ATG Capítulo 915 – Acuerdo

ATG Capítulo 915 – Acuerdo

“Hermano Mayor Yun! Hermano Mayor Yun… ¿Dónde estás?”

Muy por encima, estaban de repente los gritos ansiosos de Feng Xue’er. Los ojos de Yun Che destellaron e iba a correr hacia adelante. Sin embargo, cuando el ejerció ligeramente su fuerza, su cuerpo entero sintió un dolor intenso y tomo un ligero respiro y grio, “Xue’er, estoy aquí.”

“¡Hermano Mayor Yun!”

La voz de Feng Xue’er se hizo aún más ansiosa, pero ahora había un toque de felicidad. Muy rápidamente, un haz de fuego atravesó por el mar y bajo su brillo el agua de mar instantáneamente se volvió excepcionalmente abrasadora.

“Xue’er.” Yun Che sintió el flujo del agua y se levantó naturalmente, abrazando suavemente a Feng Xue’er que parecía como un hada en el mar abalanzándose hacia él.

“Hermano Mayor Yun… sufriste muchas heridas.” Feng Xue’er lo abrazo con ambos brazos, incapaz de soportar las heridas que sufrió… especialmente su pecho, donde una herida del tamaño de un cuenco fue infligida por una estocada y el esternón sangriento podría verse claramente.

“Solo algunas insignificantes heridas. En cuanto a Xuanyuan Wentian, ni siquiera una hebra de él quedo atrás.” Yun Che dijo casualmente.

“En…” Respondió suavemente Feng Xue’er. Cuando oyó la voz de Yun Che, ya había sabido el resultado. El orgullo y la alegría que la llenaban no podían ser puestas en palabras.

“¿Esta Yuanba y el resto bien? El Salón Divino Sol y Luna y la  Poderosa Región de la Espada Celestial deben haber tomado oportunidad y atacado.” Yun Che pregunto.

El predijo que después de que fuese golpeado al océano por Xuanyuan Wentian, el Salón Divino Sol y Luna y la  Poderosa Región de la Espada Celestial definitivamente intentarían atacar a los miembros del Santuario del Monarca Absoluto y del Palacio Supremo del Océano que fueron golpeados con el veneno.

Incluso si todos los miembros del Santuario del Monarca Absoluto y del Palacio Supremo del Océano murieran, él no se preocuparía.  Sin embargo, Xia Yuanba estaba entre ellos también. Afortunadamente, Feng Xue’er estaba allí también.

Se alegró de haber traído a Feng Xue’er bajo la insistencia de la Pequeña Emperatriz Demonio. De lo contrario, no sería capaz de manejar la situación en ambos lados.

“En.” Feng Xue’er asintió con la cabeza, “Me las arregle para mantenerlos alejados. También… también, accidentalmente quemé a Ye Meixie… a su muerte. Nunca esperé que de repente se enfrentara a mis llamas de Fénix.”

“¿Ugh?” Yun Che estaba aturdido, antes de reír, “El no sabría que las llamas de mi Xue’er son capaces de quemar a diez de él ahora.”

La voz de Yun Che de repente se detuvo y sus ojos se quedaron mirando, “Xue’er, Xuanyuan Wendao él… él no se quemó a muerte, ¿verdad?”

“No.” Feng Xue’er sacudió la cabeza. “El estaba siendo protegido en la retaguardia. Yo sólo… detuve a la gente que se precipito hacia adelante.”

“Phwe, esta bien entonces.” Yun Che dio secretamente un suspiro de alivio, “Xue’er, vámonos, si nos quedamos mucho, Yuanba y los otros de preocuparan.”

“¡En!” Feng Xue’er dejo salir una ligera sonrisa mientras gentilmente llevaba a Yun Che hacia la superficie del agua. Después de un largo rato, finalmente emergieron del océano y saltaron al aire. Ellos aterrizaron en el Palacio Supremo del Océano que parecía como si acabara de sufrir un desastre natural aterrador.

“¡Xue’er!” Viendo el regreso de Feng Xue’er, Feng Hengkong y los otros que antes tenían miedo llegaron con expresiones de alegría. Después de eso, miraron a Yun Che que estaba cubierto de lesiones a su lado y sus pasos se detuvieron.

El Mar Azul estaba en calma ya por algún tiempo y ya no había ningún sonido de batalla. La apariencia de Yun Che significaba que…

“¡Cuñado!” Al ver a Yun Che, el cuerpo de Xia Yuanba tembló en agradable sorpresa y el Maestro Espiritual Azul Antiguo que estaba junto a él también hablo con agitación, “Maestro Asgard Yun, Xuanyuan Wentian ese viejo zorro, él… él…”

Yun Che se alejó suavemente del apoyo de Feng Xue’er, sostuvo su pequeña mano y dijo con una sonrisa, “Desde que estoy vivo, por supuesto que está muerto. Además, su alma se ha desintegrado y ni siquiera un resto de su cadáver quedó atrás.”

“Ahhh…” Altos gritos de sorpresa resonaron en los cielos del Palacio del Océano. Aparte de las personas del Santuario del Monarca Absoluto y el Palacio Supremo del Océano, las caras de todos los demás revelaron alegría enorme. Incluso el cuerpo de Qu Fengyi, que estaba en el agarre de Zi Ji y se estaba persistiendo en su último aliento de vida, comenzó a temblar con intensidad.

En cambio, los rostros de las personas del Salón Divino Sol y Luna y de la  Poderosa Región de la Espada Celestial fueron drenados de todo color porque cuando vieron que Yun Che había reaparecido, ya habían adivinado el resultado.

“¡Eso es genial!” El Maestro Espiritual Azul Antiguo dejó escapar un gran suspiro, “Maestro Asgard Yun, ¡tus acciones han salvado a todo nuestro Continente Cielo Profundo! La primera vez que este viejo te vio, sabía que tu nombre definitivamente sacudiría al mundo. Sin embargo, no esperaba que lo lanzaras a tal aturdimiento.”

“Heh… heheheheh.” Las comisuras de los labios de Xia Yuanba se retrajeron mientras él se reía tontamente, tan agitado que no podía decir nada.

“El Maestro Espiritual Azul Antiguo es demasiado amable. No tengo interés en salvar el mundo. Sólo maté a alguien que tenía que matar.” Yun Che claramente respondió mientras caminaba hacia Xia Yuanba.

“Cuñado.” Mirando a Yun Che, Xia Yuanba todavía tenía su risa tonta, “Derrotaste a Xuanyuan Wentian, entonces… tu eres la persona… ¡más fuerte en este mundo!”

“Hehe, no es sólo la persona más fuerte en este mundo.” El Maestro Espiritual Azul Antiguo suspiró pesadamente, “La fuerza de Xuanyuan Wentian ya podría ser etiquetada como ‘sin precedentes’. Incluso Ye Mufeng de entonces no podía acercarse. Ahora, El Maestro Asgard Yun ha derrotado a Xuanyuan Wentian, se puede decir que es la persona más fuerte en toda la historia del Continente Cielo Profundo. La fuerza actual del Maestro Asgard Yun probablemente ha alcanzado el legendario camino de lo divino, y si quiere destruir nuestro Santuario del Monarca Absoluto, sin duda sería una tarea fácil.”

Las palabras del Maestro Espiritual Azul Antiguo resonaron en los oídos de todos y cada palabra sonaba como si estuviera narrando una leyenda. Sin embargo, cada una de sus palabras tampoco parecía una exageración. Todas estas potencias de los Terrenos Sagrados que solían estar en la parte superior del continente estaban mirando al joven que estaba cubierto de sangre y lesiones y todos tenían un sentido de inferioridad como si estuvieran mirando el alto pico de una montaña.

Además, no era más que un joven de veinte y tantos años de edad.

A partir de ahora, los Cuatro Terrenos Sagrados ya no eran el techo de fuerza para el Continente Cielo Profundo. Yun Che solo, ya había superado a los Cuatro Terrenos Sagrados… Además, los había alcanzado por un gran margen. A su lado, también estaba Feng Xue’er que ya ha excedido el nivel de los Cuatro Terrenos Sagrados y podría exterminar a un Maestro Sagrado dentro de unas pocas respiraciones de tiempo.

Fue también en ese momento que todos reconocieron el hecho claro. Dentro del Continente Cielo Profundo e incluso el lejano Reino Demonio Ilusorio, Yun Che era el dictador indiscutible y absoluto… Este dictador no venía de los Terrenos Sagrados, pero al menos, estaban contentos de que este dictador no fuera Xuanyuan Wentian.

“Maestro Asgard Yun…” Al ver a Yun Che caminando, las potencias del Santuario del Monarca Absoluto que estaban siendo torturadas por el veneno diabólico llegaron a Yun Che mientras soltaban gritos de ayuda. Aunque eran de un Terreno Sagrado, frente a la persona más fuerte en toda la historia que mató a Xuanyuan Wentian, ninguna suplica muy patética sería embarazosa en absoluto.

Sin embargo, Yun Che ni siquiera les dio una mirada y fue directamente al lado de Xia Yuanba y le dio cuatro píldoras que estaban emitiendo un aura fría antes de golpearlo en el pecho para ayudarle a refinar rápidamente las propiedades medicinales. Al mismo tiempo, utilizó la fuerza del Gran Camino del Buda para inyectar la energía del Cielo y la Tierra en su cuerpo.

En unas pocas y cortas respiraciones de tiempo, el rostro pálido de Xia Yuanba se volvió rojizo una vez más y la expresión de dolor se redujo considerablemente. Xia Yuanba abrió la boca, levantó su brazo y empujó el brazo de Yun Che, “Cuñado, estoy bien. Tus heridas son tan serias… que no tienes que preocuparte por mí.”

“Está bien, tales lesiones no son nada para mí.” Yun Che respondió con facilidad. Si sus lesiones se produjeran en otra persona, incluso si la persona no muriera, perdería la mitad de su vida. Pero para Yun Che, no necesitaba hacer nada y se recuperaría en unos días.

Cuando la palma de Yun Che dejó el pecho de Xia Yuanba, la respiración de Xia Yuanba también había vuelto a la normalidad. El quien había sido excepcionalmente débil originalmente, sacudió su brazo y se puso de pie con firmeza, causando que las potencias de los Terrenos Sagrados circundantes que estaban mirando fueran asombrados.

“Maestro Asgard Yun…” Viendo a Yun Che finalmente libre, Zi Ji movió su cuerpo y suplicó con una actitud humilde, “Este viejo mismo sabe…  que el Palacio del Océano y el Santuario del Monarca lo han defraudado consecutivamente, pero… ya sabemos nuestros errores. Maestro Asgard Yun también debe saber que nuestros corazones no son tan horribles como los del Salón Divino Sol y Luna y la  Poderosa Región de la Espada Celestial. Pu… puede el Maestro Asgard Yun por favor ser benevolente y amable… y ayudarnos… ”

Yun Che se dio la vuelta y miró a Zi Ji, con los ojos completamente inmóviles: “Aparte de la ‘amabilidad’ de casi causar mi muerte, tu Palacio del Océano no tiene otra relación conmigo. Si puedo ver la desaparición de su Palacio del Océano, ¡estaría encantado! Las horribles caras que todos ustedes tuvieron cuando trataron de matarme por su avaricia personal, todavía las recuerdo claramente. ¿Pero me estás pidiendo que salve a todos ahora? ¡La personalidad de Yun Che no es tan humilde!”

“…” La cara de Zi Ji se contorsionó de dolor. Sin embargo, todos los que fueron envenenados fueron las figuras centrales del Palacio del Océano. Si todos fueran a morir, no serían sólo sus vidas las que se perderían, sino la historia de diez mil años del Palacio del Océano. Sólo podía continuar suplicando patéticamente: “Maestro Asgard Yun, entre tú y yo, hay alguna relación leve, ¿podrías ver en cuanto…?”

“¿Relación?” La expresión de Yun Che cayó y él replicó con rabia, “Desde que tenemos una ligera relación, entonces durante la Conferencia de la Espada del Diablo, cuando me forzaron a mi muerte, ¡¿por qué no me dijiste ni una palabra por mí?!”

“…” Zi Ji abrió la boca, pero estaba completamente atónito.

“De entre los Cuatro Terrenos Sagrados, ¡el único que hablo por mí fue el Maestro Espiritual Azul Antiguo!” Yun Che dijo profundamente: “Yo, Yun Che recuerdo mis rencores y recuerdo la bondad que se me muestra con más claridad. Además, ¿qué relación tenemos? ¡Siempre fue el comercio con un valor equivalente! Las cosas que compré de su Gremio Mercantil Luna Negra, nunca le he debido ningún pago. Al entrar en el Nido del Demonio de la Matanza Lunar, también pagué con términos con los que estaban satisfechos. ¡Incluso cuando me contaste las noticias sobre Chu Yuechan, fue sólo para hacer uso de mí contra la  Poderosa Región de la Espada Celestial!”

Las tres palabras “Chu Yuechan” dispararon violentamente a la pareja Ling Yuefeng y Xuanyuan Yufeng que se escondían lejos. Ellos, que habían perdido completamente su respaldo, temblaban de miedo mientras que Xuanyuan Jue, que estaba bloqueando frente a ellos, también estaba cubierto de sudor y no se atrevía a respirar demasiado.

“…” Zi Ji no pudo responder. Su cuerpo que estaba constantemente retorciéndose de dolor casi había sudado todo su sudor. Sin embargo, era el único que quedaba que podía hablarle a Yun Che. Para proteger el Palacio Supremo del Océano, tenía que hacer lo que fuera necesario y no podía retroceder.

“Ya que es una relación basada en acuerdos… entonces con las enormes cantidades de transacciones que el Maestro Asgard Yun ha hecho con este viejo, el Maestro Asgard Yun debe saber que este viejo no regresa a su palabra. Mientras el… mientras el Maestro Asgard Yun cure el veneno del Palacio Supremo del Océano, nuestro Palacio Supremo del Océano… está dispuesto a estar a la disposición y llamado del Maestro Asgard Yun. Nunca desobedeceremos ninguna de las órdenes dadas del Maestro Asgard Yun.”

Las palabras de Zi Ji causaron que las potencias del Palacio Supremo del Océano que estaban detrás miraran hacia arriba instantáneamente, pero luego, sus cabezas cayeron gradualmente una vez más… De hecho, con la fuerza actual de Yun Che, no los necesitaría para cualquier ‘orden’.

“Heh,” Yun Che rio fríamente, “Antes de esto, todos ustedes estaban tan poco dispuestos a inclinarse, y no servirían a Xuanyuan incluso en la muerte. ¿Pero ahora estás dispuesto a inclinarse ante mí?”

“No… ¿cómo puede Xuanyuan Wentian ser colocado en los mismos términos que el Maestro Asgard Yun¡” Zi Ji habló con la mayor sinceridad, “Lo que este viejo dice, es completamente cierto. En tanto…”

“No tienes que decir más.” Los ojos de Yun Che se estrecharon un poco, “Hablando de tratos, el Señor Zi me ha recordado en cambio. De hecho, las personas vivas son, después de todo más útiles que las personas muertas. No tengo ningún interés en su Palacio Supremo del Océano, sino hacia su Gremio Mercantil Luna Negra, es en quien tengo cierto interés.”

“Muy bien, entonces déjame hacer un trato contigo.” Yun Che cruzó sus brazos sobre su pecho, “Puedo curar el veneno para todos ustedes, pero, a partir de este año, ¡el Gremio Mercantil Luna Negra tiene que someter el treinta por ciento de sus ganancias a la Familia Imperial del Viento Azul!”

“Ahhh…” Zi Ji levantó la cabeza en un instante y dijo en shock, “¡¿Tre… treinta por ciento?!”

Bookmark(0)
ATG Capítulo 914 - Fen Juechen de dos vidas
ATG Capítulo 916 - Nuevo Emperador del Santuario del Monarca Absoluto