ATG Capítulo 926 – La mano sagrada vuelve a reclusión.

ATG Capítulo 926 – La mano sagrada vuelve a reclusión.

Relámpago negro…

Sin heridas

¿¡Un embarazo que había durado trece meses!?

……

“¿Joven Maestro? ¡Joven Maestro!”

Los dos gritos consecutivos de Xiao Hong hicieron que Yun Che levantara la cabeza, sacudiéndolo de su ensueño. Según su conocimiento del camino profundo, el rayo negro era algo que definitivamente no debería existir. Además, según su conocimiento médico, un embarazo de trece meses era algo que tampoco debería suceder en los humanos. Incluso si ocurriera, el niño recién nacido definitivamente no sería un niño normal… Pero después de que Xiao Lingxi naciera, siempre había sido saludable y Yun Che nunca tuvo recuerdos de que allá caído enferma ni una vez mientras crecían.

“Ah, así que mi abuela falleció a causa de este suceso.” Yun Che murmuró suavemente mientras suspicacia y la duda inundaba su corazón. Debido a las alturas actuales que había alcanzado, no debería haber nada que sucediera en el Continente Cielo Profundo que excediera su conocimiento. Pero si la historia de Xiao Hong era verdadera, entonces su conocimiento no podría explicar ni el relámpago de color negro ni el que Xiao Lingxi naciera después de un embarazo de trece meses.

Al igual que la forma en que estaba completamente desconcertado por los cincuenta kilos de Cristal Divino Veteado Purpura que se encontró en este lugar.

“Sí.” Xiao Hong dijo con un leve suspiro de lamento, “Sin embargo, el viejo maestro no le dijo a nadie sobre este asunto. Después de todo, Madam siendo golpeada por un rayo de las nubes azules podía ser interpretado y distorsionado en ella siendo golpeada por la ira de los cielos. Después de eso, la señora murió y el viejo maestro anunció que su melancolía se había convertido en enfermedad y ella había fallecido de tristeza. Es sólo que, nunca más volvió al lugar después de eso. Y esta fue también la razón por la que nunca le permitió a usted ni a la joven señorita ir a ninguna parte cerca de este lugar.”

“… Lo entiendo.” Yun Che dijo con un leve gesto de cabeza, “Abuelo Hong, gracias por decirme todas estas cosas.”

“He he”. Xiao Hong soltó una risita seca, “Desde que el viejo maestro ha vuelto, su tez se ha vuelto mucho mejor y su rostro ha brillado. Esto me ha hecho sentir un gran alivio. Así que creo que es mejor que no menciones las cosas relativas a Madam delante del viejo maestro, para que no vuelvas a abrir viejas heridas.”

“En, lo entiendo” respondió Yun Che.

Xiao Hong se dirigió hacia el este mientras seguía buscando esas orquídeas escurridizas. Yun Che permaneció en el mismo lugar durante un tiempo muy largo, las palabras que Xiao Hong dijo cayeron por su cabeza, pero al final, todavía no fue capaz de formar una hipótesis razonable para estos eventos. Finalmente, exhaló ligeramente antes de murmurar para sí mismo: “Olvídalo, fue algo que sucedió hace más de veinte años, el cielo sabe lo que sucedió exactamente en ese momento. Rayos de color negro… Es muy probable que la luz haya jugado trucos en sus ojos. Un embarazo de trece meses… la única posibilidad era que habían pensado equivocadamente que estaba embarazada durante los primeros tres meses”.

Yun Che se entregó a sí mismo esa explicación final y no pensó más en este asunto. Después de todo, era algo que había ocurrido hace más de veinte años y los muertos permanecerían enterrados en cualquier caso. Además, Xiao Lingxi había crecido sin ningún contratiempo, así que incluso si continuaba pensando en este extraño asunto que había ocurrido en el pasado, no sólo sería casi imposible rastrear este evento, el intento sería completamente sin sentido también.

Yun Che sacó su Jade de Transmisión de Sonido mientras regresaba a la Ciudad Nube Flotante y encontró una Impresión de Transmisión de Sonido que había sido grabada hace años.

“Hua Minghai, ¿dónde estás ahora?”

Después de que había enviado la transmisión de sonido, sólo había tomado unas breves respiraciones para que el Jade de Transmisión de Sonido zumbara con la rápida respuesta de Hua Minghai. Una voz  increíblemente emotiva sonó a través del Jade de Transmisión de Sonido, “Yun Che… Hermano Mayor ¿eres realmente tú? Yo… no estoy soñando, ¿verdad?”

“Por supuesto que soy yo. ¿Dónde estás ahora mismo?”

“Yo… estoy en algún lugar al norte de la Ciudad Divino Fénix, no estoy a más de cinco kilómetros de la ciudad.” La voz de Hua Minghai estaba todavía llena de profunda emoción.

“¿La región norte de la Ciudad Divino Fénix?” Los ojos de Yun Che saltaron cuando él inmediatamente se detuvo en el aire y envió una respuesta instantánea, “Quédate donde estás, te encontraré inmediatamente… y voy a entregarte un regalo también.”

Después de que mantuviera su Jade de Transmisión de Sonido, Yun Che regresó rápidamente a la Ciudad Nube Flotante y tomó a alguien de las manos de Luo Chi. Después de eso, abordó el Arca Profunda Primordial para transportarse directamente a la zona que estaba a unos cinco kilómetros de la puerta norte de la Ciudad Divino Fénix.

A pesar de que no había visto a Hua Minghai durante muchos años , su aura era todavía familiar para Yun Che. Fijo la ubicación de Hua Minghai y en el momento en que apareció, rápidamente descendió del cielo, aterrizando frente a él.

Hua Minghai todavía no se había recuperado de la ola de emociones que lo invadió cuando recibió la transmisión de sonido de Yun Che, su mano estaba todavía apretada firmemente alrededor de su Jade de Transmisión de Sonido. Pero después de eso, vio a Yun Che repentinamente aparecer delante de él. Sus manos temblaron y casi dejó caer el Jade de Transmisión de Sonido que estaba sosteniendo. Después de eso, habló en una voz muy emocional, “¡Hermano Mayor Yun! Tú… Yo… Ah… ¡Ah! Xiaoya, ven pronto! ¡Date prisa y paga tus respetos al hombre que nos salvó!”

Al igual que todas las otras veces que Yun Che lo había visto, Hua Minghai estaba disfrazado y era un disfraz de doble capa. La mujer elegante y apacible estaba de pie a su lado, sus ojos brillaban con una luz brillante y clara y no había ningún rastro de debilidad procedente de su cuerpo. Después de oír las palabras de Hua Minghai, ella se apresuró a avanzar e intentó inclinarse ante él: “Esta sierva, Ru Xiaoya, le agradece mucho al Hermano Mayor Yun Che por salvarme la vida…”

“Ke…” Yun Che levantó apresuradamente una mano, un hilo de energía profunda se disparó deteniendo los movimientos de las dos personas delante de él. Después de eso, habló con una expresión de desamparo en su rostro, “¡Tu canalla! Todos esos años, tuviste una actitud completamente intrépida, y fanfarrona como si tuvieras los cojones más grandes por ahí, como si fuera el dueño del lugar, así que ¿por qué estás tratando de actuar de manera modesta y tímida delante de mí ahora?”.

“Hahahaha.” Una carcajada alta y despreocupada escapó de la boca de Hua Minghai, “Frente a otras personas, naturalmente no tengo miedo. Incluso entré y salí de la Secta Divino Fénix varias veces, pero el hermano mayor Yun es diferente. En este momento tú eres la persona más destacada de toda la historia de este continente, incluso los Cuatro Terrenos Sagrados están bajo tus pies… Hu, nunca pensé que la persona que conocí en la Ciudad Divino Fénix todos esos años, en realidad resultaría ser un pez gordo. Ah, mi pérdida en ese momento no fue verdaderamente injusta.”

“¿Cómo puede simplemente no ser injusto? Prácticamente se podría considerar la cosa que es más digno de mostrarse en toda su vida.” La mujer a su lado dijo con una sonrisa gentil.

“Heh heh, pero de clar…” Los labios de Hua Minghai estaban a punto de curvase en una sonrisa antes de que repentinamente se congelara en su lugar. Porque de repente se dio cuenta de quién estaba llevando Yun Che. A pesar de que ese rostro no poseía el menor rastro de su habitual pompa y autoridad, aunque esa persona… se convirtiera en ceniza, Hua Minghai lo reconocería definitivamente.

“Ye… Xuan… ¡¡GE!!” La expresión de Hua Minghai se volvió siniestra de repente, una increíble intensidad de energía irradiaba de sus ojos. Sus manos estaban apretadas en puños y cuando él gritó ese nombre, incluso la mujer que estaba detrás de él empezó a temblar mientras sus manos agarraron firmemente el brazo de Hua Minghai.

Yun Che lanzó su brazo y arrojó a Ye Xuange a los pies de Hua Minghai antes de decir: “Ye Meixie ya está muerto y los Enviados Divinos Sol y Luna y todos los ancianos del Salón Divino Sol y Luna han sido enterrados, solo este Ye Xuange permanece. Porque habías dicho en el pasado que la persona a la que querías matar más era Ye Xuange. Su fuerza profunda ha quedado paralizada, así que si quieres que muera o sufra un destino aún peor que la muerte, eso depende de ti. El Salón Divino Sol y Luna pronto desaparecerá del Continente Cielo Profundo para siempre, así que no necesitas preocuparte por las consecuencias futuras.”

Yun Che había hecho un esfuerzo extra para salvar a Ye Xuange especialmente para Hua Minghai. Esto fue naturalmente no sólo debido a las palabras que había dicho en ese momento… Él era alguien que definitivamente no estaba dispuesto a dejar ningún favor no pagado, por lo que utilizó a este Ye Xuange como un regalo para devolver el favor que Hua Minghai hizo por él todos esos años atrás cuando le dio a Yun Che la habilidad de Relámpago Espejismo Extremo. Después de todo, el Relámpago Espejismo Extremo había sido una gran ayuda para él durante los años intermedios e incluso había salvado su vida muchas veces.

“Hermano Mayor Yun… yo…” Hua Minghai levantó la cabeza, estaba tan emocionado en ese momento que no sabía qué decir. Ye Xuange, que se había derrumbado en el suelo, se esforzó por levantar la cabeza para poder mirar a Hua Minghai. Él luchó en el suelo mientras hablaba descontento “¿Tú… exactamente quién eres… qué agravio tiene… este viejo contigo?”

“¿Qué agravio?” Hua Minghai miró hacia abajo sus ojos tornándose increíblemente oscuros y feroces, “Viejo villano Ye, ¿todavía recuerdas el nombre de Hua Guhuan?”

“Ah…” El rostro de Ye Xuange se congeló al recordar ese nombre en el siguiente instante: “¡Tú… tú… Eres la Mano Sagrada del Espejismo Fantasma, ¡Hua Minghai!”

Hua Minghua se pasó la mano por la cara, quitándose el disfraz que llevaba y revelando su verdadera apariencia. “Para robar la técnica del Relámpago Espejismo Extremo, tu Salón Divino Sol y Luna persiguió mi Clan del Dios Ladrón por muchas generaciones. Lo que es más, mis padres murieron miserablemente en sus manos, viejo villano… ¡y ahora el Clan del Dios Ladrón consta de una sola persona! ¡Yo! ¡Hua Minghai! Todos esos años atrás, mi esposa también fue golpeada por su veneno de frío y ella casi perdió su vida por eso… ¡Incluso cuando sueño, sueño con rasgarlo en trozos y pedazos! Y hoy, ¡¡finalmente has caído en mis manos!!”

Mientras gritaba con furia, Hua Minghai de repente envió una mano desplomándose, golpeando su puño contra la cabeza de Ye Xuange. Cómo podría el lisiado Ye Xuange soportar tal golpe, sus ojos rodaron hacia la parte trasera de su cabeza cuando él al instante se desmayó.

“¿Qué vas a hacer con él?” preguntó Yun Che. Viendo al actual Hua Minghai, parecía que no tenía intención de matarlo de inmediato.

Hua Minghai pisoteó ferozmente la pierna de Ye Xuange con indignación de rabia antes de aspirar una pequeña inhalación de aire y dijo: “Simplemente matarlo es dejarlo ir demasiado fácil. Estoy preparado para traerlo de regreso a mi ciudad natal y usar su sangre como un sacrificio por las almas de mi padre y mi madre”.

“En” Yun Che asintió con la cabeza antes de sacar una Píldora del Overlord y estiró la mano hacia Hua Minghai, “Esta es una Píldora del Overlord. Una vez que su fuerza profunda alcance el pico del Reino Profundo Emperador, le permitirá romper rápidamente el cuello de botella y le permitirá convertirse en un Overlord.”

La mandíbula de Hua Minghai se abrió. Como la “Mano Sagrada del Espejismo Fantasma” que había tocado innumerables tesoros raros y valiosos, así que ¿cómo no podía saber cuán valiosa era una píldora medicinal que le permitía abrir el cuello de botella del Reino Profundo Tirano? Pero no extendió la mano para agarrarla. En su lugar, negó con la cabeza y dijo: “Hermano Mayor Yun, me has permitido tomar mi deseada venganza y no hay manera de que yo pueda pagar por eso. Entonces, ¿cómo puedo tomar una cosa tan valiosa de ti también?”

“No te preocupes, es algo que es muy común para mí, todavía tengo más de mil de estas píldoras en mi posesión.” Yun Che dijo con una leve sonrisa.

Hua Minghai negó con la cabeza incluso después de escuchar las palabras de Yun Che. Su brazo envolvió a la mujer a su lado mientras su expresión se volvía mucho más tranquila y serena, “Creo que es mejor no perder un artículo tan valioso para mí. Porque a partir de hoy en adelante, el nombre de ‘Mano Sagrada del Espejismo Fantasma’ no debería aparecer nunca más en el Continente Cielo Profundo.”

“Oh?” Yun Che estaba bastante sorprendido por ese anuncio, “Podría ser que…”

Hua Minghai y la mujer a su lado se miraron y sonrieron: “Mis abuelos y padres murieron uno tras otro y ahora nuestro Clan del Dios ladrón sólo consiste en un heredero que soy yo mismo. Así que sólo nuestra reputación persiste, la realidad de la situación es que ni siquiera existimos más. Después de todas las olas que nos han golpeado a lo largo de los años, ya he descubierto exactamente lo que quiero. Para reunir los cristales profundos que necesitaba para sostener la vida de Xiaoya, los robé y saqueé de todas partes. Ahora, es finalmente tiempo de pagar mis deudas. Además, la técnica del Relámpago Espejismo Extremo ha ganado su sucesor más increíble en toda su historia, así que no he deshonrado el honor y la gloria de mi clan tampoco.”

Yun Che mantuvo la Píldora del Overlord y sonrió mientras asentía con la cabeza. “Eso también está bien. Recuperar algo que has perdido realmente permitirá a la gente ver claramente muchas cosas que antes estaban ocultas. Aunque eres el sucesor del Clan del Dios ladrón, tal vez una vida tranquila y en paz sería más adecuada para ti.”

“Sin embargo, mi Marca de Transmisión de Sonido no cambiará. Si el Hermano Mayor Yun me da una orden, definitivamente responderé al llamado y definitivamente ni siquiera vacilaré o tendré dudas sobre ello.” Hua Minghai dijo, sus palabras un voto solemne.

“Sería mejor si dedicas más atención a seguir la línea de tu Clan del Dios Ladrón”.

Dijo Yun Che mientras daba una gran carcajada. Él agitó una mano hacia Hua Minghai antes de subir al cielo y volar lejos.

“Hermano Mayor Yun… ¡Nunca jamás te olvidaré!” El grito que Hua Minghai había hecho con todas sus fuerzas resonó en el aire detrás de él.

La voz de Hua Minghai se hizo cada vez más lejana al ser arrastrada por el viento. Las esquinas de la boca de Yun Che se curvaron mientras una sonrisa tranquila y feliz apareció en su rostro. Como el único sucesor del Clan del Dios Ladrón, había elegido renunciar al nombre del que siempre había estado orgulloso por el bien de la amada esposa que había “casi perdido”. De ahora en adelante, se retiraría a la reclusión y viviría la vida pacífica de una persona normal. Incluso seguiría llevando a cabo actos encubiertos de heroísmo para reparar los pecados de sus crímenes pasados… Tal vez, en comparación con vivir una vida bulliciosa y vigorosa y hacer que su nombre sacudiera los cielos, esta  era la manera más perfecta de vivir la vida.

Esta fue la decisión de Hua Minghai… y de hecho había algunas cosas que Yun Che mismo necesitaba para tomar una decisión en breve también.

Por ejemplo, después de haber traído a Xuanyuan Wendao ante Xiao Lie permitiéndole obtener su venganza, Yun Che finalmente podría traer el asunto de sí mismo y de Xiao Lingxi a su Abuelo…

ATG Capítulo 925 - La inesperada verdad
ATG Capítulo 927 - Manual del Cielo que Desafía al Mundo (1)