ATG Capitulo 183 General Dragón de Piedra

Capitulo 183 : General Dragón de Piedra

Esta casi milagrosa profunda habilidad que fue auto-hecha por fusión, se volvió una luz de esperanza para Yun Che quien estaba en desesperación. Su concentración de ataque cambió a los lejanos Arqueros Dragón de Piedra, siguiendo el blandir de la espada pesada, los cercanos Guerreros Dragón de Piedra fueron mandados a volar. Lo que es más, las llamas con forma de fénix que fueron disparados también mandaron a volar a los Arqueros Dragón de Piedra uno por uno.

Los rugidos de Yun Che, el aullido de la espada pesada, las colisiones derrumbantes, los bajos gritos de fénix se entretejían en una sonata mortal en este desolado valle. La visión de Yun Che se volvió gradualmente brumosa. Su cuerpo casi se volvió enteramente adormecido, al extremo que casi no podía sentir la existencia de su brazo. Pero su brazo derecho que fuertemente agarraba la espada pesada, aún continuaba cambiando mecánicamente. Después de unas pocas decenas de gritos de fénix, todos los Arqueros Dragón de Piedra cayeron, y más de la mitad de los Guerreros Dragón de Piedra que habían numerado más de quinientos también cayeron en este momento. Sin embargo la danza de la espada pesada aún no se detuvo, e hizo que los números de los caídos Guerreros Dragón de Piedra se hicieran más y más grandes… Trescientos… Cuatrocientos… Quinientos…

¡¡¡Boom!!!

Siguiente los sonidos de una explosión, la tierra se quebró. Reuniendo lo último de su fuerza, Yun Che atacó. Todos los Guerreros Dragón de Piedra fueron mandados a volar, y quince metros de radio de vacío de nada instantáneamente aparecieron alrededor de Yun Che. Después de este golpe, Yun Che finalmente iba a quedarse inconsciente a medida que se arrodilló… SI no fuera por el apoyo de la espada pesada, él ya habría colapsado al suelo. Sin embargo, en su brazo izquierdo, él aun fuertemente sostenía a Pequeña Hada… Todo su brazo estaba cubierto en más de veinte heridas de cuchilla, espada, lanza y flecha. Su brazo estaba rojo sangre y no había esencialmente alguna área que fue dejada ilesa. Pequeña Hada, quien estaba bajo la protección de este brazo, no sufrió alguna herida a pesar que sus ropas se habían teñido de rojo con sangre fresca.

Bajo el último golpe de Yun Che, el grupo de Guerreros Dragón de Piedra que era igualmente el último, cayó. El respiro que él había aguantado con todo su poder, también se agotó junto con el movimiento de caída de su cuerpo. Dejando solo ponerse de pie, él ni siquiera podía jadear pesadamente. A pesar que sus ojos estaban abiertos, él solo podía ver un campo de blanco…

Incluso si él mismo no podía creer que él en realidad pasó trabajosamente a través de esta noveno oleada de Guerreros Dragón de Piedra. Si embargo, él ya era incapaz de recordar cómo lo hizo.

Crunch…

Una explosión de sonidos pesados vino desde su frente y lo hicieron subconscientemente levantar su cabeza. En medio de su visión borrosa, él vio un Guerreros Dragón de Piedra que cayó de su último ataque, que en realidad lentamente se estaba poniendo de pie. Él luego blandió su lanza, y perforó hacia él a paso veloz.

Había… Uno más…

Los dientes de Yun Che viciosamente mordieron la punta de su lengua a medida que él abruptamente levantó su cuerpo… Sin embargo, su actual cuerpo se sentía como si pesara millones de kilogramos; bajo toda su fuerza, no solo él falló en ponerse de pie, también instigó un dolor preciso que taladraba el corazón en su todo su cuerpo. Era simplemente imposible para él levantar la espada pesada; incluso empujarla era una imposibilidad.

El Guerrero Dragón de Piedra ya estaba a un pie de distancia a medida que venía perforando en línea recta… él ya había destruido nueve oleadas de Guerreros Dragón de Piedra, los cuales contaban más de mil. Pero este último, en cambio, se volvió un río turbulento que era aparentemente imposible de cruzar.

Si este golpe de lanza fuera a perforar a Yun Che, era muy posible que ello directamente tomara la vida de Yun Che. Sin embargo, la cabeza de la lanza estaba alineada hacia Pequeña Hada.

La lanza de piedra que apuñaló hacia Pequeña Jada, pesadamente tocó un cierto nervio sensible de Yun Che. Con la fuerza que él reunió de quien sabe donde, su mano izquierda se disparó como un rayo, y firmemente agarró la punta de la lanza. Su mano derecha se hizo un puño, y violentamente aplastó. Con un sonido pesado, ese puñetazo aplastó directamente a través del pecho del Guerrero Dragón de Piedra.

Con un sonido de ‘bam’, el Guerrero Dragón de Piedra pesadamente fue aplastado sobre el suelo. La visión de Yun Che también se tornó negra una vez más, él ni siquiera podía mantener su postura arrodillada. Después de soltar un jadeo, él cayó sobre el suelo mirando hacia arriba.

Todo su ser ya se había vuelto una persona ensangrentada. Incontables heridas y hoyos ensangrentados se dispersaban a los largo de todo su cuerpo. Incluso él mismo no esperó que después de recibir tantas heridas, perder tanta sangre, e incluso agotar su vida encima de eso, él aún esté vivo.

No era de extrañar que todos los anteriores retadores hubieran muerto aquí… Yun Che cerró sus ojos y soltó un risa amargar sin poder. Esta era solo la primera etapa de la prueba y ni siquiera había terminado aún. A pesar que Yun Che tenía la ayuda de muchas habilidades divinas y artes secretos de dioses, él ya estaba en tal predicamento. Si fuera alguien más, él ni siquiera podría incluso pasar la cuarta oleada o incluso solo la tercera oleada. Las últimas etapas fueron definitivamente una pesadilla o abismo que se volvía más y más espantoso.

¿Es realmente solo una prueba? Cómo podría tal espantosa prueba existir en este mundo…… Esta prueba, comparada a la Prueba del Fénix, no era solo diez veces más difícil. Era al menos cien o incluso mil veces más difícil…

“Yun Che… ¡Yun Che!” Pequeña Hada gritó gentilmente, pero no obtuvo una respuesta de Yun Che.

De repente, la voz del Primordial Dragón Azur sonó desde arriba.

“Muy bien, joven humano. Él hecho que fuiste capaz de llegar a esta etapa ya es un milagro inimaginable. SI no fuera por la dama a tu lado, esta prueba habría sido muchas veces más simple; al menos no estarías en tal desesperada situación. Sin embargo, la primera etapa de la prueba aún no ha sido completada. La última oleada, la cual es también la más difícil, va a comenzar pronto. Pero antes de eso, te daré sesenta respiros de tiempo de descanso…… No, con tus heridas, estos sesenta respiros no podrían ayudarte a descansar apropiadamente, y podrían en cambio empeorar tus heridas, causando que pierdas más fuerza de vida……. Todo, será decidido por tu propia fortuna.”

Yun Che estaba recostado sobre el suelo sin moverse. A pesar que sus ojos estaban abiertos, estaban sin vida, como si él no hubiera escuchado la voz del Primordial Dragón Azur. Justo como su conciencia estaba a punto de caer en el vacío, la voz de Jazmín parecía como una alarma, sorprendentemente volviendo a la vida.

“¡Si no quieres morir, apúrate y usa el Gran Camino del Buda para estabilizar tus heridas!”

Los ojos de Yun Che se abrieron a medida que su cuerpo ligeramente se movió. El Gran Camino del Buda se activó sin ningún sonido. En solo menos de diez respiros de tiempo, todo el sangrado sobre su cuerpo se había detenido.

“Pequeña Hada, no te preocupes. Estoy bien…” Mientras estabilizaba su propia respiración, Yun Che giró alrededor y reveló una sonrisa hacia Pequeña Hada para confortarla: “También lo escuchaste justo ahora… Solo queda una oleada… La victoria, yace ante nuestros ojos. Nos…

¡Nosotros definitivamente resistiremos a través de esto juntos!

“Si… Si no fuera por mí, tú… al menos… Solo sufrirías algunas heridas ligeras… Al menos, tú aún tendrías treinta por ciento de tu fuerza sobrante… Para tratar con la siguiente prueba… Eres… Realmente… Estúpido…”

“Jaja…” Yun Che comenzó a reír. Esta risa, instantáneamente afectó las incontables heridas sobre su cuerpo, e hicieron que sus músculos sobre su rostro se contrajeran de dolor: “Ya que he sido tan estúpido por mucho, entonces déjame ser estúpido hasta el final. Pero definitivamente no puedes decir tales palabras como dejarte atrás otra vez. Por otro lado, ¿no habría sufrido todas esas heridas sobre mi cuerpo por nada?”

Sesenta respiros de tiempo silenciosamente pasaron.

En este momento, un sonido de derrumbe de repente vino desde los acantilados de la montaña en frente de él. Junto con el sonido, una puerta que era cerca de diez metros en altura de repente se abrió en el acantilado de la montaña. Dentro de la puerta de la montaña, una silueta alta lentamente caminó con pasos pesados. A medida que ella completamente caminó fuera, la puerta de piedra detrás de él también se cerró en medio del sonido.

La forma externa de la silueta era muy similar a los Guerreros Dragón de Piedra sin embargo, era mucho más grande que un ordinario Guerrero Dragón de Piedra. Su cuerpo tenía más de tres metros, y todo su cuerpo estaba cubierto en una armadura pesada gruesa y dorada; el arma en sus manos era más que llamativa… Esa era una colosal espada con un cuerpo completamente gris, y era incluso más grande que la Espada Colosal del Overlord en las manos de Yun Che. La forma de la espada era torcida, como si fuera un hueso de dragón con forma rara. Como por la punta de la espada, era impresionantemente mostraba la forma de un feroz dragón rugiendo.

Si era este enorme Guerrero Dragón de Piedra, o la espada en su mano, ambos emitían una extremadamente aterradora aura… Un aura que era incluso más terrorífica que quinientos Guerreros Dragón de Piedra que apareciendo juntos al mismo tiempo.

La última prueba de la primera etapa de la Prueba del Dios Dragón, solo tenía un oponente… ¡El General Dragón de Piedra!

Yun Che recostó sobre el suelo a Pequeña Hada delicadamente, luego se puso de pie, ambas manos agarrando la espada pesada. Si fuera solo un oponente, todo lo que él tenía que hacer era alejarlo un poco, así él no necesitaría sostener a Pequeña Hada, y sería capaz de luchar con ambas manos y toda su fuerza.

Cada parte de su cuerpo, cada onza de energía de sus células fue forzada a salir con todo su poder. Con un bajo gruñido, él se puso de pie una vez más, y agarró la espada pesada horizontalmente en frente de él con ambas manos.

“No eres un rival para él… Quinto nivel del Profundo Reino Espíritu, incluso si estuvieras en tu máxima condición, simplemente no hay oportunidad de que fueras capaz de derrotarlo, dejando solo el tú en tu estado actual.” Jazmín dijo con una voz sombría: “Y… ¿Ves la espada en sus manos? Esa espada es incluso más espantosa que el enorme General Dragón de Piedra debido a que es una espada pesada, y una genuina… ¡Arma Profundo Cielo!”

Yun Che: “…”

“Incluso si no puedo derrotarlo… ¡Aún tengo que luchar! ¡Ya he llegado a este punto, no tenía alguna razón para rendirme!” Yun Che gruñó en voz baja. A fin de tener la lucha tan lejos como era posible de Pequeña Hada, él tomó la iniciativa de enfrentar al General Dragón de Piedra. A fin de guardar un poco de energía, él arrastró la espada pesada a medida que él avanzó, y el cuerpo de la espada pesada hizo una profunda hendidura a través del suelo.

El General Dragón de Piedra no mostró alguna emoción y no habló; solo atacó. Cuando Yun Che entró en su rango de percepción, sus ojos de repente se iluminaron bajo el caso amarillo dorado. Sus pasos abruptamente se aceleraron y él barrió la espada pesada, aplastando directo hacia Yun Che.

Este era la primera vez en la vida de Yun Che contra un oponente que también usaba una espada pesada. Pero él firmemente creyó que la habilidad de este General Dragón de Piedra para controlas una espada pesada definitivamente no podría compararse a él, debido que él poseía el Tomo del Dios de la Prisión Sirius. Y debido que él era experimentado en la etapa fundamental del Tomo del Dios de la Prisión Sirius, Yun Che conocía bien todas las ventajas de la espada pesada, también como todas las desventajas. Él no debe forzosamente colisionar con la espada pesada del General Dragón de Piedra; la única oportunidad para que él pueda derrotarlo confiaba en velocidad y táctica de guerra, atacando donde sea que haya una apertura.

Cuando la espada pesada del General Dragón de Piedra venía balanceándose, sus ojos destellaron a medida que él rápidamente retrocedió con una Sombra Rota del Dios de la Estrella y completamente esquivó ese ataque. A pesar que él se las arregló para esquivarlo, él fue completamente gastado y debilitado. La ola de viento traída con el golpe de espada lo hizo perder su balance y estrechamente esquivó el piso.

El General Dragón de Piedra pisó hacia delante y blandió la espada pesada en una cadena de cuatro o cinco golpes consecutivos que fueron esquivados por el uso de la Sombra Rota del Dios de la Estrella de Yun Che… Sin embargo, la única cosa que él podía hacer era esquivar, debido que su cuerpo debilitado se había vuelto lento y era fundamentalmente imposible encontrar cualquier apertura para contraatacar.

Su cuerpo era muy pesado, la espada era muy pesada, y la velocidad del General Dragón de Piedra no era rápida. En las pocas veces que él atacó, no tocó a Yun Che en lo absoluto. Así, él pareció haber sido enfurecido. Él de repente levantó alto la espada pesada en sus manos, en el aire, y emitió un extremadamente duro sonido de chirrido.

En el despertar de ese sonido, muchas luces amarillas destellantes aparecieron en lugares al azar del área. En el medio de las luces amarillas, alrededor de treinta Guerreros Dragón de Piedra blandiendo todo tipo de armas aparecieron en diferentes lugares… Unos pocos que estaban cerca a la locación de Pequeña Hada inmediatamente cargaron hacia ella.

No importa qué, Yun Che nunca habría esperado que este General Dragón de Piedra pudiera en realidad convocar Guerreros Dragón de Piedra. Observando a los Guerreros Dragón de Piedra apresurándose hacia Pequeña Hada, él maniaticamente rugió; energía surgió desde todo su cuerpo a medida que se abalanzó hacia ella con su velocidad más rápida. Él luego balanceó su espada pesada y mandó a volar a todos los cercanos Guerreros Dragón de Piedra. Mientras rápidamente se adelantó, él una vez más sostuvo a Pequeña Hada hacia su pecho.

En este momento, un terrorífico remolino de repente presionó hacia él desde su espalda. A medida que él se apresuró hacia atrás, el General Dragón de Piedra también lo siguió de cerca detrás de él. Cuando él levantó a Pequeña Hada, la terrorífica espada pesada del General Dragón de Piedra también violentamente aplastó hacia la espalda de Yun Che. Yun Che en esta situación no podía evadir, y era imposible para él incluso completamente girar su cuerpo. Él solo podía firmemente sostener a Pequeña Hada con su brazo izquierdo, girar su cuerpo a medio camino y fuertemente apretar sus dientes; llevando toda su fuerza, su mano derecha que agarraba la espada le dio la bienvenida a la espada pesada del General Dragón de Piedra.

Bookmark(0)
ATG Capitulo 182 Fractura del Fénix
ATG Capitulo 184 Entre la Vida y la Muerte (1)