ATG Capitulo 165 ¡Asesinato Inverso!

Capitulo 165 : ¡Asesinato Inverso!

El mundo era grande. Entre más gente uno se encuentre, entre más lugares uno visite, y entre más probablemente uno sentiría cuán pequeño es en realidad. De Ciudad Nube Flotante, a Ciudad Luna Nueva, a la Ciudad Imperial Viento Azul, y a la Villa Espada Celestial; el concepto de genio había sido redefinido una y otra vez en la mente de Yun Che. Hoy, sin ninguna preparación, él entró en contacto con el verdadero individuo número uno de la generación más joven del Imperio Viento Azul. Él era culto, refinado, y no poseía arrogancia ni defecto.

Si semejante hombre fuera a convertirse en un enemigo, no cabe duda que, él sería mucho más aterrador que aquellos que eran altaneros y dominantes.

Yun Che se pasó toda la tarde atendiendo sus heridas, y el cielo ya se había oscurecido por el momento que dejó el Palacio Imperial. A causa del espantoso parásito afectando a Cang Wanhe, Lan Xueruo estaba inmensamente preocupada. Así que, Yun Che no le permitió despedirlo, y él salió del Palacio Imperial por sí mismo a medida que se dirigía al Palacio Profundo Viento Azul.

Tarde en la noche, ya no había muchos peatones en las calles de la Ciudad Imperial. La herida interna que Yun Che había recibido de los ataques de Ling Jie no era ligera, y aunque poseía el Gran Camino del Buda, no era una herida que se podría curar por completo en una sola tarde. Por lo tanto, él no utilizó su profunda energía, sino en cambio se tomó su tiempo para caminar. Cuando estaba a medio camino de su destino, de pronto hizo un giro y caminó relajado hacia el Este.

Yun Che solamente se detuvo cuando llegó a un campo abierto donde no había signos de la gente en el área alrededor. Él miró fijamente adelante, y dijo ligeramente: “Sal.”

Después de que dijo eso, sus alrededores de inmediato se calmaron. Solo después de un largo rato escuchó un bufido frío detrás de él. Acompañándolo, fueron los claros sonidos de pisadas.

Yun Che giró y vio a un joven vestido enteramente de negro. Él tenía una figura alta, y parecía ser alrededor de la edad de veinte. Sus ojos estaban borrosos, y la forma en que él estaba mirando a Yun Che era sombría, como si estuviera mirando a un cadáver.

El aura de la profunda energía emitida desde su cuerpo era muy rica, y superaba en gran medida a Yun Che… ¡Incluso superaba a Murong Yi, que estaba en el noveno nivel del Profundo Reino Verdad!

El rostro de Yun Che no mostró ninguna pizca de temor. Con los brazos cruzados, él fríamente río: “Hay todavía uno más de ustedes, ¿no está ahí? Revélate tú mismo también. ¿Qué? ¿Ni siquiera tienes las agallas para revelarte tú mismo aquí después de seguirme por tanto tiempo?”

“¡Jajajaja!” En el momento que Yun Che terminó su oración, una risa enloquecida resonó en el aire. Justo después, un joven vestido de blanco lentamente salió desde detrás de un árbol. Ese joven en particular era Feng Baiyi.

“Yun Che, aún estaba teniendo problemas antes sobre encontrar un lugar para matarte sin dejar ningún rastro. No esperaba que en realidad encontrarías tal buena tumba para ti mismo. ¿Debo llamarte idiota, o tonto?”

“¿Tumba?” Yun Che sonrió débilmente conforme miraba a Feng Baiyi y al joven de negro. “Eso es correcto, esto es en efecto un buen lugar para una tumba. Pero no la encontré para mí mismo, más bien, es para ustedes.”

La expresión de Feng Baiyi se hundió, y rió fríamente, “la muerte está a la mano, sin embargo, todavía te atreves a pronunciar tales palabras presumidas. Bueno, que así sea. No hay necesidad de decirle nada más a una persona muerta de todos modos; ¡Xuelang, mátalo!

¿Xuelang? Cuando Yun Che escuchó este nombre, lo recordó al instante… ¡Era un nombre listado en la Profunda Clasificación Celestial del Palacio Interior, y esa persona estaba clasificado séptimo! La profunda fuerza que poseía estaba en el pico del décimo nivel del Profundo Reino Verdad.

El momento en el que Feng Baiyi dio la instrucción, una espada delgada cubierta enteramente en rojo apareció en la mano de Xuelang a medida que su figura se disparó de forma explosiva. Bajo el cielo de la noche, una tenue sombra negra se extendió a través del campo. Su hoja roja cortó a través de la noche como una serpiente venenosa, y fue empujada hacia la garganta de Yun Che.

¡Los ataques de Xuelang eran limpios y definidos: sus movimientos y la velocidad de su espada eran extremadamente rápidos, como si fuera una corriente de luz!

Intento asesino destelló a través de los ojos de Yun Che. Con la Sombra Rota del Dios de la Estrella activada, él empujó su cuerpo en el aire, causando que el ataque a la velocidad del rayo de Xuelang golpee el aire. Mientras estaba en el aire, el cuerpo de Yun Che se tensó, y un dolor penetrante surgió de su pecho.

Cuando usó su profunda energía, él momentáneamente agitó su herida interna, la cual aún tenía que cicatrizar completamente.

Tengo que terminar esta batalla rápido… Yun Che sujetó su pecho por un poco. Con un agitar de sus manos, la Espada Colosal del Overlord apareció en sus manos dentro de un destello fugaz de luz oscura y llamas rojas carmesí del fénix de repente empezaron a envolver su cuerpo también.

En el momento que se dio cuenta que su ataque había fallado, Xuelang cambió de dirección con la velocidad del rayo. Levantando su espada roja, él la empujó hacia Yun Che, que estaba descendiendo de los cielos.

“Muere… ¡Danza Empírea del Ala del Fénix!”

Llamas frías destellaron a través de los ojos de Yun Che. Las llamas fénix alrededor de su cuerpo ascendieron y un par de alas ardientes del fénix aparecieron en su espalda, provocando una ola de calor espantosa, conforme Yun Che descendía hacia Xuelang.

Xuelang especializado en la velocidad, sea sus movimientos o la velocidad de su espada, ambos eran tan rápidos como un corriente de luz. Pero justo en frente de él, Yun Che, que estaba inicialmente todavía cerca de una docena de metros lejos de él, de pronto había aparecido justo ante él. La velocidad aterradora que mostró fue comparable a la de un meteorito cayendo. Él fue completamente incapaz de reaccionar a tiempo, y lo que es más, fue que el impacto el cual lo golpeó de frente, fue bastante aterrador para causarle palidecer del susto.

En el momento siguiente, solamente una explosión se pudo oír. Una gran bola de fuego explotó entre Yun Che y Xuelang, dispersando instantáneamente la imagen residual de la espada roja. Incluso su espada roja se rompió en tres pedazos, como si fuera metal de chatarra. El impulso de la espada pesada de Yun Che no disminuyó a medida que sin piedad se estrelló en la cintura de Xuelang.

¡¡¡Bang!!!

La profunda energía protectora de Xuelang, bajo el poder combinado de la espada pesada y la energía de las llamas fénix, se rompió como un pedazo de papel residual. A media que gritaba, sus costillas y vértebras se rompían en pedazos, y su persona entera salió volando como un saco

roto. El charco grande de sangre y los órganos internos los cuales se esparcieron a través del cielo de la noche se separaron en dos partes, cayendo sobre el suelo en frente de Feng Baiyi, uno tras otro.

“Qu… ¿¡Qué!?”

Feng Baiyi dio dos pasos hacia atrás. Mirando al cadáver destrozado sobre el suelo, él perdió su arrogante desprecio inicial; ello fue reemplazado por una expresión horrorizada.

Cuando Murong Yi perdió ante Yun Che, Feng Baiyi firmemente creyó que fue a causa de la complacencia y la subestimación de Murong Yi por su enemigo. Él incluso le dio a Murong Yi un análisis bien ordenado sobre las razones de su fracaso. Él estaba todavía más confiado que, si él fuese a intercambiar golpes con Yun Che, sería capaz de matarlo dentro de diez movimientos… Y en cuanto a la razón de por qué trajo consigo a Xuelang, era principalmente debido a que no quería hacer la hazaña él mismo y dejar cualquier forma de evidencia. Al mismo tiempo, era para proveer otro nivel de garantía de la muerte de Yun Che.

En el asesinato de hoy, él había pensado en muchas situaciones posibles, las cuales incluso incluían a Yun Che escapando por trucos y medios únicos. ¡Pero lo que no pensó, era que Xuelang, que era un nivel más fuerte que Murong Yi, en realidad sería horrendamente asesinado por Yun Che con un solo golpe!

“¡Feng Baiyi, es tu turno!” Yun Che dijo fríamente. Con su espada apuntado a Feng Baiyi, él caminó lentamente hacia él. Antes, cuando activó la Danza Empírea del Ala del Fénix, su herida interna se agravó ligeramente, y estaba actualmente en un dolor insoportable. Sin embargo, su rostro estaba todavía tan tranquilo como siempre… ¡A pesar de que su herida interna se había agravado, todavía era suficiente para él matar a Feng Baiyi!

“Yun Che, crees que… ¿¡Eres capaz de matarme!?” Aunque Feng Baiyi era aún tan arrogante como antes, su rostro evidentemente palideció, y su voz comenzó a temblar. El rango de Xuelang en la Profunda Clasificación Celestial era casi treinta rangos más alto que el suyo, pero él todavía fue desmembrado por Yun Che con un solo golpe. ¿Cómo podría él no sentirse asustado?

Observando a Yun Che acercarse lentamente, Feng Bai de repente rugió. Él agarró una lanza larga de color verde con ambas manos, y una tormenta de viento enardecida se arremolinó alrededor de la lanza conforme la barría hacia el cuello de Yun Che.

“¡Dragón Azul que Revuelve el Mar!”

Como Murong Yi, Feng Baiyi también entrenaba en el ‘Arte de Lanza del Dragón Azul’. En aquel entonces, cuando Yun Che intercambió golpes con Murong Yi, Yun Che había sufrido una pequeña herida de este mismo ataque.

Enfrentando este ataque de lanza que era incluso más fuerte que el de Murong Yi, Yun Che sonrió fríamente. En aquel entonces, la razón de por qué había sufrido una herida de este ataque, fue principalmente debido a que Murong Yi había hecho un ataque sorpresa, y Yun Che no tenía un arma para bloquearlo. Pero actualmente, con su espada pesada en la mano, ¿cómo podría un ataque de este nivel preocuparle?

“¡Piérdete!”

Sin siquiera preocuparse por el ataque de Feng Baiyi, sin siquiera utilizar alguna profunda habilidad, Yun Che siguió caminando hacia él, conforme balanceaba su espada. Esta cortada horizontal demasiado simple de su espada provocó una poderosa tormenta de viento la cual era mucho más fuerte que el ‘Dragón Azul que Revuelve el Mar’ de Feng Baiyi. Con un ‘bang’, el ataque tormenta de viento de Feng Baiyi se dispersó brutalmente.

Feng Baiyi estaba desconcertado… Ese momento en el que Yun Che balanceó su espada, él finalmente, comprendió plenamente el terror que era conocido como Yun Che. Al mismo tiempo, comprendió por qué Murong Yi y Xuelang podían sufrir tales derrotas miserables bajo su espada pesada. Esto era debido a que la ola de aire provocada por un vaivén de su espada era tan fuerte como un oleaje gigantesco, el cual podría envolver su totalidad dentro… No era debido a que Murong Yi o Xuelang no querían esquivar sus balanceos; más bien, bajo la presión aterradora de los oleajes gigantescos, sus cuerpos eran básicamente incapaces de moverse, y aún menos esquivar los balanceos o contraatacar.

Las impresiones de todos de las espadas pesadas eran siempre salvajes y tiránicas, pero cada balanceo de la espada sería pesado y lento. Al mismo tiempo, dejaría grandes aperturas. ¡Pero cada vez que Yun Che balanceaba su espada pesada, era como si él estuviera blandiendo una espada ligera!

El ataque tormenta de viento de Feng Baiyi fue completamente dispersado y una gran fuerza llegó asaltando desde el frente, rompiéndose sin piedad sobre su lanza larga, causando que al instante se doble y vuele fuera de sus manos. Su cuerpo entero sintió como si estuviera siendo aplastado por un mazo pesado a medida que una fuerza violenta penetraba a través de su cuerpo, causando que decenas de sus meridianos se rompan.

“Ah―”

Feng Baiyi gritó conforme su cuerpo volaba una docena de pies y fuertemente se estrelló en el árbol donde se había ocultado antes. El árbol se sacudió por un momento, y las hojas comenzaron a aletear en el suelo.

Feng Baiyi tumbado sobre el suelo tosió un par de bocanadas de sangre. Incluso después de un largo rato, él no podía levantarse.

Las heridas internas de Yun Che se agravaron a otro nivel, y su rostro comenzó a palidecer a medida que una fina línea de sangre chorreaba hacia abajo desde la esquina de su boca. Él no paso más tiempo retrasándose ya que saltó hacia adelante y balanceó su Espada Colosal del Overlord hacia el cuello de Feng Baiyi sin vacilación. Si este ataque fuera realmente a aterrizar, era suficiente para romper a Feng Baiyi en pedazos.

Como la muerte se cernía cerca, el cuerpo de Feng Baiyi se encogió en pánico. Al mismo tiempo, dejó escapar un rugido extremadamente aterrorizado, “¡Tío Fang, date prisa y sálvame!”

En el momento que Feng Baiyi gritó, el rugido ensordecedor de un anciano enojado de repente vino desde el cielo, “¡Joven! ¡No te atrevas a lastimar a mi joven maestro!”

Desde rugido enojado vino una fuerza con el peso de una montaña que se presionaba encima de Yun Che. La solidez de esta fuerza era algo que Yun Che no podía esperar bloquear. Si tuviera que dar otro paso adelante, habría sido molido a polvo por esa fuerza.

Aunque Yun Che se sorprendió, no vaciló a medida que rápidamente usó la Sombra Rota del Dios de la Estrella para retirarse. Usando toda su fuerza para detener su carga frontal, él escapó del área de esa presión, pero aún fue afectado por sus efectos extendidos. Él resopló fríamente conforme saltaba continuamente hacia atrás para una distancia de más de sesenta metros; solamente entonces logró librarse de esa fuerza aterradora.

De pie delante de Feng Baiyi estaba un anciano con una barba gris que estaba vestido de negro. Su aparición permitió que Feng Baiyi, que escapó de la muerte, exhalara un gran suspiro de alivio.

Luego, como si estuviera poseído, él gritó, “Tío Fang, date prisa y mátalo. ¡Matalo!”

Los hogares de Murong Yi y Feng Baiyi tenían relaciones que abarcaban generaciones, de modo que, naturalmente, su historial no era peor que el de Murong Yi. Con tal historial, como el hijo nacido de la primera esposa, su seguridad era naturalmente de suma importancia, por lo tanto, alguien poderoso siempre estaría protegiéndolo desde las sombras. Y este anciano con el apellido Fang, era el guardián de Feng Baiyi. Pero, su papel era solo protegerlo desde las sombras, no escuchar las órdenes de Feng Baiyi; él no interferiría en cualquiera de las acciones o decisiones de Feng Baiyi, sino más bien, aparecería solo cuando Feng Baiyi estuviera en peligro extremo.

Yun Che sujetó su pecho, conforme respiraba con dificultad. En las profundidades de su mente, la voz de Jazmín resonó, “tercer nivel del Profundo Reino Tierra. Él no es alguien contra el que puedas ir.”

Los ojos del anciano enojado miraron a Yun Che, y dijo: “Joven, si hubieras dejado que mi joven maestro se fuera después de herirlo severamente antes, este anciano no habría interferido. ¡Pero tu corazón fue en realidad tan cruel que querías darle el golpe final, así que no culpes a este anciano por tomar tu vida!”

“¡Je! Yun Che rió fríamente. “¿Tomar mi vida? ¡Tú no eres digno!”

ATG Capitulo 164 Carta de Invitación para el Torneo de Clasifiación
ATG Capitulo 166 Fantasía Destruida