ATG Capitulo 120 Rumbo a la Ciudad Imperial Viento Azul

Capitulo 120 : Rumbo a la Ciudad Imperial Viento Azul

Le tomó a Yun Che toda una mañana extinguir por completo la maldición del linaje de todos los miembros del clan fénix. Después de despedirse de todos con Lan Xueruo, ambos montaron el águila gigante de nieve y se fueron a través del cielo. Cada miembro del clan del clan fénix salió a verlos irse, y miraban a los cielos conforme volaban; se quedaron por un largo tiempo, incluso después de que sus siluetas habían desaparecido por completo de su vista.

“Padre, ¿fue el hermano mayor Yun Che realmente enviado por el Dios Fénix para salvarnos?”, Feng Zu’er preguntó inocentemente, conforme miraba al cielo de mala gana.

Feng Baichuan acarició la cabeza de su hijo y lentamente asintió: “Sí. Desde el año que nuestro ancestro cometió un grave error, después de tanta expiación y remordimiento, el Dios Fénix finalmente nos ha perdonado. Sin embargo, tengo un maravilloso sentimiento que un día, nos encontraremos con él de nuevo.”

“¿En serio?” Los ojos de Feng Zu’er y Feng Xian’er se iluminaron y sus rostros se llenaron con anticipo.

“Definitivamente.” Feng Baichuan sonrió. Sin el linaje maldito, su fuerza profunda ya no estaría limitada, y la impresión del fénix en su frente podría ser escondida en cualquier momento así como también la próxima generación ya no necesitaría esconderse en estos peligrosos terrenos profundo en las montañas: “Sin embargo, la próxima vez que lo veamos, tal vez el nivel en el que estará, será lo suficientemente alto para que todos lo admiren. Ese es el por qué, Zu’er, Feng’er, si de verdad quieren verlo de nuevo, deben comenzar a entrenar diligentemente desde ahora. A partir de ahora, no tenemos las aptitudes para pagar su gran bondad, pero después de que ustedes hayan crecido y adquieran la fuerza suficiente, pueden salir de aquí y ayudarlo… Incluso si es la asistencia más minúscula, ello todavía mostrará la gratitud de todo nuestro clan.”

“Mn.” Feng Zu’er y Feng Xian’er asintieron vigorosamente con sus cabezas a medida que sus jóvenes y tiernos rostros se llenaban con determinación.

“Si es desde aquí hasta Ciudad Imperial Viento Azul, ¿cuánto tiempo tomaría?”

“Con la velocidad de Little Snow, si volamos catorce horas al día, llegaríamos en alrededor de diez días más o menos.”

Ciudad Imperial Viento Azul, la capital nacional del Imperio Viento Azul. Ya que él había vivido anteriormente en la Ciudad Nube Flotante, Yun Che nunca había pensado que un día pisaría la Ciudad Imperial Viento Azul. Como la capital del Imperio Viento Azul, el nivel de riqueza de la Ciudad Imperial Viento Azul, poder y fuerza profunda estaban sin duda en la cima del imperio.

El adinerado, el influyente, y los practicantes fuertes que podrían mostrar desprecio a héroes sobresalientes en una ciudad normal, eran reducidos esencialmente a la clase media cuando vienen a la capital nacional.

El cielo lentamente se oscurecía. Después de que el águila gigante de nieve volara continuamente por un largo tiempo, finalmente había encontrado una población que no era considerada demasiado grande, y aterrizó.

“Hola administrador, ¿vende Talismanes de Transmisión de Sonido de Diez Mil Millas aquí?” Lan Xueruo preguntó cortésmente después de caminar dentro de la compañía comercial más grande de la pequeña población.

“Ta… ¿Talismán de Transmisión de Sonido de Diez Mil Millas?” Una oración de Lan Xueruo fue suficiente para asombrar al administrador. Aun cuando lo que Lan Xueruo vestía era bastante ordinario en sus ojos, era difícil ocultar el aura noble oculta en sus huesos. Además con su belleza extrema y preguntando ‘Talismán de Transmisión de Sonido de Diez Mil Millas’ en el momento que abrió su boca, este administrador no se atrevió a desatenderla y cuidadosamente respondió: “Señorita, esta pequeña tienda nuestra ni siquiera tiene Talismanes de Transmisión de Sonido de Mil Millas, y mucho menos uno de diez mil millas. Nunca he visto un Talismán de Transmisión de Sonido de Diez Mil Millas en toda mi vida… Sin embargo tenemos unos pocos de cien millas, ¿cree que se pueda conformar con esos?”

“… No hay necesidad, lamento molestarlo.” Lan Xueruo sacudió su cabeza en una manera un tanto decepcionada. Ella quería transmitir las noticias a ciudad imperial pero eso era un lugar más allá del alcance del Talismán de Transmisión de sonido de Cien Millas.

“Administrador, ¿hay posadas cerca?” Yun Che preguntó.

“Sí, sí.” El administrador asintió con su cabeza y apuntó en la dirección correcta: “Caminen una calle hacia el Norte y allí estará una posada. Es también la única en esta ciudad.”

Yun Che asintió con su cabeza y dijo a Lan Xueruo: “Hermana mayor, hospedémonos en la posada de aquí por un tiempo, Little Snow también necesita descansar.”

Después de caminar por un corto tiempo, Yun Che y Lan Xueruo encontraron la única posada en la ciudad. La hora era también tarde así que la posada también estaba en silencio. Después de caminar dentro, solamente el posadero a solas estaba dormitando en el mostrador bajo la débil luz, él rápidamente abrió sus ojos después de oír gente caminando dentro.

Yun Che fue un paso delante de Lan Xueruo. Caminó al frente del mostrador, cruzó sus brazos contra su pecho, y preguntó: “Posadero, puedo molestarle para preparar dos habitaciones para nosotros.”

El posadero bostezó. Él estaba a punto de abrir su boca para responder cuando una luz púrpura de pronto destelló a través de sus ojos, haciéndole abrir sus ojos tan amplio que eran más grandes que los ojos de vacas.

Porque en la mano derecha de Yun Che que estaba contra su pecho, estaba un dedo índice recto, y entre su dedo medio y el dedo anular estaba una púrpura… ¡¡Una Profunda Moneda Púrpura claramente brillante!!

La somnolencia del posadero inmediatamente desapareció sin un rastro como su saliva casi fluía afuera. Él llevó esta posada por la mitad de su vida, así que cómo podría él todavía no entender. Él inmediatamente adoptó una expresión apurada y respondió: “Estimados huéspedes, estoy verdaderamente apenado, nuestra pequeña posada sólo tiene una habitación de huéspedes disponible.”

“¿Sólo una habitación está disponible?” Yun Che giró su cabeza y le dijo a Lan Xueruo: “Hermana mayor, quieres que encontremos otra posada.”

El posadero inmediatamente puso un rostro decidido y dijo: “Estimados huéspedes, no estoy intentando asustarlos, pero somos la única posada situada en esta pequeña ciudad. Incluso después de dejar nuestra pequeña ciudad, no pueden encontrar un solo lugar para quedarse en una circunferencia de doscientas millas. Mi lugar está usualmente lleno, así que tener una habitación disponible hoy es ya considerado ser una buena suerte. Lo que es más, nuestros estimados huéspedes son un hombre talentoso y una hermosa mujer, una pareja de oro; ustedes dos son prácticamente un pareja hecha en el cielo. Estar juntos en medio de la noche, uno puede ver claramente que ustedes dos son una dulce joven pareja casada. No es una habitación perfecta,

¿por qué ustedes deben necesitar dos habitaciones?”

Yun Che tenía un rostro preocupado conforme miraba a Lan Xueruo y dijo: “Hermana mayor, ¿por qué no nos conformamos con una habitación? Aparte de esto, no parece haber otras opciones.”

Un hombre y mujer a solas… ¿En una habitación? La escena que de repente destelló en la mente de Lan Xueruo al instante hizo a su corazón latir misteriosamente acelerado, y le causó estar un tanto perdida: “P… Pero…”

Antes de que ella terminara de hablar, el posadero había ya exclamado: “¡Bien! Ahora debo llevarlos a la habitación de huéspedes. Nuestra posada puede parecer pequeña, pero garantizo que la limpieza y la comodidad los dejará satisfecho… Por favor, síganme.”

Las palabras de Lan Xueruo fueron directamente bloqueadas. Después de morder sus labios y pensar en lo que el posadero dijo antes, ella sólo pudo asentir.

Un rastro de sonrisa destelló a través de las profundidades de los ojos de Yun Che. Él suavemente pulsó un dedo meñique y la profunda moneda púrpura silenciosamente aterrizó en las manos del posadero. El posadero inmediatamente sonrió con alegría a medida que felizmente caminaba delante de ellos… Su negocio no era malo desde la apertura de esta posada, con un ingreso de una docena de profundas monedas púrpuras al año. El gasto de Yun Che, fue justo el valor neto de un mes entero de ingreso. Él había visto a personas generosas antes, pero era todavía la primera vez en su vida que veía a alguien tan generoso.

Él respetuosamente los llevó a su habitación e incluso intencionalmente los ayudó a cerrar la puerta mientras se retiraba antes de exhalar un suspiro en su corazón: Esta señorita es verdaderamente hermosa más allá de las palabras. Este joven es también rico e imponente, quién sabe de cuál familia influyente salió esta pareja para salir en una visita turística.

La habitación de huéspedes no era considerada ser grande, pero todavía estaba bastante limpia y elegante. Las decoraciones del interior eran simples, la cama era bastante grande que no era problema para que dos personas se acuesten.

Sintiendo el viento por todo un día en la espalda del águila gigante de nieve desde hace mucho los había puesto somnolientos y cansados. Después que Lan Xueruo caminó dentro la habitación, su corazón era como un ciervo atrapado en los faros. Su expresión estaba ligeramente frenética, careciendo completamente de su usual magnánima y suave actitud. Su hermoso rostro también ligeramente se enrojeció como nubes rojas en la mañana, causándole ligeramente perder su usual grandeza y elegancia mientras adquiría la actitud de una joven que pondría a los hombres intoxicados. Yun Che sonrió y dijo: “Hermana mayor, debes estar cansada. Ve y descansa en la cama primero.”

“En… Entonces tú…” Lan Xueruo hizo su mejor esfuerzo para mantener la calma pero su corazón era incapaz de detener su salvaje latido… Él no puede estar pensando de… pensando de…

“Por supuesto estaré durmiendo en el piso. Como un hombre, como puedo dejar que hermana mayor duerma en el suelo.” Yun Che amablemente sonrió con un rostro completamente inofensivo. Después que terminó de decir eso, él entonces caminó a la esquina opuesta de la cama, se sentó en el frío piso, se acostó contra la pared, y dijo: “Hermana mayor puedes dormir a gusto, yo me quedaré aquí y protegeré a hermana mayor.”

El desorden y agitación en el corazón de Lan Xueruo se desvaneció. Lo que lo reemplazó eran olas de corrientes cálidas que circulaban en su corazón. La sonrisa en su rostro era exactamente la misma mirada suave que él le había dado después de caer desde una gran altitud, y cuando se acostó en el suelo con pesadas heridas. Esa fue la primera vez desde que lo veía, y también la primera vez en su vida entera, que su corazón palpitaba con una sensación indescriptible.

El piso aquí no estaba hecho de madera, sino de dura roca fría. Incluso si una manta fuera colocada en el piso, un frío escalofriante todavía podía viajar a través después de un tiempo. Lan Xueruo sacudió su cabeza y dijo: “No hagas eso. El piso es tan frío, cómo puedes coger el sueño. Las heridas en tu cuerpo justo han sanado… Duerme en la cama, yo dormiré en el piso.”

Las palabras de Lan Xueruo dejaron perplejo a Yun Che por un momento. Él firmemente sacudió su cabeza: “¡No lo hagas, no lo hagas! ¡Absolutamente fuera de la cuestión! ¡Cómo podría yo, como un hombre, dejar que hermana mayor duerma en el piso!”

“Está bien, he dormido en el piso antes, así que…”

“¡Eso es diferente!” El rostro de Yun Che todavía estaba llenó con determinación: “Esto no tiene relación a dónde le gusta a la hermana mayor dormir. ¡Este asunto implica la dignidad de nosotros los hombres! Preferiría dejar que hermana mayor me apuñale hasta la muerte que dejarme dormir en la cama mientras una mujer duerme en el piso.”

Después de decir estas palabras, Yun Che murmuró en su corazón: ¿Eh? ¿Por qué estas palabras suenan tan familiares? Por qué sigo sintiendo que he dicho estas palabras a una chica diferente antes…

“Pffft…” La apariencia obstinada de Yun Che mientras gritaba las palabras ‘dignidad de nosotros los hombres’, tranquilamente tocó un punto suave en el corazón de Lan Xueruo, y ella no pudo evitar reír fuerte.

ATG Capitulo 119 Quemando la Maldición
ATG Capitulo 121 Palacio Profundo Viento Azul