ATG Capítulo 1789

ATG Capítulo 1789: Dejado por el Emperador Diablo

Sin Editar

La Ciudad Real del Mar del Sur quedó completamente reducida a una ruina que se desmoronaba, sin que se viera nada de su antigua grandeza y poderosa gloria.

Hasta donde se podía ver, había innumerables huesos y cadáveres ensangrentados, y la oscura y misteriosa luz seguía devorando todo a su alrededor, y a lo lejos, se oían los sonidos de desesperación y los lamentos de los practicantes profundos del Mar del Sur mientras huían, como el humo que cubría las ruinas del Mar del Sur, y no se sabía cuándo se disiparía por completo.

Tal vez, algunas personas habían imaginado que el Reino de Dios del Mar del Sur, que era tan dominante en la Región Divina del Sur, también tendría un día de declive, pero nadie había pensado que se derrumbaría hasta este punto en un solo día.

El propio Yun Che tampoco lo hubiera pensado.

Mientras contemplaba el humo y el polvo interminables, los ojos de Yun Che seguían siendo fríos y penetrantes, y ni su rostro ni su corazón mostraban rastros de demasiado placer.

Al fin y al cabo, por muy minuciosa y trágica que fuera la venganza, no podría recuperar todo lo perdido, y mucho menos borrar el resentimiento hacia su propia ingenuidad e incompetencia del principio.

Con un destello de luz negra, Qianye Ying’er había regresado al lado de Yun Che, mientras los ojos de éste seguían mirando distante a la lejana Caizhi, que tenía los pies sobre el Emperador Dragón y surcaba el aire con orgullo.

“El remoto y antiguo clan dragón, que no se entrometía en lo mundano, no sólo ha roto el límite hoy, sino que también está dispuesta a convertirse en un dragón de pecado manchado de sangre, así que por qué no pides lo que quieres, podrías decírlo directamente”. Qianye Ying’er dijo: “Con tu ayuda hoy, cualquier petición que tengas nuestro Maestro Diablo no será tacaño”.

El Emperador Dragón del Comienzo Absoluto levantó la cabeza, y su voz imperial transmitía una majestuosidad de tiempos antiguos: “Todas nuestras acciones de hoy obedecen a las órdenes de nuestro maestro”.

Estas palabras no fueron en respuesta a Qianye Ying’er, esos majestuosos ojos de dragón estaban fijos en el cuerpo de Yun Che. “Señor Maestro Diablo, hoy estamos ayudando contra el enemigo y no nos arrepentimos, pero en última instancia, espero que sin importar lo que pase en el futuro, puedas ser amable con los seres inocentes.”

Las palabras “ayudando contra el enemigo” salieron de la boca del Emperador Dragón del Comienzo Absoluto, indicando que tanto si salían del Reino de Dios del Comienzo Absoluto como si mataban y se manchaban de sangre, no era el deseo de su corazón, sino que no podían desobedecer las órdenes de su maestro.

Todas las miradas de la multitud se posaron en Caizhi, por no hablar de los demás, incluso los tres emperadores dioses Shitian, Xuanyuan y Micro Purpura temblaban violentamente en sus corazones. ¡No podían imaginar cómo el diabolizado Dios de la Estrella del Lobo Celestial había hecho que este poderoso e incomparable Clan Dragón del Comienzo Absoluto se sometiera!

Caizhi levantó la mano, y la punta de la Espada del Lobo Celestial parpadeó débilmente en rojo mientras volvía a aparecer ese extraño espacio.

En un instante, se desató una tormenta, las sombras de los dragones danzaron, y todos los dragones del Comienzo Absoluto volaron de vuelta al espacio del otro mundo en orden, y en unas pocas respiraciones, incluido el Emperador Dragón del Comienzo Absoluto, ya no había sombra de ninguno de ellos, e incluso el aura, también, se disipó rápidamente en el aire.

La enorme sensación de opresión desapareció, y todos sintieron como si diez mil montañas hubieran sido levantadas de sus cuerpos, dando un fuerte suspiro de alivio. Qianye Ying’er miró a Caizhi y susurró: “En ese caso, ¿fuiste tú quien rompió la Formación de Teletransportación del Mar Ilusorio antes de tiempo, e hiciste que alguien matara a Nan Wansheng dejándolo abandonado en otro lado por adelantado?”

La Espada del Lobo Celestial fue guardada, y Caizhi se dio la vuelta con ojos fríos, sin pronunciar una palabra y al instante se alejó.

“¡Caizhi!” Los ojos de Yun Che temblaron y su cuerpo casi precedió a su voluntad, yendo directamente tras ella a toda velocidad.

Los tres grandes Emperadores DiosesShiian, Xuanyuan y Micro Purpura habían permanecido inmóviles …… , y por primera vez, estaban siendo completamente ignorados. Todos tenían un aspecto diferente, pero ninguno intentó irse.

Sin las órdenes de Yun Che, los tres Ancestros Yama no hicieron ningún movimiento, pero sus auras estaban firmemente fijadas en los tres Emperadores Dioses.

Al sentir el aura de Yun Che acercandose sobre su cuerpo, Caizhi no disminuyó la velocidad, sino que volvió a aumentarla, intentando escapar con todas sus fuerzas.

“¡Caizhi!”

El corazón de Yun Che se apresuró, y su “Hades” se abrió instantáneamente, aumentando su velocidad.

Aunque el avance de Caizhi a lo largo de los años era atroz, su velocidad no era, en definitiva, rival para Yun Che en su estado maximo, una luz negra barrió y su pequeña mano ya fue sujetada con fuerza por Yun Che, tras lo cual el cuerpo de Yun Che se giró y ya sujetó ese exquisito y suave cuerpo con fuerza contra su pecho.

“…… ¡Suéltame!” El cuerpo estaba firmemente unido alrededor del cuerpo de Yun Che, cálido y dominante, pero los ojos negros de Caizhi seguían siendo fríos, y luchó violentamente pero no pudo liberarse.

“¡No lo haré!” Yun Che cerró ligeramente los ojos, su barbilla tocaba su pelo negro que había crecido hasta sus caderas, esta vez, no volvería a soltar a la chica en sus brazos.

Caizhi frunció ligeramente el ceño, un aura negra en sus ojos brilló de repente, y el poder del Lobo Celestial en su cuerpo estalló violentamente.

¡Boom!

El poder del Lobo Celestial ya era abrumador, y ahora el de Caizhi era aún más insondable, bajo este poder que era suficiente para colapsar el cielo, el espacio circundante se hizo añicos, el pecho de Yun Che se hundió violentamente, y hubo un sonido punzante de dislocación de huesos que provenía de ambos brazos …… pero aún se aferró a su esbelta cintura con un agarre mortal, sin querer soltarla ni un poco.

“¡Tú!” Un destello de pánico atravesó finalmente sus ojos estrellados, y el poder y el aura que acababan de surgir también se dispersaron por el miedo.

Mientras todo su cuerpo sufría un fuerte dolor, y sus brazos estaban rotos, las comisuras de los labios de Yun Che revelaron una sonrisa, y su voz incluso llevaba una suavidad que había perdido hace mucho tiempo: “Caizhi, pase lo que pase, esta vez no te dejaré escapar de nuevo.”

“Suéltame”. Dijo las mismas palabras, pero la lucha ya no fue tan dura, mordiendo ligeramente sus labios, sus ojos volvieron a la fría determinación, “Yun Che, has vuelto sobre tus pasos desde el Abismo de la desesperación hasta aquí, lo que has soportado lo sabes mejor que nadie, por lo que si no quieres volver a caer en el Abismo de la desesperación, entonces ……”

“¿Porque eres la estrella calamitosa celestial?” Yun Che sonrió.

“……” Respirando con algo de dificultad, Caizhi susurró: “Madre, tía, hermana …… y tú, todos los que estuvieron cerca de mí, todos los que me trataron bien nunca han terminado bien. Ahora que sabes eso …… ¡todavía no me sueltas!”

“¿Por qué debería dejarte ir?” Yun Che sonrió: “Hoy en día, soy el Diablo más malvado de este mundo, y si realmente eres una Estrella Calamitosa Celestial, entonces también eres una estrella  destinada a pertenecer sólo a mí”.

Cai Zhi: “……”

“Nunca olvides que eres mi esposa, mi última familia en este mundo. Hemos dado nuestros respetos al cielo y a la tierra, hemos dado nuestros respetos a nuestros ancestros, Jasmine es testigo de esto, hemos intercambiado votos …… de nuestros lazos conyugales, y nunca escaparás de ello en esta vida”.

“Y, ¿realmente quieres escapar?” El brazo de Yun Che se tensó un poco más, y sus labios presionaron suavemente la nuca de ella, a cambio de un ligero temblor en el cuerpo de la joven. “Si realmente quieres romper, ¿cómo has podido venir a la Región Divina del Sur antes de tiempo por mí?”.

“No …… seas presuntuoso”. La cálida exhalación que salía de su níveo cuello hizo que todo su cuerpo se inundara de una sensación de hormigueo e impotencia, poco a poco no quería liberarse, pero esta reticencia la hizo entrar en pánico aún más, y sus dientes de jade quisieron apretar de nuevo mientras decía con fuerza: “Yun Che, haré todo lo posible por ayudarte a vengarte, así como por mí misma. Pero ya dije en el Reino de Dios del Comienzo Absoluto que no me quedaría a tu lado, no tienes que intentar ……”

“¡Aaaah!” Una voz delicada sonó fuera de lugar, y la figura de Qianye Ying’er apareció de forma modesta mientras entrecerraba los ojos y decía: “Si es por mí, no es la gran cosa, donde aparezcas en el futuro, me esconderé muy lejos”.

Los ojos de Cai Zhi se enfriaron de repente, y su cuerpo se retorció violentamente, pero aún no pudo escapar de los brazos de Yun Che.

“Qianye”, la voz de Cai Zhi era extremadamente fría, “me he estado conteniendo de hacer un movimiento contra ti porque eres más o menos útil para él, ¡mejor que …… no intentes provocarme de nuevo!”

“Para poder aprovechar los aterradores dragones del Clan Dragón del Comienzo Absoluto, quitarme la vida se considera ciertamente facil”. Sin embargo, Qianye Ying’er se acercaba lentamente, y sus ojos dorados se encontraban inflexiblemente con la mirada de Cai Zhi: “Es que una figura tan aterradora creería realmente en las palabras de Estrella Calamitosa Solitaria. Seguro que, después de todo, sigue siendo una niña con un corazón infantil que a menudo está atrapada en sus propias fantasías”.

“¡Buscando la muerte!” Una intensión asesina brotó de Cai Zhi.

Sin embargo, Qianye Ying’er se dio la vuelta y dijo lentamente: “Pequeño lobo celestial, si ni siquiera te atreves a coexistir temporalmente con tus enemigos, ¿de dónde sacaras la fuerza para vengarte de mí? Y ……”

Su tono se tornó ligeramente, “Yun Che no permitió que Chi Wuyao lo acompañara esta vez cuando vino al Mar del Sur, ni me informó, lo seguí hasta aquí en secreto, la razón de ello, debiste haberla visto claramente”.

El aura asesina de Caili estaba fijada.

“Chi Wuyao siempre está planeando hacer cosas y luego actuando”. Qianye Ying’er continuó, sin saber si estaba hablando con Cai Zhi o con Yun Che: “Si el poder del Dios Maligno puede vencer al poder divino del Cañón del Dios del Mar Titanico, no debe saberlo con seguridad, y las consecuencias del fracaso, incluso si esos tres viejos fantasmas Yama están presentes, serían solo muertes.”

“Aunque consiguiera superar al Mar del Sur con el Cañón del Dios del Mar Titanico, con la profundidad del Mar del Sur y los tres Emperadores Dioses de la Región Divina del Sur que también están presentes, más un Nan Gui que ha estado escondido durante muchos años, el resultado de hoy sería igualmente desconocido”.

“Cada paso dado en este viaje al Mar del Sur fue una apuesta”. Qianye Ying’er mantuvo su postura de espaldas, como si no quisiera que Yun Che viera su expresión. “En aquel entonces, en la Región Divina del Norte, estaba lleno de odio, y debajo de ese odio había un deseo de morir …… casi todas sus manifestaciones me decían que después de tomar su venganza, definitivamente elegiría suicidarse.”

“Más tarde, su deseo de morir se borró. Pero ahora, como puedes ver, enfrentándose de verdad a esa gente a la que odia hasta la médula de sus huesos, puede jugarse la vida sin dudarlo.”

“No hay necesidad de decirlo”. Yun Che dijo: “Un plan perfecto e impecable nunca existe en este mundo. Cuando se trata de existencias como el Reino de Dios del Mar del Sur, pillarlos desprevenidos es mucho mejor a planificar y moverte después, estoy seguro de eso “.

“No te pedí que hablaras”. Qianye Ying’er le devolvió la mirada y le dirigió a Yun Che una mirada feroz, luego miró a Cai Zhi: “Pequeño Lobo Celestial, como puedes ver, no hay forma de que Chi Wuyao y yo lo mantengamos a raya, pero si estuvieras a su lado, podría ser más o menos honesto. Después de todo ……”

Qianye Ying’er volvió a darse la vuelta: “¡Son una pareja que ha adorado al cielo y a la tierra, que ha adorado a sus ancestros, con Jasmine como testigo, y que ha intercambiado votos ……!”

Con un ligero bufido, Qianye Ying’er se alejó rapidamente.

“Cai Zhi, no es necesario tomar sus palabras demasiado a pecho”. Yun Che dijo: “El yo actual es muy consciente de la vida, es que frente a un oponente como el Mar del Sur, es imposible que exista una contramedida sin riesgo. Sí que estoy apostando, pero tengo una gran certeza”.

“……” Después de un silencio bastante largo, Cai Zhi extendió suavemente su mano sobre el pecho de Yun Che, y esta vez, finalmente dejó lentamente los brazos de Yun Che.

“De acuerdo, me quedaré”. Susurró, sin saber cuál de las palabras de Yun Che o de Qianye Ying’er la había tocado, “La existencia de Qianye es algo que puedo tolerar por ahora también”.

Ella levantó su cabeza de repente y le miró con ojos como con una oscuridad infinita, “La venganza lo es todo para ti y todo para mí, para nuestro objetivo común, cualquier otra cosa, puedo aceptarla”.

Sin embargo, Yun Che negó suavemente con la cabeza: “La venganza es lo que debo hacer, pero no es todo para mi. En mi todo, también te incluyo a ti”.

“¡Hmph!” Las palabras que bastaron para emocionar el corazón se encontraron con un frío bufido de Cai Zhi: “Ya no soy la Cai Zhi de entonces, sino el Lobo Celestial que está lleno de odio. Deberías haberle dicho más estas palabras a mi hermana en aquel entonces”.

“……” Yun Che se quedó aturdido por un momento, su voz se ralentizó mientras decía suavemente, “Es porque sé lo dolorosa y odiosa que es la pérdida que yo …… nunca me permitiré perderte de nuevo”.

Mientras hablaba, la pequeña mano de Cai Zhi había vuelto a ser sujetada con fuerza por Yun Che, con mucha firmeza y seguridad, para que no se apartara.

Los ojos estrellados de Cai Zhi tuvieron un momentáneo temblor.

¿Tiene miedo de perderme por la encomienda de su hermana, o …… realmente me ve como su esposa ……?

“Vamos.”

Yun Che la levantó flotando en el aire y voló en la dirección de la que había venido. Todavía había demasiadas cosas que debían resolverse en Ciudad Real del Mar del Sur.

“¿No vas a preguntarme sobre el Clan Dragón del Comienzo Absoluto?” dijo Cai Zhi.

Yun Che sonrió: “Lo reconozco, ese es el poder del Perforador del Mundo. El Emperador Diablo del Azote Celestial realmente te buscó en aquel entonces, y debieron llevarse bien durante un tiempo”.

El brillo carmesí de la punta de la Espada del Lobo Celestial se liberó, floreciendo en un extraño e incomparable espacio de otro mundo, y saliendo volando los Dragones del Comienzo Absoluto que habían habitado el Reino de Dios del Comienzo Absoluto durante años. La luz carmesí cegadora, y el extraño espacio que desafiaba la percepción del espacio del mundo normal, provenían claramente del poder del Perforador del Mundo.

También estaba el altísimo nivel de diabolización y avance del poder de Cai Zhi en estos pocos años, lo más razonable, o posiblemente la única explicación, era la intervención del Emperador Diablo del Azote Celestial.

“Así es”. Cai Zhi miró al frente, su pequeña mano parecía seguir olvidando liberarse de la palma de Yun Che: “Después de que el Emperador Diablo del Azote Celestial regresara al mundo, me encontró en el Reino de Dios del Comienzo Absoluto muy pronto. Porque en ese momento, tenía una mutación de poder debido a tu muerte, y a la diabolización de mi hermana, y como Emperador Diablo, ella podía percibir muy fácilmente mi poder mutado”.

“Pero en ese momento, sólo me miró de lejos y no me prestó atención. Hasta que  …… se me apareció un día por voluntad propia y me dijo que había decidido dejar el mundo actual y volver al más allá del Caos Primordial”.

“……” Yun Che no dijo nada y escuchó su narración. En ese momento, debería haber estado en la Estrella Polar Azul.

“Ella dijo que creía en sus palabras, y estaba más que dispuesta a creer y obedecer la elección y los deseos del período del dios maligno. Pero …… no podía confiar en la humanidad”.

“Así que, antes de marcharse, tuvo que dejar unos cuantos movimientos ocultos para ti, para que no cayeras en una posible perdición. Y yo, por mi parte, soy uno de ellos”.

Los ojos de Cai Zhi se oscurecieron aún más por unos momentos. Los temores del Emperador Diablo del Azote Celestial se cumplieron plenamente …… y en el primer momento en que salió del caos primordial.

“Ella ha puesto un sello diabolico en todo el clan Dragón del Comienzo Absoluto, y ha puesto una fuente diabolica especial dentro de mí. Si llegara el día que temía, y liberara la fuente diabolica, podría acelerar la diabolización y la fusión de mi poder de Lobo Celestial, a la vez que podría aprovechar el Clan Dragón del Comienzo Absoluto a voluntad”.

“Después de eso, inscribió una pequeña cantidad del poder espacial del Perforador del Mundo en mi espada, permitiéndome llevar fácilmente al Clan  Dragón del Comienzo Absoluto a mi lado”.

Cai Zhi invocó la Espada Sagrada del Lobo Celestial diabolizada, y una luz carmesí apareció ligeramente por encima de la cabeza del lobo en la punta de la espada.

Dado que el poder del Perforador del Mundo en manos del Emperador Diablo del Azote Celestial ya no era mucho, el poder grabado en la Espada Sagrada del Lobo Celestial era naturalmente extra débil, pero debería ser suficiente para existir durante mucho tiempo.

“Seguro que …… es ella otra vez”. Yun Che dejó escapar un murmullo bajo, con el corazón infinitamente deprimido.

Recordó claramente que la Emperador Diablo del Azote Celestial le había dicho entonces con incomparable seriedad que no pondría sus manos para descartar ningún enemigo o peligro oculto antes de abandonar el Caos Primordial, y que, pasara lo que pasara en el futuro, tendría que enfrentarse a ello con su propio poder, que estaría a la altura de la aprobación del Dios Maligno y de la dignidad del poder del Dios Maligno.

Es cierto que no le quitó ninguna crisis posible a la vista, pero en la oscuridad, le dejó mucho, mucho ……

Tal vez, hay más.

Igual que un anciano que era frío y duro en la superficie, pero que en realidad escondía demasiado cariño.

“Mujeres, ¿son todas tan complicadas?” Yun Che recitó inconscientemente, y mientras hablaba para sí mismo, la figura de Xia Qingyue parpadeó inexplicablemente en su mente.

Pero sólo por un momento, fue borrado por su muerte.

Era porque esta figura, este nombre, ya no estaba calificado para aparecer siquiera en su memoria.

“¿Complicadas?” Cai Zhi lo miró, aparentemente desconcertada, guardó la Espada Sagrada del Lobo Celestial y dijo: “Obviamente el Emperador Diablo lejos de imaginar y parecer tan terriblemente desesperada, por el contrario …… parece que sí es sincera con el Dios Maligno, de lo contrario no te habría tratado así solo porque llevas su poder. ”

“Hmm.” Yun Che asintió con la cabeza. Sin embargo, comprendía muy bien en su corazón que, en comparación con él, a quien el Emperador Diablo del Azote Celestial estaba más unido y quería proteger más era a Hong’er y a You’er.

ATG Capítulo 1788
ATG Capítulo 1790