ATG Capitulo 174 Feroz Halcón de Tormenta

Capitulo 174 : Feroz Halcón de Tormenta

“No solo no dudaste en matar, tu expresión no cambió tampoco…. ¿Has matado a muchos en el pasado?”

La voz de Pequeña Hada vino desde alguna parte desconocida, pero sonó cerca de los oídos de Yun Che. Las pisadas de Yun Che vacilaron ligeramente, y respondió: “De hecho, he matado a muchos…. No te sentirás repelida por mí solo por esto, ¿verdad?”

“Solamente has matado a aquellos que son malvados, e incluso ayudas a esos que no son de tu propio acuerdo. No me sentiré disgustada por esto. Sin embargo, los que me disgustan son aquellos que son indecisos, aquellos que perdonan el mal sobre la base de la bondad y la benevolencia.”

Pensando de los métodos de matanza de Pequeña Hada esa noche, Yun Che no pudo evitar temblar. Ajustando el fuego con la llama del fénix él podía al menos dejar algunos deshechos carbonizados, pero el anciano que murió a manos de Pequeña Hada esa noche, murió sin dejar ningún resto atrás…….

Yun Che avanzó rápidamente y continuó hacia las profundidades del Páramo de la Muerte.

Cuanto más profundo iba, menos personas se encontraban. Conforme se acercaba a la franja del territorio de las Bestias Profundo Espíritu, ya no había practicantes a la vista. Al mismo tiempo, con cada paso más profundo dentro, las profundas bestias que Yun Che se encontraba crecían en aumento. Sus números también crecieron más densos y poco a poco se comenzó a sentirse como una tensión sobre él.

BANG BANG BANG BANG….

Unas series de explosiones y una docena de Lagartos Blindados fueron enviados volando con un balanceo de la espada de Yun Che. La armadura defensiva en sus cuerpos se rompió en pedazos. Yun Che justo había retirado su espada cuando ya otra docena o más de Lagartos Blindados aparecieron desde los alrededores. Con un sonido aterrador, ellos se acercaban a él.

La fuerza de cada uno de estos Lagartos Blindados era equivalentes a un profundo practicante en el octavo nivel del Profundo Reino Verdad.

Un barrido de las colas gigantescas de estos Lagartos Blindados era como el de un mazo. Yun Che saltó, y antes de que llegase a la altura más alta, él de repente utilizó la ‘Sombrea Rota del Dios de la Estrella’, y se precipitó hacia abajo en desafío a cualquier limitación física. La llama del fénix salió disparada como flechas y al instante arrolló al Lagarto Blindado más cercano.

Estos Lagartos Blindados parecían ser desgraciados con la llamarada y el lagarto que fue golpeado por el fuego del fénix soltó un largo grito lleno de dolor a medida que su fuerza de vida disminuía rápidamente. La mirada de Yun Che concentrada. Luego, él se precipitó en medio de los Lagartos Blindados como un rayo. Su cuerpo estaba en llamas con el fuego del fénix y la gran espada en sus manos se volvió en un ascendente dragón de llamas carmesí. Con cada caída de su espada colosal, llamas salían disparadas en todas direcciones, iluminando poco a poco una gran área en llamas y derritiendo rápidamente la armadura defensiva de todos y cada uno  de los Lagartos Blindados….

En el tiempo que le tomó por unas pocas docenas de respiros, Yun Che había hecho dos viajes redondos en medio de los Lagartos Blindados y aniquilado a todos los Lagartos Blindados que justo habían aparecido.

“Uf….”

Yun Che puso su espada en el suelo y exhaló un largo suspiro. Después de descansar por un poco, él resueltamente se movió hacia adelante y puso un pie en el territorio de las Bestias Profundo Espíritu.

Subiendo sobre un montículo bajo, siete Lobos Azules Espalda de Hierro con auras despiadadas aparecieron en su línea de visión. El sentido de olfato de estos Lobos Azules Espalda de Hierro era especialmente sensible. El momento en que olfatearon el aroma de un extraño, siete pares de ojos azules básicamente se fijaron en la ubicación de Yun Che al mismo tiempo exacto. Luego, uno a uno, aullaron y se precipitaron maniaticamente.

Siete Lobos Azules Espalda de Hierro con la fuerza de un profundo practicante en el primer nivel del Profundo Reino espíritu…. Esto era indudablemente el más grande alineamiento que Yun Che había enfrentado hasta ahora.

Yun Che no tenía la más mínima intención de dar marcha atrás. Él sacó la espada pesada de su espalda y estaba a punto de ir adelante cuando de pronto, escuchó olas de aullidos de lobos que parecían estar en respuesta. Siguiendo lo cual, unas pocas docenas de sombras azul claro aparecieron desde cada dirección y se precipitaron hacia este lugar.

Todos ellos eran Lobos Azules Espalda de Hierro.

“Mi*rda…” Por un momento, las manos de Yun Che, las cuales estaban agarrando la espada pesada temblaron, y sudor frío fluía por su esplada. Casi sin pensarlo, él se dio la vuelta y huyó… Que broma. Él podía acabar a uno con facilidad, siete aún serían manejables con algo de esfuerzo, y podría incluso resultar herido un poco. Pero él no debería esperar manejar más de diez, y con tantos…. La única acción posible para él era huir…

Inmediatamente saliendo del alcance del territorio de las Bestias Profundo Espíritu, los aullidos de lobos detrás de él lentamente se calmaron. Apoyándose en un áspero y seco árbol, Yun Che se limpió el sudor frío de su frente.

“¿Por qué están las profundas bestias en el Páramo de la Muerte tan concentrados?” Jazmín de repente preguntó.

“He oído que mucho, hace mucho tiempo, este era el territorio de la Profundas Bestias. De lo contrario, esto no habría sido llamado un cielo para las profundas bestias.” Yun Che respondió.

“Profundas Bestias apiñándose, expulsando a los extraños y permaneciendo por un largo tiempo sin dispersarse. Esto definitivamente no es sin razón. Hay un número sumamente grande de profundas bestias en la Cordillera de las Diez Mil Bestias y son extremadamente xenófobas. La razón para esto es obvia; es debido a que el aura del fénix existe en el corazón de esta cordillera. Como profundas bestias, ellos naturalmente temerían y venerarían este tipo de aura de una bestia divina. El aura del fénix se convertirá en una existencia como una firme convicción en sus corazones, y de esa manera, decenas de miles de bestias se reunirán y si cualquier humano pone un pie en su terreno santo, ellos naturalmente harán lo posible por atacar.”

“Pero las profundas bestias aquí en realidad son más de la Cordillera de las Diez Mil Bestias y son locamente anti-foráneas. ¿Podría ser que dentro del corazón de este Páramo de la Muerte, el aura divina de bestias similares al fénix existan?”

Yun Che no tomó las palabras de Jazmín demasiado en serio. Él recuperó su calma, y después de hacer preparativos mentales adecuados, inmediatamente arrastró su espada y se precipitó de vuelta directo en el territorio de las Bestias Profundo Espíritu.

Para entonces, los Lobos Azules Espalda de Hierro ya se habían dispersado. Esta vez, sin esperar a que los Lobos Azules Espalda de Hierro comiencen sus aullidos, él se precipitó en un abrir y cerrar de ojos.

¡Sky Wolf Slash!”

Dentro el arsenal de profundas técnicas de Yun Che, el Sky Wolf Slash consumía más y tenía el mayor poder, así que ello había sido un secreto cuidadosamente guardado. Era una carta de triunfo oculta que solo había demostrado en frente de Ling Jie antes. Con este ataque de su espada, se podría decir que el impulso era suficiente para hacer que los cielos se caigan y la tierra se desgarre. En un momento, un largo barranco de casi sesenta y seis metros apareció desde la tierra firme plana. Cuando el barranco pasó a través, el impacto causó que los seis cuerpos rígidos de los Lobos Azules Espalda de Hierro se dividieran en doce secciones.

En un solo movimiento, casi un tercio de la profunda energía de Yun Che fue consumida, pero él no se retiró. Más bien, se precipitó en medio de los Lobos Azules Espalda de Hierro los cuales se estaban reuniendo rápidamente. Él empuñó la espada pesada enloquecidamente, y junto con olas de aullidos de lobo, el cielo entero se llenó con estrellas sangrientas salpicando….Después de una hora, Yun Che estaba ya a dos kilómetros y medio de distancia de su posición original. Se sentó en el suelo y con cuidado roció el polvo medicinal en las heridas grandes y pequeñas en su cuerpo. La más larga se extendía desde su pecho izquierdo todo el camino hasta su costilla derecha, que era bastante profunda para ver el hueso.

Y detrás de él, unas pocas docenas de cadáveres de Lobos Azules Espalda de Hierro estaban esparcidos uniformemente dentro de los dos kilómetros y medio; cada cadáver de lobo estaba completamente triturado.

Después de rociar el polvo medicinal, Yun Che se sentó en el suelo y cerró sus ojos. El Gran Camino del Buda funcionó y a simple vista, las heridas en su cuerpo se curaban extremadamente rápido.

Él sabía claramente en su corazón que el área en donde estaba actualmente, era ya el mayor punto que podía alcanzar. Si él continuaba hacia adelante y se topaba con una manada de profundas bestias cuya fuerza estaba por encima del segundo nivel del Profundo Reino Espíritu, la única cosa que podía hacer era correr.

Después que sus heridas tomaron un giro para mejor, más aullidos de lobo sonaban cerca de Yun Che. Yun Che abrió sus ojos, y sin siquiera cambiar sus ropas, inmediatamente jaló la ropa andrajosa en su cuerpo, agarró su espada pesada, y miró fríamente a la docena o más de Lobos Azules Espalda de Hierro los cuales ya habían aparecido de nuevo de la nada.

Uno solo de Lobos Azules Espalda de Hierro Azul no daba miedo, lo que daba miedo era una manada de ellos atacando o una corriente interminable de ellos.

Dos días y dos noches pasaron y Yun Che habían peleado aquí en espacios cerrados por dos días y noches. Innumerables Lobos Azules Espalda de Hierro habían muerto bajo su espada, pero era casi como si el número de Lobos Azules Espalda de Hierro aquí fuera interminable. Cada vez que terminaba matando a todos los lobos azules y se sentaba para tratar sus heridas, otra manada grande de Lobos Azules Espalda de Hierro aparecería delante de él dentro de un cuarto de hora.

Dentro de estos dos días y dos noches, bajo la emoción constante de los enfrentamientos mano a mano, bajo la presión de la medicación, la profunda fuerza de Yun Che se volvió cada vez más estable.

Justo cuando Yun Che estaba a punto de considerar ir más lejos, el grito resonante de un halcón vino desde encima de los cielos.

Yun Che subconscientemente alzó su cabeza. Encima de los cielos hacia el Este, un gran halcón muy negro estaba volando a una altitud baja. Incluso con tal distancia grande entre ellos, Yun Che podía ver claramente la forma aguda de los ojos del halcón así como la luz fría invernal reflejada en sus garras.

Pero este gran halcón, no era una nueva vista para Yun Che, quien gritó su nombre…..“¡Feroz Halcón de Tormenta!”

Debido a que la Secta Rama de la Secta Xiao de Ciudad Luna Nueva había estado criando un Feroz Halcón de Tormenta. Fue cuando Xiao Zaihe montaba ese Feroz Halcón de Tormenta aquel día para darle caza a Lan Xueruo y a él quienes están encima del Águila de Nieve Gigante el cual al final los forzó a caer en la Cordillera de las Diez Mil Bestias.

Entre las profundas bestias, la fuerza del Feroz Halcón Tormenta era comparable al de un practicante en el segundo nivel del Profundo Reino Espíritu. Sin embargo, su aspecto más fuerte no era su naturaleza agresiva, sino más bien sus dominantes habilidades aéreas. Si es su velocidad de vuelo o altitud, ninguna otra criatura podría ganarle incluso en el dominio Profundo Espíritu, o incluso los dominios Profundo Tierra y Cielo.

Cuando Yun Che había descubierto al Feroz Halcón de Tormenta, él estaba planeando, estaba planeando lentamente. Sin embargo, justo cuando estaba volando encima de Yun Che, su cuerpo gigantesco de repente se inclinó y cayó abruptamente así como dos garras aterradoras que venían arañando directamente hacia él.

Yun Che no pensó que en realidad de repente lo atacaría, y respondió en un instante. Él levantó la espada pesada y envió una ola feroz de energía de espada abalanzándose hacia él……

Sin embargo, justo cuando él estaba balanceando su espada, de pronto se dio cuenta que estas dos garras que pertenecían al Feroz Halcón de Tormenta parecían no estar dirigidas a él, sino al área a su izquierda. Su mirada se ladeó a la izquierda y vio el cadáver de un Lobos Azules Espalda de Hierro que chorreaba con sangre fresca. Inmediatamente, él entendió. ¡Lo que él pretendía agarrar era el cadáver del Lobos Azules Espalda de Hierro!

Pero la espada pesada de Yun Che ya estaba elevada en el aire y él era incapaz de retirarla. Ello impactó sin piedad sobre el cuerpo del Feroz Halcón de Tormenta y le hizo dar vuelta en el aire por unas pocas revoluciones… Mientras que también inmediata y absolutamente atraía su hostilidad.

El Feroz Halcón de Tormenta dio un largo grito que estaba rebosando con indignación conforme fijaba sus ojos de halcón en Yun Che. El aleteo de ambas de sus alas dio el crecimiento a un torbellino que envolvió completamente a Yun Che conforme él también personalmente descendía en picada como rayo con sus garras dirigidas a su pecho.

Las cuchillas de viento que venían directamente hacia él cortaron muchos cortes profundos en las ropas de Yun Che, pero fueron incapaces de dañar su cuerpo. Yun Che tampoco esquivó ni trató de esquivarlo y recibió el torbellino con un golpe explosivo de su espada…. Sin embargo, como antes, él subestimo la velocidad del Feroz Halcón de Tormenta, y esto estaba en adición a la sofocación de la tormenta. Cuando este golpe explotó, las garras del Feroz Halcón de Tormenta ya estaban cerca a su pecho. Las garras brillantes ya habían incluso perforado en sus ropas…

¡¡¡Bang!!!

La Espada Colosal del Overlord fuertemente se estrelló en el gran cuerpo del Feroz Halcón de Tormenta; el golpe provocó que él gritara en agonía. Fue mandado a volar mientras daba volteretas en el aire con inmensa velocidad, y fue solamente después de dar volteretas por unas pocas decenas de círculos y casi golpeando el suelo que él apenas logró estabilizar su cuerpo en levitación.

Este golpe vicioso fue suficiente para infundir miedo en el corazón del Feroz Halcón de Tormenta. Después de contonearse en el aire por un largo tiempo, él finalmente recuperó su equilibrio y voló lejos en la distancia, no atreviéndose atacar a Yun Che de nuevo.

“Mmm, supongo que eres inteligente, de otra manera sería forzado a dejarte probar algo de fuego.” Yun Che jaló la ropa en su pecho. Mirando a las cuatro marcas de garras del halcón que habían perforado los agujeros, él exclamó en su corazón acerca de cuán peligroso había sido.

Las ropas en él ya estaban extremadamente andrajosas, y también salpicado con demasiada sangre de lobo. El olor también picaba su nariz un poco, y él era simplemente incapaz de seguir vistiéndolas. Por lo tanto, él rápidamente se quitó las ropas andrajosas en su cuerpo y se puso ropas nuevas…

El momento en que terminó de cambiar sus ropas, su expresión cambió ligeramente. Tan rápido como un rayo, él estiró su mano para comprobar su propio cuello, y de repente, su expresión se volvió mucho peor.

Esto era debido a que el colgante que él siempre había estado llevando desde joven, en realidad había desaparecido.

Bookmark(0)
ATG Capitulo 173 Exterminación del Grupo
ATG Capitulo 175 Dragones de la Inundación