Profundo Soberano?

Especialmente aquellos practicantes profundos que estaban en el mismo grupo que Yun Che. En medio de su pálido shock, todos recordaron cuando trataron a Yun Che como una broma porque siempre habían creído ser más fuertes. Incluso se habían reído de él varias veces antes, causando que se sintieran algo avergonzados.

Mu Xiaolan, que siempre había tratado a Yun Che como un debilucho del reino inferior, se quedó asombrada y momentáneamente se quedó sin palabras. Esto se debía a que incluso a ella le resultaba difícil recibir el poder completo de la Lanza Ráfaga del Dragón de Ji Hanfeng. ¡Sin embargo, Yun Che lo estaba recibiendo golpe tras golpe!

La cara de Mu Fengshu cambió continuamente a medida que el shock había reemplazado la ira en su corazón por mucho tiempo. Al mismo tiempo, ella comenzó a darse cuenta de que era Li Mingcheng quien había planeado contra Yun Che primero… tal vez no era solo un comentario al azar.

“Zhi Mo, ¿qué pasó exactamente antes? ¡Cuéntame con todos los detalles!” Mu Fengshu de repente le gritó a un discípulo del Salón de Nieve Congelada a su derecha.

El corazón del discípulo del Salón de Nieve Congelada llamado Zhi Mo tembló. Rápidamente respondió: “Maestra del Salón Principal , antes… antes en el examen del Reino Profundo de Hielo, Yun Che había obtenido el primer lugar. Li Mingcheng acusó a Yun Che de hacer trampa y propuso un intercambio de golpes para verificar su posición. El… el resultado, sin embargo, fue la derrota de Li Mingcheng. Luego… luego…”

Zhi Mo vaciló, apretó los dientes, y luego continuó: “Entonces, Li Mingcheng atacó de repente a Yun Che y su objetivo era incluso un punto vital. Nunca esperó que Yun Che emitiera un contraataque…”

“¡Bastardo!” La tez de Mu Fengshu se oscureció mientras gritaba de rabia.

Zhi Mo rápidamente bajó la cabeza. “Maestra del Salón Principal , por favor calme su ira.”

“¡Sin importar la razón, debe pagar con su vida después de atreverse a lesionar a Mingcheng hasta tal grado!”, Murmuró Mu Fengshu con una voz incomparablemente sombría.

¡¡¡Boom!!!

Sin embargo, otra explosión sonó cuando dos enormes corrientes de poder estallaron en el cielo. Las figuras de dos personas salieron disparadas al mismo tiempo desde el ojo de la tormenta. Yun Che aterrizó lejos. Su cuerpo se suavizó cuando la Espada del Castigo Celestial Asesina Diablos atravesó fuertemente el suelo.

Yun Che luego levantó la hoja de la espada, el sudor caliente cayó por todo su cuerpo mientras respiraba pesadamente. Después de haber tomado los golpes de Ji Hanfeng veinte veces consecutivas, su cuerpo entero se había debilitado bajo la enorme carga de la Espada  del Castigo Celestial Asesina Diablos. Sus dos brazos habían perdido por completo toda sensación y ese golpe de antes fue probablemente el ultimo poder que pudo expulsar. Después de su descenso, casi no pudo levantar la Espada del Castigo Celestial Asesina Diablos una vez más.

“Ha… ha… ha…” La respiración de Ji Hanfeng también era increíblemente áspera y su pecho se sacudió violentamente. Sin embargo, la energía que le quedaba superó con creces lo que Yun Che pudo reunir. Al ver el estado actual de Yun Che, sus ojos se agrandaron cuando estalló en una risa salvaje. Sin darle a Yun Che la más mínima oportunidad de respirar, concentró todo el poder que le quedaba en la Lanza Ráfaga del Dragón, apuntando directamente al espacio entre las cejas de Yun Che.

“¡Oh no!” Las manos de Mu Xiaolan se tensaron cuando su expresión cambió.

Porque esta lanza de Ji Hanfeng fue sorprendentemente un golpe mortal sin salida.

Y Yun Che obviamente había agotado todas sus fuerzas; era imposible para él recibirlo esta vez.

Como si él ya se hubiera visto atravesando a Yun Che, un intenso placer corrió dentro del corazón de Ji Hanfeng. Y fue en este momento, cuando la punta de la lanza lo señaló que vio a Yun Che levantar la cabeza lentamente para revelar una sonrisa maligna.

Una frialdad desconocida repentinamente atacó su alma, causando que todo su cuerpo se pusiera rígido, haciendo que sus movimientos se ralentizaran.

¡¡¡Boom!!!

El cuerpo de Yun Che explotó repentinamente con una corriente de aire. Justo cuando estaba a punto de acercarse a Yun Che, Ji Hanfeng, que había utilizado toda su fuerza en ese ataque, se vio sacudido violentamente. Él había sido sacudido directamente por esa onda de aire. Después de retroceder, levantó la cabeza con alarma y vio a Yun Che levantarse lentamente, con ambas manos en la empuñadura de la gran espada bermellón. La energía profunda escarlata en su cuerpo revuelta en espiral como un aterrador color sangre emergió dentro de sus ojos.

Al lado de su oreja, llegó la siniestra y diabólica voz de Yun Che, “¡Ya he paralizado a uno… no me importa si paralizo a otro!”

ATG Capítulo 959 - Explosión de furia
ATG Capítulo 961 - Lisiando a Otro