ATG Capitulo 176 Una Cruel Batalla

Capitulo 176 : Una Cruel Batalla

La voz del dragón macho llevaba un profundo odio y la intención asesina dentro de ella, como si los humanos fueran odiados enemigos que no estaban dispuestos a compartir el mundo con ellos. Era evidente, que negociar con ellos y luego salir era completamente imposible.

“Date prisa y vete… ¡Cuanto más lejos te vayas, mejor!”

La poderosa aura que emanaba de los dos Dragones de la Inundación causó que Pequeña Hada se sienta en tremendo peligro. Ella de repente empujó la mano, dando a luz un surgimiento de una helada corriente de energía, la cual empujó a Yun Che lejos. Al mismo tiempo, todo su cuerpo flotó hacia adelante con frialdad mientras ella atacaba el par de dragones.

“Pequeña Hada—”

La fuerza de empuje de Pequeña Hada era algo que Yun Che no podía resistir en lo absoluto. En medio de sus gritos, fue empujado más de cinco kilómetros de distancia por esa oleada de corriente de aire antes de caer finalmente en el suelo, escapando del rango de ataque de los dos Dragones de la Inundación al mismo tiempo. Desde la ubicación que estaba anteriormente una serie de estruendos que hacía temblar al mundo podían ser oídos.

Los dos enormes Dragones de la Inundación enrollados allí, altos en el aire, sus bramidos sacudiendo el mundo. En comparación con sus cuerpos enormes, todo lo que se podía ver de Pequeña Hada era su adorable, diminuta y gélida figura. Como una mariposa cubierta de nieve, se lanzó sobre en medio de ellos.

Los dos Dragones de la Inundación eran más o menos del mismo tamaño. Ellos tenían un aspecto similar desde el exterior, pero uno era hembra, mientras que el otro era macho; parecían ser esposo y esposa. Ellos al mismo tiempo abrieron sus enormes bocas, eructaron sucesivamente una ola de tornados. Los tornados fueron originalmente de sólo varios metros de ancho, pero en el proceso de rotación, rápidamente se hicieron más grandes. En un abrir y cerrar de ojos, ya habían alcanzado el tamaño de varios cientos de metros. Los dos vórtices de enormes tornados, uno delante y el otro detrás, realizaron un poder incomparablemente aterrador, a medida que barrieron hacia Pequeña Hada.

Cuando Yun Che levantó su cabeza, esa fue la escena que pudo ver. Sus ojos se abrieron al instante, e incluso su corazón se sentía como si se detuviera… Dentro de estos dos tornados que cubrían todo el cielo, en comparación el delicado cuerpo de Pequeña Hada parecía tan insignificante como una pequeña, y delgada hoja.

Pequeña Hada ascendió ligeramente, y luego su cuerpo comenzó a girar. Su velocidad de rotación era muy lenta, como si elegantemente bailara como una mariposa ágil y elegante. Pero ese hermoso, remolino ilusorio, trajo un enorme tornado que no era ni una pizca más débil que los creados por los dos Dragones de la Inundación en la zona a su alrededor… Y lo que es más, era una tormenta de hielo que congelaba los huesos.

¡¡¡BOOM!!!

Un sonido atronador que pareció sacudir el mundo explotó en el cielo.

Esas tres tormentas chocaron en el aire, y el espacio comenzó inmediatamente a estremecerse violentamente. En un abrir y cerrar de los ojos, las colinas por debajo de ellos se tallaron separados por los tornados, convirtiendo la tierra en terreno plano. Algunos árboles antiguos que se habían arraigado allí durante siglos y milenios se levantaron muy alto en el aire, y luego fueron arrojados a una distancia incomprensible. La tierra amarilla era arrojada en grandes cantidades, cubriendo toda la atmósfera, bloqueando el sol. Incluso Yun Che, que estaba a más de cinco kilómetros de distancia, se tiró al suelo por el súbito aumento de la corriente de aire que se criticó en esa dirección. Sólo después de que él se agarró con fuerza a la esquina de una roca, se las arregló para evitar ser soplado lejos.

La colisión entre los tornados había creado una corriente aterradora de energía caótica que permaneció sin cesar durante un largo periodo de tiempo. Yun Che que estaba en el exterior de los márgenes de esta tormenta, ya le resultaba completamente imposible respirar. Sin embargo, Pequeña Hada, estaba en el centro de la misma tempestad… Yun Che levantó la cabeza con dificultad a medida que se resistió a la fuerza de la tormenta y miraba a Pequeña Hada que estaba en el aire. Su esbelta figura seguía girando sobre un eje lentamente, su posición sin moverse en lo más mínimo. Esas dos tormentas generadas por los Dragones de la Inundación se mantuvieron a una distancia firme de más de sesenta metros por la tormenta de la energía profunda, y no eran capaces de tocar su cuerpo en lo absoluto. En cambio, fueron poco a poco siendo empujados cada vez más lejos de ella.

¡En otras palabras, incluso frente a un par de Dragones de la Inundación en el pináculo de Reino Cielo Profundo, en realidad no estaba en lo más mínimo en desventaja!

Yun Che estaba en un gran alivio. En este momento, de repente se dio cuenta de que justo encima de él, una mancha negra había sido enviada volando sobre él con la alta velocidad de las corrientes de aire caóticos. Esa figura negra causó que los párpados  de Yun Che se contrajeran un poco…

¡¡Feroz Halcón de Tormenta!!!

El Feroz Halcón de Tormenta, que había estado volando a toda velocidad durante tres horas ya había agotado toda su energía. Ahora que también sufrió la fuerza de esta tormenta, ya había caído inconsciente. Yun Che ni siquiera pensó en ello; saltó en el aire y se agarró a una de las garras del Halcón Tormenta Feroz, luego relajó su profunda energía y se basó en el peso de la pesada espada en su espalda para descender a gran velocidad. Aterrizó detrás de una roca gigante que era lo suficientemente grande como para bloquear las corrientes caóticas de aire.

No estaba claro si el Feroz Halcón de Tormenta ya estaba muerto o simplemente inconsciente. Al ser derribado por Yun Che, todavía permanecía completamente inmóvil. Yun Che le dio la vuelta con una patada, y luego de un vistazo, vio el objeto parpadear con una luz tenue de cobre dentro de su garra derecha.

“¡Así que realmente lo llevaba!”

Yun Che al instante explotó de alegría, y rápidamente lo desató de las garras del halcón. A pesar de que se había sometido a este tipo de grandes giros y vueltas, el colgante estaba todavía completamente libre de daños. Su cadena estaba hecha de un material desconocido; era tan suave y dulce como la seda de algodón, y sin embargo, también, estaba completamente libre de daños.

Yun Che abrió cuidadosamente el colgante y se quedó mirando el pequeño lente dentro de él. Sólo después de verificar que el pequeño lente también estaba completamente intacto, por fin completamente se alivió. Y luego, una vez más se puso el colgante en el cuello.

“Ya has encontrado lo que vinieron a buscar. ¿Por qué no te das prisa y sales de este lugar? ¿Te vas a quedar aquí y esperar la muerte?” Dijo Jazmín bastante frenética.

“¡No puedo! Pequeña Hada se encuentra todavía en una feroz batalla con esos dos Dragones de la Inundación. ¿Cómo puedo abandonarla?” Yun Che sacudió su cabeza, miró furtivamente sobre la roca gigante hacia la dirección de Pequeña Hada mientras hablaba con voz resuelta.

“¡Idiota! ¡Una batalla en este nivel es algo que no eres capaz de interferir en lo absoluto! ¡Al final, independientemente de si se gana o pierde, o si vive o muere, esta batalla no es algo en la que tú puedes intervenir! Aparte de ponerte a ti mismo en peligro, ¿cómo puedes ayudarla?”

Yun Che apretó los dientes y dijo: “Sé que no voy a ser capaz de ayudarla, pero ella está sola y está siendo atacada por esos dos Dragones de la Inundación debido a mí. Si tuviera que dejarla caer en peligro y luego abandonarla, me despreciaría a mí mismo por el resto de mi vida. Por otra parte, este es también el centro del Páramo de la Muerte. Los alrededores están llenos de bestias de los Profundos Reinos Tierra y Cielo. Todos los animales con los que me tope darán lugar a un encuentro casi fatal para mí. ¿Dónde puedo escapar?”

Jazmín fue incapaz de refutar las palabras de Yun Che.

Las tormentas persistieron durante siete minutos completos, y finalmente se disiparon. La voz del dragón macho resonó desde lo alto en el aire. “Así que en realidad es un ser humano con medio paso en el Profundo Reino Emperador. No es de extrañar que se atreviera a venir y tratar de usurpar los tesoros del Dios Dragón en vano. ¡Pero ya que has llegado, puedes olvidarte de poder escapar de nuevo!”

Pequeña Hada dijo en una voz helada, “sólo pasaba por aquí y me encontré con ustedes por accidente. No tengo idea de los tesoros del Dios Dragón, y ni siquiera pensé en ofender a ninguno de los dos.”

La voz del Dragón de la Inundación hembra resonó con toda su furia explosiva. “¡Silencio! ¡Los humanos son viles criaturas despreciables! En el pasado, nosotros fuimos ligeramente misericordiosos y salvamos un ser humano que entró hasta aquí, tres meses más tarde, regresó aquí con varias decenas de personas… ¡E incluso asesinaron a nuestro único hijo! Sin duda no cometeremos el mismo error otra vez…  ¡Humano, muere!”

El poder de los dos Dragones de la Inundación era del atributo viento. Cuando ellos lanzaron su poder, el viento y las nubes en los alrededores empezaron a surgir. Arena y piedras volaron por todas partes, y el impulso impresionante causó que toda la región del núcleo del Páramo de la Muerte temblara ligeramente. Las profundas bestias cercanas de la región del núcleo que estaban durmiendo o descansando en silencio se despertaron de un sobresaltado, y huyeron en terror.

Incluso después de llegar a un lugar donde se sentían seguras, todavía no se atrevieron a aullar. Ni siquiera se atrevieron a respirar fuertemente. Temblando sin parar, ellos observaron a los cielos lejanos, donde vieron esas enormes sombras draconianas.

“¡Dominio de Nube Congelada!”

Junto con el grito agraciado de Pequeña Hada, el espacio se transformó de repente en un campo del color azul hielo dentro de un millar de metros a su alrededor. Dentro de este enorme campo de hielo azul, innumerables copos de nieve y hielo silenciosamente cayeron, y el elemento agua en el aire se condensó en un sinnúmero de cristales de hielo. El mundo estaba cubierto con una capa de nieve blanca, y una capa cada vez más gruesa de hielo comenzó a cubrir lentamente los cuerpos de los dos Dragones de la Inundación. Sus movimientos se hicieron lentos, e incluso sus tornados parecían lentamente congelarse a medida que los aullidos ya no eran tan agudos como antes.

“Un Dominio… ¡En realidad es un Dominio!” Yun Che gritó involuntariamente. Artes de Dominio, según la leyenda, requiere que una persona esté al menos en el Profundo Reino Emperador antes de poder ejecutar apenas tal poderoso Arte Profundo. Una vez que se forma un Dominio, dentro del Dominio, todo se transformaría en un elemento que era beneficioso para uno mismo, hasta el punto de incluso llegar a estar completamente bajo el control de uno. Había muchos tipos diferentes de Dominios; había Dominios de tipo ataque, Dominios de tipo defensa, Dominios de tipo amplificación, Dominios de tipo restricción, Dominios de tipo intimidación, etc…

¡En cuanto al de Pequeña Hada, a pesar de que todavía tenía que entrar de lleno en el Profundo Reino Emperador, ella en realidad era ya capaz de utilizar Artes de Dominio!

Dentro del Dominio Nube Congelada. El frío congelante, y la nieve volando se volvieron más fríos, el hielo…. Todos ligeramente aumentaron los poderes de Pequeña Hada, mientras debilitaron simultáneamente los movimientos de los dos dragones, así como la fuerza de sus ataques. Pequeña Hada ahora estaba sosteniendo una espada larga traslúcida que parecía estar formada a partir de cristales de hielo. Su cuerpo se movió, y fue como una luz azul brillara, mientras perforaba directamente hacia el dragón macho.

¡¡¡CLANG!!!

Ese enorme sonido de colisión se escuchó claramente por Yun Che que estaba a más de cinco kilómetros de distancia. A pesar de que los Dragones de la Inundación no eran como los Dragones de Llamas, los cuales eran de verdad, de la línea pura de sangre de dragón, y en cambio eran meramente un poco menos de un linaje puro de setenta u ochenta por ciento, aun así eran dragones. Sus cuerpos tenían la dureza similar a las de los dragones verdaderos. Bajo la estocada de espada de Pequeña Hada, sólo una única escama de plata del dragón macho fue reducida a pedazos.

Pero la lesión de sus escamas era más que suficiente para enfurecer aún más al dragón macho. Su contraataque fue así. A medida que el viento aullaba con fuerza, el hielo sobre el mismo cuerpo de él se rompió en trozos enormes a medida que golpeó hacia abajo a Pequeña Hada con su enorme garra de dragón. Siguiendo el camino de la garra del dragón, se generaron chillidos que desgarraron el espacio.

¡¡¡BANG!!!

La enorme garra de dragón aterrizó en el escudo de hielo de Pequeña Hada. La garra de dragón rebotó, mientras que numerosas grietas aparecieron también en el escudo de hielo. Y luego, en el siguiente instante, la enorme cola diacrónica del dragón hembra, que llevaba la fuerza de una pequeña montaña, también se desplomó en el escudo de hielo que la garra draconiana acababa de agrietar. Con un sonido ‘crunch’, el escudo de hielo de Pequeña Hada completamente se destrozó, explotando y enviando fragmentos volando por todas partes.

La cola del dragón barrió a través, golpeando después la imagen de Pequeña Hada. La figura Pequeña Hada de repente apareció en el aire, y sus características se hicieron más solemnes. Aprovechando este período de tiempo cuando el Dominio todavía tenía que desaparecer, su cuerpo de repente descendió a gran velocidad con su espada helada apuntando directamente al dragón macho. Cada vez que la espada golpeó contra el cuerpo del dragón macho, destellos de luz que parecían como un rayo de color azul parpadeaban. Dentro de la luz azul, las escamas del dragón macho también estaban siendo destrozadas una por una.

La única opción que ella podía elegir en este momento, era enfocar sus ataques sobre uno de los Dragones de la Inundación.

Si estos fueran simplemente dos bestias del nivel pico del Profundo Reino Cielo de cualquier otro tipo, tales como lobos, leones, halcones… Ella habría tenido una alta probabilidad de éxito, incluso si ella luchara con dos al mismo tiempo. ¡Por desgracia, estos dos solo pasaban a ser Dragones de la Inundación! En cuanto a los cuerpos físico, líneas de sangre, resistencia, poder espiritual, aura… No existían bestias que se podía comparar con los dragones.

Después de haber luchado durante quince minutos, Pequeña Hada ya sabía claramente que esta sería una batalla incomparablemente más dura, independientemente de si el objetivo era ganar o retirarse de manera segura.

Los cielos se oscurecieron más y más; el cielo de la noche ya había comenzado a descender en silencio, haciendo que las constantemente intermitentes luces azules en los cielos parezcan aún más llamativas.

Después de haber persistido durante un poco menos de una hora, el Dominio Nube Congelada de Pequeña Hada finalmente, se desvaneció por completo.

El frío gélido rápidamente se disipó desde el aire, y los movimientos de los Dragones de la Inundación macho y hermano al instante se volvieron más rápidos. Sin embargo, el poder de Pequeña Hada comenzó a debilitarse. A medida que ella cortaba contra el cuerpo del Dragón de la Inundación macho con su espada de hielo, los sonidos de colisión no eran claramente como los oídos antes.

El interior del corazón de Yun Che también ya no era capaz de mantener la calma más. Él dijo frenéticamente, “Jazmín, ¿que cantidad de fuerza eres actualmente capaz de usar?”

“Olvídalo. No voy a ayudarla.” Jazmín había predicho hace mucho tiempo que este momento llegaría, y ella se negó de manera decisiva. “El exterminio de esos dos dragones Inundación, para mí, es algo tan sencillo como girar mi mano. ¡Pero si tuviera que usar esa cantidad de energía, el veneno que finalmente he arreglado para suprimir definitivamente recurrirá de nuevo, haciendo que todos mis esfuerzos fueran en vano! ¡No soy tan benévola como para perder el valor de los esfuerzos dentro de la Perla Veneno Cielo de un año, todo en aras de una mujer que no tiene nada que ver conmigo!”

ATG Capitulo 175 Dragones de la Inundación
ATG Capitulo 177 Doble Exterminación de Dragón