ATG Capitulo 170 Páramo de la Muerte

Capitulo 170 : Páramo de la Muerte

Yun Che escogió al azar una posada para hospedarse, pero no fue a dormir. Más bien, se sentó en la cama y colocó la última Píldora Sangre de Dragón en su boca.

Durante su viaje desde la Ciudad Imperial Viento Azul hasta aquí, él ya había ingerido dos Píldoras Sangre de Dragón. El refinamiento y la absorción de cada píldora toman alrededor de un día o dos, pero con la protección de Pequeña Hada desde las sombras, él no tenía nada de qué preocuparse.

El momento en que la Píldora Sangre de Dragón entró en su cuerpo, fue como si una bola de fuego hubiera explotado de pronto dentro de su cuerpo. El rostro de Yun Che se enrojeció, y su cuerpo empezó a estremecerse. Pero bajo la operación del Gran Camino del Buda, esta reacción ni siquiera duró medio cuarto de hora antes de que su expresión se recuperara y su disposición se estabilizara.

Por supuesto, cuatro gotas de sangre del Dragón de Llamas Profundo Emperador no podían posiblemente compararse a la sangre del Fénix mítico. Sin embargo, cuando la sangre de Dragón de Llamas entra en el cuerpo, era mucho más peligrosa que la sangre del Fénix. Esto era debido a que la sangre de Fénix únicamente se mezclaría en los vasos sanguíneos de una persona, y se convertiría en una parte de los vasos sanguíneos dentro del cuerpo, en lugar de ser eliminado… Con las capacidades de Yun Che, sería absolutamente imposible destruir completamente la sangre del Fénix .Pero con la sangre del Dragón de Llamas, la situación era diferente. Tenía que ser refinada, y el poder captado dentro tenía que ser transformado en el del propio Yun Che. Después de la refinación, desaparecería para siempre. Este proceso era mucho más difícil y peligroso que la fusión de la sangre del Fénix. Por lo tanto, Yun Che primero debe integrarlo en un píldora medicinal, haciéndolo más suave, antes de atreverse a refinarlo.

Una ola de auroras de hielo iban a la deriva y Pequeña Hada apareció silenciosamente en frente de Yun Che. Observando su expresión tranquila, una expresión complicada destelló en sus ojos. Ella había examinado personalmente la Píldora Sangre de Dragón antes; ello contenía sangre pura del Dragón Profundo Emperador, y por lo menos cuatro gotas de él. A pesar de que había sido asimilado en una píldora medicinal, y la energía contenida dentro la sangre del dragón se volvió mucho más suave, uno debe al menos tener una profunda fuerza en el Profundo Reino Espíritu a fin de refinarlo; si alguien en el Profundo Reino Verdad intentaba consumirlo enérgicamente, estaría acompañado por gran peligro.

Sin embargo, Yun Che había tomado tres Píldoras Sangre de Dragón consecutivamente, y cada refinamiento había sido incomparablemente exitoso. Entre estos, ni una sola ocasión había estado con demasiado dolor o forcejeo, y todo el proceso fue tranquilo y seguido con éxito; esto causó que el asombro golpee su corazón.

Cuando Yun Che acabó, ya era la mañana del tercer día. Sin embargo, después de abrir sus ojos, en lugar de sentirse hambriento, él solo se sentía ligero y refrescado. Después del refinamiento de las tres Píldoras Sangre de Dragón, su profunda fuerza ya había aumentado al pico del cuarto nivel del Profundo Reino Verdad, y él estaba a solo medio paso de romper en el quinto nivel. Los beneficios que estas tres Píldoras Sangre de Dragón le trajeron no eran solo un aumento en la profunda fuerza, sino también un fortalecimiento sustancial de su cuerpo y meridianos.

Con la ayuda de una Píldora Transformante del Dragón de Escamas Doradas y tres Píldoras Sangre de Dragón, la profunda energía de Yun Che había aumentado por dos niveles continuamente dentro del lapso de medio mes. Sin embargo, aunque extraer el apoyo de las píldoras medicinales era el método más rápido, era también una gran práctica abusiva, debido a que ello hace su profunda fuerza insegura. Después de todo, este repentino aumento de dos niveles enteros en la profunda fuerza no era debido a la práctica regular. Para lograr estabilidad, una gran cantidad de combate era requerido.

Yun Che salió de la habitación de huéspedes y compró raciones suficientes. Cuando el propietario de la posada vio el anillo espacial púrpura en su dedo, dudó por un tiempo, pero reunió el coraje suficiente para preguntar despacio: “Joven, ¿eres también un practicante que va a entrenar en el Páramo de la Muerte?”

“Sí,” Yun Che vio que los ojos del tendero contemplaban gentileza, “¿no estoy seguro si el propietario tiene algún consejo para mí?”

“Jeje,” El propietario lo tanteó, y elogió, “ya poseyendo la profunda fuerza del Profundo Reino Verdad a tal joven edad, es realmente impresionante. Déjame adivinar, ¿debes ser de algún gran clan, o tal vez el discípulo genio de una gran secta? Y a partir de tu atuendo, así como también el anillo espacial púrpura en tu dedo, no eres alguien que carece de dinero tampoco, así que ciertamente no estás aquí para buscar tesoro por dinero.”

Yun Che lanzó una mirada al anillo espacial púrpura en su dedo, pero no dijo una palabra. Con la Perla de Veneno del Cielo dentro de su cuerpo, él absolutamente no tenía ninguna necesidad de anillos espaciales. Él solo se había puesto este anillo espacial púrpura que había tomado de la mano de Feng Baiyi para engañar a los ojos de los demás.

“Pero…” El propietario tomó un vistazo a la gente alrededor, y disminuyó su voz, diciendo: “Entre aquellos que vienen al Páramo de la Muerte, hay sinvergüenzas mezclados con la gente honesta. Algunos de ellos vienen por el entrenamiento, y otros vienen por el dinero. No solo matan profundas bestias para su propio beneficio, ellos también matan a los practicantes que entran en el Páramo de la Muerte. El anillo espacial púrpura en tu dedo es demasiado llamativo, atraerás fácilmente la atención de los demás. Además de eso, eres joven y viajas solo, así que es simplemente demasiado peligroso. Te sugiero quitarte ese anillo, llevar una bolsa andrajosa, y vestir más normalmente. Al menos de esta manera, no llamarás la atención de aquellos que son codiciosos.”

Las palabras del propietario causaron que Yun Che asienta con su cabeza y diga con gratitud, “lo tengo, gracias por el recordatorio.”

“También, aunque tu profunda fuerza no es débil, la fuerza y números de las profundas bestias en el Páramo de la Muerte exceden por mucho tu imaginación. En los cincuenta kilómetros circundantes, es todo de Bestias Profundo Verdad y Bestias Profundo Naciente. Más allá de los cincuenta kilómetros, Bestias Profundo Espíritu también aparecerán con frecuencia. Entre más lejos recorras, mayor será la fuerza de la profunda bestia. Aunque esta distribución de profundas bestias es distinta, definitivamente no es absoluta; dentro de los cincuenta kilómetros, bestias Profundo Espíritu a menudo aparecerán también. Por lo tanto, mi consejo para ti es no ir más allá de veinticinco kilómetros. El entrenamiento es para que mejores tú mismo, así que no debes arrojar tu vida en la ecuación. *Suspiro*, hay muchos practicantes que sobrestimaron sus capacidades y nunca han regresado del Páramo de la Muerte.”

“Esté tranquilo, intentaré mi mejor esfuerzo.

Yun Che le agradeció al propietario, salió de la posada, y caminó hacia el Páramo. Todo el camino, él atrajo muchas miradas de los demás―A causa de la espada colosal atada a su espalda. Como el emperador entre las miles de armas, las espadas eran utilizadas por un gran número de practicantes, y aquellos que viajaban con sus espadas atadas a sus espaldas no eran pocos tampoco. Sin embargo, ahí realmente no eran muchos los que llevaban semejante espada grande.

Media hora después, Yun Che oficialmente entró al área del Páramo de la Muerte.

Páramo, una tierra que se dejada crecer salvaje. Aquí, el sonido desolado del viento posee pizcas siniestras y misteriosas. Los aullidos continuos que vienen de las profundas bestias en la distancia hacen que el corazón de uno palpite. Desde lejos, el páramo entero se extiende con hierba seca marchita; terreno escabroso, y el límite no se podía ver con solo una mirada. Las siluetas de los practicantes reuniéndose en grupos podían ser débilmente vistos. Había muy pocos que venían solos como Yun Che; al menos, en el área dentro de su línea de visión, únicamente estaba él solo.

En frente de él, una ola de auroras de hielo flotaban y el cuerpo parecido al de un inmortal de Pequeña Hada flotó abajo desde arriba para aterrizar en frente de Yun Che, y preguntó fríamente:

“¿Quieres quedarte aquí por el próximo medio año?”

“¡Correcto!” Yun Che asintió: “No hay mejor lugar de entrenamiento que este. También quiero saber cuán profundo puedo aventurarme en este lugar de muerte que causa que las expresiones de todos cambie en el momento que es mencionado.”

Él miró a Pequeña Hada y de pronto dijo: “Pequeña Hada, ¿no estás dispuesta a seguirme dentro?”

“En efecto, no deseo poner un pie en esta clase de lugar. Pero ya que he acordado protegerte por tres meses, definitivamente lo haré. No iré tan lejos como para dejar que tú, un menor, pierda la fe en mi.

Su voz suave, clara y frío cayó y Pequeña Hada ya estaba a flote. En un abrir y cerrar de ojos, ella había desaparecido de la línea de vista de Yun Che.

“Menor…” Yun Che se frotó la esquina de su boca, sin habla. “Este hermano menor, ¿estás solo?”

Detrás de Yun Che, una voz un tanto inquieta vino. Yun Che se dio la vuelta y vio un grupo pequeño de una docena o más de personas mirándolo. El que habló era precisamente el que los estaba liderando. Estas diez o más personas eran muy jóvenes; el más grande tenía solo veinticuatro o veinticinco años. Su profunda fuerza variaba desde las últimas etapas del Profundo Reino Naciente a las etapas iniciales del Profundo Reino Verdad. Hay rostros que revelaban expresiones simultáneas de emoción y nerviosismo. Era obvio que era su primera vez entrando en el Páramo de la Muerte.

Viendo a Yun Che darse la vuelta, la persona que había gritado dijo: “Si estás por tu cuenta, ¿por qué no te nos unes? Cuando hay muchos juntos, sea enfrentando a las profundas bestias u hombres perversos, podemos confiar el uno en el otro. Será mucho más seguro. Si conseguimos algunos preciosos tesoros, también será dividido igualmente con absoluta predisposición.”

La razón por la que ellos estaban invitando a Yun Che tan extensivamente era obviamente debido a que la profunda fuerza de Yun Che estaba en el cuarto nivel del Profundo Reino Verdad. Yun Che se dio la vuelta y dijo con indiferencia: “No hay necesidad.”

En eso, él comenzó a caminar hacia adelante por su cuenta, moviéndose hacia las profundidades del Páramo.

“Tch, él en realidad se atreve a entrar en el Páramo de la Muerte por sí mismo, con razón muchos mueren allí dentro cada año.” Dentro del grupo, un joven con una espada larga atada a su espalda habló bajo.

“Él parece ser a lo mucho de diecisiete o dieciocho años, pero en realidad ha alcanzado el cuarto nivel del Profundo Reino Verdad. Él debe ser alguien de alguna gran secta, ¿eh?”

“¡Así que, qué si él es de una gran secta!” En este Páramo de la Muerte, las profundas bestias y hombres perversos lo matarán sin preocuparse de dónde nació. Entre más él haya nacido en una gran familia o en alguna gran secta, cuanto más él probablemente estará llevando grandes cantidades de profundas monedas, medicina, armas preciosas y similares, así que probablemente atrapará la atención de esos hombres perversos… Apuesto que él no durará hasta el ocaso.”

“Bien, no hay necesidad de preocuparnos sobre los asuntos de los demás. Ya hemos hecho todos los preparativos necesarios; después de que reunamos veinte personas, nos pondremos en camino.”

A medida que Yun Che avanzaba hacia adelante, él se encontró tres grupos en sucesión que querían invitarlo en sus grupos de aventureros; uno de los cuales era incluso una tropa mercenaria de pequeña escala, pero él las rechazó todas.

Siguiendo hacia adelante un kilómetro y medio, todo estaba todavía en una calma letal. Después de un kilómetro y medio, Yun Che, que todavía estaba caminando, de pronto detuvo sus pisadas a medida que su mirada se desplazó a la derecha. En este momento, detrás de la roca negra en su derecha, la cual era tan alta como dos personas altas, una sombra gris salió corriendo, acompañado por un aullido brutal. Se arrojó a él, conforme sus afiladas garras horrorosas emitían una luz fría.

Sorprendentemente, solo era una profunda bestia de nivel bajo― Lobo Salvaje. “¡Estás buscando la muerte!”

Yun Che se quedó inmóvil en su lugar original. A medida que el Lobo Salvaje venía saltando al ataque sobre él, él extendió su brazo derecho abruptamente, barriendo la palma de su mano en la cabeza del Lobo Salvaje. Con solo el sonido de un simple ’snap’, el cuello del Lobo Salvaje fue aplastado al instante. Después de ser enviado a volar lejos con una bofetada en medio de chillidos espeluznantes, su cuerpo entero se crispó violentamente, y luego se quedó inmóvil.

Detrás de la roca negra, otro Lobo Salvaje que estaba a punto de arrojarse hacia él parecía estar intimidado ya que dio un paso atrás en temor y todos los pelos en su cuerpo se erizaron como agujas. Inmediatamente, alzó su cabeza alto para aullar, estirando el cuello en un aullido prolongado. Inmediatamente, aullidos venían de todos los sentidos y no mucho después, alrededor de una decena de Lobos Salvajes vinieron corriendo desde todas las direcciones, saltando directamente a Yun Che.

La expresión de Yun Che no cambió. Más bien, él permitió que estos Lobos Salvajes vengan a toda velocidad hacia él. Después de lo cual, sus extremidades se balancearon simultáneamente a medida que el fuego del fénix danzaba en el aire. Cada vez que estos Lobos Salvajes entraban en contacto con su puño, pie o Llama del Fénix, todos ellos perecían en un instante. Por un momento, los cadáveres de los lobos volaron en todas direcciones, y las olas de gritos amargos resonaban continuamente. Dentro de unos pocos alientos de tiempo, una docena o más de lobos cayeron desordenadamente alrededor de Yun Che, convirtiéndose en todos tipos de cadáveres deformados y destrozados.

“Demasiado débil, es imposible conseguir alguna experiencia desde este tipo de lugar. Solo estoy desperdiciando mi tiempo.”

Yun Che golpeó el reverso de su mano. Mirando fijamente el bosque oscuro por delante, él aceleró sus pasos y se precipitó en las profundidades del Páramo de la Muerte.

ATG Capitulo 169 Batalla Decidida
ATG Capitulo 171 Lobo Azul Espalda de Hierro