ATG Capítulo 838 – Llamas de Color Dorado

ATG Capítulo 838 – Llamas de Color Dorado

Yun Che exterminando al Clan del Cielo Abrasador fue al menos debido al hecho de que tocaron su escala inversa. Sin embargo, Xuanyuan Wentian no dudó en conspirar contra los otros Terrenos Sagrados e incluso usó grandes cantidades de esfuerzo para destruir a la poderosa Familia Real de la Noche Eterna. Esto no era porque tenía un odio inmenso contra ellos, ¡¡Sino simplemente por una “posibilidad” que no pudo confirmar en ese momento!!

¡Esto era más que estar enfermo de la mente!

Él, el vengador restante, había sido en realidad una pieza de ajedrez dejada intencionalmente por la otra parte… ¡Además, cada paso que había tomado había sido de acuerdo con su predicción!

“Xuanyuan Wentian… ¡Tú… No.… Tendrás éxito!” Feng Juechen agarró la Espada del Diablo del Pecado Celestial y tembló mientras se levantaba. Cuando despertó con éxito su sangre diabólica, ya sentía la existencia del alma diabólica dentro de la espada. Además, a los quince días del despertar de su sangre diabólica, en realidad había atacado directamente su alma e intentado destruir su conciencia. Sin embargo, consiguió afrontarlo con mucha dificultad y obligó al alma diabólica a someterse a su voluntad.

Combinando con lo que Xuanyuan Wentian acababa de decir, el alma diabólica dentro de la espada había querido aniquilar su conciencia antes de robar la sangre diabólica dentro de su cuerpo antes de otorgarla a Xuanyuan Wentian. Por lo tanto, ¡Él podría confirmar que Xuanyuan Wentain ya había fallado por completo en el último paso!

“Hehehe, ¿Es así?” Xuanyuan Wentian se echó a reír, estirando su pálida palma blanca hacia Fen Juechen, “Fen Juechen, en realidad debería agradecerme hoy. Si no fuera por mí queriendo mantenerte con vida, ¿Cómo habrías podido vivir hasta hoy? ¡Te he concedido tantos años de vida, así que hoy, es hora de que me pagues por todo!”

La mano extendida de Xuanyuan Wentian retrocedió con fuerza.

Hrmmm–

En el cerebro de Fen Juechen, algo parecía haber estallado repentinamente y hubo un zumbido. Su visión se volvió instantáneamente blanca y sus ojos perdieron su color antes de caer al suelo rígidamente como un tablón de madera.

Xuanyuan Wentian dejó caer sus manos mientras se volvía y decía, “Empecemos.”

————–

Feng Xue’er corrió hacia el norte todo el camino sin detenerse ni siquiera ligeramente. No sabía dónde estaba ni se atrevía a detenerse y preguntarle a alguien. Sólo sintió ligeramente que ya había abandonado los perímetros del Imperio Divino Fénix.

El cielo se oscureció gradualmente y los signos del anochecer que se acercaba comenzaron a aparecer en el cielo occidental. La vasta región boscosa por debajo y la brisa fresca soplando parecía calmar ligeramente la caótica mente de Feng Xue’er. Desde el momento en que Xuanyuan Wentian había sido interrumpido por Fen Juechen hasta ahora, varias horas ya habían pasado y todavía no había señales de que el aura de Xuanyuan Wentian apareciera detrás de ella.

Después de tanto tiempo, ya debe ser seguro.

La velocidad de Feng Xue’er se ralentizó gradualmente mientras sostenía a Yun Che firmemente y con suavidad dijo, “Hermano Mayor Yun, ya estamos seguros. Sé que no caerás tan fácilmente… Hare que te sientas mejor inmediatamente.”

Miró hacia abajo antes de volar gradualmente hacia un pequeño espacio estrecho. Las lesiones de Yun Che eran tan graves que no se atrevía a mirar. La luz tenue del aura de la vida que no se disipaba era tan débil como el resplandor de una luciérnaga. Lo que iba a hacer a continuación sería dar por completo su poder de origen de Fénix que el Dios Fénix le confirió a Yun Che… Ella sabía perfectamente bien que la gravedad de las lesiones de Yun Che no residía en sus lesiones externas sino en el hecho de que sus órganos habían sido destruidos. Además, la gravedad de la destrucción era tal que incluso si la Deidad de Oro del Gran Firmamento descendiera de los cielos, sus heridas aún no podrían ser sanadas. Incluso si renunciara a todo su poder del origen de Fénix, todo lo que podía hacer sería concederle un último suspiro por un corto período de tiempo.

Sin embargo, aparte de hacer esto, no sabía qué otra opción le quedaba.

Feng Xue’er descendió suavemente antes de bajar a Yun Che al suelo. El cuerpo entero de Yun Che estaba cubierto de sangre, especialmente su pecho… El miserable estado hizo que el corazón de Feng Xue’er se encogiera de dolor a primera vista. Cerró los ojos, ya que ya no podía soportar ver más, levantando suavemente las manos y quemando su más preciada fuente de energía Fénix sin vacilar.

En ese momento, su cuerpo de repente se estremeció. Sus hermosos ojos que acababan de cerrarse se abrieron de repente y un intenso choque apareció en su rostro… Justo en el momento en que ella comenzó a quemar su poder de origen de Fénix, una atemorizante aura lanzada desde lejos fue fijada firmemente sobre ella.

La fuerza de esta aura era muy superior a ella e incluso superó a la de Feng Zukui… Estaba en el pináculo de nivel donde Xuanyuan Wentian pertenecía.

Justo cuando pensaba que Xuanyuan Wentian había vuelto a atraparla, otras dos auras fuertes y densas que no palidecieron en comparación con la anterior se fijaron firmemente en ella también.

Una voz, de repente sonó desde lejos en el cielo, “¿Oh? ¿No es esta la Princesa de la Nieve del Divino Fénix? Acabamos de asistir a su banquete en la tarde, pero ahora está aquí a miles de kilómetros de distancia. ¡Qué increíble destino que nos encontramos de nuevo!”

Feng Xue’er retiró sus llamas y se dio la vuelta, mirando las siluetas de las tres figuras en el cielo… ¡Tres figuras que estaban en el pináculo del cultivo profundo dentro del Continente Cielo Profundo, tres de los Cuatro Maestros Sagrados!

¡El Emperador Sagrado Huangji Wuyu, el Soberano de los Mares Qu Fengyi, el Monarca Celestial Ye Meixie!

Para evitar a Xuanyuan Wentian, había traído a Yun Che y escapado a toda velocidad, casi sin paradas intermedias… Sin embargo, aquí mismo, ella se había encontrado con gente al mismo nivel que Xuanyuan Wentian, ¡Y tres de ellos de hecho!

¿Cómo podría ser esto una coincidencia?

“¡Son ustedes!” Feng Xue’er comprendió al instante. Los tres tenían obviamente el mismo motivo que Xuanyuan Wentian. Seguían siguiéndola, ¡Era la razón por la que estaban aquí!

“¿Qué… Quieren todos?” Ella se puso de pie frente a Yun Che y gritó con la voz más feroz que podía reunir.

“No quiero decir demasiadas tonterías.” Dijo Qu Fengyi fríamente. “Los tres de nosotros los hemos perseguido todo este camino. En cuanto a nuestros motivos, ¿Podría la inteligente Princesa de la Nieve realmente no haber adivinado ya?”

“Sin embargo, por su aspecto, la condición de tu prometido no es muy buena.” La mirada de Huangji Wuyu dejó a Yun Che ensangrentado cuya aura no podía ser detectada y dijo. “Anteriormente en la Ciudad Fénix, tu padre nos dijo que Yun Che ya había muerto, pero no lo creíamos. Parece que la Secta Divino Fénix no nos ha mentido.”

“Ya que Yun Che ya está muerto, esto hace las cosas mucho más simples.” Ye Meixie sonrió mientras hablaba. A partir de la comprensión de los tres Maestros Sagrados, el estado actual de Yun Che ya era un hombre completamente muerto. Respecto a cómo murió de repente tan trágicamente, no fue importante. Ye Meixie estiró su mano en el aire, “Princesa de la Nieve, debes obedientemente entregarnos el cuerpo de Yun Che. Cuando obtengamos lo que queremos, puedo asegurarte que no causaremos ningún problema para ti. Podríamos incluso devolverle el cuerpo.”

Las últimas palabras de Ye Meixie no eran mentiras. Incluso con su fuerza absoluta, no había necesidad de que los tres de ellos le hicieran algo a Feng Xue’er. Porque, a diferencia de Xuanyuan Wentian, aún no habían verificado la muerte del Dios Fénix. Podrían atreverse a matar a los otros de la Secta Divino Fénix, pero Feng Xue’er era el único sucesor del Dios Fénix. Si la mataran o la hirieran severamente, indudablemente incurriría en la ira del Dios Fénix…

La ira del Dios Fénix, a menos que no tuvieran elección, no se atrevieron a tomar eso.

Aunque en sus corazones todavía poseían diferentes niveles de duda sobre si el Dios Fénix seguía vivo, aunque estuviesen noventa por ciento seguros, el diez por ciento restante era suficiente para disuadirlos de tocar el fondo del Divino Fénix.

“¡Tu deseas!” A pesar de la inmensa presión de enfrentar a tres Maestros Sagrados, el aura de Feng Xue’er era como una chispa dentro de un huracán. Sin embargo, sus ojos todavía poseían una determinación sin precedentes, “¡Nunca dejaré… Que todos ustedes dañen al Hermano mayor Yun!”

“Hehehe,” Huangji Wuyu se rió, “Él ya es un hombre muerto, pero la Princesa de la Nieve sigue estando tan enamorada. Esto es realmente digno de alabanza.”

“¡El Hermano mayor Yun no morirá!”, Gritó Feng Xue’er en voz alta. “Aunque todos ustedes son Maestros Sagrados, sus corazones son realmente tan viciosos. ¡Ustedes son los que deben morir! Anteriormente en el Palacio Supremo del Océano, ustedes trabajaron juntos para arrebatar algo que el Hermano mayor Yun poseía, pero el maestro del Hermano Mayor Yun les enseñó una lección. Al final, ella todavía los dejo a todos vivos y ustedes también personalmente prometieron delante de todo el mundo que todos ustedes no dañarían al Hermano mayor Yun más. Haciendo todo esto hoy, ¿No tienen miedo… De que el maestro del Hermano mayor Yun no los deje ir?”

Pensando en esa joven absolutamente aterradora con un vestido rojo, los corazones de los tres se congelaron, pero sólo por ese momento. Después de eso, Ye Meixie comenzó a reír, “Hahahaha, tienes razón. No esperaba que la suave Princesa de la Nieve tuviera una lengua tan simplista. De hecho, tenemos miedo de la demonia roja, pero por desgracia, ella pertenece a otro mundo y ya se ha ido. Ella no volverá nunca más e incluso personalmente anunció que cortaría todos los lazos con Yun Che. Estoy seguro de que la Princesa de la Nieve también lo ha escuchado claramente.”

“¡Hmph, la vergüenza y el dolor que la demonio roja me ha causado es algo que nunca olvidaré!” La voz de Meixie se volvió instantáneamente fría, “¡Todo esto es por Yun Che! Originalmente había querido que Yun Che pagara esta deuda correctamente, pero nunca hubiera pensado que iba a morir tan rápido.”

“No hay necesidad de decir más,” la voz de Qu Fengyi se volvió fría. “Feng Xue’er, ya que Yun Che está muerto, sólo pediremos el Espejo de Samsara. Si todavía está en él, solo lance su cadáver. Si está en usted, entonces es mejor que lo entregue obedientemente.”

“Será mejor que nos escuches obedientemente,” sonrió Huangji Wuyu mientras hablaba. “La vergüenza que sufrieron ese día, querían desahogarla en Yun Che. Si los haces actuar ellos mismos, no puedo asegurarte la integridad del cadáver de Yun Che.”

¡Whoosh!

El largo cabello de Feng Xue’er se agitaba y se volvió un escarlata ardiente. Las llamas de fénix sobre su cuerpo quemaron instantáneamente treinta metros de altura. Dentro de las llamas de fénix, apareció la silueta de un fénix separando sus alas. Su mirada y su voz eran odiosas y decididas, “Si todos quieren hacerle daño al Hermano Mayor Yun… Primero deben pasar por encima de mí, ¡Las cenizas de Feng Xue’er!”

“Hmph, tan desobediente.” Ye Meixie se rió indiferente.

“Vamos.” Dijo Qu Fengyi en voz baja.

¡BOOM!

El sonido del trueno estalló en el aire. Ye Meixie y Qu Fengyi habían actuado simultáneamente. Se abalanzaron desde el cielo y se dirigieron hacia Feng Xue’er. Feng Xue’er era sin duda la más fuerte dentro de la generación actual en el Continente Cielo Profundo. Su talento natural era inigualable en toda la historia del Continente Cielo Profundo, pero bajo la inmensa presión de los dos Maestros Sagrados, sus llamas de Fénix habían sido instantáneamente suprimidas a la mitad. Sin embargo, la otra mitad había continuado ardiendo ferozmente con su firme determinación.

Hermano mayor Yun, aunque todavía no soy tu esposa, si pudiera acompañarte en la muerte, no tendría remordimientos en esta vida… Feng Xue’er murmuró en su corazón y se disparó hacia los dos Maestros Sagrados con una voluntad decidida. Podían oírse los claros sonidos de un ave fénix volando a través del cielo.

En el momento en que Feng Xue’er lanzó sus llamas de Fénix, de repente vio un llamativo color dorado de la esquina de su ojo.

Eso era también una bola de llamas, sin embargo, ¡Era en el más elegante y llamativo color dorado! La llama dorada no era grande; Parecía como si hubiera aparecido por el aire y disparó hacia Ye Meixie y Qu Fengyi como un cometa… En el instante en que el haz dorado descendió, el aura temible de los dos Maestros Sagrados había quedado completamente ensombrecida.

El movimiento de Ye Meixie y Qu Fengyi se detuvo. El brillante haz dorado hizo que casi no pudieran abrir los ojos. Sus pechos se sentían como si hubieran sido suprimidos por una placa de metal abrasador que era tan pesada que los sofocó. Lo que más los atemorizaba era que la sensación de peligro, que se aproximaba rápidamente, hacía que todos los pelos de sus cuerpos se pusieran de punta.

Y esta sensación de peligro terriblemente fatal había venido del haz dorado.

Ye Meixie y Qu Fengyi ni siquiera pensaron dos veces antes de elevar su aura profunda al máximo para contrarrestar el haz dorado delante de sus ojos. Al mismo tiempo, confiaron en el retroceso para impulsarse hacia atrás.

¡Boom—!

Con una explosión de sonido sordo, las llamas doradas se dispersaron con los esfuerzos de dos Maestros Sagrados trabajando juntos. La llama se rompió en fragmentos de fuego antes de desaparecer por completo. Los frenéticamente retirados Ye Meixie y Qu Fengyi, llevaban expresiones  pálidas y, cuando ambos se estabilizaron, casi gritaron al mismo tiempo: “¿Quién está ahí?”

La bola de llamas doradas les había hecho sentir una presión espiritual sofocante… Aunque Huangji Wuyu no actuó, la expresión de su rostro también cambió drásticamente. Los tres Maestros Sagrados levantaron la vista y vieron una pequeña figura flotando gradualmente desde lo alto de los cielos.

Había una joven que estaba vestida con ropa de colores lujosos. En términos de su apariencia exterior, sólo podía describirse como “niña pequeña”. Sin embargo, sus ojos negros revelaron fuerza y oscuridad que no encajaban en absoluto con su edad. Su rostro parecía haber sido tallado a la perfección, pero estaba tan fría que no había señales de expresión.

La cosa más llamativa estaba en el centro de su frente; La marca dorada escarlata de una marca de fuego destellaba.

(Por fin llego mi amor la pequeña emperatriz )

ATG Capítulo 837 - Obsesión sin fin
ATG Capítulo 839 – La Intención Asesina que Lleno el Cielo