ATG Capitulo 185 Entre la Vida y la Muerte (2)

Capitulo 185 : Entre la Vida y la Muerte (2)

El General Dragón de Piedra levantó su espada pesada y caminó hacia adelante paso a paso; cada paso era como las pisadas del Dios de la Muerte acercándose.

Chu Yuechan inmóvil miraba inexpresivamente. En esta situación de muerte efectiva, Yun Che que estaba completamente cubierto en sangre, hizo que ella, quien había estado buscando incondicionalmente la muerte, de pronto poseyera una voluntad intensa de vivir. Debido a que su vida actual fue desesperadamente protegida por la propia vida y convicción de Yun Che. Si moría, todos los esfuerzos y heridas de Yun Che habrían sido todo por nada. Si era por ella misma o por todo lo que él había hecho por ella, ella no quería morir más… Y todavía más así, no quería que Yun Che muera.

Si fuese la ella antes de hoy, eliminar a este General Dragón de Piedra solo le tomaría una fracción de segundo. Pero en este momento, este enemigo al que ella nunca habría tomado una mirada anteriormente, se había convertido en un Dios de la Muerte al que era incapaz de contraponerse. Con cada paso que el General Dragón de Piedra tomaba para acercarse, su expresión se volvía más fría como el hielo e indispuesta… En este momento, sus ojos de repente destellaron y recordó algo que siempre había olvidado por muchos años.

Ella forcejeó para abrir su mano derecha y sacó una perla de vidrio extremadamente pequeña desde su anillo espacial. Luego, usó cada pulgada de su fuerza para pellizcarlo en pedazos.

Inmediatamente, la perla destrozada liberó una extensión de una brillante aurora de hielo azul. Después de eso, el resplandor azul destelló y formó una barrera de aurora de hielo fluyendo alrededor de Chu Yuechan y Yun Che.

El General Dragón de Piedra estaba actualmente dentro de cinco pasos de distancia. Su cuerpo se estrelló contra la barrera y rebotó hacia atrás por la barrera resistente. El General Dragón de Piedra dio un paso atrás, levantó la espada gigantesca en sus manos, y la estrelló en la barrera.

¡¡Boom!!

El General Dragón de Piedra explotó con poder pero, la barrera de hielo azul solo se onduló ligeramente y no mostró ningún signo de ser dañada. Sin embargo, el cuerpo del General Dragón de Piedra fue repelido por el temblor y fue golpeado dos pasos atrás. No resignado, él siguió hacia adelante y atacó repetidamente la barrera con su espada pesada, pero nunca fue capaz de hacer cualquier tipo de grieta en la barrera.

La perla que Chu Yuechan había destrozado se llamaba ‘Perla de Alma Congelada’. Después de romperla en pedazos, una ‘Barrera de Alma Congelada’ sería liberada. La duración más larga que una Barrera de Alma Congelada podría durar era de diez horas. No solo eso, cualquier profundo practicante menor que el Profundo Reino Cielo era incapaz de dañarla.

Esta Perla de Alma Congelada fue dada a ella por su maestra cuando tenía alrededor de la edad de veinte para usarla durante una situación que amenace su vida. Pero solo unos pocos años después de eso, ella ya había roto a través del Profundo Reino Cielo, así que no hubo ninguna situación en la cual tuvo que usarla. Una decena de años habían pasado de modo que ella simplemente ya había olvidado la existencia de la Perla de Alma Congelada. No obstante, justo hace un momento, cuando su pasión por vivir se encendió de nuevo, ella de repente la recordó.

Aunque el General Dragón de Piedra blandía una espada pesada Profundo Cielo, su propia profunda fuerza estaba meramente en el Profundo Reino Espíritu; era fundamentalmente imposible para él romper esta Barrera de Alma Congelada. Los Guerreros Dragón de Piedra circundante que fueron convocados por el General Dragón de Piedra todos cargaron hacia adelante y todo tipo de armas bombardearon la barrera. Pero incluso si estos Guerreros Dragón de Piedra vienen nuevamente cien veces, o mil veces, no había manera de hacer siquiera una pequeña abolladura en la barrera.

Dentro de la Barrera de Alma Congelada, ellos estaban a salvo por el momento. Aunque Yun Che estaba inmóvil, sangrando desde todas las siete aberturas en su cabeza, y estaba acribillado con cicatrices, Chu Yuechan todavía débilmente sintió su extremadamente débil fuerza de vida. Bajo la protección temporal de la Barrera de Alma Congelada, ella en silencio observaba a Yun Che y esperaba a que un milagro ocurriera… El cual era que Yun Che se ponga de pie de nuevo. Ya que él fue capaz de levantarse tantas veces antes, él era sin duda capaz de ponerse de pie de nuevo.

Yun Che de hecho no había muerto aún, y estaba en realidad completamente consciente todo el tiempo. Él solo no podía sentir su cuerpo, no podía ver nada, y no podía oír nada. Su conciencia completamente despierta también estaba especialmente confusa. Si no fuera por el apoyo de su fuerza de voluntad inquebrantable, este fragmento de conciencia desde hace mucho se habría disipado.

Las tres gotas de la sangre del Fénix circulaban activamente cerca de su corazón y protegían lo último de su fuerza de vida dentro de sus llamas.

No puedo… Morir aún… Cómo puedo… Morir… Aquí…

Pequeña tía espera por mí… Hermana mayor también espera por mí… Jazmín me dio una nueva oportunidad en la vida, y ni siquiera he cumplido una sola de mis promesas a ella…

Absolutamente… No puedo… ¡Morir!

Su conciencia escasamente restante se había transformado por completo en una voluntad de vivir. Él sabía claramente, que con el fin de vivir, tenía que suprimir por la fuerza la ruptura de su cuerpo provocado por Corazón Ardiente de inmediato. Era solo que el actual él era incapaz de movilizar su energía interna. La apertura de Corazón Ardiente, también había paralizado por completo sus profundas venas. La única cosa que podía suscitar era el Gran Camino del Buda que estaba dentro de su conciencia.

Él era incapaz de sentir cualquier cosa del mundo exterior, de manera que él era naturalmente incapaz de ser perturbado. Bajo este tipo de estado, su mente llegó a una especie de máxima concentración. Dentro de su mente, la profunda fórmula para el Gran Camino del Buda claramente emergió…

Yo, soy el amo de todo en este mundo. Buda existe en mi corazón, así que yo soy digno del Gran Camino…

El Gran Camino del Buda lentamente comenzó a activarse. Usando su conciencia como el punto de inicio, ello lentamente se propagó hacia su cuerpo arruinado y poco a poco comenzó a absorber la esencia de la naturaleza.

Los fundamentos del Gran Camino del Buda acababan de usar la esencia de la naturaleza para templar el propio cuerpo. Otorgaría al cuerpo una enorme fuerza que era extremadamente fuerte y también podría acelerar rápidamente la recuperación de una herida. En los niveles más bajos, el Gran Camino del Buda podía absorber la esencia de la naturaleza. En el nivel intermedio, podía entonces tomarse el origen de la esencia de la naturaleza. Y en las últimas etapas, la leyenda decía que ello podría absorber la esencia original de los Dioses Primordiales.

Las heridas actuales de Yun Che eran demasiado graves y era una línea delgada lejos de la muerte. El Gran Camino del Buda activado no era más que una taza de agua en un carro de leña en llamas; la velocidad a la cual se recuperaba sus heridas era completamente incapaz de ponerse al día con la velocidad del empeoramiento de sus heridas. La vitalidad de su cuerpo lo dejaba a un ritmo más rápido que ello absorbiendo la esencia de la naturaleza. Sin embargo, Yun Che era completamente inconsciente de todo lo que estaba sucediendo; él simplemente se aferró a su voluntad de vivir. Mientras tenazmente se rehusaba a permitir que lo último de su conciencia se desvanezca, él desesperadamente canalizó el Gran Camino del Buda.

La profunda fórmula del Gran Camino del Buda lentamente iba a la deriva dentro de la conciencia de Yun Che. La conciencia entera de Yun Che se concentró sobre ella… De repente, estas profundas palabras se volvieron indistintas y entonces rápidamente se dispersaron alrededor. Luego, una pagoda de color plata girando lentamente apareció en su lugar… Después, la pagoda girando lentamente se amplió, y luego se amplió de nuevo, hasta que llenó su conciencia entera…

Ping…

Esta pagoda de color plata en su conciencia se rompió en pedazos después de temblar ligeramente, y se convirtió en rayos plateados de luz brillante que llenaban el cielo… Al mismo tiempo, una capa débil de resplandor plateado también emergió sobre el cuerpo de Yun Che que estaba acribillado con cicatrices.

La circulación del Gran Camino del Buda de repente se hizo más rápida; como si fuera atraída por una fuerza inmensa, la esencia de la naturaleza en los alrededores era rápidamente absorbida por el cuerpo de Che Yun. En este momento, su cuerpo que estaba actualmente acribillado con grietas horrorosas de pronto volvió al estado más óptimo en el cual él podía tomar los elementos del mundo.

La operación del Gran Camino del Buda se volvió más y más rápida, y la absorción de la esencia de la naturaleza también se apresuró con la misma. Poco a poco, ello alcanzó el límite extremo de la primera etapa del Gran Camino del Buda, pero ello todavía no se detuvo y operó a un ritmo incluso más rápido que Yun Che en su mejor condición.

El aura diferente fue sentida por Chu Yuechan. Ella inclinó su cabeza y miró en blanco fijamente a Yun Che… Actualmente, todo su cuerpo estaba cubierto de una gruesa capa de luz plateada, y esta capa de luz plateada aún continuaba expandiéndose débilmente a medida que cada grieta que podía distinguirse por el ojo desnudo, lentamente cicatrizaban. Esas grietas diminutas de antes habían ahora desaparecido por completo sin un rastro.

La mirada de Chu Yuechan tembló a medida que en silencio observaba esta escena inconcebible. Incluso con su conocimiento del mundo a su nivel y varias decenas de años de observación extensiva, ella todavía no entendía qué le estaba sucediendo al cuerpo de Yun Che.

El resplandor de color plata creció aún más brillante que antes. Una corriente de aire caóticamente se arremolinó alrededor y alrededor en sus alrededores, como si algo estaba salvajemente entrando en su cuerpo.

La conciencia de Yun Che se hizo más y más clara. Poco a poco empezó a sentir la existencia de su cuerpo, cabeza, pecho y extremidades… Lo que vino a él no era el dolor intenso, sino era más bien una especie de regocijo salvaje; fue debido que esto significaba que después de la apertura de Corazón Ardiente, estos lugares en su cuerpo no habían sido destruidos.

Inmediatamente, él silenciosamente se concentró y calmadamente continuó operando el Gran Camino del Buda, dejándolo circular dentro de su cuerpo una y otra vez… Una vez, dos veces… diez ciclos… Un centenar de ciclos… Trescientos ciclos…

Después de treinta ciclos completos del Gran Camino del Buda, él finalmente fue capaz de sentir todas las partes de su cuerpo. El dolor y su existencia se sintieron claramente, y una clase de sonido estremecedor continuamente se escuchaba al lado de sus oídos. Después de un centenar de ciclos, sus profundas venas despertaron de su parálisis. Él sintió una fuerza externa del mundo exterior entrando rápidamente en sus cincuenta y cuatro profundas entradas a través de sus profundas venas, y rápidamente restaurando su profunda fuerza a un ritmo extremadamente impresionante. La sensación de tener un cuerpo impotente y tieso, lentamente se desvaneció.

Después de doscientos ciclos, el dolor en todo su cuerpo desapareció por completo.

Después de trescientos ciclos, Yun Che lentamente abrió sus ojos que irradiaban un brillo penetrante similar al borde frío de una espada.

¡La segunda etapa del Gran Camino del Buda fue milagrosamente alcanzada durante una experiencia cercana a la muerte en la cual él estaba aferrándose a la vida!

El Gran Camino del Buda era un profundo arte que pertenecía al Dios de la Ira; el avance de cada etapa requería un período extremadamente largo de comprensión mental y física, así como también las oportunidades afortunadas que sólo podían ser descubiertas por casualidad. Le tomó a Yun Che ni siquiera el tiempo de un mes para dominar perfectamente la primera etapa del Gran Camino del Buda. En los ojos de Jazmín, esta hazaña era ya un milagro. Para ella, incluso si la comprensión de Yun Che era impresionante, a fin de llegar a la segunda etapa, él necesitaría al menos el valor de tiempo de un año. Ella nunca habría pensado, y nunca hubiera pensado que Yun Che estando al borde de la muerte, mientras estando en concentración extrema, mientras no dudando en hacer todo para vivir… Bajo estas circunstancias peligrosas clave de cuando Yun Che ni siquiera podía sentir una sola cosa, el Gran Camino del Buda había en realidad roto a través de la segunda etapa.

Y cada vez que una etapa era traspasada, ello también estaba acompañado por la muda del cuerpo y huesos de uno.

Cada herida de Yun Che, ya sean internas o externas, todas fueron completamente curadas que ni siquiera una sola astilla de cicatriz permaneció. Su cabello creció medio pie, sus ojos se volvieron aún más brillantes, y su audición se hizo aún más aguda. Sus órganos, huesos, piel y carne, todos rebosaban con una dureza incomparable. Incluso su sangre se volvió un poco más gruesa a medida que el pulso palpitante de su corazón se hizo aún más robusto. El cuerpo previamente debilitado que ni siquiera podía alzar un solo dedo estaba ahora rebosando con una fuerza increíblemente poderosa… ¡Esta sensación poderosa era de hecho sentida bajo un estado en el cual él no había usado la más mínima cantidad de profunda fuerza!

¡Jazmín le había dicho antes que la segunda etapa del Gran Camino del Buda le daría al cuerpo la fuerza que ascendía a cuatro mil kilogramos!

ATG Capitulo 184 Entre la Vida y la Muerte (1)
ATG Capitulo 186 Dragon Fault