ATG Capitulo 181 Situaciones Desesperadas

Capitulo 181 :  Situaciones Desesperadas

Las palabras de Yun Che apuñalaron uno de los muchos nervios de Jazmín, y ella entonces ya no dijo nada.

Dentro de este período de tiempo, se convocó la quinta ola de Guerreros Dragón de Piedra. Un total de treinta y dos Guerreros Dragón de Piedra aparecieron en una formación circular y rodearon a Yun Che.

“No… Te preocupes por mí…” Pequeña Hada siempre había estado despierta y ella entendía muy claramente la situación actual. Ella, que estaba presionada contra el hombro de Yun Che, ligeramente luchó forcejeó.

Yun Che hizo oídos sordos a ella, y blandiendo su espada con una sola mano, se enfrentó a los Guerreros Dragón de Piedra. Su velocidad de balanceo de espada de forma natural disminuyó, a medida que estaba blandiendo una espada pesada de mil novecientos cincuenta kilos con una sola mano; sin embargo, todavía era tan feroz y tiránica como antes. Cada una de sus oscilaciones era enorme y amplia, provocando el silbido del viento a medida que la espada cortaba a través del aire, provocando la destrucción de los Guerreros Dragón de Piedra, uno tras otro antes de que pudieran acercarse.

Los sonidos de la explosiones de piedra continuaron sin descanso. A pesar de que blandía la espada pesada con una sola mano, y a pesar de que estaba abrazando y protegiendo a alguien con su brazo izquierdo, estos treinta y dos Guerreros Dragón de Piedra todavía no amenazaban a Yun Che. En menos de dos minutos, bajo decenas de oscilaciones continuas con la espada pesada de Yun Che, todos ellos fueron convertidos en rocas rotas en el suelo.

Sin embargo, la quinta ola, todavía no era el final. ¡Inmediatamente después, la sexta ola de Guerreros Dragón de Piedra aparecieron ante Yun Che, y esta vez, había sesenta y cuatro de ellos!

En cuanto a los sesenta y cuatro Guerreros Dragón de Piedra que lo rodeaban, Yun Che tomó una respiración profunda y la mano que estaba usando para manejar la espada inconscientemente la apretó con fuerza. El Tomo del Dios de la Prisión Sirius era capaz de darle el dominio completo sobre el control de las espadas pesadas, pero definitivamente no quería decir que le permitiría ignorar el peso propio que ejercían las pesadas espadas. Sostener una espada pesada con una sola mano era bastante imprudente para empezar, y después de la eliminación de la quinta ola de Guerreros Dragón de Piedra, su mano derecha ya había comenzado a sentirse adormecida.

Boom… Boom…

Los sesenta y cuatro Guerreros Dragón de Piedra empezaron a correr juntos y el suelo donde corrían se sacudía con cada paso. Yun Che gruñó, levantó su espada y se sumergió en la multitud de Guerreros Dragón de Piedra, que acaba de doblarse en número. El embistió. Colisionó. Su espada pesada se balanceó hacia la izquierda. Y luego, se barría a la derecha. Una y otra vez. Los enemigos fueron barridos, una y otra vez, sus cuerpos fueron destrozados, uno tras otro… Del mismo modo, él tenía a Pequeña Hada en su abrazo, él estaba extremadamente contento de que eligió una espada pesada como su arma en aquel entonces. ¡Debido a que, cuando él estaba fuertemente rodeado, la única arma que le permitía barrer sin temor en todas las direcciones como ahora, sólo lo podía cumplir la espada pesada! ¡La única arma que podría permitir que abrazara a una persona, y protegerla del más mínimo pequeño daño, era sólo la espada pesada!

¡La única arma que fácilmente podría romper a esos Guerreros Dragón de Piedra, cuyos cuerpos duros y resistentes difícilmente podrían ser heridos por cualquier otro tipo de armas, era también solo la espada pesada!

Las ventajas de una espada pesada, en una batalla como esta, se mostraba completamente. Yun Che absolutamente creía que si estuviera actualmente usando una espada ligera en la mano, él no sería capaz de moverse sin esfuerzo en este cerco de tantos Guerreros Dragón de Piedra, y no iba a ser capaz de proteger a Pequeña Hada tan perfectamente.

Pero al mismo tiempo que se mostraban estas ventajas, las desventajas se estaban revelando poco a poco ellas mismos también.

Boom… Bang…

Boom… Boom….

Con otro conjunto de balanceos tiránicos con la espada pesada, la sexta ola de Guerreros Dragón de Piedra se había convertido en escombros también. Y el tiempo que fue necesario, era exactamente cuatro veces el tiempo que había tomado terminar la quinta onda.

Yun Che apuñaló su espada pesada en el suelo a medida que finalmente comenzó a jadear. Bajo la ‘orden’ de Jazmín, Yun Che nunca había mantenido su espada pesada en la Perla de Veneno del Cielo, y siempre la había llevado en la espalda, con el fin de acostumbrarse a su peso. Sin embargo, no importa cuánto él se acostumbraba a ella, definitivamente no quiere decir que se podría ignorar completamente. Debido a que el peso de mil novecientos cincuenta kilos, siempre estará ahí. Nunca disminuirá, ni desaparecerá.

La sexta ola, todavía no era el final. Ziiing… Ziiiing…

Un gran número de rayos de luz amarilla apareció alrededor de Yun Che, y las figuras de un total exacto de ciento veintiocho Guerreros Dragón de Piedra aparecieron. Y estos Guerreros Dragón de Piedra se habían sometido a cambios también. Sus armas ya no eran sólo lanzas; en la parte trasera, había Guerreros Dragón de Piedra que decidieron descartar sus escudos, y estaban usando dos espadas largas y dos cuchillas largas.

Más de un centenar de ellos… Enfrentar más de un centenar de enemigos del mismo nivel, al mismo tiempo, e incluso después de un gran consumo de energía, ¿cómo diablos podía ser esto una prueba? ¡Es básicamente abuso! Esta probablemente debería ser la última ola, supongo.9

Yun Che pensaba así. Su respiración entrecortada inicial ya se había calmado después de que él la regulara. Él lanzó una recuperación de Profundo Píldora de Recuperación Intermedia a su boca, y se ajustó el hombro izquierdo para que pudiera reforzar su control sobre Pequeña Hada un poco más. A continuación, sacó la espada pesada desde el suelo con una sola mano, y apuntó a la parte delantera.

La feroz batalla entre una persona con una sola mano y un centenar de guerreros, así comenzó.

Los Guerreros Dragón de Piedra armados con espadas largas y cuchillas largas no sólo eran diferentes en cuanto al arma; incluso su velocidad de movimiento era evidentemente más rápida que los Guerreros Dragón de Piedra armados con lanzas. Ellos se precipitaron hacia el frente, y las siluetas de las espadas y hojas envolvieron a Yun Che… Hasta ahora, lo que Yun Che estaba muy consolado era acerca de que estos Guerreros Piedra Dragón no poseían ninguna habilidad profunda de larga distancia. En virtud de las oscilaciones de su espada pesada, ellos no eran capaces de acercarse a él, lo que también significaba que, básicamente, no eran capaces de hacerles daño a él y a Pequeña Hada. De lo contrario, su situación sería, sin duda varias veces más difícil.

Sin embargo, la condición para que esta situación persista era que él mantener la frecuencia de sus balanceos. Sin embargo, con la combinación de su creciente consumo de energía y aumento de sensación de fatiga en su brazo, la velocidad de los balanceos de su espada pesada, y su nivel de ferocidad, evidentemente estaban decayendo. Esto también condujo a aperturas aún más grandes y defectos después de cada balanceo.

Bang Bang Bang…

En una serie de explosiones, cinco Guerreros Dragón de Piedra que venían a atacar juntos fueron enviados volar con una oscilación de media luna de la espada pesada. Pero debido al agotamiento acumulado gradualmente de ejercer su fuerza, cuando Yun Che retiró su espada, su postura de repente se volvió desequilibrada por un momento, por lo que la lanza larga de un Guerreros Dragón de Piedra fue empujada desde su lado y sin piedad perforó la cintura de Yun Che.

La sangre salpicó, y la punta de la lanza del Guerreros Dragón de Piedra se rompió al instante también. Con un velo protector de la energía profunda en el exterior, y la adición de la dureza provocada por el Gran Camino del Buda, aunque este empuje causó un que poco de sangre se derramara, aún no provocó ningún daño serio. Sin embargo, era suficiente para permitir a Yun Che sentir una sensación más pesada de peligro.

“¡¡Jaaa!!”

Los cercanos Guerreros Dragón de Piedra fueron destruidos con un solo golpe de la espada de Yun Che. Luego de repente él arrojó su brazo derecho y tiró la espada pesada al aire. Inmediatamente después, movió rápida y suavemente a Pequeña Hada a la derecha y la abrazó con fuerza con su brazo derecho. Su mano izquierda agarró la espada pesada en descenso, y con un solo golpe, se produjo un aullido que era similar al rugido de un dragón furioso…

Con el intercambio de brazos, el entumecimiento en el brazo derecho, finalmente se relajó por un poco. A pesar de que no podía manejar la espada pesada con la misma libertad con el brazo izquierdo, la frecuencia de sus cambios y el poder detrás de ellos aumentaron ligeramente. Sin embargo, la tasa de agotamiento de la energía, también era evidentemente más rápida que cuando él ejercía con su brazo derecho.

Los Guerreros Dragón de Piedra pululaban juntos hacia Yun Che, y ellos se hicieron añicos juntos por él también. Si estos no fueran Guerreros Dragón de Piedra, sino seres humanos reales, todo el cuerpo de Che Yun definitivamente ya se habría teñido de sangre fresca.

Su brazo izquierdo luego comenzó a sentirse más pesado, alcanzando gradualmente el punto de insostenibilidad. Él intercambió de nuevo la espada pesada a su mano derecha, que había disminuido ligeramente el entumecimiento, y continuó el combate a corta distancia.

La cantidad de tiempo que tomó para despejar esta oleada, para él, era mucho más larga que la anterior oleada, hasta el punto que ni siquiera sabía la cantidad total de tiempo que había utilizado. Cuando el último Guerreros Dragón de Piedra se destruyó, sólo un pesado jadeo salió de su boca. Cuando finalmente apuñaló su espada pesada en el suelo y su mano derecha se aflojó, tuvo una sensación de alivio, era básicamente como si él se elevara hacia el cielo.

“Ju… Ju… Ju…”

Todo el rostro de Yun Che se puso rojo; él jadeaba muy severamente, y las perlas calientes de sudor en la frente eran tan finas que parecían gotas de lluvia. Pequeña Hada, que fue colocada ante su pecho, podía sentir claramente el brazo tembloroso que la abrazaba.

Ziiing~~~

Ni siquiera en el tiempo de tres respiraciones después de que Yun Che soltara la espada pesada, de repente un número aún mayor de luz amarilla apareció como un destello en torno a él. Estos rayos de luz causaron que la respiración de Yun Che se entrecortara y se detenga abruptamente. Él levantó la cabeza con fuerza, abruptamente detuvo el estremecimiento de su brazo derecho, y firmemente agarró la empuñadura de la espada pesada.

La octava oleada… ¡Doscientos cincuenta y seis Guerreros Dragón de Piedra!

Esta prueba ya no podía ser descrita como ‘difícil’, era extremadamente brutal tan brutal como el infierno. Dentro de esta brutalidad, no sólo uno tenia que enfrentar a los enemigos con el mismo nivel profundo, y no sólo tenía que enfrentar el doble de los enemigos después de haber agotado una gran cantidad de energía, lo más aterrador era que el tiempo entre el despeje de una oleada y la aparición de la nueva oleada, ni siquiera llegaba a cinco respiraciones de tiempo…

Esto completamente no daba a la persona que tomaba la prueba algún momento para un respiro y recuperarse… ¡O incluso la oportunidad de sanar sus heridas!

Con la aparición de estos Guerreros Dragón de Piedra, la mano de Yun Che había regresado a la empuñadura de la espada pesada. Su expresión estaba en calma, pero sus pupilas se encogieron un poco.

¡Allí estaba actualmente otra oleada…!

La multitud de Guerreros Dragón de Piedra que apareció cargó hacia Yun Che con movimientos uniformes. Yun Che observó más allá del grupo en la parte trasera de la multitud, él se sorprendió en gran manera por los Guerreros Dragón de Piedra que vio, cuyos cuerpos estaban enredados con cadenas largas de metal, en las cuales martillos de piedra con forma de bola estaban suspendidos en ambos extremos de cada cadena de metal.

Esos son… ¡¡¡Martillos meteoro!!!

Los Guerreros Dragón de Piedra se abalanzaron hacia él con sus números abrumadores como una enorme ola que trataba de ahogar a Yun Che dentro de ella. La espada pesada de Yun Che barrió hacia atrás y adelante a través de la multitud de Guerreros Dragón de Piedra pero actualmente, su espada pesada se sentía particularmente pesada. Cada vez que ejecutaba un solo balanceo, era aparentemente necesario utilizar toda su fuerza. Los Guerreros Dragón de Piedra en la parte delantera de la multitud estaban cayendo uno tras otro, mientras que los Guerreros Dragón de Piedra que llevaban los martillos meteoro en la parte trasera también se aproximaban rápidamente.

Swish… Swish… Swish…

Cinco a seis martillos meteoros volaron hacia Yun Che y Pequeña Hada, quien estaba en su abrazo, desde diferentes direcciones.

Cada vez que Yun Che balanceaba su espada pesada, siempre sería capaz de arruinar tiránicamente a los enemigos a su alrededor, y evitar que se aproximaran demasiado cerca. Pero los ataques de los martillos meteoro, básicamente no necesitaban que los usuarios se acercaran a sus enemigos. Estos Guerreros Dragón de Piedra estaban como a seis metros de distancia, pero los martillos meteoros arrojados fueron suficientemente para colisionar hacia Yun Che. Y estos martillos meteoro también vinieron de arriba, así que cuando él estaba atacando a los Guerreros Dragón de Piedra, básicamente, no podía barrer su espada hacia los martillos meteoro. Si tuviera que barrer su espada hacia estos martillos meteoro, él sería incapaz de barrer hacia los Guerreros Dragón de Piedra que lo rodeaban todo el tiempo, lo que causaría que se acercaran demasiado…

Para Yun Che, la adición de estos guerreros de martillo meteoro era, sin duda, una pesadilla dentro de una pesadilla. Él no pudo evitar usar la Sombra Rota del Dios de la Estrella para moverse y cortar a través de la multitud de Guerreros Dragón de Piedra pero debido a esto, no importa su consumo de energía, eficiencia de ataque, o el número de elementos peligrosos, todos ellos había aumentado en gran medida.

Swish… Swish… Swish… Swish… Swish… Swish…

Más y más Dragones de Piedra blandiendo martillos estaban cargando hacia él, y los martillos meteoro volaron hacia Yun Che que estaba volviéndose más concentrado, hasta el punto que, en cada momento, había por lo menos decenas de martillos meteoro golpeando hacia él desde diferentes direcciones. Él continuamente se movía y esquivaba una y otra vez. Básicamente, él no tenía la oportunidad de tomar contraatacar…

¡Bang!

Un buen número de martillos meteoro colisionaron juntos, creando chispas deslumbrantes. Yun Che dio un salto en el aire, y cuando estaba en el punto más alto, docenas de martillos meteoro vinieron volando hacia él. Yun Che tomó una respiración profunda, y utilizó la Sombra Rota del Dios de la Estrella para descender al instante, pero cuando aterrizó, su pierna derecha dio un paso en una roca del tamaño del puño… En este tipo de situaciones, por lo general no habría afectado a Yun Che en lo más mínimo, pero actualmente, debido al gran consumo de energía, y con su mente tensa, ello fue suficiente para influir en su equilibrio… Su cuerpo se inclinó hacia la izquierda, y al aterrizar, se tambaleó una distancia de dos pasos… Y esta apertura, fue fácilmente capturada por un Guerreros Dragón de Piedra a su izquierda, mientras que tres cuchillas largas cortaban hacia abajo con ferocidad hacia la posición de Pequeña hada.

La oleada de espadas que se acercaba causó que Yun Che forzosamente elevara su cabeza. Pero actualmente, él ya no tenía tiempo suficiente para retroceder, ni tenía tiempo para usar su espada pesada para bloquearlos. Viendo la trayectoria de las tres largas cuchillas, Yun Che enderezó su brazo izquierdo, que se aferraba a Pequeña Hada, a gran velocidad, y se tomó las tres cuchillas de piedra de frente…

Sss…

Tres cuchillas de piedra cortaron sobre brazo izquierdo de Yun Che, al mismo tiempo. Los sonidos del impacto permitieron a Yun Che saber que, no sólo las tres cuchillas cortaron en su carne, incluso cortaron en sus huesos. Los ojos de Yun Che se ampliaron. Con un fuerte rugido, él utilizó su profunda energía para empujar fuera las cuchillas de piedra cortando en sus huesos. Él violentamente balanceó su espada pesada, rompiendo todos los Guerreros Dragón de Piedra que se le acercaban. Este barrido fue excepcionalmente feroz; a pesar de que era capaz de barrer con todos los Guerreros Dragón de Piedra que lo rodeaban, ello también reveló una apertura lo suficientemente grande. Un martillo meteoro de repente voló hacia él, y con un fuerte ‘bonk’, se estrelló en la cabeza de Yun Che.

La mente de Yun Che estaba actualmente agitándose a medida que su visión se convirtió en un campo de blanco. Él mordió rápidamente la punta de su lengua para recuperar su calma… Pero esta fracción de segundo de mareo en este pesado asedio, era suficiente para reclamar su vida.

Swish… Swish… Swish… Swish… Swish… Swish…

El momento en que su visión se aclaró, él escuchó sonidos penetrantes provienen de cercana proximidad; un total de siete martillos meteoro estaban volando actualmente hacia él… Sin siquiera pensar en ello, Yun Che al instante tomó una postura corporal agachada, y al mismo tiempo, utilizó sus dos manos para abrazar firmemente a Pequeña Hada.

BANG BANG BANG…

Siete martillos meteoro golpearon la espalda de Yun Che, al mismo tiempo, de inmediato aplastando a Yun Che sobre el suelo. La complexión de Yun Che palideció a medida que una gran bocanada de sangre brotó y se apresuró fuera de su boca. Él no se levantó. Mientras soltaba un rugido similar a el una bestia salvaje, un fuego escarlata empezó a arder violentamente desde su cuerpo; incluso se disparó a una altura de unas pocas decenas de metros en un instante…

“¡¡Loto Demoníaco de la Estrella Abrasadora!!”

Al igual que una flor de loto, capas de olas de llamas fueron puestos en libertad una capa tras otra y en un abrir y cerrar de ojos, se propagaron a una circunferencia de un centenar de metros. Estos más de doscientos Loto Demoníaco de la Estrella Abrasadora estaban amontonados cerca a medida que rodeaban a Yun Che, y por lo tanto, todos fueron arrastrados al Loto Demoníaco de la Estrella Abrasadora. Bajo las llamas calientes que se mezclaron con las llamas del fénix, todos los Guerreros Dragón de Piedra rápidamente se convirtieron en cenizas.

Él nunca había utilizado el Loto Demoníaco de la Estrella Abrasadora, el cuál tenía un gran radio, debido a que el consumo de este movimiento era enorme. Dentro de un corto período de tiempo, sólo podía usar esta habilidad una vez, y una vez utilizada, él sin duda estaría cerca del agotamiento total. Por lo tanto, esta era su carta de triunfo final. En la situación anterior, no tenía más remedio que usarlo… En este momento, sólo podía rezar para que la octava oleada fuera la última.

Desde la octava oleada ya era aterrador a este punto, es imposible que aparezca una novena onda, ¿cierto?…

¡¡A menos que, este Primordial Dragón Azur era simplemente una bestia enloquecida que le gustaba jugar y asesinar deliberadamente a los retadores que tomaban su prueba!!

ATG Capitulo 180 ​La Prueba del Dios Dragón
ATG Capitulo 182 Fractura del Fénix