ATG Capitulo 54 Las Lágrimas de Jazmín

Capitulo 54 : Las Lágrimas de Jazmín

Después que Yun Che perdiera la conciencia, el cuerpo de Jazmín ya no pareció etéreo. Ella lentamente abrió sus ojos y observó los rastros de sangre sobre la esquina de la boca de Yun Che, también como las líneas de horrorosas heridas sobre su brazo izquierdo. Toda la frialdad e indiferencia en sus ojos se disolvió como hielo fundiéndose, y fue reemplazada por una profunda complejidad y confusión.

Yun Che no sabía cuanto tiempo se había debilitado. Después de finalmente recuperar su conciencia y abrir sus ojos, la primera cosa que vio fueron los ojos abiertos de Jazmín.

“¡Jazmín! ¿¡Recobraste la conciencia!?” Yun Che de inmediato gritó con sorpresa y alegría. Sin embargo su voz fue un poco ronca, y cuando intentó levantarse, sintió como si su cuerpo pesara millones de kilogramos. Después de volverse extremadamente débil de la excesiva pérdida de sangre, él luchó muchas veces pero aun así no pudo levantarse.

“¿Por qué me salvaste?” La voz de Jazmín aún reveló su debilitada salud. Ella tomó una mirada más a las cicatrices sobre los brazos de Yun Che y de inmediato evadió sus ojos: “Si hubiera muerto, ¿no habría sido mejor para ti? ¡Al menos, no tendrían que importarte las demandas que hice que aceptaras; sin mencionar que no necesitarías preocuparte de que terminara asesinándote después de haber reconstruido mi cuerpo!”

“Debido a que… Jazmín usó su vida para salvarme…”

“¡Estaba salvándome a mí misma!” Jazmín declaró en una voz un tanto alta.

Yun Che estaba ligeramente perplejo; él estaba confundo de como por qué esta oración suya incitó tal enorme reacción de ella. Mientras se sentía un poco impotente, dijo: “Entonces… Es debido a que eres mi maestra. Como un discípulo, ¿cómo puede solo ver a mi Maestra fallecer en frente de mis ojos?”

“¿Maestra?” Jazmín sonrió con un rastro de tristeza: “Si quiero renacer, entonces tendría que asistirte en adquirir una formidable cantidad de fuerza profunda en el más corto tiempo posible. Convertirme en tu maestra, fue solo debido a que estaba indispuesta a ayudarte gratis… Al final, fue todo por mí misma. ¿Realmente creíste que lo estaba haciendo por tu bien?”

“Sé todo eso.” Después de decir aquellas palabras, Jazmín falló en encontrar un solo rastro de decepción sobre el rostro de Yun Che, sino en lugar de eso lo vio con una pequeña sonrisa. Yun Che movió su cuerpo un poco más cerca a Jazmín, la miró a los ojos, y gentilmente dijo: “Pero todo eso no es importante. La razón de por qué estaba tan desesperado para salvarte, es debido a que eres una… Chica muy hermosa; tan hermosa como un ángel.”

Jazmín estaba estupefacta.

“A pesar que siempre habías intentado esforzarte para parecer apática, incluso al punto de ser espantoso, esto siempre había sido real y no puede ser cubierto incluso si tú lo querías. Con tal hermosa chica a mi lado, no importa quien fuera, nadie querría que ella eternamente deje su lado. Sin duda, yo también, soy igual… Esta debe ser una razón aceptable, ¿cierto?”

“Qué tipo de… Razón es esta…” Los labios de Jazmín que habían recuperado algo de color débilmente temblaron: “Había matado… Muchas personas… El años pasado… En el día de mi doceavo cumpleaños, en un día… Un día… Maté más de un millón trescientos mil personas… Todo mi cuerpo estaba teñido de rojo… Incluso mi nombre, ‘Jazmín empapada de sangre’ se me fue dado por ellos…”

“¡¡¡!!!” El corazón de Yun Che se sobresaltó con ferocidad… ¿¡En un día, asesinó más de un millón trescientos mil personas!?

Capturando el profundo shock que destelló sobre el rostro de Yun Che, Jazmín cerró sus ojos y habló con tristeza: “Una persona como yo, cómo puede ser llamada una chica hermosa… Soy Jazmín… Jazmín empapada de sangre… Un terrible demonio… Quien ha matado incontables personas…”

Yun Che fijó su mirada sobre Jazmín por un largo tiempo… Sin embargo, la expresión en sus ojos no era de shock ni miedo; llevaba un sentimiento muy complejo, un sentimiento tan complicado que nadie más podía entenderlo. Por un largo tiempo, él observó a Jazmín, y lentamente negó con la cabeza:

“Jazmín, a pesar que no hay forma de que yo experimente el sentimiento de matar tantas personas a la mera edad de doce, pero creo que debe haber sido extremadamente doloroso… Un tipo de indescriptible dolor que nadie alguna vez querría recordar. Después, probablemente ello sería acompañado por infinitas pesadillas y sentimientos de culpa, los cuales incluso te obligarían a odiarte a ti misma; y además, adormecer tu propia alma pegándote las etiquetas de demonio cruel e inmisericordia sobre ti misma…”

Los ojos de Jazmín de repente se ampliaron, y lo miraron en confusión.

“Pero, creo que siempre has sido una chica de corazón amable. La razón de convertirte en un demonio que más odias, fue enteramente por las personas importantes en tu corazón. Tal vez ellos eran tus amigos más cercanos, o incluso tus más cercanos miembros de tu familia… Por este tipo de persona, no importa si ella tenía que matar incluso más, y empaparse en incluso más sangre; sería imposible para ella ser un demonio.”

“Además, para que chicas lindas y hermosas, no importa cuan grande error haya sido hecho, ella aún pueden ser perdonadas. Si crees que hay una innumerable cantidad de despreciables pecados puestos sobre tu cuerpo, entonces déjame soportar esos pecados junto contigo. Después de todo, eres mi maestra; y como tú discípulo, este tipo de responsabilidad debe, por supuesto, naturalmente ser llevada juntos.”

Jazmín se tornó completamente estupefacta y miró a Yun Che en confusión, como si ella hubiera perdido su alma. Su visión se tornó más y más nublada… Ella no podía entender por qué, después de la clara declaración de sus propios crueles pecados, no solo él no mostró miedo y rechazo… Sino en lugar de eso, tenía tal mirada gentil, y habló tales palabras gentiles…

No debe ser así… Maté muchas personas; soy una persona espantosa. Es obvio que todos están asustados de mí; es obvio que no debería haber nadie a los que yo les gustaría… Por qué me salvó tan desesperadamente; por qué revela tal mirada gentil… Después que madre y hermano murieron, es absolutamente imposible que alguien me trate de esta forma…

Los ojos de Jazmín se tornaron más y más nublados, y a través de su visión nublada, el rostro de Yun Che lentamente se convirtió en el gentil rostro sonriente de su hermano… En un instante, globos y globos de lágrimas fluyeron desde las esquinas de sus ojos. En este momento, ella, quien había jurado nunca soltar lágrimas alguna otra vez, aquellas lágrimas fluyeron incontrolablemente. Una pequeña distancia silenciosamente se abrió desde su corazón que había sido sellada con odio y pecados.

“…Jazmín, ¿así que también eres capaz de llorar? Mmm, así es más como una chica ¿cierto?” Yun Che por otra mano, sonrió. Él extendió su dedo para acariciar el rostro de Jazmín y gentilmente limpió los rastros de sus lágrimas.

Sin embargo Jazmín no resistió, sino en lugar de eso lloró incluso más fuerte. Mientras fluían sus lágrimas y sollozaba espasmódicamente, ella dijo: “Yo… Soy tu maestra… Cuando… Cuando estabas intentando salvarme antes, a escondidas me besaste muchas veces, y ahora… Incluso me has hecho llorar en frente de ti… No puedes… Intimidar a tu maestra así… Uu… Uuuuuu…”

“Un, el regaño de la maestra es correcto.” Yun Che dijo mientras sonreía: “Entonces después que la pequeña maestra Jazmín recupere su salud, castígame para el contento de tu corazón. Incluso si quiere que te regrese el beso, absolutamente no tomaré represalias.”

Lo que él pensó era completamente correcto; la verdadera naturaleza de Jazmín, no era definitivamente lo que ella normalmente expresaba. Ya que él había pasado experiencias que eran similares a las de ella, y también poseía el mismo tipo de aura y mirada antes, él sabía que había dentro del corazón de Jazmín, e incluso estaba más consiente de donde estaba sus partes más débiles y más suaves.

Después de llorar, el humor de Jazmín, también gradualmente se calmó. A pesar que su cuerpo y alma estaban extremadamente frágiles, el peligro que amenazaba su vida estaba esencialmente bajo control. Ella extendió sus pequeñas manos y forzosamente limpió todas las lágrimas de su rostro. Ella luego intentó con muchas dificultas poner el usual rostro frío e indiferente; sin embargo, sus ojos se asomaban hacia un lado, y no hizo contacto de ojos con Yun Che. Luego, ella habló con una voz severa: “A pesar que no hay peligros por ahora, pero por tres meses, no seré

capaz de canalizar incluso el más ligero rastro de energía profunda. Por otro lado, incluso usando toda la sangre en tu cuerpo no me salvaría.”

“Entiendo. Después, definitivamente intentaré mi mejor esfuerzo en ser cuidadoso y no dejaré algo así pase otra vez.” Yun Che dijo con una conciencia extremadamente culpable.

“La perla color roja que obtuviste, trágala… Esa cosa, puede en realidad ser lo que te dije antes… ¡Una Semilla del Dios Maligno!”

“¿Ahh?” En su asombro, Yun Che tomó la perla bizarra que casi había sido intercambiada por la vida de Jazmín: “Estás diciendo que, esta es… Es…”

“Solo estoy especulando. Esta era probablemente la razón de por qué el Dragón de Llama siempre se había quedado aquí. Cuando la tomaste antes, sentí un extremadamente bizarro elemento de fuego escondido dentro; e incluso yo nunca sentí este tipo de elemento fuego. También dijiste antes que sentiste algo que te estaba llamando, y que no te quemó cuando la sostuviste. ¡Por lo tanto, puede ser verdaderamente una de las cinco Semillas del Dios Maligno mencionadas en la memoria impresa!” Jazmín dijo con un tono un tanto inseguro.

“También…” Jazmín ligeramente mordió sus labios en un ángulo que Yun Che no pudo ver: “Después, no se te permite casualmente tomar mi rostro sin permiso.”

Después que ella dijo eso, Jazmín se convirtió en un rayo de luz roja y regresó dentro de la Perla de Veneno del Cielo. Yun Che fue dejado sin habla por un tiempo.

Antes fue un rostro de frialdad extrema, luego un llanto como el susurro de una tormenta, y ahora, un pequeño rostro severo que venía junto con palabras unidas con intento asesino… La velocidad a la cual una chica puede repentinamente volverse hostil, era de hecho, legítima.

El actual cuerpo de Yun Che estaba también muy débil; perder una gran cantidad de sangre había hecho que su vitalidad declinara mucho e incluso solo caminar supondría ser un reto un tanto difícil. Ni siquiera mencionar al Dragón de Llama, incluso si una bestia profunda normal venía, ambos él y Jazmín estarían acabados.

“Si matas un millón trescientos mil personas en un día ya es un pecado imperdonable, ya era un demonio, y fuiste llamada Jazmín empapada de sangre… Entonces, ¿qué hay de mí, quien en un día, maté siete millones setecientos mil personas con veneno; quien también convirtió toda una ciudad en una infierno de veneno letal?” Yun Che silenciosamente murmuró en su corazón: “Para decir un demonio… Soy un verdadero demonio… Lo cual fue también el por qué nunca me atreví a manchar al ángel a mi lado… Hasta el día que la perdí por siempre…”

Yun Che cerró sus ojos y silenciosamente pausó por un largo tiempo. Luego, abrió sus ojos y abrió su palma. A medida que él observó la perla redonda que brillaba con una luz roja en su mano, él pensó sobre lo que Jazmín había dicho antes. Después de un rápido periodo de duda, Yun Che abrazó su corazón y la lanzó directamente en su boca.

Tomarla no causó alguna molestia, sino en lugar de eso, tenía una inexplicable sensación de cercana familiaridad. Además, no había preocupación de ser venenosa… De una forma u otra, no debería haber algún mal resultado de comerla, ¿cierto?

La perla escarlata fue forzosamente tragada a su estómago.

En ese instante, él detectó una abrupta turbulencia en sus Venas Profundas. Él ni siquiera tuvo tiempo de observar el anormal movimiento de las Venas Profundas debido que la superficie de su cuerpo inesperadamente soltó una esfera de luminiscencia escarlata. Justo después, esos rayos de luz escarlata se tornaron en una llama abrasadora que hizo combustión sobre la superficie de su cuerpo y baño todo su cuerpo dentro de un infierno furioso escarlata.

“Esto… ¿Esto es?”

La ignición de llamas no previstas grandemente lo conmocionó. Lo que lo sorprendió incluso más, era el hecho que su cuerpo inesperadamente no sintió un solo grado de su abrasadora luminiscencia, sino en lugar de eso sintió un indescriptible tipo de comodidad. Incluso sus ropas estaban perfectamente intactas dentro de las llamas, como si esas horrorosas llamas eran meramente rayos imaginarios de luz brillante.

ATG Capitulo 53 Semilla del Dios Maligno - Fuego (6)
ATG Capitulo 55 Una Fuerza que se Opone a los Cielos