ATG Capitulo 118 Loto Demoníaco de la Estrella Abrasadora

Capitulo 118 : Loto Demoníaco de la Estrella Abrasadora

“Muerto… El capitán está muerto… ¡El capitán está muerto!”

Después que los tres Vice Capitanes habían perecido en sucesión, el practicante más fuerte del Grupo Mercenario Demonio Negro, quien era también su jefe, había corrido primero de cobardía y fue entonces fácilmente asesinado por Yun Che en el medio de su escape. Perdiendo su columna vertebral, los Mercenarios Demonio Negro estaban todos estúpidamente asustados conforme sus corazones temblaban de miedo. Mirando al joven de pie al lado del cadáver de Black Demon con un rostro que era tan tranquilo como el agua, todo el espíritu de lucha que habían poseído antes se derritió en interminable pánico y miedo.

En el corto silencio sepulcral, las llamas gradualmente se extinguieron. Con una expresión fría, Yun Che lentamente caminó hacia adelante. Siguiendo sus movimientos, los ojos del Mercenario Demonio Negro más cercano se contrajeron de miedo; él luego dejó escapar un grito a medida que desesperadamente se daba la vuelta para escapar. Sus acciones también inmediatamente despertaron a todos los Mercenarios Demonio Negro de su shock. Todos ellos comenzaron a escapar, uno tras otro atemorizados, y ya no les importaba nada más.

“¿Quieren correr?” Su huida no le dio a Yun Che una sensación de alivio; en cambio, un toque de intento asesino frío como el hielo destelló en sus ojos. Él vertió su energía profunda debajo de sus pies a medida que su cuerpo voló, y atrapó al grupo de Mercenarios Demonio Negro escapando en solo pocas respiraciones de tiempo… Si estos se hubieran Mercenarios Demonio Negro dispersado cuando estaban huyendo, él no tendría ningún medio para hacer nada. Sin embargo, su sucesiva matanza de sus cuatro capitanes hizo que los corazones de estos Mercenarios Demonio Negro dé nacimiento a un enorme temor hacia él, lo cual hizo que todos ellos escaparan inconscientemente en la dirección opuesta de donde él estaba antes. Además, esa dirección, era también la única salida de la montaña trasera.

Detrás del grupo escapando por su vida, Yun Che saltó alto en el aire, al instante se movió horizontalmente con una Sombra Rota Del Dios de la Estrella después de alcanzar el punto más alto, y llegó directamente en encima del grupo. Apuntando su Espada Alma de Tigre hacia abajo, el cuerpo de la espada se encendió con llamas llameantes conforme la impresión dorada del fénix en el centro de sus cejas liberaba un resplandor dorado cegadora.

“Loto… Demoníaco… De la estrella… ¡¡Abrasadora!!”

Durante su baja canto, el cuerpo entero de Che Yun se encendió en llamas, y de repente se estrelló abajo.

¡¡¡BOOOOM!!!!

El cielo cubierto de llamas explotó con un ‘bang’ de donde Yun Che había aterrizado; la energía profunda salvajemente liberada se volvió en capas y capas de llameantes llamas del fénix y se dispersó hacia el exterior, envolviendo instantáneamente un radio de más de sesenta metros en el área circundante, engullendo despiadadamente a todos los Mercenarios Demonio Negro dentro. Mirándolo desde el cielo, era como si un hermoso loto llameante había florecido de repente con Yun Che como su centro. Sin embargo, cada pétalo estaba quemando con la llama letal del fénix.

Innumerables gritos miserables de agonía resonaban desde dentro del enorme loto de fuego. Los gritos eran tan miserables que era como si hubieran venido de las profundidades del noveno nivel del infierno. Pero la Loto Demoníaco de la Estrella Abrasadora no sentía ninguna lástima por los gritos, y continuó a floreciendo sin compasión; capas y capas de llamas titilantes florecían gradualmente en un loto de fuego abrasador más y más grande.

Lan Xueruo, quien estaba de pie muy lejos, se había ya convertido completamente atónita de tanto observar. A pesar de que ella no era muy mayor, ya había visto demasiados expertos, incluyendo algunos fuertes individuos del alto nivel del Profundo Reino Tierra, e incluso algunos maestros del Profundo Reino Cielo. Sin embargo, ella nunca había visto a alguien que pudiera dar semejante vista magnifica usando un arte profundo de atributo fuego, incluyendo al Clan Cielo Abrasador, el cual poseía el arte profundo de atributo fuego más fuerte en el Imperio Viento Azul.

Lo que era incluso más increíble, fue que tal golpe en realidad vino de Yun Che… ¡De las manos de un joven de dieciséis años!

“Derrotar un décimo nivel del Profundo Reino Naciente con el poder del primer nivel del Profundo Reino Naciente… Cruzar un reino entero en el plazo de un mes… Asesinar consecutivamente a cuatro profundos practicantes del Profundo Reino Verdad con el décimo nivel del Profundo Reino Naciente… Mis sentimientos no me engañaban, él es definitivamente al que he estado buscando.” Lan Xueruo débilmente murmuró conforme miraba inexpresivamente hacia adelante.

El loto de fuego ya había florecido a su tamaño más grande, mientras el sonido de los gritos miserables se había vuelto más silencioso. A través de las capas de llamas, Lan Xueruo todavía podía ver figuras rodando desesperadamente en las llamas por sus vidas; ella giró su cabeza alrededor, y su corazón se inundó con profunda renuencia. En este momento, dentro de las llamas, ella vio a Yun Che caminando fuera con pasos pesados mientras arrastraba la Espada Alma de Tigre con una actitud exhausta. Las ropas en su cuerpo ya estaban hechas jirones, y todas las manchas de sangre en su ropa también se habían chamuscado a negro dentro el loto de fuego.

“¡Hermano menor Yun!” Lan Xueruo exclamó conforme se precipitaba apresuradamente. Pero ella detuvo sus pasos justo cuando se acercaba a Yun Che, y momentáneamente se asustó de dar un paso adelante. Fue porque en este momento, era imposible que ella no generara un sentido de infamiliaridad hacia el actual Yun Che…

Ese repentino aumento de poder era en realidad menos importante; cuando él había matado a los tres Vice Capitanes antes, y cuando masacró a estos Mercenarios Demonio Negro, cada uno de sus movimientos fue fatal y sin el más ligero ápice de indulgencia. Y con un solo loto de fuego, otros setenta o más Mercenarios Demonio Negro fueron enviados a sus tumbas… Su expresión no había cambiado en lo absoluto, incluso cuando masacró a más de cien personas en un abrir y cerrar de ojo. Él era claramente solo un joven de dieciséis años, pero él en realidad poseía semejante disposición parecida al de un demonio.

“Hermana mayor, estoy un poco cansado… Sostenme por un momento.” Yun Che caminó hacia adelante con pasos débiles mientras se contoneaba a ritmo constante; su cuerpo cojeó a medida que decía eso y casi colapsó. El Loto Demoníaco de la Estrella Abrasadora era la habilidad de llama del Fénix contenida en la sexta etapa de la [Oda Mundial del Fénix]. Su poder individual era inferior a la Danza Empírea del Ala del Fénix. En cambio, ello tenía una capacidad de incineración extremadamente aterradora de gran escala. La Danza Empírea del Ala del Fénix solamente podía ser usada en el cielo, mientras que el Loto Demoníaco de la Estrella Abrasadora podría ser desatado en cualquier condición y en cualquier lugar. Pero al mismo tiempo, consumía una enorme cantidad de energía. Su energía profunda había sido completamente consumida en este corto periodo de tiempo después de desencadenar dos Danzas Empíreas del Ala del Fénix y un Loto Demoníaco de la Estrella Abrasadora mientras que también permaneciendo en el estado Alma Maligna.

Lan Xueruo rápidamente dio un paso adelante para apoyar a Yun Che. Ella dudó un momento antes de preguntar: “Hermano menor Yun, has… ¿Asesinado a muchísima gente en el pasado?”

Yun Che se quedó silencioso al principio antes de asentir lentamente: “Yo, he matado antes… Mucha, mucha gente, mucho más que lo que puedes imaginar.” Mirando hacia atrás al loto de fuego que se contraía gradualmente, él dijo: “Hermana mayor, ¿crees que soy cruel, por matar a aquellos que ya no estaban tratando de atacarnos y estaban simplemente tratando de correr por sus vidas?”

Lan Xueruo no dijo nada y asintió silenciosamente.

Yun Che miró a Lan Xueruo y dijo: “Hermana mayor, cuando dije que tu naturaleza era demasiado suave y amable anteriormente, no fue un cumplido para hermana mayor, sino una queja…

Hermana mayor debe sentir que estos villanos, más o menos, llevan perversas tendencias; todos ellos son asesinos y las personas que mataban deben ser en su mayoría inocentes que habían asaltado y saqueado. Estos villanos debieron haber muerto antes, e incluso la muerte no puede borrar los crímenes que han cometido. Antes, ellos también nos habían atrapado en el terreno de prueba por más de un mes; si no fuera por el hecho de que acabé la prueba del fénix, no habríamos escapado tan fácilmente. Además, ellos habrían exterminado a todo el clan fénix. Yo matándolos a todos, no es un poco, pasar por la borda.”

Los labios de Lan Xueruo temblaban ligeramente conforme miraba al loto de fuego disminuyendo. Ella preguntó con una voz entrecortada: “Desde una edad muy joven, mi maestro me enseñó a ser benevolente y apacible con la gente, a amar a todos… Ellos en efecto cargaban pecados, pero estaban todavía viviendo la vida. Hace poco, ellos incluso arrojaron sus armas, eligieron escapar, y así ya no presentaban ninguna amenaza para nosotros. Por qué… ¿No pudiste dejarlos ir?”

“Ellos son un grupo de gente extremadamente mala y viciosa. Si los dejo ir hoy, podrían matar a otra gente mañana, y podría incluso ser mucha, mucha gente.” Yun Che resolutamente dijo: “Mientras que si los matamos ahora, podemos en cambio salvar a muchos inocentes. Por supuesto, la gente amable y gente inocente no debe ser asesinada, pero matar a estos malvados no es un pecado. ¡En cambio, incluso estarás salvando a otros! ¡Dejándoles irse es el verdadero pecado!”

Lan Xueruo: “…”

“Hermano menor Yun, realmente lo hiciste… ¡¡Eso es genial, eso es realmente genial!!”

En este momento, Feng Baichuan todavía cargaba al inconsciente Feng Zu’er en sus brazos conforme caminaba con los miembros del Clan Fénix. Cada uno de ellos tenía un rostro lleno de emoción y los ojos llenos con lágrimas cálidas. Ellos fervientemente miraban a Yun Che como si estuvieran mirando a un dios.

Durante el tiempo en que Yun Che había asesinado a Black Demon, la formación de sella de la cueva fue abierta por Feng Baichuan. Lo que vieron después fundió sus mentes y agitó sus emociones. Entre ellos, muchos de los ancianos fueron incapaces de resistir a murmurar: “Este debe ser el emisario que el Dios Fénix envió para salvarnos, el Dios Fénix nunca se olvidó de nosotros…”

Mirando al rostro pálido de Feng Zu’er en los brazos de Feng Baichuan, Yun Che dijo rápidamente: “Lider de Clan Feng, los villanos han sido eliminados por completo. Rápido, traiga a Zu’er y al resto de vuelta a casa y encuentre un poco de agua limpia para consumo. Sin embargo, no les dejes consumir comida en seguida… Ve rápido, estos niños están en una situación peligrosa ahora, podemos hablar sobre las otras cosas después.”

“¡Muy bien!” Feng Baichuan asintió. Con la ayuda de los demás, él se llevó a los niños inconscientes y se apresuró en la dirección de la entrada del valle. Cuando estaban pasando por el lugar donde el loto de fuego estaba quemando, todos ellos de repente detuvieron sus talones, y miraron adelante con rostros llenos de cautela.

A medida que el loto de fuego se extinguía, dos Mercenarios Demonio Negro sentados y paralizados con rostros pálidos aparecieron en su línea de visión. La mayoría de sus ropas ya habían sido quemadas a negro; sus cuerpos también fueron quemados en varios lugares, pero esas eran esencialmente todas quemaduras menores. Ellos estaban en el mismo borde del Loto  Demoníaco de la Estrella Abrasadora hace un tiempo así que ellos en realidad no habían conseguido ser golpeados por el loto de fuego; solo fueron barridos por las secuelas del loto fuego. La razón de por qué ellos todavía estaban sentados en un modo paralizado no era porque habían sido pesadamente heridos, sino porque estaban tan asustados que sus piernas se volvieron gelatina. A medida que observaban a Feng Baichuan y los demás acercándose en su dirección, ellos inmediatamente los miraron con los ojos completamente abiertos y en pánico se retiraron como un pájaro asustado por el simple sonido vibrante de un arco.

“¡Pensar que todavía hay peces que se escaparon de la red!” Yun Che reveló una mirada de asombro antes de colocar rápidamente la Espada Alma de Tigre en la mano de Lan Xueruo y apresuradamente dijo: “Hermana mayor, no tengo energía profunda y ya no puedo hacer nada. ¡Ve rápido y mata a esos dos hombres, no debes dejarlos huir!”

Tomando la Espada Alma de Tigre subconscientemente, Lan Xueruo subconscientemente tomó la Espada Alma de Tigre y en cambio, se quedó allí inmóvil. Después sus ojos parpadearon rápidamente, ella sacudió su cabeza y dijo: “Nunca he matado a nadie antes, y no quiero matar a nadie. Ya que fueron capaces de sobrevivir, entonces ese es su destino. Todo el grupo ha sido exterminado y no tienen a donde más volver. Después de experimentar tal horror justo hace un momento, ellos podrían estar considerados haber recibido su castigo… Solo déjalos irse. El Grupo Mercenario Demonio Negro ya no existe, así que es improbable que ellos hagan el mal de nuevo en el futuro.”

“¡¡Fuera de la cuestión!!” Yun Che sacudió firmemente su cabeza, “¡sser indulgente y no eliminar las raíces es siempre el tabú más grande cuando te enfrentas en contra de enemigos! Si no los matas, puede haber graves consecuencias que no podemos anticipar, ¡hazlo rápido!”

Las palabras de Yun Che eran urgentes y estrictas, completamente diferente del apacible él, que normalmente encaraba a Lan Xueruo. Los labios de Lan Xueruo temblaban y caminó dos pasos adelante antes de detenerse de nuevo, incapaz de levantar la Espada Alma de Tigre no importa qué. Finalmente ella se dio un silencioso suspiro y giró hacia los dos Mercenarios Demonio Negro que fueron afortunados de estar vivo: “Márchense. No sean tan traicioneros en el futuro. ¡Si no, no los dejaré ir fácilmente la próxima vez que los vea!”

Las palabras de Lan Xueruo causaron que los dos Mercenarios Demonio Negro que estaban paralizados en el suelo despertaran de su sueño a medida que ellos rápidamente se levantaron del suelo… Sin embargo, contrario a lo que Lan Xueruo había pensado, ellos no se dieron la vuelta para escapar. En cambio, su mirada se oscureció antes de saltar hacia Feng Baichuan.

“¡Líder del Clan Feng tenga cuidado!” La pupila de Yun Che se contrajo y rugió en voz alta.

Sin embargo, el grito de Yun Che llegó demasiado tarde, el Mercenario Demonio Negro ya se había abalanzado delante de Feng Baichuan, y lo atrapó desprevenido.

Con su poder del sexto nivel del Profundo Reino Naciente, ¿cómo era Feng Baichuan capaz de resistirse a él? En un instante, él empujó a Feng Baichuan muy lejos separando a Feng Zu’er de sus brazos. Él entonces enganchó sus manos alrededor del cuello de Feng Zu’er a medida que revelaba una siniestra sonrisa: “¡Todos quédense atrás, retrocedan! ¡Retrocedan! O de otra manera… ¡Quebraré inmediatamente su cuello!”

“Zu’er… ¡Zu’er!” Feng Baichuan, quien había sido golpeado lejos, gritó en voz alta.

La expresión de Lan Xueruo cambió enormemente a medida que ella rápidamente dijo: “Tú…

¡Villano! ¡Te dejé marcharte de buena voluntad pero desvergonzadamente te comportaste en tal manera tan despreciable! ¡Libera a Zu’er ahora mismo!”

“¡Eh!” El Mercenario Demonio Negro se rió fríamente: “Nuestro Grupo Mercenario Demonio Negro pagó una gran suma para entrar en esta Cordillera de las Diez Mil Bestias, ¿cómo podría estar dispuesto a irme después de que todo nuestro grupo fue eliminado por un solo tesoro?

¡Entreguen Inmediatamente su tesoro! ¡Si no, estrangularé a este mocoso hasta la muerte! ¡Sé que este es el hijo de su líder del clan! Como una cuestión de hecho, ¡quiero ver si tu tesoro es más importante que la vida de este mocoso! Si no lo entregan… Ni siquiera quiero vivir de todos modos, así que valdría la pena llevarme a uno conmigo y ver su llanto doloroso antes de ver las puertas de la muerte, jajajaja!”

Lan Xueruo apretó fuertemente sus puños conforme su rostro palidecía en ira. La voz tranquila y fría como el hielo de Yun Che vino de su lado: “Hermana mayor, este es el resultado de tu vacilación, tu indulgencia, y tu benevolencia. Tu benevolencia liberó a estos dos villanos y a su vez, entregó la vida Zu’er en sus manos. ¿Era este el resultado que querías ver?”

“Yo… Yo…”

“E incluso si no hacen esto, si se escapan de aquí, ¿qué crees que harían después? Ellos esparcirían la palabra públicamente que un misterioso pueblo está aquí ocultando un tan llamado ‘tesoro’.

Cuando ese momento llegue, quién sabe cuántas grandes potencias y sectas vendrían a buscar el ‘tesoro’. En ese momento, este clan fénix sufriría una crisis mayor por quién sabe cuántas veces, y todos aquí podrían incluso ser masacrados a causa de eso.”

Yun Che miraba a Lan Xueruo a medida que cada una de sus palabras apuñalaba en el corazón de Lan Xueruo como agujas: “He matado gente, maté a más de unos pocos cientos de villanos, vengando el incontable número de personas que fueron lastimadas, y salvé todavía más a un incontable número de personas que tal vez podrían ser dañadas por ellos en el futuro. Tú no mataste a nadie, e incluso dejaste que dos villanos se vayan amablemente pero a causa de eso, más de dos centenares de gente inocente aquí, jóvenes y adultos, tendrían que morir trágicamente… ¿Es esta tu comprensión de benevolencia y amor universal?”

ATG Capitulo 117 Danza Empírea de la Ala del Fénix
ATG Capitulo 119 Quemando la Maldición