ATG Capitulo 182 Fractura del Fénix

Capitulo 182 : Fractura del Fénix

Mientras la llama del Loto Demoníaco de la Estrella Abrasadora lentamente se extinguía, más de doscientos Guerreros Dragón de Piedra fueron carbonizados a medida que ellos se rompieron y cayeron en pedazos junto con sus armas. La paz regresó al área nuevamente mientras Yun Che jadeaba por aire y el sonido de su sudor y sangre cayendo al suelo podían oírse.

Con un estruendo, la espada pesada cayó al suelo. Con gran esfuerzo, Yun Che enderezó su espalda para permitir que Pequeña Hada se pudiera apoyar en su hombro. “¿Estás bien? ¿Estás herida?”

Pequeña Hada estaba completamente sana. Más que herirla, las criaturas ni siquiera pudieron tocarla. Al observar al pálido rostro de Yun Che, ella supo que si no fuera por estar protegiéndola, él no hubiera sido herido en lo absoluto y los doscientos y más Guerreros Dragón de Piedra de antes ni siquiera lo hubieran llevado al límite.

“Tus… Manos…” Pequeña Hada pronunció con dificultad.

La mano izquierda de Yun Che se encontraba en un dolor insoportable. Aunque apenas podía sostener a Pequeña Hada, ahora blandir la espada pesada era imposible. Sacudió Él su cabeza y rio sin esfuerzo, “estoy bien, sus armas estaban hechas de piedra y no tenían filo. Solo he recibido algunas heridas superficiales.”

“Déjame ir… O… ¡Morirás!” La voz de la Pequeña Hada era fría y débil. Aunque su cuerpo estaba lisiado y su aura era débil, sus cinco sentidos estaban bien. El sonido de las tres espadas cortando en el hueso de Yun Che había llegado a sus oídos justo ahora, ¿así que cómo podría ella no haberlo oído?

Tras llevar una Profunda Píldora Recuperante Intermedia a su boca, él agarró un poco de ungüento y lo aplicó en sus heridas en el brazo izquierdo. Sin el fortalecimiento del cuerpo del Gran Camino del Buda, su brazo izquierdo habría sido cortado en pedazos. Al escuchar lo que Pequeña Hada dijo, él negó con su cabeza. “A menos que esté muerto, jamás te abandonaré. No pienses que eres una carga. En esta situación, mi voluntad de protegerte es mi más grande motivación para seguir adelante. Además, ¿acaso no hemos logrado pasar? Esta primera etapa de la prueba, deberíamos haberla…”

Antes de terminar su oración, una gran oleada de Guerreros Dragón de Piedra… Más grande que la anterior, apareció tras un brillante haz de luz amarilla.

Primera etapa de la Prueba del Dios Dragón, novena oleada… ¡Quinientos doce Guerreros Dragón de Piedra!

La voz de Yun Che se detuvo allí, ya que era incapaz de continuar diciendo una sola palabra. Su mano moviéndose hacia abajo, agarró la empuñadura de la espada pesada, tirando de la espada pesada que ya se había hundido en el suelo nuevamente.

En su campo de visión, había el doble del número anterior de Guerreros Dragón de Piedra y había más del total de las ocho olas anteriores… Si esto no era una ilusión, entonces era una pesadilla; una buena y verdadera pesadilla.

Entre estos Guerreros Dragón de Piedra, los de la vanguardia portaban espadas anchas, espadas y lanzas, mientras que los de la retaguardia no llevaban martillos meteoro. ¡Lo que llevaban en sus manos era obviamente enormes arcos largos!

¡Arqueros Dragón de Piedra!

¡Arcos y flechas que podían disparar desde la distancia y eran una amenaza más grande que los martillos meteoro!

“… Pequeña Hada, puedes decirme… ¿Tu nombre ahora?” Yun Che preguntó mientras abrazaba a Pequeña Hada, él se apoyaba a sí mismo con la espada pesada y observaba la corriente de Guerreros Dragón de Piedra acercándose.

Los ruidos de los alrededor informaron a Pequeña Hada de la situación desfavorable en la que se encontraban. Ella ya había perdido registro de cuántos años habían pasado, pero ella nunca reveló su nombre a extraños, mucho menos a alguien menor que ella. Pero en este momento, cuando escuchó la voz de Yun Che, no pudo conseguir la fuerza para rechazarlo sin importar qué. Entre las pisadas que provocaban que la tierra tiemble, su débil voz lentamente se expandió:

“Chu… Yue… Chan…”

“Chu Yuechan…” Yun Che recitó suavemente. Entonces, comenzó a sonreír, “Chu– Encantadora y emocionante, Yue – La hermosa y brillante luna en el cielo, Chan – Una hermosa mujer, una belleza que reside en la luna, encantadora y conmovedora. En este mundo, no hay un nombre que sea más adecuado para ti. Te he estado llamando Pequeña Hada y no te he estado nombrando erróneamente en lo absoluto… Por lo que, en el futuro, permíteme continuar llamándote Pequeña Hada.”

Chu Yuechan: “…”

“Ahora que ha llegado a este punto, soy incapaz de decir si esto es una prueba o una completa trampa insuperable.” Yun Che levantó la espada pesada y la apuntó hacia los Guerreros Dragón de Piedra que habían alcanzado una distancia de quince metros de ellos, “pero, sin importar si soy yo o tú, no podemos morir aquí por nada… No moriré, ni dejaré que mueras… Por lo que, tendrás que usar tu fuerza… ¡Para darme fuerza!”

“¡Jaaaa!”

Con un alto rugido, el aura de Yun Che se volvió salvaje en un segundo; su mirada se volvió extremadamente sedienta de sangre y su cuerpo comenzó a hervir. Su espíritu, voluntad, convicción y alma también parecían arder todas al mismo tiempo… En estas dos vidas, el número de situaciones peligrosas en las que se encontró fueron demasiadas para contar; el número de situaciones imposibles también fueron muchas. Pero la formación en frente de sus ojos que hizo a los hombres desesperarse, hizo que su corazón palpitase… Mas la razón por la que su corazón palpitaba era todo debido a Pequeña Hada; desechando la necesidad de proteger a Pequeña Hada una llama quemó en su corazón con inesperados temblores de excitación.

Una suerte de excitación retorcida despertó en su alma tras enfrentarse a innumerables callejones sin salida…

“Vengan como quieran… ¡Sin importar cuántos sean los que vengan, los mataré a todos!”

Yun Che emitió un leve gruñido y tras liberar la ‘Loto Demoníaco de la Estrella Abrasadora’, una salvaje energía que vino desde un lugar desconocido, fue producida nuevamente por su cuerpo exhausto. No retrocedió. En cambio, abrazó a Pequeña Hada con fuerza y se lanzó dentro de la masiva procesión de Guerreros Dragón de Piedra.

¡Bang!

En su precipitación, unos cuatro Guerreros Dragón de Piedra fueron enviados a volar.

¡Boom!

Un nuevo golpe y otros cinco Guerreros Dragón de Piedra fueron cortados en diez segmentos e incluso una sección de Guerreros Dragón de Piedra en la retaguardia fue noqueada.

Él, que claramente debería estar exhausto, estaba actualmente blandiendo su espada incluso más rápido que antes y su fuerza en realidad creció con mayor ferocidad. Su espada pesada era como la hoz del Dios de la Muerte que no dejaba de rotar mientras dementemente segaba la vida de muchos Guerreros Dragón de Piedra.

Jazmín, que estaba dentro de la Perla de Veneno del Cielo, sintió una explosión de sorpresa. Ella comprendía mejor el estado del cuerpo de Yun Che. Cómo podía él, quien antes ni siquiera podía sostener la espada pesada con firmeza, explotar repentinamente con esta fuerza que superaba su previo rendimiento. Sus cejas se fruncieron y delicadamente percibió la actual condición de Yun Che. Su pequeño rostro reveló asombro y su asombro se expandió posteriormente.

Esta ola de energía venía en realidad desde su voluntad; ¡en realidad fue exprimida forzadamente desde su vitalidad!

Jazmín no tenía manera de saber con exactitud cómo logró esto; el extraer su fuerza de su vitalidad. Era desconocido cuán gigante cantidad de voluntad y perseverancia serían necesarias para lograr esto, pero ella estaba segura que tendría incomparablemente graves consecuencias…

Debido que las actuales acciones de Yun Che, ¡claramente consumían su vida demencialmente! La consecuencia más directa sería que su rango de vida sería disminuido gravemente, y después de hoy, caerá gravemente enfermo y, si tiene suerte, será privado de poder por meses sin poder ser capaz de dejar la cama. Pero, si él no es afortunado, todas sus funciones vitales e incluso sus órganos fallarán y nunca se recuperarán.

El actual Yun Che era como un león furioso acercándose a un rebaño de ovejas. A dónde iba, muchas pilas de carcasas eran abandonadas.

Los cielos fueron llenados de perforantes sonidos y una larga ola de flechas se dispersó por los cielos mientras una gran cantidad de flechas se precipitaban.

Swoosh…

El brazo derecho de Yun Che fue atravesado por tres flechas. Swoosh Swoosh Swoosh…

La espalda de Yun Che fue golpeada por otras tres flechas y, entre estas, una de las flechas atravesó peligrosamente el centro vital de su espalda.

Llegar a esta especie de imposible situación y enfrentarse a más de quinientos Guerreros Dragón de Piedra, Yun Che tomó la decisión correcta, así como también la decisión más loca; eso era concentrarse especialmente en atacar y su defensa se detenía básicamente en Pequeña Hada.

Debido a que cuán más rápido matara, menor presión habría. Moviéndose entre las filas enemigas, él cortó demencialmente y dispuso de los Guerreros Dragón de Piedra como un huracán corriendo entre las hojas caídas. Los sonidos de rugidos, golpes y explosiones eran ensordecedores, y aún nunca cesaban.

Antes de que dos minutos pasaran, Yun Che ya había sido golpeado por doce flechas, atravesado por doce lanzas y cortado por nueve espadas y trece cuchillas a su espalda, hombros y pecho. Más y más heridas se abrieron y siguiendo sus violentas acciones, estas heridas no sangraban ya, sino que la sangre salía a borbotones. Espantosamente, su camisa ya hacía tiempo que había sido teñida de rojo por su sangre.

La amenaza más grande para Yun Che era indudablemente la de los Arqueros Dragón de Piedra en la retaguardia. Las heridas en Yun Che eran más que nada del resultado de tratar de escapar de ataques letales de las flechas. Estos Arqueros Dragón de Piedra eran su objetivo más peligroso. Sin embargo, había capa tras capa de Guerreros Dragón de Piedra y él estaba inhibido de la idea de correr a los Arqueros Dragón de Piedra. De todas las profundas habilidades que tenía, la que podía atacar lo más lejos posible, era el Sky Wolf Slash10… Pero el consumo del Sky Wolf Slash era demasiado grande. Si realmente lo utilizara, estaría totalmente agotado.

Él tenía que deshacerse de estos Arqueros Dragón de Piedra. Si no lo hiciera y continuaba siendo herido de esta manera, él moriría antes de poder matar a todos los Guerreros Dragón de Piedra de aquí…

Fijando su visión en los Guerreros Dragón de Piedra en los alrededores, el semblante de Yun Che creció más y más solemne. En la superficie de su cuerpo un anillo de fuego comenzó a surgir y quemar. Repentinamente, sus ojos brillaron y las llamas en su cuerpo se movieron a su espada pesada. A continuación, junto con el blandir de la espada pesada, el fuego fue arrojado a la distancia.

Scree~~

En su alzar, el resonante chillido de un fénix se escuchó y una enorme llamarada de fénix voló desde la espada pesada de Yun Che. Pasando a través de las carcasas de los Guerreros Dragón de Piedra, impactó sesenta y cinco metros a la distancia en el medio del montón de Arqueros Dragón de Piedra y explotó; en el incendio ascendente, una docena o así de Arqueros Dragón de Piedra fueron enviados explotando al cielo mientras sus cuerpos se volvían polvo en medio del aire.

“Él… Él fue tan lejos como para combinar la fórmula incompleta de la Oda Mundial del Fénix con la fórmula fundamental del Tomo del Dios de la Prisión Sirius… ¡Para crear una profunda habilidad que combina la espada pesada con las llamas del fénix!” Jazmín dijo bruscamente en sorpresa desde la Perla de Veneno del Cielo y entonces murmuró, “para ser capaz de combinar dos artes divinas que personas normales jamás serán capaces de comprender en sus vidas y hacerlo bajo esta situación casi imposible en su primer intento… ¡Cómo es posible que posea una percepción tan monstruosa!”

Esta era la primera habilidad hecha por Yun Che mismo. Observando a la más o menos docena de Arqueros Dragón de Piedra que explotaron, él balbuceó por lo bajo el nombre de esta habilidad profunda…

“¡Fractura del Fénix!”

La Fractura del Fénix era un ataque de fuego a gran escala que no era diferente del Loto Demoníaco de la Estrella Abrasadora. Aunque tenía un rango mucho menor, podía atacar desde la distancia y su consumo era mucho menor en comparación. Los costados de la boca de Yun Che se elevaron. Una onda de energía que venía de quién sabe dónde, de nuevo se acumuló dentro de su cuerpo y encendió la espada pesada blandida. Él arrojó un fénix ardiendo y luego uno tras otro mientras emitían un leve chillido. Estos ardientes fénix se movían entre los Guerreros Dragón de Piedras y volaban hasta los Arqueros Dragón de Piedra en la distancia, exterminando una ola tras otra de Arqueros Dragón de Piedra que originalmente no eran muchos.

Mientras las heridas en su cuerpo aumentaban cada vez más en severidad y cantidad, la sangre que abandonó su cuerpo se volvió de alguna manera el tercio del total en su cuerpo. Sus ropas ya estaban completamente teñidas y una gran porción de las ropas de Pequeña Hada también fueron teñidas de rojo, aunque su expresión era de total calma. Sus movimientos todavía eran feroces y eran como si no sintiese dolor en lo absoluto, ni siquiera sabiendo que su cuerpo ya contrajo demasiadas heridas horrorosas.

Él exprimiendo su vida era también exprimir hasta sus límites. Dónde se encontraba su límite… Tal vez él tampoco lo sabía.

ATG Capitulo 181 Situaciones Desesperadas
ATG Capitulo 183 General Dragón de Piedra