ATG Capitulo 106 Oda Mundial del Fénix – Fragmentos (1)

Capitulo 106 : Oda Mundial del Fénix – Fragmentos (1)

Black Demon aulló dolorosamente a medida que una gran nube de niebla sangrienta surgió desde su hombro. Él incitó la ferocidad en su naturaleza y con un gran grito de rabia, agarró inesperadamente la hoja de la espada de jade de Lan Xueruo y la balanceó ferozmente… Desde que la ‘Espada Monarca’ de Lan Xueruo acababa de agotar su poder y la fuerza de Black Demon era asombrosamente grande, la espada en realidad había sido alejada enérgicamente por la fuerza de Black Demon y la atrapó con la guardia baja.

¡Mierda! Viendo cómo Lan Xueruo había herido a Black Demon con un estoque, el corazón de Yun Che inmediatamente se saltó un latido. Si ella hubiera seguido combatiendo con él, ellos podrían haber obtenido más tiempo; pero apuñalandolo a través del hombro sin duda haría despertar su naturaleza feroz. Uno podría imaginar las consecuencias siguientes.

Black Demon agarró la espada de Lan Xueruo y retrocedió en pánico. Su rostro se había ya tornado malévolo, y un rugido salvaje vino de su boca: “VAYAN Y… ¡ATRAPEN A ESA PERRA PARA MÍ! En cuanto al resto, ¡¡MÁTENLOS A TODOS!!”

Como Yun Che esperaba, el furioso Black Demon había ordenado a sus hombres atacar directamente. Momentáneamente, el Grupo Mercenario Demonio Negro que había estado esperando por bastante tiempo agarró sus armas y se precipitaron mientras rugían. Los tres vice-capitanes comenzaron a atacar a Lan Xueruo también

Si fueran a abalanzarse sobre ellos, quién sabe cuántos aquí serían asesinados o heridos. Yun Che no se atrevió a dudar; él caminó rápidamente hacia el lado de Lan Xueruo mientras agarraba una Bomba Temblor del Cielo, y la arrojó con todas sus fuerzas.

¡¡BOOM!!!!

A medida que la Bomba Temblor del Cielo aterrizó, liberó un enorme boom, como si un trueno había descendido a la tierra. La explosión se deshizo de la docena o más que se habían precipitado a las líneas del frente, y los arrojó al suelo mientras se quejaban de dolor. Seis de ellos tenían sus dos piernas arrebatadas; tres de ellos tenían la carne de todo su cuerpo convertida en pasta; mientras que el resto sufría de diferentes grados de daño.

El Grupo Mercenario Demonio Negro que acababa de empezar a precipitarse hacia ellos, se detuvo momentáneamente. Todas sus expresiones se volvieron sin vida a medida que miraban al gran agujero que se había creado con la explosión. Incluso Black Demon, quien estaba aplicando medicina en su herida, tenía sus ojos totalmente abiertos. Los tres vice-capitanes también retrocedieron un paso atrás con rostros llenos con horror.

“Qué… Qué fue eso… ¿Qué acaba de suceder?”

Yun Che se puso de pie enfrente de Lan Xueruo con la segunda Bomba Temblor del Cielo en su mano derecha y una Vara de Veneno de Fuego en su izquierda. Su mirada barrió fríamente sobre los mercenarios que fueron arraigados por el miedo antes de reírse fríamente: “¡Quienquiera morir, dé un paso hacia adelante e inténtelo!”

Lan Xueruo le echó un vistazo al artículo en la mano de Yun Che y gritó tácitamente: “¿Bomba Temblor del Cielo? ¿Cómo tienes la Bomba Temblor del Cielo de la Secta Xiao?”

“Las tomé de la tesorería de la Secta Rama.” Yun Che contestó suavemente mientras se apoyaba en Lan Xueruo. Ellos retrocedieron paso a paso hasta que llegaron al lado de Feng Baichuan.

La Bomba Temblor del Cielo justo ahora había ocasionado una enorme disuasión, causando que estos mercenarios momentáneamente no se atrevan a precipitarse hacia adelante.

“Líder de Clan Feng, ¿sabe de cualquier lugar donde podamos temporalmente ocultarnos?” Yun Che levantó su mano que sostenía la Bomba Temblor del Cielo mientras miraba fijamente al Grupo Mercenario Demonio Negro delante a medida que bajaba su voz para preguntar a Feng  Baichuan. Él tenía un total de seis Bombas Temblor del Cielo: tres habían sido utilizadas cuando estaba tratando con Xiao Zaichi, una acababa de ser usada, y ahora, sólo dos fueron dejadas en su cuerpo. Lo más que podía hacer era provocar una disuasión temporal.

Las palabras de Yun Che causaron que la expresión de Feng Baichuan se vuelva rígida por un momento, pero él permaneció en silencio.

Yun Che bajó su voz y preguntó: “Esta gente dice que ustedes tienen un sello en la montaña de atrás, ¿es verdad? Ustedes seguramente tienen una manera para abrir el sello, y permitir a sus miembros del clan retirarse adentro antes de reactivar el sello de nuevo. Al menos, mantendrá temporalmente la seguridad de todos.”

“¡Fuera de cuestión!” Lo que sorprendió a Yun Che fue que Feng Baichuan no lo negó, sino que en vez de eso lo rechazó: “Ese lugar es la tierra sagrada que el fénix dejó atrás, y también donde el espíritu divino del fénix descansa. Si cada miembro del clan fuera a ir allí, ofenderíamos al espíritu divino del fénix, y los pecados que cometió nuestro clan nunca serán perdonados.”

Yun Che apretó sus dientes y dijo: “Todas estas personas llevan una esencia sumamente pesada de sed de sangre e intento asesino. Esto significa que han matado a un buen número de personas.

Reconozco que clamar ser un grupo mercenario es sólo una cubierta y en realidad son un grupo de bandidos que matan gente por su conveniencia si estuvieran realmente decididos a matarnos, ¡ellos no tendrían un ápice de piedad cuando maten a sus miembros del clan! Sus miembros del clan están casi todos muertos, ¿¡por qué todavía se preocupa acerca de ofender o no ofender!?”

Las palabras de Yun Che causaron que la expresión de Feng Baichuan violentamente fluctué. Después de tomar una mirada a Feng Zu’er y Feng Xian’er quienes estaban acurrucados fuertemente alrededor de su cuerpo, él apretó sus dientes silenciosamente instruyó a los ancianos por su lado: “Informen a cada uno de nuestros miembros del clan a retirarse a las montañas traseras.”

“Líder de Clan, podría ser que está…”

“¡Vayan deprisa! ¡Proteger nuestras vidas es más importante, no se preocupen por nada más por ahora!” Feng Baichuan severamente ordenó con firme determinación.

Las personas que habían recibido la orden comenzaron a retirarse en dirección de la montaña trasera. Yun Che y Lan Xueruo siguieron de pie ahí, sosteniendo la Bomba Temblor del Cielo, la cual era como la guadaña de la muerte de un segador, y disuadía el Grupo Mercenario Demonio Negro de dar un paso adelante.

“¿Qué es exactamente eso?” Black Demon presionaba su hombro mientras preguntaba con su rostro crispándose.

“He oído que el departamento de artefacto de la Secta Xiao había creado un artefacto formidable. Todo lo que tiene que hacer es arrojarlo y resultará en una explosión de energía aterradora. ¡Parece que él acaba de lanzar ese tipo de artículo!”

“¿Qué? ¿Secta Xiao? ¿Dijiste Secta Xiao?” El cuerpo de Black Demon de repente se estremeció y casi cae sobre trasero en alarma. Él de pronto recordó que esta belleza delante de él parecía ser de sólo diecisiete años a dieciocho años, sin embargo, tenía la fuerza del tercer nivel del Profundo Reino Verdad. Aparte de las cuatro sectas principales, ¿quién más podría criar semejante monstruo?

Cuanto más pensaba acerca de ello, más se daba cuenta de esa posibilidad. De repente, Black Demon comenzó a sudar profundamente. Si hubiera sabido que ellos pertenecían a la Secta Xiao, él no se habría atrevido a provocarlos incluso si tuviera el coraje de diez mil. Sin embargo, él ya los había provocado…

Black Demon apretó sus dientes… En ese caso, ¡todos además de la mujer deben ser asesinados! Si alguien escapaba… Para la Secta Xiao, erradicar su pequeño grupo mercenario sería tan simple como aplastar una pequeña hormiga.

“¡Están tratando de escapar!”

Informó el Vice-Capitán Black Wolf. Tomando ventaja del momento cuando estaban asustados de avanzar, Feng Baichuan llevó a sus miembros del clan y se retiraron apresuradamente, corriendo directamente hacia las montañas traseras

“Mierda, ellos, ¿ellos quieren correr? ¡Las montañas traseras están rodeadas de acantilados! ¡Incluso si les fueran a crecer alas, pueden olvidarse sobre volar lejos! ¡Tras ellos!” Black Demon ordenó.

“Pero… Pero…” Black Wolf tomó un vistazo a la Bomba Temblor del Cielo en la mano de Yun Che y no se atrevió a hacer el más ligero de los movimientos.

“¡Un artículo con ese tipo de poder aterrador debe ser extremadamente valioso! ¡Ellos no deben tener demasiados de ellos, tal vez el que él está sosteniendo es el último! ¡Divídanse en dos grupos y vayan enseguida!”

El Grupo Mercenario Demonio Negro se dispersó de inmediato; dividiéndose en dos grupos de la izquierda y derecha, ellos rugían a medida que perseguían hacia la dirección de las montañas traseras. La expresión de Yun Che se volvió solemne. Él entonces balanceó su brazo y arrojó la Bomba Temblor del Cielo a la derecha antes sacar rápidamente la última Bomba Temblor del Cielo y arrojarla a la izquierda con todas sus fuerzas.

¡¡BOOM!!

¡¡BOOM!!

Las dos fuertes explosiones arrojaron a la gente del Grupo Mercenario Demonio Negro a un completo desorden. Chillidos escalofriantes sonaban una y otra vez a medida que las explosiones llenaban toda la entrada del valle con nubes de arena. El Grupo Mercenario Demonio Negro detuvo su persecución una vez más; algunos incluso cayeron sobre sus traseros tratando de retroceder y no se atrevían a avanzar más. Atesorar la propia vida es instinto humano, y en la cara de tal amenaza de vida aterradora, la mayoría del Grupo Mercenario Demonio Negro estaban indispuestos a avanzar hacia adelante con el riesgo de su vida.

“¡¡Hermana mayor, debemos apresurarnos!!” Después de usar la última Bomba Temblor del Cielo, Yun Che tomó ventaja de la nube de arena para ocultar su movimiento. Yun Che jaló la mano de Lan Xueruo y rápidamente corrió en la dirección que Feng Baichuan se dirigió.

No había rastro de Yun Che y los demás una vez que la nube de arena se amainó. El pueblo destruido no tenía signos de vida, y sólo algunas de las personas dispersas que estaban corriendo en la dirección de la montaña trasera se podían ver muy lejos. Black Demon maldijo antes de gruñir: “¡Por qué están aún allí! ¡Vayan y cácenlos! ¡¡Excepto por la mujer, maten a todos sin excepción!!”

Las heridas de Yun Che no habían sanado completamente y su cuerpo estaba bastante débil. Sin embargo, con la asistencia de Lan Xueruo, fueron capaces de alcanzar rápidamente a Feng Baichuan. Un total de doscientos doce miembros del clan seguían cercanamente detrás de él; ni un solo miembro del clan fue dejado atrás, sean los ancianos o los niños.

Gritos asesinos venían desde atrás y parecían estar más y más cerca, con la posibilidad de atraparlos en cualquier momento.

Después de entrar en la región de la montaña trasera, se toparon con acantilados tan altos que sus cúspides no se podían ver. Un enorme sello midiendo varios metros estaba incrustado en la pared de la montaña en frente de ellos. Un hermoso color rojo emergió de todo el sello, resplandeciendo brillante y oscuro a veces, como un patrón de numerosas llamas escarlatas que ferozmente ardían, yacían en el centro del sello.

“¿Es este el sello que el Grupo Mercenario Demonio Negro mencionó antes?” Yun Che alzó su cabeza a medida que miraba curiosamente al extraño sello rojo.

“Eso es correcto. Este es un sello que sella las ruinas que el fénix dejó atrás. Sólo aquellos con el linaje del fénix pueden abrirlo usando sangre fresca.” Feng Baichuan respondió.

“¿Líder del Clan, realmente vamos a entrar? Nuestros ancestros dijeron antes que únicamente una persona podía entrar a la vez. Si tantas personas fuéramos a entrar juntas, podríamos ofender al espíritu divino del fénix.” Un anciano preguntó con un rostro solemne.

“No hay otra opción.” Feng Baichuan fue rápidamente en frente del sello, mordió su dedo, y chorreó su sangre en el sello. Inmediatamente, el sello débilmente resplandeciendo de repente resplandeció de rojo brillante antes de desvanecerse en el lugar para revelar una entrada misteriosa.

“¡Rápido! ¡Entren deprisa!” Feng Baichuan, quien había levantado el sello, ordenó apresurado.

Los miembros del clan Fénix se amontonaron dentro como peces. Esta tierra sagrada que no se habían atrevido a pisar compulsivamente antes, se había convertido en su única ruta de escape salvavidas. Entre ellos, muchos habrían elegido la muerte que hacer algo que ofendería al espíritu divino del fénix. Sin embargo, no podían ignorar a su familia e hijos.

El Grupo Mercenario Demonio Negro los alcanzó justo cuando todos entraron en la cueva… Feng Baichuan corrió dentro la cueva rápidamente, y con un simple gesto de mano el sello rojo reapareció para cubrir por completo la entrada de la cueva.

“¡Mierda! Ellos realmente sabían cómo levantar este sello.” Black Demon apretó su puño y gruñó ferozmente: “Puesto que ellos lo negaban antes, esto significa que algún tesoro de verdad está oculto detrás de este sello.”

“Capitán, ¿qué hacemos ahora?”

“¿Que hacemos? ¡Obviamente vamos a esperar aquí!” Demonio Negro rio fríamente: “¿Ellos piensan que no seremos capaces de capturarlos una vez que escapen dentro? Je, definitivamente no hay comida dentro la cueva, mucho menos agua. No creo que eligieran morir de hambre y deshidratación que salir. ¡Me gustaría ver cuántos días durarán!”

Bookmark(0)
ATG Capitulo 105 Black Demon
ATG Capitulo 107 Oda Mundial del Fénix - Fragmentos (2)